¿La Fed es­tá ju­gan­do a la po­lí­ti­ca?

OPI­NIÓN

Mercados & Tendencias Nicaragua - - Branded Content -

au­men­te la in­fla­ción y al man­te­ner el em­pleo en al­za. Du­ran­te la cam­pa­ña por la re­elec­ción del pre­si­den­te Ri­chard Ni­xon en 1972, el man­da­ta­rio ser­mo­neó du­ra­men­te al pre­si­den­te de la Fed, Art­hur Burns, so­bre la ne­ce­si­dad de sa­car ade­lan­te la eco­no­mía y así ayu­dar­lo a de­rro­tar a su ri­val de­mó­cra­ta, Geor­ge Mc­go­vern. Ni­xon ob­tu­vo una vic­to­ria re­so­nan­te, pe­ro las po­lí­ti­cas de Burns ayu­da­ron a des­en­ca­de­nar la in­fla­ción mun­dial de los años 1970 y tra­je­ron apa­re­ja­da la di­so­lu­ción del sis­te­ma de pos­gue­rra de ti­pos de cam­bio fi­jos. Los efec­tos a lar­go pla­zo fue­ron ca­tas­tró­fi­cos.

¿Aca­so Ye­llen lan­za­rá una re­pe­ti­ción de los ma­los tiem­pos de los años 1970, cuan­do la in­fla­ción es­ta­dou­ni­den­se lle­gó a los dos dí­gi­tos? Lo du­do. Si bien no es di­fí­cil ima­gi­nar que Ye­llen en pri­va­do sien­ta por Trump el mis­mo es­ca­so apre­cio que él sien­te por ella, mu­chos ob­ser­va­do­res no ven se­ña­les de que la in­fla­ción es­té a la vuel­ta de la es­qui­na.

Es ver­dad, al­gu­nos to­da­vía in­sis­ten en que si la Fed no au­men­ta de ma­ne­ra ur­gen­te las ta­sas de in­te­rés y con­tro­la la ma­sa mo­ne­ta­ria, la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se se­gui­rá los pa­sos de Zim­ba­bue (don­de la in­fla­ción su­peró con cre­ces el 25,000% a fi­nes de 2008). Pe­ro el ar­gu­men­to de que la ex­pan­sión del ba­lan­ce de la Fed se tra­du­ci­rá en una al­ta in­fla­ción ha si­do pro­fun­da­men­te erró­neo en los úl­ti­mos seis años. La in­fla­ción en Es­ta­dos Uni­dos se ha man­te­ni­do con­sis­ten­te­men­te por de­ba­jo de la me­ta y, aún hoy, los ren­di­mien­tos de los bo­nos re­fle­jan un pro­fun­do es­cep­ti­cis­mo so­bre si la Fed tie­ne o no la vo­lun­tad o la ca­pa­ci­dad de sus­ten­tar el cre­ci­mien­to de los pre­cios en la me­ta ofi­cial del 2% de ma­ne­ra con­sis­ten­te.

Por cier­to, los ban­cos cen­tra­les que han in­ten­ta­do au­men­tar las ta­sas de in­te­rés de ma­ne­ra pre­ma­tu­ra, in­clu­si­ve el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y el Ban­co Na­cio­nal Sui­zo, se han vis­to obli­ga­dos a re­ver­tir el

La Fed ya es­tá per­mi­tien­do cier­ta con­trac­ción sim­ple­men­te al no pres­tar­se al jue­go, y de­jar que el dó­lar es­ta­dou­ni­den­se se apre­cie

cur­so, y la Fed quie­re evi­tar ese desen­la­ce. A la eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos le es­tá yen­do mu­cho me­jor en es­tos días, y el mo­men­to de au­men­tar más las ta­sas pro­ba­ble­men­te es­té cer­ca.

Aho­ra bien, es ab­sur­do pen­sar que se va­yan a im­ple­men­tar más in­cre­men­tos de ma­ne­ra in­me­dia­ta. De he­cho, to­da­vía exis­te una ten­den­cia ba­jis­ta de las ta­sas de in­te­rés a ni­vel mun­dial. El BCE y el Ban­co de Ja­pón con­ti­núan muy in­mer­sos en una mo­da­li­dad de fle­xi­bi­li­za­ción, al igual que mu­chos ban­cos cen­tra­les más pe­que­ños. La Fed ya es­tá per­mi­tien­do cier­ta con­trac­ción sim­ple­men­te al no pres­tar­se al jue­go, y de­jar que el dó­lar es­ta­dou­ni­den­se se apre­cie.

A de­cir ver­dad, los ban­cos cen­tra­les no son in­mu­nes a la ma­ni­pu­la­ción, y com­ba­tir las pre­sio­nes po­lí­ti­cas es una ba­ta­lla in­ter­mi­na­ble. Du­ran­te la cri­sis fi­nan­cie­ra, se les pi­dió a las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias que asu­mie­ran po­de­res tem­po­ra­rios de emer­gen­cia, in­clui­das com­pras ma­si­vas de bo­nos del go­bierno y del sec­tor pri­va­do. Pa­ra la ma­yo­ría, in­clui­da la Fed, to­da­vía no hay una sa­li­da cla­ra a la vis­ta, y es­to ha tor­na­do más di­fí­cil el pro­ble­ma del ais­la­mien­to po­lí­ti­co, con o sin una elec­ción.

Al­gu­nos creen que la úni­ca sal­va­ción es un re­torno a la era del pa­trón oro de fi­nes de los años 1800, cuan­do los go­bier­nos fi­ja­ban el pre­cio de su mo­ne­da en oro, de­jan­do po­co mar­gen pa­ra la in­ter­fe­ren­cia po­lí­ti­ca. Des­afor­tu­na­da­men­te, los fa­ná­ti­cos del oro, cu­rio­sa­men­te -o qui­zá por to­zu­dez- son ig­no­ran­tes de las cri­sis fi­nan­cie­ras cró­ni­cas y las re­ce­sio­nes pro­fun­das de esa era. En de­fi­ni­ti­va, el pa­trón oro co­lap­só, des­pués de que los go­bier­nos se vie­ron obli­ga­dos a aban­do­nar­lo du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y lue­go nun­ca más pu­die­ron res­ta­ble­cer la con­fian­za pú­bli­ca del to­do.

Pen­sa­do­res con más vi­sión de fu­tu­ro se­ña­lan a las crip­to­mo­ne­das pri­va­das, co­mo el Bit­coin, co­mo el fu­tu­ro del di­ne­ro. Su ar­gu­men­to es que sa­can a la po­lí­ti­ca por com­ple­to de la ecua­ción. Pe­ro es­to tam­bién es muy in­ge­nuo. Los go­bier­nos ya pue­den im­pe­dir que las crip­to­mo­ne­das cir­cu­len en la eco­no­mía le­gal al res­trin­gir el ac­ce­so ban­ca­rio, im­po­ner le­yes tri­bu­ta­rias y tam­bién obs­truir la ca­pa­ci­dad del co­mer­cio mi­no­ris­ta de acep­tar­las. Iró­ni­ca­men­te, la me­jor ma­ne­ra de ais­lar a los ban­cos cen­tra­les de la pre­sión po­lí­ti­ca se­ría ex­pan­dir su kit de he­rra­mien­tas pa­ra per­mi­tir una po­lí­ti­ca efec­ti­va de ta­sas de in­te­rés ne­ga­ti­vas, aun­que es­to lle­va­rá tiem­po. Mien­tras tan­to, la Fed y otros ban­cos cen­tra­les ten­drán que se­guir ca­mi­nan­do por una cuer­da flo­ja que los tor­na es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles a la pre­sión ex­ter­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.