Pecados de la efi­cien­cia ban­ca­ria

Ele­va­dos gas­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos, al­tos már­ge­nes de in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra y ex­ce­si­va do­la­ri­za­ción son in­gre­dien­tes le­ta­les en la for­mu­la del sis­te­ma ban­ca­rio pa­ra ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad.

Mercados & Tendencias Nicaragua - - Branded Content -

Por Rek­ha Chan­di­ra­ma­ni

a so­li­dez que pre­su­me la ban­ca re­gio­nal no ha si­do su­fi­cien­te pa­ra me­jo­rar su efi­cien­cia. Al me­nos así lo des­ta­ca el quin­to in­for­me del Es­ta­do de la Re­gión (2016), en el que se ad­vier­te que los al­tos már­ge­nes de in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra que man­tie­nen Amé­ri­ca Cen­tral y Republica Do­mi­ni­ca­na, po­nen en ja­que la com­pe­ti­ti­vi­dad de su ban­ca.

La in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra mi­de la va­ria­ción en­tre las ta­sas de in­te­rés pa­si­vas que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras pa­gan a los aho­rran­tes que rea­li­zan de­pó­si­tos y las ta­sas de in­te­rés ac­ti­vas que co­bran por sus prés­ta­mos. “El pre­cio de la in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra es el spread en­tre la ta­sa de in­te­rés de co­lo­ca­ción de prés­ta­mos y la ta­sa de cap­ta­ción de fon­dos”, de­ta­lla el pre­si­den­te de Con­sul­to­res pa­ra el De­sa­rro­llo Em­pre­sa­rial (Co­pa­des) Nés­tor Aven­da­ño.

En Amé­ri­ca Cen­tral y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, ca­da país tie­ne una di­ná­mi­ca eco­nó­mi­ca di­fe­ren­te y una reali­dad muy par­ti­cu­lar que se di­bu­ja en su sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Por ejem­plo el mar­gen de in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra im­plí­ci­to se ha ido re­du­cien­do

NO­VIEM­BRE 2016

RAN­KING DE BAN­COS

en to­dos los sis­te­mas ban­ca­rios de la re­gión, des­de la re­cu­pe­ra­ción de la cri­sis (2009) a ex­cep­ción de El Sal­va­dor.

Da­tos del Con­se­jo Mo­ne­ta­rio Cen­troa­me­ri­cano (CMC) in­di­can que el país con ma­yor mar­gen de in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra al mo­men­to de su úl­ti­ma me­di­ción en 2014 fue Ni­ca­ra­gua con 10.5%. Sin em­bar­go, cin­co años an­tes, en 2009, era del 14%.

Le si­gue Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na con el 10% en 2014, vi­nien­do de un 13.9% en 2009. Hon­du­ras mar­có un 9.2% ca­yen­do del 12% que te­nía 5 años atrás. Gua­te­ma­la avan­zó li­ge­ra­men­te de un 8% a un 7.2%, mien­tras Cos­ta Ri­ca ca­yó de 7.9% a un 6.5%.

Pa­na­má man­tie­ne su he­ge­mo­nía co­mo cen­tro fi­nan­cie­ro con el mar­gen de in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra más ba­jo (4.1%), a don­de lle­gó de un 5.7% que te­nía cin­co años an­tes; en tan­to El Sal­va­dor, el úni­co país don­de es­te mar­gen cre­ció, pa­só de 7.2% a 8.2%.

Al ana­li­zar los re­sul­ta­dos a la luz de los in­di­ca­do­res de La­ti­noa­mé­ri­ca, so­lo tres paí­ses del área se ubi­can por de­ba­jo de la me­dia re­gio­nal, que se­gún da­tos del Ban­co Mun­dial, era de 7.7% pa­ra es­te mis­mo pe­rio­do; con eco­no­mías co­mo Chi­le y Mé­xi­co don­de el in­di­ca­dor caía has­ta 3.7% y 4%, res­pec­ti­va­men­te

Por otro la­do, fac­to­res co­mo la li­mi­ta­da fle­xi­bi­li­dad en los ti­pos de cam­bio, la ex­ce­si­va do­la­ri­za­ción, la con­cen­tra­ción ban­ca­ria y la po­ca pro­fun­di­dad de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, son otros as­pec­tos que ex­pli­can la in­efi­cien­cia de la ban­ca re­gio­nal, se­gún el diag­nós­ti­co del Con­se­jo Mo­ne­ta­rio Cen­troa­me­ri­cano.

Es­ta­bles pe­ro cau­tos

El sis­te­ma fi­nan­cie­ro pa­na­me­ño, par­ti­cu­lar­men­te, a pe­sar de ha­ber si­do gol­pea­do por la pu­bli­ca­ción de los Pa­na­ma­pa­pers, se man­tie­ne só­li­do y se­gu­ro, con­fir­mó la Su­pe­rin­ten­den­cia Ban­ca­ria del país; que afir­mó que la in­dus­tria tam­bién pre­su­me de ser la más com­pe­ti­ti­va a ni­vel re­gio­nal, se­gún sus már­ge­nes de in­ter­me­dia­ción.

La bre­cha en­tre los már­ge­nes de in­ter­me­dia­ción de Pa­na­má y los otros paí­ses de la re­gión se ex­pli­can por la am­plia pre­sen­cia ban­ca­ria, la es­pe­cia­li­za­ción de los ser­vi­cios, la al­ta ban­ca­ri­za­ción, su ele­va­do ni­vel tec­no­ló­gi­co y el am­bien­te fi­nan­cie­ro en ge­ne­ral que pro­pi­cia la aper­tu­ra y llegada de nue­vas en­ti­da­des. Tam­bién, a pe­sar de ser un mer­ca­do pe­que­ño, ca­si in­sig­ni­fi­can­te pa­ra de­pó­si­tos lo­ca­les, es un des­tino es­tra­té­gi­co pa­ra el ma­ne­jo de ope­ra­cio­nes re­gio­na­les y de mul­ti­na­cio­na­les.

Aven­da­ño re­co­no­ce que la ban­ca co­mer­cial re­gio­nal se ca-

Re­du­cir los gas­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos es la cla­ve pa­ra ma­xi­mi­zar la pro­duc­ti­vi­dad ban­ca­ria re­gio­nal.

rac­te­ri­za por te­ner al­tas ta­sas de in­te­rés ac­ti­vas, ba­jas ta­sas de in­te­rés pa­si­vas, ele­va­dos gas­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos, al­tos már­ge­nes de in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra, ex­ce­si­va li­qui­dez y al­tas ta­sas de ren­ta­bi­li­dad con res­pec­to al ca­pi­tal.

En ese sen­ti­do, se­ña­la que la re­duc­ción de los gas­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos es la cla­ve pa­ra ma­xi­mi­zar la pro­duc­ti­vi­dad ban­ca­ria y, por lo tan­to, re­du­cir las ele­va­das ta­sas de in­te­rés ac­ti­vas. Si es­te ob­je­ti­vo se lo­gra, me­jo­ra­ría la efi­ca­cia en el ma­ne­jo de la car­te­ra, la efi­ca­cia en la ge­ne­ra­ción de in­gre­sos fi­nan­cie­ros y la pro­duc­ti­vi­dad de los ser­vi­cios no fi­nan­cie­ros.

En una eco­no­mía glo­ba­li­za­da, de­fien­de Aven­da­ño, las uti­li­da­des de los ban­cos de­be­rían pro­ve­nir ca­da vez más de la in­ter­me­dia­ción efi­cien­te del aho­rro fi­nan­cie­ro, o sea, con ba­jos cos­tos no fi­nan­cie­ros y al­tos ín­di­ces de car­te­ra pro­duc­ti­va. Eso im­pli­ca­ría dis­mi­nuir el cos­to del cré­di­to, lo cual de­man­da me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras y re­du­cir los cos­tos de los trá­mi­tes ban­ca­rios, de las re­gu­la­cio­nes ex­ce­si­vas y, además, de las al­tas ta­sas de en­ca­je le­gal y re­ser­vas.

Por su par­te, Car­los Gon­zá­lez, in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal del De­par­ta­men­to de In­ves­ti­ga­ción y Con­sul­to­ría Eco­nó­mi­ca (DI­CE) de la Aso­cia­ción de In­ves­ti­ga­ción y Es­tu­dios So­cia­les (ASIES) y ex ge­ren­te del Ban­co de Gua­te­ma­la re­sal­tó que los ban­cos siem­pre de­ben pres­tar aten­ción al for­ta­le­ci­mien­to de su pa­tri­mo­nio y los re­que­ri­mien­tos del club de Ba­si­lea, que in­di­can que el pa­tri­mo­nio de­be re­pre­sen­tar un 10% de los ac­ti­vos en ries­go, aho­ra se es­tá con­si­de­ran­do ele­var esa ta­sa a un 12%. Eso no es fá­cil, se­gún el ex­per­to, re­que­ri­ría que los ac­cio­nis­tas pon­gan más ca­pi­tal y pro­ba­ble­men­te de­ci­di­rán no dis­tri­buir uti­li­da­des sino for­ta­le­cer el pa­tri­mo­nio.

Des­de su óp­ti­ca, la di­rec­to­ra Eje­cu­ti­va de la Aso­cia­ción Ban­ca­ria Sal­va­do­re­ña, Marcela Jiménez, en pro de la com­pe­ti­ti­vi­dad del sec­tor, es in­dis­pen­sa­ble una po­lí­ti­ca de in­ver­sión y re­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca que per­mi­ta in­cre­men­tar el vo­lu­men de ope­ra­cio­nes a tra­vés de me­dios elec­tró­ni­cos, lo cual es­tá li­ga­do a la uti­li­za­ción in­ten­si­va de nue­vas tec­no­lo­gías, su­ma­do a la de­fi­ni­ción de mo­de­los de ne­go­cios ba­sa­dos en la di­ver­si­fi­ca­ción, una ma­yor pe­ne­tra­ción de seg­men­tos de mer­ca­do que fa­vo­rez­ca las eco­no­mías de es­ca­la y evi­te las con­cen­tra­cio­nes en ope­ra­cio­nes de ma­yor ries­go, to­do es­to au­na­do al con­trol de gas­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos y ope­ra­ti­vos.

Or­lan­do So­to, ge­ren­te Ge­ne­ral de Gru­po Fi­nan­cie­ro Aco­bo, pien­sa que la re­gión de­be aten­der co­mo te­ma prin­ci­pal la es­truc­tu­ra de su ca­pi­tal. “El ni­vel de com­pe­ten­cia se cen­tra en el cos­to de los re­cur­sos vs. el ma­ne­jo de ries­go. Los nue­vos ju­ga­do­res y las con­so­li­da­cio­nes han traí­do una re­vi­sión de con­di­cio­nes en la pla­za” se­ña­la.

So­to re­co­no­ce que a pe­sar de no ha­ber vis­to ma­yo­res mo­vi­mien­tos de ac­to­res, sí se han mo­vi­do las cuo­tas de mer­ca­do y en el cré­di­to de una mo­ne­da a otra, aler­tan­do a mo­ni­to­rear “ce­lo­sa­men­te” los már­ge­nes de in­tere­ses pa­ra no caer en cri­sis.

NO­VIEM­BRE 2016

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.