DUNKERKE: LA PE­LÍ­CU­LA QUE REVIVE LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL

HA­BLA­MOS CON HARRY STY­LES, EL CAN­TAN­TE QUE DE­BU­TA COMO AC­TOR.

Metro (Nicaragua) - - PORTADA - LU­CÍA HER­NÁN­DEZ Me­tro World News

En­tre­vis­ta. Los jó­ve­nes bri­tá­ni­cos lle­gan a la pan­ta­lla gran­de con la nue­va crea­ción de Ch­ris No­lan: “Dun­ker­que”. Co­no­ci­do por ser un di­rec­tor muy apa­sio­na­do, los jó­ve­nes re­ve­lan a Me­tro sus vi­ven­cias en un set que ade­más es un re­cor­da­to­rio del he­roís­mo bri­tá­ni­co.

Sa­be­mos que hi­cis­te au­di­cio­nes pa­ra es­ta cin­ta, ¿fue por­qué que­rías es­pe­cí­fi­ca­men­te for­mar par­te de una pe­lí­cu­la de Ch­ris No­lan?

Harry Sty­les (HS): Sí, cuan­do es­cu­ché por pri­me­ra vez de es­te pro­yec­to, es­ta­ba en las pri­me­ras eta­pas y lo úni­co que sa­bía era que No­lan es­ta­ba de­trás de él y si te gus­tan las pe­lí­cu­las, es di­fí­cil no que­rer es­tar en una he­cha por él. Lo que ha­ce Ch­ris en es­ta pe­lí­cu­la es muy emo­cio­nan­te. Lo que es­ta pe­lí­cu­la es y ob­via­men­te como fan del tra­ba­jo de Ch­ris, es uno de mis sue­ños. ¿Sin­tie­ron al­gún ti­po de pre­sión al es­tar en una cin­ta de No­lan? Fionn Whi­tehead (FW): Creo que siempre es im­po­nen­te sa­ber que vas a en­trar a un set de No­lan y que tie­nes que po­ner tu ma­yor em­pe­ño pa­ra es­tar a la al­tu­ra. Así que sí, sen­ti­mos un ti­po de pre­sión pa­ra tra­ba­jar ar­dua­men­te pe­ro al mis­mo tiempo creo que to­dos nos sen­tía­mos muy fe­li­ces de es­tar ahí, así que no hay que­ja al­gu­na al res­pec­to. De hecho No­lan men­cio­nó que le re­cor­da­bas a un Tom Cour­te­nay jo­ven, ¿có­mo te pre­pa­ras­te pa­ra es­ta pe­lí­cu­la, vis­te al­gu­na cin­ta de es­te ac­tor? FW: La ver­dad es que no vi nin­gu­na pe­lí­cu­la como pre­pa­ra­ción. No­lan es un im­pre­sio­nan­te di­rec­tor y esa com­pa­ra­ción la re­ci­bo como un pi­ro­po. ¿Cuál fue su pri­me­ra reac­ción cuan­do le­ye­ron el guion por pri­me­ra vez? HS: Creo que mi pri­me­ra reac­ción fue que el guion me pa­re­ció muy cor­to, con diá­lo­gos muy es­ca­sos y mu­chos pu­ñe­ta­zos. En mi ca­so eso le su­mó emo­ción por­que sa­bía que al lle­gar al set (No­lan) iba a ha­cer ma­ra­vi­llas en esos es­pa­cios en blan­co que ha­bía en el guion. Y pa­ra no­so­tros to­dos esos mo­men­tos de ten­sión si­len­cio­sa son mo­men­tos que aho­ra en­tra­ña­mos por­que hi­cie­ron de la pe­lí­cu­la lo que es y que no se pue­den ver mien­tras es­tás en el set ni mu­cho me­nos se pue­den leer en un pa­pel.

Ca­si no hay mujeres en la pe­lí­cu­la, ¿ge­ne­ró eso un ambiente di­fe­ren­te en el set?

FW: Creo que no ha­bía otra for­ma de que fue­ra el set. Es una cin­ta acer­ca de la ba­ta­lla de Dun­ker­que, no ha­bía mujeres en ella más que las en­fer­me­ras de los bar­cos hos­pi­tal. Eso de­fi­ni­ti­va­men­te crea­ba otra vi­bra en el set pe­ro no ha­bía mu­cho que se pu­die­ra ha­cer al res­pec­to. Nos dio un acer­ca­mien­to más real a lo que fue­ron esos mo­men­tos y creó un ver­da­de­ro com­pa­ñe­ris­mo. Aun­que cla­ro, ja­más se com­pa­ra­rá a lo que fue esa ba­ta­lla a ha­cer una pe­lí­cu­la acer­ca de ella, pe­ro sin du­da pue­do de­cir que rá­pi­da­men­te se crea­ron bue­nos la­zos en­tre to­dos los chi­cos es­pe­cial­men­te ba­jo esas con­di­cio­nes.

HS: Yo no po­dría de­cir si eso cam­bió el ambiente por­que tú vas a tra­ba­jar al set y el elen­co es en su ma­yo­ría mas­cu­lino pe­ro en tér­mi­nos de la vi­bra del set no creo que ha­ya in­flui­do mu­cho eso. Yo lo veía más como tra­ba­jo y esas eran las con­di­cio­nes.

Ha­blan­do de esa es­ce­na ba­jo el agua, ¿fue muy desafian­te pa­ra us­te­des?

FW: No tan­to. Creo que se ve más com­pli­ca­da de lo que fue por el te­ma de que era ba­jo el agua. Es un mo­men­to muy es­pe­cial cuan­do lle­gas a ello y ves to­do ese equipo sor­pren­den­te pa­ra la cá­ma­ra, en­ton­ces más bien fue ma­ra­vi­llo­so ha­cer­lo. Abrir tus ojos ba­jo el agua no es fá­cil pe­ro es di­ver­ti­do.

Hay quienes di­cen que una pe­lí­cu­la pue­de cam­biar la vi­da de una per­so­na, ¿creen que es­ta cin­ta les cam­bió la vi­da a us­te­des?

HS: Sí. Creo que cuan­do es­tás cre­cien­do las co­sas que ab­sor­bes, es­pe­cial­men­te en cues­tión de las ar­tes, la que sea, ya sea mú­si­ca o ci­ne, to­do eso te afec­ta y te for­ma de al­gu­na ma­ne­ra. Creo que al ver co­sas a una edad jo­ven, las pe­lí­cu­las son una bue­na for­ma pa­ra ir de­fi­nien­do lo que te gus­ta y la for­ma en que reac­cio­nas a ellas te ayu­dan a des­cu­brir mu­chas co­sas de ti mis­mo y por lo mis­mo, cla­ro que pue­den cam­biar­te la vi­da. Hay mu­cha car­ga emo­cio­nal en ello, y creo que en­con­trar aque­llo que te ha­ble a ti es un gran mo­men­to en la vi­da.

¿Qué tan di­fe­ren­te fue pa­ra ti ac­tuar en un set a so­bre un es­ce­na­rio?

HS: Es muy di­fe­ren­te, ob­via­men­te. Dis­fru­té mu­cho mi inex­pe­rien­cia en es­ta oca­sión, pa­ra ser ho­nes­to, creo

que me ayu­dó a re­la­jar cual­quier ten­sión que te­nía a ni­vel per­so­nal.

FW: Creo que es im­por­tan­te men­cio­nar que pa­ra es­te per­so­na­je Harry hi­zo cas­ting como cual­quie­ra de no­so­tros. Creo que fue una de­ci­sión muy cal­cu­la­da por par­te de Ch­ris, la de bus­car chi­cos que ja­más ha­bían par­ti­ci­pa­do en una cin­ta y lan­zar­nos a vivir es­ta ex­pe­rien­cia pa­ra que pu­dié­ra­mos in­ter­pre­tar lo que real­men­te sin­tie­ron los jó­ve­nes sol­da­dos en esa si­tua­ción. ¿Se pu­sie­ron com­ple­ta­men­te en las manos de Ch­ris No­lan?

HS: Sí, cuan­do tra­ba­jas con al­guien como él, con­fías cie­ga­men­te. Es el pri­me­ro en lle­gar al set, el úl­ti­mo en ir­se, pre­di­ca con el ejem­plo. Siempre es­tá con­ti­go, cuan­do es­tás ba­jo el agua, él es­tá ahí con­ti­go. No es de esos di­rec­to­res que es­tán di­ri­gien­do des­de le­jos, él es­tá ahí siempre al la­do de la cá­ma­ra don­de es­tá la ac­ción. Creo que es di­fí­cil no apren­der al es­tar cer­ca de él, ade­más con­ta­gia su pa­sión por el ci­ne y por el pro­yec­to en el que es­tá tra­ba­jan­do.

FW: Ch­ris no tie­ne trucos, sim­ple­men­te el tra­ba­jo du­ro. Y te mo­ti­va a no usar nin­gún tru­co más que tra­ba­jar lo más ape­ga­do a la reali­dad. ¿Cuál fue su ma­yor re­to?

FW: Fue un re­to man­te­ner la ener­gía arri­ba du­ran­te los lar­gos días de fil­ma­ción.

HS: Creo que la ca­rac­te­ri­za­ción en mi ca­so fue lo más desafian­te. Ch­ris no nos dio mu­cha op­ción tam­bién por­que no hu­bo mu­chos diá­lo­gos. La ma­yo­ría de las co­sas que su­ce­dían en el set re­que­rían de tra­ba­jo du­ro. Mu­cha gen­te jo­ven irá al ci­ne so­lo pa­ra ver­los a us­te­des, ¿qué les gus­ta­ría que se lle­va­rán de la cin­ta?

HS: Creo que no es la tí­pi­ca pe­lí­cu­la de gue­rra con mu­chas ar­mas y ex­plo­sio­nes. Es una his­to­ria muy emo­cio­nal y con sus­pen­so. Por mo­men­tos es ate­rra­do­ra y te de­ja tem­blan­do. Así que creo que si te gus­ta el ci­ne, y so­bre to­do el ci­ne de Ch­ris, lo van a dis­fru­tar. Ade­más que re­cuer­den que es­tá ins­pi­ra­da en un mo­men­to muy im­por­tan­te de nues­tra his­to­ria que mu­chas ve­ces pa­sa des­aper­ci­bi­do por­que fue muy al ini­cio de la gue­rra y mu­chas co­sas pa­sa­ron des­pués. Creo que pa­ra mí se­rá una sa­tis­fac­ción sa­ber que mu­cha gen­te se en­te­ra­rá de es­te mo­men­to y re­co­no­ce­rá el he­roís­mo de quienes par­ti­ci­pa­ron.

FW: Tam­bién pa­ra mí se­rá muy bueno que los jó­ve­nes se acer­quen al tra­ba­jo de Ch­ris No­lan por­que creo que en la for­ma en la que Ch­ris tra­ba­ja tras­cien­de to­das es­tas ba­rre­ras so­cia­les como la edad o el ni­vel edu­ca­ti­vo. Es un ma­ra­vi­llo­so ci­neas­ta que ha­ce que to­dos quieran ver sus pe­lí­cu­las y es­pe­cial­men­te es­ta pe­lí­cu­la que es sim­ple­men­te es­pec­ta­cu­lar, al­go que se tie­ne que con­tem­plar.

/ WAR­NER BROS.

Harry Sty­les (pri­me­ro a la iz­quier­da) y Fionn Whi­tehead (úl­ti­mo a la de­re­cha) en una es­ce­na de “Dun­ker­que”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.