¿Es­tá lis­to pa­ra los em­plea­dos del fu­tu­ro?

Em­pren­de­do­res, in­no­va­do­res y apa­sio­na­dos, la Ge­ne­ra­ción Z co­mien­za a re­plan­tear nue­vos pa­ra­dig­mas en el mun­do la­bo­ral. En­tién­da­los hoy, pa­ra sa­car­les pro­ve­cho ma­ña­na.

Mercados & Tendencias Nicaragua - - Branded Content -

Por Ale­jan­dra Gon­zá­lez

Un año des­pués de ha­ber sa­li­do del co­le­gio, Luis Pe­dro de la To­rre, de­ci­dió co­men­zar su ex­pe­rien­cia la­bo­ral de­ma­sia­do pron­to. Es im­pul­si­vo, in­quie­to, em­pren­de­dor, atre­vi­do. Es un igen. Un post­mi­le­nio. Un Z. Su ge­ne­ra­ción lo de­fi­ne y mar­ca su ca­mino. Hoy, tres años des­pués de esa de­ci­sión, la­bo­ra co­mo Chief Fi­nan­tial Of­fi­cer (CFO) en una com­pa­ñía cha­pi­na, que se atre­vió a con­fiar en él y va­lo­ró su pa­sión.

Luis es par­te del 3% de la Ge­ne­ra­ción Z que ya for­ma par­te del mer­ca­do la­bo­ral, a pe­sar que mu­chos de ellos aún se en­cuen­tran por de­ba­jo de los 20 años y, por lo tan­to, es­tán en los úl­ti­mos años del co­le­gio o en los pri­me­ros de su vi­da uni­ver­si­ta­ria.

Lo cier­to es que es­tos in­di­vi­duos, que con­for­man al­re­de­dor del 26% de la po­bla­ción mun­dial, ya es­tán ge­ne­ran­do una nue­va fuer­za la­bo­ral que es­tá po­nien­do en aprie­tos el mun­do del ta­len­to hu­mano. Un cam­bio an­te­ce­di­do por los mi­llen­nials años atrás y que aga­rró des­pre­ve­ni­do a las em­pre­sas y so­bre to­do, a sus je­fes.

El ca­mino mar­ca­do por los mi­llen­nials de­jó cla­ro que hay que co­men­zar a es­tu­diar a las ge­ne­ra­cio­nes si­guien­tes. Aun­que los Z aún no se ubi­can en el cen­tro del de­ba­te por ser un te­ma que es­tá en pa­ña­les, va­le la pe­na pre­gun­tar­se, ¿có­mo se­rán co­mo tra­ba­ja­do­res y qué re­tos pue­den ge­ne­rar­le a los je­fes o CEOS del ma­ña­na?

NO­VIEM­BRE 2016

De su tiem­po lo gas­tan na­ve­gan­do en In­ter­net La tec­no­lo­gía los do­mi­na

Pa­ra es­te gru­po de jó­ve­nes, que nacieron con la era di­gi­tal, la co­nec­ti­vi­dad es la nor­ma, ex­pli­ca Ro­ge­lio Umaña, consultor hon­du­re­ño en co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal, por lo tan­to se con­si­de­ra que es­te ni­vel de co­ne­xión se­rá tras­la­da­do al tra­ba­jo y el smartp­ho­ne que hoy es un com­pa­ñe­ro so­cial y de en­tre­na­mien­to, se­rá des­pués un co­le­ga más.

Pa­ra ellos, que gas­tan el 41% de su tiem­po na­ve­gan­do, no exis­te un mun­do sin In­ter­net, ni mó­vi­les, por lo tan­to la tec­no­lo­gía no es nin­gún pro­ble­ma y el uso de apps o he­rra­mien­tas on­li­ne, son los re­cur­sos que les fa­ci­li­tan el tra­ba­jo. Pre­ci­sa­men­te, ese acer­ca­mien­to na­tu­ral con la tec­no­lo­gía es lo que ali­men­ta su am­bi­ción de ser sus pro­pios je­fes y tras­cen­der, in­di­ca Ge­rar­do Mar­tí­nez, part­ner en Del­ta Top Ta­lent.

Al cre­cer jun­to a la tec­no­lo­gía, la ven co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas o ha­cer más efi­cien­te los pro­ce­sos, “no es de ex­tra­ñar que pue­dan lle­gar a ser im­pul­so­res de trans­for­ma­ción o que ocu­pen pues­tos que exi­gen co­no­ci­mien­to apli­ca­do de la tec­no­lo­gía. Al­go que pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res es­tá sien­do un pro­ble­ma”, aña­de Umaña.

¿Más in­te­lec­tua­les que los mi­lle­nials?

Más allá de un sa­la­rio re­gi­do por de­ter­mi­na­das ho­ras de tra­ba­jo, es­ta ge­ne­ra­ción ac­túa por prin­ci­pios, va­lo­res y ex­pe­rien­cias. “La­bo­ran por una cau­sa y por un sen­ti­do”, in­di­ca Pa­blo Es­tra­da, Co-foun­der & Chief Hap­pi­ness Of­fi­cer de The In­fluen­ce, an­te lo que su­gie­re que mien­tras pue­dan ga­nar di­ne­ro ha­cien­do lo que les gus­ta, pe­ro a la vez apren­dien­do, es mu­cho me­jor. Aún así, el di­ne­ro no es su prin­ci­pal mo­ti­va­ción.

Pa­ra Ga­briel Cas­te­lla­nos, consultor en Atrac­ción de Ta­len­to Hu­mano de Más Ta­len­to, es­ta ge­ne­ra­ción as­pi­ra a per­te­ne­cer a ins­ti­tu­cio­nes con fuer­tes pro­gra­mas de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial. Pe­ro esa idea de tra­tar de cam­biar el mun­do y apren-

NO­VIEM­BRE 2016 De la Ge­ne­ra­ción Z ya for­ma par­te del mer­ca­do la­bo­ral

der cons­tan­te­men­te, se su­ma con gran­des ras­gos de li­de­raz­go y em­pren­di­mien­to.

“Son rea­lis­tas y bus­can la in­no­va­ción cons­tan­te­men­te, además cues­tio­nan mu­cho con fa­ci­li­dad y no se sien­ten có­mo­dos con las je­rar­quías”, cuen­ta Mar­tí­nez.

Em­pren­de­do­res de co­ra­zón

Pa­ra mu­chos, los hi­jos me­no­res de la ge­ne­ra­ción X son con­si­de­ra­dos co­mo “re­bel­des”. Es­pe­ran guiar su ca­mino has­ta la es­ca­le­ra cor­po­ra­ti­va en los pri­me­ros 5 años, li­de­rar equi­pos de tra­ba­jo y re­ti­rar­se an­tes de cum­plir 60 años.

Es­ta am­bi­ción lo lle­va­rá a no de­pen­der de pro­fe­so­res o in­ter­me­dia­rios pa­ra apren­der. Más bien, se in­for­man de ma­ne­ra in­de-

No es de ex­tra­ñar que pue­dan ser im­pul­so­res de trans­for­ma­ción o que ocu­pen pues­tos que exi­gen co­no­ci­mien­to apli­ca­do de la tec­no­lo­gía

pen­dien­te con la ayu­da de la tec­no­lo­gía y el ma­ne­jo del so­cial­me­dia, y por el con­tra­rio son las em­pre­sas las que de­ben adap­tar­se y va­lo­rar su in­di­vi­dua­li­dad.

“Do it your­self (DIY)” es el co­mún de­no­mi­na­dor de es­ta cul­tu­ra, así co­mo “aprovechar la opor­tu­ni­dad de adap­tar­se a las per­so­na­li­da­des e in­me­dia­tez que bus­can y pro­yec­tar an­te sus co­la­bo­ra­do­res que la la­bor que ha­cen tie­ne un im­pac­to más allá que un sim­ple tra­ba­jo”, ex­po­ne Car­los Cabrera, di­rec­tor ge­ne­ral del me­dio Gua­te­ma­la.com. Adap­tar­se a es­te es­ti­lo de pen­sa­mien­to, in­sis­te, es uno de los ma­yo­res desafíos pa­ra las em­pre­sas.

Tra­ba­jan pa­ra vi­vir

“Es­ta­mos an­te una ge­ne­ra­ción que ha cre­ci­do en un mun­do más di­ver­so y abier­to”, aña­de Umaña, y eso les lle­va a de­man­dar de­sa­rro­llo per­so­nal, el mer­ca­do es­pe­ra ver en es­tos em­plea­dos jó­ve­nes com­pro­me­ti­dos con la em­pre­sa y su tra­ba­jo, ca­pa­ces de ha­cer di­ver­sas ac­ti­vi­da­des al mis­mo tiem­po, pe­ro con un lí­mi­te en la aten­ción que le pue­dan brin­dar a ca­da una, ase­gu­ra Cas­te­lla­nos.

Y a me­nu­do, cua­li­da­des co­mo la ges­tión de la com­ple­ji­dad, la crea­ti­vi­dad o el pen­sa­mien­to crí­ti­co, se­rán más de­man­da­das en los pró­xi­mos años, agre­ga Lin­da Ló­pez, so­cia di­rec­to­ra ge­ne­ral de Ta­tum La­ti­noa­mé­ri­ca.

Sin du­da adap­tar­se a las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des de es­ta ge­ne­ra­ción no se­rá fá­cil pa­ra los je­fes del ma­ña­na, mu­chos de ellos mi­llen­nials que vie­ron atro­pe­lla­da su en­tra­da al tra­ba­jo. Ha­bla­mos de una ge­ne­ra­ción que tie­ne una ex­pec­ta­ti­va de sa­la­rio de más de US$46,000 al año du­ran­te su pri­mer tra­ba­jo des­pués de la uni­ver­si­dad y que pa­ra el 2020 se es­pe­ra que for­men par­te del 20% de la fuer­za la­bo­ral, se­gún pro­yec­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.