¿Sin mu­ni­cio­nes pa­ra com­ba­tir la re­ce­sión?

OPI­NIÓN

Mercados & Tendencias Nicaragua - - OPINIÓN -

La pró­xi­ma re­ce­sión po­si­ble­men­te no sea tan ma­la co­mo la úl­ti­ma, pe­ro pa­ra ha­cer­le fren­te las eco­no­mías de­be­rán normalizar sus po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias y con­so­li­dar sus fi­nan­zas.

STAN­FORD – Los pro­nós­ti­cos eco­nó­mi­cos pa­ra 2017 pro­yec­tan una fra­gi­li­dad cons­tan­te en la eco­no­mía glo­bal, y un cre­ci- mien­to in­fe­rior a lo es­pe­ra­do pa­ra la ma­yo­ría de los paí­ses y re­gio­nes. Los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos ob­vios in­clu­yen los ban­cos dé­bi­les de Eu­ro­pa, el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio dis­tor­sio­na­do de Chi­na, la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca en Oc­ci­den­te, los ré­cords his­tó­ri­cos de deu­da pri­va­da y pú­bli­ca -225% del PIB, se­gún el FMI- y la re­ti­cen­cia por par­te de Gre­cia y Por­tu­gal.

Los ries­gos eco­nó­mi­cos glo­ba­les adi­cio­na­les, co­mo

DI­CIEM­BRE 2016

una al­te­ra­ción del mer­ca­do pe­tro­le­ro que po­dría ha­cer su­bir los pre­cios, no son tan ob­vios y, por en­de, re­ci­ben me­nos aten­ción. Los eco­no­mis­tas ca­ta­lo­gan a es­tos epi­so­dios co­mo “shocks” pre­ci­sa­men­te por­que se pro­du­cen de ma­ne­ra ines­pe­ra­da y pue­den te­ner con­se­cuen­cias de am­plio al­can­ce.

El es­tí­mu­lo mo­ne­ta­rio de lar­go pla­zo sin pre­ce­den­tes y las al­zas ma­si­vas de las car­gas de deu­da pú­bli­ca han de­ja­do a los go­bier­nos muy mal equi­pa­dos pa­ra ha­cer fren­te a la pró­xi­ma des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca, en el mo­men­to en que lle­gue.

Aun­que la pró­xi­ma re­ce­sión pro­ba­ble­men­te no sea tan ma­la co­mo la úl­ti­ma, las eco­no­mías avan­za­das es­ta­rán mu­cho me­jor pre­pa­ra­das pa­ra ha­cer­le fren­te si, mien­tras tan­to, lle­van a ca­bo una nor­ma­li­za­ción gra­dual de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y una con­so­li­da­ción fis­cal.

Con res­pec­to a la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, la ta­sa de des­em­pleo de EE.UU., que ron­da el 5%, es­tá cer­ca de lo que la ma­yo­ría de los eco­no­mis­tas con­si­de­ran pleno em­pleo, y en tér­mi­nos ge­ne­ra­les se es­pe­ra que la Re­ser­va Fe­de­ral au­men­te su ta­sa de in­te­rés nue­va­men­te en di­ciem­bre. Pe­ro la Fed se mue­ve a un rit­mo muy len­to.

El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo pro­ba­ble­men­te ex­tien­da su pro­gra­ma de com­pra de bo­nos; pe­ro tie­ne mo­ti­vos pa­ra cues­tio­nar los re­sul­ta­dos de su po­lí­ti­ca de ali­vio cuan­ti­ta­ti­vo, con­si­de­ran­do que el des­em­pleo en la eu­ro­zo­na to­da­vía pro­me­dia el 10%, lo que in­di­ca una bre­cha de pro­duc­ción con­si­de­ra­ble. Mien­tras tan­to, la eco­no­mía ja­po­ne­sa si­gue avan­zan­do con di­fi­cul­tad: el Ban­co de Ja­pón aho­ra “ma­ne­ja la cur­va de ren­di­mien­to” en otro in­ten­to de au­men­tar la in­fla­ción y el cre­ci­mien­to.

En tér­mi­nos de po­lí­ti­ca fis­cal, las fi­nan­zas pú­bli­cas de la ma­yo­ría de las eco­no­mías avan­za­das se ven afec­ta­das por­que los res­pon­sa­bles de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas no han po­di­do im­ple­men­tar su­fi­cien­tes re­for­mas es­truc­tu­ra­les del la­do de la ofer­ta pa­ra con­tro­lar el cre­ci­mien­to de las pen­sio­nes pú­bli­cas, re­for­mar los im­pues­tos que in­hi­ben el cre­ci­mien­to y li­be­ra­li­zar los mer­ca­dos la­bo­ra­les.

Úl­ti­ma­men­te, los eco­no­mis­tas que más in­flu­yen en los po­lí­ti­cos de iz­quier­da pa­re­cen al­ber­gar la es­pe­ran­za de que el cre­ci­mien­to, el em­pleo y los in­gre­sos au­men­ten si los res­pon­sa­bles de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas aco­gen un nue­vo gas­to ma­si­vo fi­nan­cia­do por dé­fi­cit pa­ra crear de­man­da de bie­nes y ser­vi­cios. Sos­tie­nen que con cos­tos de en­deu­da­mien­to tan ba­jos, el gas­to ba­sa­do en dé­fi­cit es prác­ti­ca­men­te gra­tis.

Sin em­bar­go, es­te ar­gu­men­to ig­no­ra la bre­cha nor­mal­men­te gran­de en­tre lo que los eco­no­mis­tas pla­ni­fi­can y los po­lí­ti­cos pro­me­ten, y lo que los pro­gra­mas de gas­to pú­bli­co en ver­dad ofre­cen. Los go­bier­nos, cier­ta­men­te, de­be­rían re­cor­tar los im­pues­tos y fi­nan­ciar aque­llas ini­cia­ti­vas que su­peren prue­bas ri­gu­ro­sas de cos­to-be­ne­fi­cio. Pe­ro los nue­vos pro­gra­mas am­plios de gas­to nor­mal­men­te no ofre­cen un im­pul­so eco­nó­mi­co sig­ni­fi­ca­ti­vo o in­me­dia­to.

Por em­pe­zar, el gas­to sue­le pro­du­cir­se en el fu­tu­ro, cuan­do se pro­yec­ta una me­jo­ra de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas. Co­mo ter­mi­nó ad­mi­tien­do el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, en re­fe­ren­cia a su fir­ma del pro­yec­to de ley de es­tí­mu­lo de 2009, “las pa­las no es­ta­ban lis­tas”. De la mis­ma ma­ne­ra, Ja­pón ha in­ten­ta­do es­ti­mu­lar el gas­to del go­bierno du­ran­te dé­ca­das, pe­ro es po­co lo que pue­de mos­trar en tér­mi­nos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ge­ne­ral a par­tir de es­ta es­tra­te­gia.

Sin du­da, los gran­des dé­fi­cits pue­den ser be­nig­nos o

El es­tí­mu­lo mo­ne­ta­rio de lar­go pla­zo y las al­zas ma­si­vas de las car­gas de deu­da han de­ja­do a los go­bier­nos muy mal equi­pa­dos pa­ra ha­cer fren­te a la pró­xi­ma des­ace­le­ra­ción

in­clu­si­ve desea­bles du­ran­te las re­ce­sio­nes y las gue­rras, o cuan­do se los uti­li­za pa­ra fi­nan­ciar in­ver­sio­nes pú­bli­cas pro­duc­ti­vas mien­tras que, en una re­ce­sión profunda y du­ra­de­ra, con ta­sas de in­te­rés cer­ca­nas a ce­ro, una res­pues­ta fis­cal opor­tu­na pue­de ayu­dar en el cor­to pla­zo. Pe­ro los es­tu­dios de­mues­tran que el efec­to mul­ti­pli­ca­dor del gas­to del go­bierno, se achi­ca des­pués de unos tri­mes­tres y lue­go se vuel­ve ne­ga­ti­vo.

Co­mo las nue­vas com­pras del go­bierno pue­den de­ge­ne­rar en des­pil­fa­rros po­lí­ti­cos con­tra­pro­du­cen­tes que ge­ne­ran es­ca­so cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, otra pro­pues­ta que se sue­le es­cu­char es ex­pan­dir los pa­gos de trans­fe­ren­cias gu­ber­na­men­ta­les. De­jan­do de la­do el he­cho de que es­tos ya son fis­cal­men­te in­sos­te­ni­bles en la ma­yo­ría de los paí­ses, ¿po­drían ha­cer cre­cer la eco­no­mía?

Un es­tu­dio re­cien­te abor­da pre­ci­sa­men­te es­ta cues­tión. Se­gún la ex eco­no­mis­ta je­fe de la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma, Ch­ris­ti­na Ro­mer, y Da­vid Ro­mer de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, Ber­ke­ley, has­ta los in­cre­men­tos de los pa­gos de trans­fe­ren­cias per­ma­nen­tes ofre­cen un es­tí­mu­lo só­lo por unos po­cos me­ses. El es­tu­dio con­clu­ye que los be­ne­fi­cios de las trans­fe­ren­cias son “mu­cho me­nos per­sis­ten­tes, y me­no­res en ge­ne­ral, que los de los cam­bios tri­bu­ta­rios”.

En las eco­no­mías don­de los pro­gra­mas de es­tí­mu­lo se re­vi­san mi­nu­cio­sa­men­te y se pue­den im­ple­men­tar de in­me­dia­to, cual­quier gas­to tem­po­ra­rio del go­bierno de­be­ría es­tar acom­pa­ña­do de una con­so­li­da­ción fis­cal gra­dual, pa­ra mi­ni­mi­zar el ries­go eco­nó­mi­co y los cos­tos a lar­go pla­zo.

Co­mo in­di­can la his­to­ria y la teo­ría, es­ta con­so­li­da­ción fis­cal de­be­ría su­ce­der a tra­vés de un me­nor cre­ci­mien­to del gas­to fu­tu­ro. Los res­pon­sa­bles de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de­be­rían pres­tar aten­ción a es­ta lec­ción pa­ra que pue­dan rear­mar­se gra­dual­men­te; de lo con­tra­rio, po­drían que­dar­se sin po­ten­cia de fue­go cuan­do más la ne­ce­si­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.