El “sur­vi­vor” de las ge­ne­ra­cio­nes fa­mi­lia­res

Mercados & Tendencias Nicaragua - - NEGOCIOS - Por Aman­da Ro­das aman­da.ro­das@gru­po­cer­ca.com

Las es­ta­dís­ti­cas re­fle­jan que el 97% de los ne­go­cios fa­mi­lia­res no pa­san de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción.

Unos 1.428 años de tra­yec­to­ria du­ró la em­pre­sa fa­mi­liar de cons­truc­ción Kon­go Gu­mi, en la que se su­ce­die­ron 140 ge­ne­ra­cio­nes. La­men­ta­ble­men­te, la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria ge­ne­ró ries­gos in­ma­ne­ja­bles pa­ra el gru­po en Ja­pón y fue ab­sor­bi­da por la cons­truc­to­ra Ta­ka­mat­su Cor­po­ra­tion; pa­ra 2006 per­dió el con­trol fa­mi­liar que man­tu­vo por 14 si­glos.

Otro ca­so su­ce­dió en 2015, cuan­do el pa­triar­ca de la in­dus­tria au­to­mo­triz ale­ma­na Fer­di­nand Piëch, de 78 años, re­nun­ció a la pre­si­den­cia de la Jun­ta Di­rec­ti­va de Volks­wa­gen. La no­ti­cia le dio la vuel­ta al mun­do por­que era el desen­la­ce de una vie­ja dispu­ta con su pri­mo Wolf­gang Pors­che. Los dos, nie­tos de Fer­di­nand Pors­che, fun­da­dor de la fa­mo­sa com­pa­ñía que li­de­ran cla­nes fa­mi­lia­res, du­ran­te años se han en­fren­ta­do por el con­trol de la em­pre­sa.

Por el mis­mo tiem­po, otra no­ti­cia in­ter­na­cio­nal re­gis­tra­ba que dos fa­mi­lias de ran­cio abo­len­go eu­ro­peo se sa­ca­ron sus ‘tra­pos al sol’. Dos pri­mos de la fa­mi­lia Roths­child se en­fren­ta­ron por el uso de es­te ape­lli­do.

Benjamín de Roths­child ci­tó ante un tri­bu­nal de Pa­rís a su pri­mo Da­vid de Roths­child por vio­lar un acuerdo que da­ta de los años vein­te, que im­pi­de uti­li­zar es­te ape­lli­do pa­ra de­no­mi­nar una com­pa­ñía.

Y en Sam­sung, el al­ma­cén elec­tró­ni­co de Co­rea del Sur, los he­re­de­ros lle­van años en dispu­tas le­ga­les por la dis­tri­bu­ción de ac­cio­nes de al­gu­nas fi­lia­les de la com­pa­ñía.

En Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na la his­to­ria con­tem­po­rá­nea nos ubi­ca fren­te a im­por­tan­tes cla­nes fa­mi­lia­res de re­nom­bre que han sa­bi­do desa­rro­llar sus ne­go­cios y he­re­dar­los a nue­vas ge­ne­ra­cio­nes con bas­tan­te éxi­to. En es­ta lis­ta en­con­tra­mos a las fa­mi­lias Po­ma, Pe­llas, Gu­tié­rrez Bosch, Flo­res, Va­lla­rino, Vi­ci­ni y Monge.

La su­ce­sión de fa­mi­lia­res en las em­pre­sas han ge­ne­ra­do una tra­yec­to­ria, pa­ra al­gu­nas, que so­bre­pa­san los 100 años. “Con ese ti­po de im­pac­to glo­bal, es de vi­tal im­por­tan­cia en­ten­der lo que ha­ce que la fa­mi­lia exi­to­sa per­ma­nez­ca”, in­di­ca Pe­dro Ro­que, más­ter en em­pre­sas fa­mi­lia­res.

Pa­ra Alexandre Bar­be­llion, ge­ren­te se­nior de Em­pre­sas Fa­mi­lia­res de EY de Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, a ni­vel re­gio­nal Gua­te­ma­la es un se­mi­lle­ro gran­de de com­pa­ñías fa­mi­lia­res, mien­tras que Cos­ta Ri­ca es el que me­nos tie­ne. Pa­ra el ex­per­to, en la re­gión hay fa­mi­lias que han cre­ci­do mu­cho en­tre la pri­me­ra ge­ne­ra­ción y la se­gun­da y, en al­gu­nos ca­sos, en la ter­ce­ra.

“Si uno ve el te­ji­do de Cen­troa­mé­ri­ca, el porcentaje de em­pre­sas fa­mi­lia­res es al­tí­si­mo. Es­to se de­be a la idio­sin­cra­sia; por ejem­plo, en Cos­ta Ri­ca el con­su­mi­dor es fiel a las mar­cas que ad­quie­re des­de siem­pre, eso le da per­ma­nen­cia en los años”, ex­pli­ca.

No obs­tan­te, se­gún ADEN, las em­pre­sas fa­mi­lia­res, no só­lo en Cen­troa­mé­ri­ca, sino en el mun­do, so­bre­vi­ven un 15% a la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, o di­cho en otras pa­la­bras, tres de ca­da diez ne­go­cios fa­mi­lia­res pa­san a la se­gun­da ge­ne­ra­ción y só­lo la mi­tad de las que pa­san, al­can­zan a los nie­tos.

Se­gún EY, no mu­chas lo­gran su­pe­rar el hi­to de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción. El 70% de las em­pre­sas fa­mi­lia­res pa­san de la pri­me­ra a la se­gun­da ge­ne­ra­ción. El 3% úni­ca­men­te pa­sa a la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, aun­que Ro­que di­ce que es más de un 20%, pe­ro es un porcentaje que tam­bién evidencia el fra­ca­so en las su­ce­sio­nes en es­ta ge­ne­ra­ción. “Es­to po­dría de­ber­se a que la em­pre­sa es­tá es­tan­ca­da y no hay ca­pa­ci­dad de rein­ven­tar­se. Tam­bién la glo­ba­li­za­ción y la di­gi­ta­li­za­ción lo po­nen más di­fí­cil”.

Y pe­se a que el te­ma de em­pre­sas fa­mi­lia­res es muy sen­si­ble, su im­por­tan­cia en la eco­no­mía mun­dial es in­ne­ga­ble. Cuen­tan con más de dos ter­cios de to­das las em­pre­sas en el mun­do y del 50% al 80% del em­pleo en la ma­yo­ría de los paí­ses.

El año pa­sa­do, Pri­ce­wa­ter­hou­se­coo­pers (PWC) reali­zó una en­cues­ta a más de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.