Lo que las pan­di­llas cuen­tan de la re­gión

La cos­to­sa fac­tu­ra, en vi­das hu­ma­nas e in­ver­sio­nes, que le pa­sa la violencia a los paí­ses mo­ti­vó una ofen­si­va tri­na­cio­nal, pe­ro vuel­ve a di­vi­dir a Amé­ri­ca Cen­tral en dos blo­ques: Nor­te y Sur.

Mercados & Tendencias Nicaragua - - Branded Content -

des­pués de la tre­gua, las ci­fras de ase­si­na­tos vol­vie­ron a dis­pa­rar­se en El Sal­va­dor; con­vir­tién­do­lo en uno de los paí­ses sin gue­rra más vio­len­to del mun­do, con un pro­me­dio de 104 ho­mi­ci­dios por ca­da 100,000 ha­bi­tan­tes.

En Hon­du­ras, aun­que la si­tua­ción tien­de a me­jo­rar, las ci­fras es­tán le­jos de ser las idea­les. De acuer­do al Ob­ser­va­to­rio de la Violencia de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Hon­du­ras ( UNAH), gra­cias a una po­lí­ti­ca de ce­ro to­le­ran­cia y una in­yec­ción de in­ver­sio­nes en se­gu­ri­dad, se re­du­jo el nú­me­ro de ho­mi­ci­dios en un 23,9% en los úl­ti­mos tres años y el país ce­rró el 2015 con una ta­sa de 59,5 ho­mi­ci­dios. Aun así, la ci­fra es alar­man­te, ya que se­gún la ONU cual­quier ta­sa su­pe­rior a diez se con­si­de­ra una epi­de­mia.

Adi­cio­nal­men­te, so­lo en 2014 la violencia se tra­du­jo en un cos­to eco­nó­mi­co de US$4,026.3 mi­llo­nes pa­ra la eco­no­mía sal­va­do­re­ña, equi­va­len­tes al 16% de su PIB se­gún ci­fras del Go­bierno; y se ele­va a unos US$40 mil mi­llo­nes al con­si­de­rar al res­to de los paí­ses de la re­gión, se­gún es­ti­ma­cio­nes del más re­cien­te Índice Glo­bal de Paz con ci­fras de 2015.

Sin em­bar­go, el apa­ren­te ca­lle­jón sin sa­li­da que en­fren­tan los paí­ses, de­ja ver una luz al fi­nal. Los pre­si­den­tes del Trián­gu­lo Nor­te ( El Sal­va­dor, Hon­du­ras y Gua­te­ma­la) con­fir­ma­ron sus in­ten­sio­nes de lu­char de ma­ne­ra con­jun­to en lo que se­ría un plan an­ti­ma­ras tri­na­cio­nal.

La ac­ción se vuel­ve ur­gen­te con­si­de­ran­do que es­tos gru­pos han cam­bia­do en los úl­ti­mos años, vin­cu­lán­do­se con el trá­fi­co de dro­gas, las ex­tor­sio­nes, el tra­sie­go de ar­mas y la crea­ción de ne­go­cios le­ga­les, ex­pli­ca el fis­cal sal­va­do­re­ño Dou­glas Me­lén­dez.

Las ma­ras han mu­ta­do has­ta con­ver­tir­se en ban­das trans­na­cio­na­les que ope­ran al me­nos

NO­VIEM­BRE 2016

en to­do el Trián­gu­lo Nor­te, y tie­nen víncu­los tam­bién en Be­li­ce y el sur de Mé­xi­co. “Aho­ra pue­den ex­tor­sio­nar en El Sal­va­dor y, con ese di­ne­ro, mon­tar una em­pre­sa for­mal y le­gal, por ejem­plo, en Hon­du­ras, co­mo que­dó cons­ta­ta­do con la Ope­ra­ción Ava­lan­cha” de­ta­lla Me­lén­dez.

Al res­pec­to, Ri­go­ber­to Pa­di­lla Qui­ñó­nez, abogado pe­na­lis­ta en El Sal­va­dor, ad­vier­te que es­tas pan­di­llas po­drían ser con­si­de­ra­das una gue­rri­lla, aun­que di­vi­di­da, con­si­de­ran­do que es­tán do­ta­das de to­do ti­po de ar­ma­men­to y cuen­tan con mi­llo­na­rios pre­su­pues­tos. “El úni­co im­pe­di­men­to que tie­nen las pan­di­llas es que no hay una anidad, ya que son gru­pos

Lo que las au­to­ri­da­des bus­can es la re­in­ser­ción de los pan­di­lle­ros a la so­cie­dad y eso no se ha lo­gra­do en nin­guno de los paí­ses RAÚL RI­VE­RA, Di­rec­tor de la Di­rec­ción de Uni­da­des Es­pe­cia­li­za­das (DUE)

di­fe­ren­tes con idea­les de con­quis­tar te­rri­to­rios con­tra­rios”, agre­gó.

Por su par­te Marcos Ro­drí­guez, Se­cre­ta­rio de Trans­pa­ren­cia de El Sal­va­dor, lle­vó a la re­fle­xión es­te fla­ge­lo al de­fi­nir­lo co­mo un pro­ble­ma his­tó­ri­co y es­truc­tu­ral que ha si­do ata­ca­do, sin éxi­to, des­de distintos flan­cos. “Es­ta­mos pa­gan­do los pecados que tu­vi­mos co­mo so­cie­dad du­ran­te mu­chí­si­mos años. Se han pro­ba­do di­fe­ren­tes mé­to­dos, mano du­ra, sú­per mano du­ra, mano blan­da, y el fe­nó­meno se ha man­te­ni­do sin in­te­rrup­ción”.

Las dos ca­ras del plan tri­na­cio­nal

En­ton­ces aun cuan­do la ofen­si­va con­tra es­te gru­po no es un te­ma nue­vo, lo no­ve­do­so es que fi­nal­men­te los go­bier­nos –al me­nos los del Trián­gu­lo Nor­te– en­ten­die­ron que era ne­ce­sa­rio unir es­fuer­zos pa­ra com­ba­tir a las pan­di­llas, da­do que las ma­ras no es­tán ope­ran­do a ni­vel lo­cal, re­co­no­ce Luis Ra­mí­rez, do­cen­te de De­re­chos Pú­bli­cos de la Uni­ver­si­dad de El Sal­va­dor.

Otro de los pun­tos al­tos es el res­pal­do que Es­ta­dos Uni­dos y el FBI han da­do a la ini­cia­ti­va, des­de la pla­nea­ción y las ne­go­cia­cio­nes que per­mi­tie­ron que las fis­ca­lías del Trián­gu­lo Nor­te anun­cia­ran sus in­ten­sio­nes de tra­ba­jar el plan an­ti­ma­ras.

El in­te­rés, re­co­no­cen los ex­per­tos con­sul­ta­dos, se de­be a cam­bios ra­di­ca­les en la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal an­ti­dro­gas del país nor­te­ame­ri­cano des­de 2006, tras apli­car me­di­das más drás­ti­cas en Mé­xi­co pa­ra con­tro­lar el trá­fi­co de co­caí­na, lo que a su vez de­ri­vó en la crea­ción y reac­ti­va­ción de ru­tas des­de Pa­na­má has­ta Be­li­ce.

Por aho­ra el plan es ape­nas un es­bo­zo. Lo que se co­no­ce es que las fis­ca­lías del Trián­gu­lo Nor­te ten­drán un sis­te­ma in­for­má­ti­co que les per­mi­ti­rá a los tres paí­ses cru­zar in­for­ma­ción pa­ra per­se­guir o in­ves­ti­gar a las pan­di­llas.

La pro­pues­ta pre­ten­de que se reali­cen ope­ra­ti­vos con­jun­tos, se cons­tru­yan ma­pas geo­re­fe­ren­cia­les y se in­ter­cam­bie in­for­ma­ción una vez que es­té crea­do el Cen­tro de In­te­li­gen­cia Re­gio­nal Con­jun­ta (JRIC); que es otra de las eta­pas del plan.

El por­ta­voz de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad de Hon­du­ras, Luis Osa­bas, re­co­no­ció que la pro­pues­ta de una fuer­za re­gio­nal an­ti­pan­di­llas be­ne­fi­cia­rá el tra­ba­jo de los cuer­pos de se­gu­ri­dad en el com­ba­te a es­tos gru­pos cri­mi­na­les

“Es­te plan ven­drá a fa­ci­li­tar nues­tro tra­ba­jo en la de­ten­ción de per­so­nas que tie­nen víncu­los con las ma­ras o pan­di­llas, por­que la in­for­ma­ción que com­par­ti­rán las fuer­zas de Hon­du­ras, Gua­te­ma­la y El Sal­va­dor, se­rá más ex­pe­di­ta”, apor­tó Osa­bas.

Por otro la­do, aun cuan­do ori­gi­nal­men­te se di­jo que de ha­ber una or­den de cap­tu­ra en uno de los tres paí­ses, se po­dría eje­cu­tar en los dos res­tan­tes, co­mo lo men­cio­nó el Pre­si­den­te hon­du­re­ño Juan Or­lan­do Her­nán­dez el 28 de ju­lio. Me­lén­dez di­jo que no po­día re­ve­lar ese ni­vel de de­ta­lle pa­ra no com­pro­me­ter la es­tra­te­gia, que aun es­tá en pro­ce­so.

4

El que apor­ta el di­ne­ro sue­le de­fi­nir la es­tra­te­gia, en es­te ca­so Es­ta­dos Uni­dos. So­lo pa­ra ha­cer fren­te a la violencia y la mi­gra­ción ofre­cie­ron US$750 mi­llo­nes pa­ra 2017. El plan ne­ce­si­ta un com­po­nen­te an­ti­co­rrup­ción, da­do que el nar­co­trá­fi­co y las ma­ras tie­nen ten­tácu­los po­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.