No es mo­men­to de fun­da­men­ta­lis­mo co­mer­cial

OPI­NIÓN

Mercados & Tendencias Nicaragua - - OPINIÓN -

En 1981 era muy co­mún ha­blar del “nue­vo proteccionismo” en au­men­to. Lo que su­ce­dió lue­go iba a des­men­tir ese pe­si­mis­mo so­bre el ré­gi­men co­mer­cial.

CAM­BRID­GE – “Uno de los desafíos cru­cia­les” de nues­tra era “es man­te­ner un sis­te­ma co­mer­cial in­ter­na­cio­nal abier­to y en ex­pan­sión”. Des­afor­tu­na­da­men­te, “los prin­ci­pios li­be­ra­les” del sis­te­ma co­mer­cial mun­dial “es­tán ba­jo un cre­cien­te ataque”. “El proteccionismo se ha vuel­to ca­da vez más pre­va­le­cien­te”. “Exis­te un gran pe­li­gro de que el sis­te­ma se quie­bre… o de que co­lap­se en una re­pe­ti­ción som­bría de los años 1930”.

Es­ta­rían dis­cul­pa­dos si pen­sa­ran que es­tas frases fue­ron to­ma­das de una de las re­cien­tes ex­pre­sio­nes de preo­cu­pa­ción en los me­dios eco­nó­mi­cos y fi­nan­cie­ros so­bre la ac­tual aver­sión a la glo­ba­li­za­ción. En ver­dad, fue­ron es­cri­tas ha­ce 35 años, en 1981.

El pro­ble­ma en­ton­ces era la es­tan­fla­ción en los paí­ses avan­za­dos y el cu­co co­mer­cial era Ja­pón, más que Chi­na, que es­ta­ba al ace­cho -y se apro­pia­ba- de los mer­ca­dos glo­ba­les. Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa ha­bían res­pon­di­do eri­gien­do ba­rre­ras co­mer­cia­les e im­po­nien­do “res­tric­cio­nes vo­lun­ta­rias a la ex­por­ta­ción” (RVE) so­bre los au­tos y el ace­ro ja­po­ne­ses.

Pe­ro en lu­gar de caer, el co­mer­cio glo­bal ex­plo­tó en los años 1990 y 2000, im­pul­sa­do por la crea­ción de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio, la pro­li­fe­ra­ción tan­to del co­mer­cio bi­la­te­ral y re­gio­nal co­mo de los acuer­dos de in­ver­sión, y el as­cen­so de Chi­na. Se lan­zó una nue­va era de glo­ba­li­za­ción -de he­cho, al­go más pa­re­ci­do a una hí­per-glo­ba­li­za­ción.

En re­tros­pec­ti­va, el “nue­vo proteccionismo” de los años 1980 no fue un quie­bre ra­di­cal con el pa­sa­do. Fue más un ca­so de man­te­ni­mien­to de ré­gi­men que de al­te­ra­ción de ré­gi­men, co­mo ha es­cri­to el po­li­tó­lo­go John Rug­gie. Las “sal­va­guar­das” de las im­por­ta­cio­nes y las RVE del mo­men­to eran ad hoc, pe­ro eran res­pues­tas ne­ce­sa­rias a los desafíos en ma­te­ria de dis- tri­bu­ción y ajus­te plan­tea­dos por el sur­gi­mien­to de nue­vas re­la­cio­nes co­mer­cia­les.

Los eco­no­mis­tas y es­pe­cia­lis­tas en co­mer­cio que ge­ne­ra­ron fal­sas alar­mas en aquel mo­men­to es­ta­ban equi­vo­ca­dos. Si los go­bier­nos hu­bie­ran es­cu­cha­do su con­se­jo y no hu­bie­ran res­pon­di­do a sus elec­to­res, po­si­ble­men­te ha­brían em­peo­ra­do aún más las co­sas. Lo que a los con­tem­po­rá­neos les pa­re­cía un proteccionismo per­ju­di­cial fue, en ver­dad, una ma­ne­ra de des­car­gar ten­sión pa­ra im­pe­dir una acu­mu­la­ción ex­ce­si­va de pre­sión po­lí­ti­ca.

¿Los ob­ser­va­do­res es­tán sien­do igual de alar­mis­tas so­bre el ataque con­tra la glo­ba­li­za­ción de hoy? El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), en­tre otros, ha ad­ver­ti­do re­cien­te­men­te que el cre­ci­mien­to len­to y el po­pu­lis­mo po­drían lle­var a un es­ta­lli­do de proteccionismo. “Es de vi­tal im­por­tan­cia de­fen­der las pers­pec­ti­vas de au­men­tar la in­te­gra­ción co­mer­cial”,

DI­CIEM­BRE 2016

se­gún el eco­no­mis­ta je­fe del FMI, Mau­ri­ce Obst­feld.

Has­ta el mo­men­to, sin em­bar­go, hay po­cas se­ña­les de que los go­bier­nos se es­tén ale­jan­do de­ci­di­da­men­te de una eco­no­mía abier­ta. El si­tio web glo­bal­tra­dea­lert.org man­tie­ne una ba­se de da­tos de me­di­das pro­tec­cio­nis­tas y es una fuen­te fre­cuen­te pa­ra re­cla­mos de un proteccionismo pro­gre­si­vo. Si ha­cen clic en su ma­pa in­ter­ac­ti­vo de me­di­das pro­tec­cio­nis­tas, ve­rán una ex­plo­sión de fue­gos ar­ti­fi­cia­les -círcu­los ro­jos en to­do el mun­do. Pa­re­ce alar­man­te has­ta que uno ha­ce clic en las me­di­das aper­tu­ris­tas y des­cu­bre una can­ti­dad com­pa­ra­ble de círcu­los ver­des.

La di­fe­ren­cia es­ta vez es que las fuer­zas po­lí­ti­cas po­pu­lis­tas pa­re­cen mu­cho más po­de­ro­sas y más cer­ca de ga­nar elec­cio­nes en par­te, una res­pues­ta al es­ta­do avan­za­do de glo­ba­li­za­ción al­can­za­do des­de los años 1980.

No ha­ce mu­cho tiem­po, ha­bría si­do inima­gi­na­ble con­tem­plar una sa­li­da Bre­xit de la Unión Eu­ro­pea o un can­di­da­to re­pu­bli­cano en Es­ta­dos Uni­dos que pro­me­te re­ne­gar de los acuer­dos co­mer­cia­les, cons­truir un mu­ro con­tra los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos y cas­ti­gar a las em­pre­sas que se tras­la­den offs­ho­re. El Es­ta­do-na­ción pa­re­ce de­ci­di­do a re­afir­mar­se.

Pe­ro la lec­ción de los años 1980 es que cier­ta re­ver­sión de la hí­per-glo­ba­li­za­ción no tie­ne por qué ser al­go ma­lo, siem­pre que sir­va pa­ra man­te­ner una eco­no­mía mun­dial ra­zo­na­ble­men­te abier­ta. Co­mo sos­tu­ve fre­cuen­te­men­te, ne­ce­si­ta­mos un me­jor equi­li­brio en­tre au­to­no­mía na­cio­nal y glo­ba­li­za­ción. En par­ti­cu­lar, ne­ce­si­ta­mos co­lo­car los re­que­ri­mien­tos de la de­mo­cra­cia li­be­ral por de­lan­te de los del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y la in­ver­sión. Un re­equi­li­brio de esas ca­rac­te­rís­ti­cas de­ja­ría mu­cho es­pa­cio pa­ra una eco­no­mía glo­bal abier­ta; por cier­to, la ha­ría po­si­ble y la sus­ten­ta­ría.

Lo que tor­na pe­li­gro­so a un po­pu­lis­ta co­mo Do­nald Trump no son sus pro­pues­tas es­pe­cí­fi­cas en ma­te­ria de co­mer­cio. Es que no son con­gruen­tes con una vi­sión cohe­ren­te de có­mo Es­ta­dos Uni­dos y una eco­no­mía mun­dial abier­ta pue­den pros­pe­rar co­do a co­do (tam­bién es, por su­pues­to, la pla­ta­for­ma na­ti­vis­ta e in­to­le­ran­te so­bre la cual es­tá ha­cien­do cam­pa­ña y con la que pro­ba­ble­men­te go­ber­na­ría).

El desafío cla­ve que en­fren­tan los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les en las eco­no­mías avan­za­das hoy es di­se­ñar una vi­sión de esa na­tu­ra­le­za, jun­to con un dis­cur­so que eclip­se a los po­pu­lis­tas. No se les de­be­ría pe­dir a esos par­ti­dos de cen­tro-de­re­cha y de cen­tro-iz­quier­da que sal­ven la hí­per-glo­ba­li­za­ción a to­da cos­ta. Los de­fen­so­res del co­mer­cio de­be­rían ser com- pren­si­vos si adop­tan po­lí­ti­cas po­co or­to­do­xas pa­ra com­prar res­pal­do po­lí­ti­co.

De­be­ría­mos ver, en cam­bio, si sus po­lí­ti­cas es­tán im­pul­sa­das por un de­seo de equi­dad e in­clu­sión so­cial o por im­pul­sos na­ti­vis­tas y ra­cis­tas; si quie­ren me­jo­rar o de­bi­li­tar el ré­gi­men de de­re­cho y la de­li­be­ra­ción de­mo­crá­ti­ca, y si es­tán in­ten­tan­do sal­var la eco­no­mía mun­dial abier­ta -aun­que con di­fe­ren­tes nor­mas bá­si­casy no mi­nar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.