Cuan­do cre­cer no es su­fi­cien­te pa­ra ma­du­rar U

Aun­que el mer­ca­do de se­gu­ros de Amé­ri­ca Cen­tral y el Ca­ri­be man­tie­ne un com­por­ta­mien­to fa­vo­ra­ble, le fal­ta mu­cho pa­ra al­can­zar la ma­du­rez de­bi­do a la ba­ja pe­ne­tra­ción y den­si­dad de los se­gu­ros. El sec­tor de­be me­jo­rar en tres áreas pa­ra lo­grar­lo.

Mercados & Tendencias Nicaragua - - Branded Content -

leo­nar­do.co­ca@gru­po­cer­ca.com

na pe­ne­tra­ción del mer­ca­do de 4.2% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) y una den­si­dad de se­gu­ros de US$612 po­si­cio­nan a Chi­le a la ca­be­za de la in­dus­tria ase­gu­ra­do­ra re­gio­nal en tér­mi­nos de ma­du­rez. La di­fe­ren­cia es gran­de. Los chi­le­nos ex­ce­den la ba­rra la­ti­noa­me­ri­ca­na con cre­ces, don­de la pe­ne­tra­ción pro­me­dio es de 2.2% del PIB y la den­si­dad ron­da los US$200, se­gún de­ta­lla la agen­cia ca­li­fi­ca­do­ra Ficth, en el do­cu­men­to “Outlook 2016: Se­gu­ros Ge­ne­ra­les de Chi­le”.

Se­gún de­ta­lla el in­for­me de la ca­li­fi­ca­do­ra, el seg­men­to de se­gu­ros de vi­da es uno de los que más apor­ta a esa ma­du­rez, “apo­yan­do una ma­yor so­fis­ti­ca­ción del mer­ca­do en el con­tex­to re­gio­nal”, ci­ta. No obs­tan­te, los re­sul­ta­dos chi­le­nos se ha­cen pe­que­ños al com­pa­rar­los con las eco­no­mías que for­man par­te de la OCDE, don­de los ran­gos de pe­ne­tra­ción son del doble, al­can­zan­do un 8% del PIB.

Pre­ci­sa­men­te, el índice de pe­ne­tra­ción de los se­gu­ros es uno de los ma­yo­res in­di­ca­do­res de la par­ti­ci­pa­ción del sec­tor en la eco­no­mía, y se mi­de en fun­ción de la par­ti- ci­pa­ción de las pri­mas co­mo por­cen­ta­je del PIB. El índice chi­leno lla­ma la aten­ción si

NO­VIEM­BRE 2016

lo com­pa­ra­mos con los paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca, don­de el pro­me­dio es de 1.82%, se­gún in­di­ca En­ri­que Mu­ri­llo, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción Gua­te­mal­te­ca de Ins­ti­tu­cio­nes de Se­gu­ros (AGIS).

Pe­ro además de es­tos dos in­di­ca­do­res, se su­ma el cre­ci-

NO­VIEM­BRE 2016

mien­to de pri­mas ne­tas pa­ra de­ter­mi­nar la ma­du­rez de un mer­ca­do de se­gu­ros. Con re­la­ción a la pri­ma per cá­pi­ta, en Amé­ri­ca Cen­tral li­de­ran Pa­na­má y Cos­ta Ri­ca, y muy atrás le si­guen El Sal­va­dor, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Hon­du­ras, Gua­te­ma­la y Ni­ca­ra­gua, país que ocu­pa el úl­ti­mo lu­gar en­tre 19 mer­ca­dos na­cio­na­les de se­gu­ros es­tu­dia­dos en el in­for­me “El mer­ca­do ase­gu­ra­dor la­ti­noa­me­ri­cano 2014-2015”, ela­bo­ra­do por la Fun­da­ción Map­fre.

Aun­que la in­dus­tria ase­gu­ra­do­ra de Amé­ri­ca Cen­tral y el Ca­ri­be ha vi­vi­do una épo­ca de cre­ci­mien­to con­si­de­ra­ble en los úl­ti­mos años, lo cier­to es que aún es­tá le­jos de ser con­si­de­ra­do un mer­ca­do ma­du­ro y los ba­jos ín­di­ces de pe­ne­tra­ción y pro­fun­di­dad de los se­gu­ros son dos ra­zo­nes pa­ra afir­mar­lo.

Los pen­dien­tes pa­ra ser­lo, apun­tan ana­lis­tas del sec­tor, ver­san so­bre te­mas co­mo la con­cen­tra­ción del mer­ca­do, la can­ti­dad de com­pa­ñías ope­ran­do, el ni­vel de la efi­cien­cia y una nor­ma­ti­va que aún de­be ma­du­rar. Sin em­bar­go, el avan­ce que ha te­ni­do el sec­tor en la úl­ti­ma dé­ca­da ha si­do des­ta­ca­ble y prue­ba de ello es el cre­ci­mien­to del 51,3% que tu­vo el Índice de Evo­lu­ción del Mer­ca­do (IEM) en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca en­tre el 2005 y el 2015, se­gún me­di­cio­nes pro­pias del Ser­vi­cio de Es­tu­dios de Map­fre.

Por otra par­te, la fir­ma in­ter­na­cio­nal Marsh pre­sen­tó re­cien­te­men­te el In­for­me del Mer­ca­do de Se­gu­ros de La­ti­noa­mé­ri­ca y El Ca­ri­be 2016, en el que eva­lúa las con­di­cio­nes del sec­tor en diez paí­ses de la re­gión la­ti­noa­me­ri­ca­na, in­clu­yen­do a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. En el mis­mo, in­di­ca que el ist­mo go­za de “bue­na ca­pa­ci­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad, y ba­jos ni­ve­les de pér­di­das por ca­tás­tro­fes, lo que se tra­du­ce en re­duc­cio­nes de ta­sas en mu­chas lí­neas de ne­go­cio”, y con es­to su so­li­dez.

El ca­mino ha­cia la ma­du­rez

Los ni­ve­les de pe­ne­tra­ción y de pro­fun­di­za­ción son los dos gran­des sec­to­res en los que tí­pi­ca­men­te se di­vi­den las pri­mas que una so­cie­dad ge­ne­ra des­de el pun­to de vis­ta de un ase­gu­ra­dor. Es en es­tos dos as­pec­tos don­de To­más So­ley, su­per­in­ten­den­te de Se­gu­ros de Cos­ta Ri­ca, vis­lum­bra una ve­ta por aten­der, pues “la pro­fun­di­za­ción del mer­ca­do to­da­vía es muy di­ri­gi­da a las co­sas y no a las per­so­nas, en­ton­ces aquí hay un ele­men­to to­da­vía de me­jo­ra ab­so­lu­ta”.

La pe­ne­tra­ción de los se­gu­ros en Amé­ri­ca Cen­tral fluc­túa en­tre el 2.7% en Pa­na­má y el 1.2% en Gua­te­ma­la, se­gún la Fun­da­ción Map­fre.

¿Pe­ro có­mo lo­grar­lo? Ana­lis­tas del Ins­ti­tu­to Ni­ca­ra­güen­se de Se­gu­ros y Rea­se­gu­ros (INISER) apun­tan que pa­ra al­can­zar un ma­yor rit­mo de cre­ci­mien­to en pri­mas ne­tas es ne­ce­sa­rio me­jo­rar la pe­ne­tra­ción del mer­ca­do en dos gran­des ra­mos: vi­da y no vi­da.

“Pa­ra ello se de­be tra­ba­jar y desa­rro­llar pro­duc­tos in­no­va­do­res que res­pon­dan a las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do. Par­ti­cu­lar­men­te, pa­ra sec­to­res vul­ne­ra­bles de la so­cie­dad a tra­vés del mi­cro­se­gu­ro, hay que me­jo­rar la ofer­ta de pro­duc­tos orien­ta­dos a la cla­se me­dia y desa­rro­llar al­ter­na­ti­vas de ase­gu­ra­mien­to pa­ra el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción”, acon­se­ja la ins­ti­tu­ción.

Pe­ro aquí el re­to del sec­tor es rom­per con una ba­rre­ra cul­tu­ral en la re­gión, que im­pi­de que la po­bla­ción op­te por ad­qui­rir se­gu­ros por con­si­de­rar que tie­nen un cos­to al­to.

“Que­re­mos crear con­cien­cia que por una su­ma de di­ne­ro de­ter­mi­na­da ( pri­ma) pue­de con­tar con una co­ber­tu­ra de gas­tos mé­di­cos que ex­ce­de por mu­cho su pre­su­pues­to o con una su­ma que in­dem­ni­ce por la pér­di­da del je­fe o pro­vee­dor de fa­mi­lia pa­ra ga­ran­ti­zar con­ti­nui­dad de es­tu­dios de los hi­jos y del mis­mo ni­vel o sta­tus de vi­da”, in­di­ca Mu­ri­llo.

Con­for­me la co­ber­tu­ra de se­gu­ros de sa­lud, vi­da y pa­tri­mo­nio, en­tre otros, se ex­tien­da, ma­yor se­rá la po­si­bi­li­dad de al­can­zar el ni­vel de ma­du­rez, ex­pli­ca Luis Fi­gue­roa, ge­ren­te co­mer­cial de ACSA.

Pe­ro en­tre las ta­reas pen­dien­tes pa­ra con­ver­tir­se en mer­ca­dos ma­du­ros, tam­bién se en­cuen­tra la mo­der­ni­za­ción de la le­gis­la­ción es­pe­cia­li­za­da, pues en mu­chos paí­ses da­ta de ha­ce más de cin­co años y pre­sen­ta al­gu­nos va­cíos con re­la­ción a las nue­vas reali­da­des.

“Hay to­da­vía co­sas que apos­tar en la nor­ma­ti­va”, ase­gu­ra So­ley, quien ex­pli­ca que en Cos­ta Ri­ca hay un pro­yec­to de ley “en eta­pa de diag­nós­ti­co y la idea es dar pa­so el pri­mer se­mes­tre del año en­tran­te, res­pec­to a la sim­pli­fi­ca­ción de trá­mi­tes pa­ra fir­mar un con­tra­to de se­gu­ros” y ha­cer más ac­ce­si­bles los pro­duc­tos y ser­vi­cios de las ase­gu­ra­do­ras a la po­bla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.