10 po­se­sio­nes obli­ga­to­rias pa­ra ha­blar de lu­jo

¿Qué es lu­jo? ¿Có­mo se mi­de? ¿Es una eti­que­ta o una ex­pe­rien­cia? Ana­li­za­mos esos ele­men­tos que son si­nó­ni­mos del con­cep­to y obli­ga­to­rios pa­ra el hom­bre con es­ti­lo de hoy.

Mercados & Tendencias Nicaragua - - Sumario - Por Thel­ma Ló­pez thel­ma.lo­pez@gru­po­cer­ca.com

Gian­ni Ag­ne­lli siem­pre usa­ba su re­loj Car­tier afue­ra del pu­ño de su ca­mi­sa. ¿Por qué? Na­die lo sa­be, qui­zás por una aler­gia al me­tal, por­que sus ca­mi­sas es­ta­ban tan bien co­si­das por su sas­tre que no de­ja­ban es­pa­cio pa­ra el re­loj, o sim­ple­men­te por la na­tu­ra­le­za im­pa­cien­te del mag­na­te con al­go tan mun­dano co­mo le­van­tar su man­ga pa­ra des­cu­brir la ho­ra. El due­ño ma­yo­ri­ta­rio de Fiat era así, im­pre­de­ci­ble, con un es­ti­lo que rom­pía las re­glas – tam­bién usa­ba sus cor­ba­tas por en­ci­ma de cha­le­cos y sué­ter- que lo ha­cía un ver­da­de­ro maestro del lu­jo y que com­bi­na­ba per­fec­ta­men­te con su fa­mo­so apo­do “l’av­vo­ca­to”. Qui­zás su otro apo­do, “El Rey”, era más apro­pia­do pa­ra sus ne­go­cios, en un mo­men­to Fiat re­pre­sen­tó cer­ca del 5% del PIB de Ita­lia. Pe­ro Ag­ne­lli vi­vía co­mo si esa ci­fra fue­ra to­da­vía más gran­de, ha­cía sen­tir­se a ce­lo­sos a pre­si­den­tes y de­por­tis­tas, crea­ba ten­den­cias de la mo­da con su sen­ti­do de in­di­fe­ren­cia cal­cu­la­da, sus ca­mi­sas des­abo­to­na­das y sus mo­ca­si­nes cafés con tra­jes os­cu­ros. “El abo­ga­do” te­nía una de­fi­ni­ción muy pro­pia de lu­jo, que pa­re­ce ser un ele­men­to en co­mún del hom­bre exi­to­so y con es­ti­lo, más allá de una eti­que­ta. “El lu­jo no sig­ni­fi­ca US$50.000 por una ca­sa pa­ra tu mas­co­ta o un abri­go de piel, ca­da quien se­lec­cio­na lo sig­ni­fi­ca el lu­jo pa­ra ellos”, ex­pli­có Ra­mit Set­hi, au­tor del li­bro I will teach you to be rich: A so­lid in­tro to mo­ney ma­na­ge­ment (Te en­se­ña­ré a ser ri­co, una in­tro­duc­ción só­li­da a la ad­mi­nis­tra­ción de di­ne­ro). Sin em­bar­go, hay cier­tos ele­men­tos que es­tán ata­dos a la idea de lu­jo, que sin im­por­tar su cos­to, han pro­ba­do so­bre­vi­vir al tiem­po y una ca­li­dad inusual que les da pro­mi­nen­cia y mi­llo­nes de dó­la­res en ga­nan­cias. Ya sea una be­bi­da, un di­se­ño o un au­to­mó­vil, lo ejem­pli­fi­can, in­de­pen­dien­te­men­te de cual­quier de­fi­ni­ción par­ti­cu­lar y son obli­ga­to­rios pa­ra cual­quier hom­bre que quie­re re­pre­sen­tar­lo. Es­tos son al­gu­nos si­nó­ni­mos de lu­jo.

1. EL RE­LOJ: Pa­ra to­dos los tiem­pos

El re­lo­je­ro es­tre­lla de Ca­bes­tan, Eri­co Cou­dray di­se­ñó en 2015 una obra maes­tra que es téc­ni­ca­men­te in­tere­san­te y en lí­nea con su con­cep­to de lu­jo avant- garde. Aun­que tie­ne ape­nas una dé­ca­da, la mar­ca ha so­bre­vi­vi­do va­rias cri­sis gra­cias a su fac­tor “cool” y es­ta úl­ti­ma crea­ción, el Ca­bes­tan Tri­ple Axis Tour­bi­llon, es­tá im­bui­da con ele­men­tos de ex­clu­si­vi­dad y tec­no­lo­gía.

4. EL ZA­PA­TO: El mo­ca­sín que nun­ca pier­de es­ti­lo

Lo po­si­ti­vo de los mo­ca­si­nes es que son pa­ra to­da oca­sión. ¿ Lo ma­lo? En oca­sio­nes se de­for­man. La so­lu­ción: se­lec­cio­nar un es­ti­lo clá­si­co, co­mo Fe­rra­ga­mo, la mar­ca que ha re­su­ci­ta­do el Penny Loa­fer, que em­pe­zó a ser po­pu­lar con los ca­ba­lle­ros de los años 30 y que es el ca­rac­te­rís­ti­ca de lu­jo con ba­jo per­fil, prac­ti­ci­dad y va­lor a lar­go pla­zo.

5. LA BI­LLE­TE­RA: El es­ti­lo de Pi­cas­so

Ade­más de la ro­pa ade­cua­da, una bue­na pieza en la mu­ñe­ca y los za­pa­tos co­rrec­tos, la bi­lle­te­ra es un ar­tícu­lo que no pue­de ol­vi­dar­se ya que di­ce mu­cho so­bre el es­ti­lo per­so­nal. Go­yard es una de las ca­sas de mo­da ex­per­ta en cue­ro de lu­jo más an­ti­guas, con más de 150 años de ex­pe­rien­cia y es­pe­cia­li­za­da en to­do, des­de som­bre­ros has­ta ac­ce­so­rios pa­ra mas­co­tas. Su im­pre­sio­nan­te lis­ta de clien­tes in­clu­ye a Pi­cas­so, la fa­mi­lia real Gri­mal­di y Edith Piaf.

2. EL BLA­ZER: De una reunión de golf a una cla­se de ne­go­cio

Los bla­zers tí­pi­cos de ve­rano o pri­ma­ve­ra, aque­llos de­por­ti­vos que usa­ba Ste­ve Mcqueen, son tan ver­sá­ti­les que pue­den uti­li­zar­se en un via­je pa­ra­di­sía­co o bien en una reunión tem­prano en la ma­ña­na. Ahí es don­de Zeg­na, el es­pe­cia­lis­ta ita­liano en tra­jes des­de 1910, en­tra en ac­ción. Sus bla­zers de ca­che­mir con bo­to­nes blan­cos y so­la­pas ca­rac­te­rís­ti­cas ha­cen que val­ga la pe­na la in­ver­sión.

3. EL TRA­JE: El úl­ti­mo que usa­rás

La pri­me­ra ra­zón: Te­ji­do de la­na ul­tra fino; la se­gun­da ra­zón: lien­zo he­cho a mano que no se arru­ga ni si­quie­ra en los días llu­vio­sos, tí­pi­cos de Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. La ter­ce­ra ra­zón: Un tra­je de di­se­ña­dor co­mo Ralph Lau­ren, Brooks Brot­hers, Ar­ma­ni o Gie­ves & Haw­kes o Bel­vest, con­si­de­ra­do el As­ton Mar­tin de tra­jes, se­rá pa­ra siem­pre.

6. EL CI­GA­RRO: Los sui­zos sa­ben co­mo ha­cer­lo

Los me­jo­res ci­ga­rros son los sui­zos, al me­nos así lo afir­man los pa­dres de Zino Da­vi­doff que fun­da­ron en 1912 la mar­ca de lu­jo que aca­rrea su ape­lli­do y que des­pe­gó du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y aho­ra es pro­pie­dad de Im­pe­rial To­bac­co.

7. EL LI­COR: Una mi­le­na­ria his­to­ria de tie­rras fran­ce­sas

El lí­qui­do am­ba­rino re­po­sa du­ran­te años en ba­rri­cas de ro­ble de los bos­ques más re­mo­tos de Fran­cia y lue­go se con­vier­te en uno de los des­ti­la­dos me­jor va­lo­ra­dos del mun­do. He­nessy es una de las mar­cas que más se aso­cia con co­ñac, se fun­dó en la dé­ca­da de los se­ten­ta y ha en­con­tra­do un ni­cho en­tre los más jó­ve­nes, lan­zan­do edi­cio­nes es­pe­cia­les con bo­te­llas di­se­ña­das por ar­tis­tas del gra­fi­ti.

9. EL ANTEOJO: La mi­ra­da del lo­bo

Fa­bri­ca­dos en Hart­berg, Aus­tria, Andy Wolf es una mar­ca de an­te­ojos que crea di­se­ños per­so­na­li­za­dos, con un tin­te vin­ta­ge. Las mar­cas que con­fec­cio­nan an­te­ojos se han con­ver­ti­do en sím­bo­los del me­jor ti­po de mo­da, aque­lla que brin­da per­so­na­li­dad. Ade­más de Wolf, otras mar­cas co­mo Per­sol y Mos­cot son icó­ni­cas, es­ta úl­ti­ma con más de 100 años de tra­yec­to­ria.

10. LA COR­BA­TA: Pa­ra quie­nes les gus­ta lle­gar pri­me­ro

Char­vet Pla­ce Ven­dô­me fue la pri­me­ra tien­da de ca­mi­sas de hom­bre del mun­do, fun­da­da en 1838, lo cual los ha­ce le­yen­das del lu­jo fran­cés. Pa­ra sus clien­tes más ex­clu­si­vos The Char­vet fa­bri­ca cor­ba­tas per­so­na­li­za­das con se­das li­mi­ta­das. Los que se in­cli­nan por un es­ti­lo más ita­liano, afir­man que Zeg­na es el lí­der en es­ta ca­te­go­ría, con su Tok­yo Tie, que es­tá he­cha de se­da pu­ra y li­mi­ta­da pa­ra al­gu­nos usua­rios. Otra de las mar­cas con ma­yor po­si­cio­na­mien­to y que tam­bién pro­vie­ne de Ita­lia es Ste­fano Ric­ci.

8. EL AU­TO­MÓ­VIL: Bond, Ja­mes Bond

El May­chach Ex­ce­le­ro es uno de los au­tos más ca­ros del mun­do, tie­ne to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de una li­mu­si­na, ex­cep­to que pue­de lle­gar a 351 ki­ló­me­tros por ho­ra. Pe­ro no hay que ad­qui­rir es­te mo­de­lo pa­ra via­jar con es­ti­lo. Des­de un As­ton Mar­tin V8 Van­ta­ge al es­ti­lo de agen­te bri­tá­ni­co más co­no­ci­do del ci­ne, has­ta un Mas­se­ra­ti Gran­tu­ris­mo, pa­san­do por los clá­si­cos co­mo el Ja­guar XJ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.