La ca­li­dad de la es­per­ma de los hom­bres oc­ci­den­ta­les ha ba­ja­do a la mi­tad

Es­tu­dio. Tan­to la den­si­dad como la can­ti­dad de es­per­ma­to­zoi­des por eya­cu­la­ción ha ba­ja­do a la mi­tad. “Los re­sul­ta­dos son muy pro­fun­dos y muy de­ter­mi­nan­tes”, di­ce el lí­der de la in­ves­ti­ga­ción.

Metro (Nicaragua) - - MUNDO - ME­TRO Y AFP

La ca­li­dad de la es­pe­ra de los hom­bres oc­ci­den­ta­les es un 50 por cien­to peor que ha­ce 40 años. Así de con­clu­yen­tes son los re­sul­ta­dos de una in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo por un gru­po de ex­per­tos.

Los ex­per­tos ana­li­za­ron la in­for­ma­ción re­ca­ba­da por 7.500 es­tu­dios en 50 paí­ses oc­ci­den­ta­les al res­pec­to. Iden­ti­fi­ca­ron 185 es­tu­dios es­pe­cí­fi­ca­men­te so­bre la ca­li­dad de la es­per­ma de los hom­bres. En to­tal, 42.000 mues­tras de hom­bres cu­yas es­per­mas fue­ron ana­li­za­das en­tre 1973 y 2011.

La con­cen­tra­ción de es­per­ma­to­zoi­des pa­só de una me­dia de 99 mi­llo­nes por mi­li­li­tro de es­per­ma a 47 mi­llo­nes, se­gún es­te es­tu­dio, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Hu­man Re­pro­duc­tion Up­da­te.

Es­te ni­vel se man­tie­ne, no obs­tan­te, en una hor­qui­lla “nor­mal”— fi­ja­da por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS)— que es de en­tre 15 y 200 mi­llo­nes de es­per­ma­to­zoi­des por mi­li­li­tro. E, in­clu­si­ve, una con­cen­tra­ción in­fe­rior a 15 mi­llo­nes no es for­zo­sa­men­te si­nó­ni­mo de in­fer­ti­li­dad.

En cambio, los in­ves­ti­ga­do­res no en­con­tra­ron ba­jas sig­ni­fi­ca­ti­va en Amé­ri­ca del Sur, Asia y Áfri­ca re­gio­nes en las que se hi­cie­ron po­cos es­tu­dios.

Ade­más de su im­pac­to so­bre la fer­ti­li­dad, una can­ti­dad re­du­ci­da de es­per­ma­to­zoi­des pue­de tam­bién es­tar vin­cu­la­da a otros pro­ble­mas de sa­lud, que po­drían ser pro­vo­ca­dos por fac­to­res me­dioam­bien­ta­les, como la exposición a los pes­ti­ci­das, el es­trés, el ta­ba­quis­mo e in­clu­so un ré­gi­men ali­men­ti­cio des­equi­li­bra­do.

El de­cli­ve

Los es­tu­dios ofre­cían da­tos so­bre dos va­ria­bles prin­ci­pa­les: la con­cen­tra­ción de es­per­ma­to­zoi­des por mi­li­li­tro, su den­si­dad, y tam­bién la can­ti­dad por ca­da eya­cu­la­ción.

“Te­ne­mos un de­cli­ve de más de un 50 por cien­to tan­to en la con­cen­tra­ción de es­per­ma­to­zoi­des (por mi­li­itro) como en el to­tal de la es­per­ma en­tre los hom­bres oc­ci­den­ta­les en­tre 1973 y 2011”, ex­pli­ca a Me­tro Ha­gai Le­vi­ne, lí­der del equipo de in­ves­ti­ga­ción y prin­ci­pal au­tor del es­tu­dio.

“Y no sa­be­mos por qué es­tá pa­san­do”, ase­gu­ra. Un pro­ble­ma de sa­lud

Le­vi­ne, quien es jefe del área de sa­lud am­bien­tal de la Es­cue­la de Sa­lud Pú­bli­ca y Me­di­ci­na Co­mu­ni­ta­ria Ha­das­sa Braun de la Uni­ver­si­dad He­brea de Je­ru­sa­lén, tam­bién ase­gu­ra que los re­sul­ta­dos son “im­pac­tan­tes”.

“Por­que son de­fi­ni­ti­vos y por­que la ma­gi­tud es muy se­ve­ra. Ade­más, es­tos pro­ble­mas es­tán re­la­cio­na­dos tan­to a las en­fer­me­da­des como a la mor­ta­li­dad, por lo que es­ta ba­ja pue­de re­fle­jar no so­lo un pro­ble­ma en la fer­ti­li­dad, sino que tam­bién en la sa­lud de los hom­bres en ge­ne­ral”. Los hom­bres pue­den ser de­cla­ra­dos sub­fér­ti­les cuan­do sus con­cen­tra­cio­nes de es­per­ma­to­zoi­des son in­fe­rio­res a los 40 mi­llo­nes por mi­li­li­tro, y de­re­cha­men­te in­fér­ti­les cuan­do es­ta can­ti­dad es me­nor a 15 mi­llo­nes. Se­gún el es­tu­dio, la can­ti­dad por eya­cu­la­ción ha ba­ja­do de 337,3 mi­llo­nes en pro­me­dio a 137,5 mi­llo­nes en 40 años.

Ade­más, apun­ta a que des­de 1995 la ba­ja­da en la can­ti­dad se ha hecho más rá­pi­da, pa­san­do de 1,38 mi­llo­nes a 2,06 mi­llo­nes por año.

Pa­ra Le­vi­ne, el desafío es ha­cer que el ambiente en el que se mue­ven los hom­bres du­ran­te sus vidas sea se­gu­ro. Es­to, evi­tan­do la exposición a cier­tos quí­mi­cos que pue­den es­tar in­flu­yen­do en la ba­ja­da, y tam­bién me­jo­ran­do los há­bi­tos de sa­lud. Las me­di­das an­ti­ta­ba­co, ase­gu­ra el ex­per­to, pue­den ser de­ter­mi­nan­tes.

La ca­li­dad del es­tu­dio

Va­rios es­tu­dios rea­li­za­dos des­de 1992 han con­clui­do en una ba­ja de la ca­li­dad del es­per­ma. Pe­ro los mis­mos han si­do muy cri­ti­ca­dos, por­que se hi­cie­ron con po­cas per­so­nas, o com­pa­ra­ban aná­li­sis rea­li­za­dos con téc­ni­cas de la­bo­ra­to­rio di­fe­ren­tes, o por­que los hom­bres es­tu­dia­dos ha­bían si­do re­clu­ta­dos en ser­vi­cios de me­di­ci­na re­pro­duc­ti­va y por lo tan­to la mues­tra no era re­pre­sen­ta­ti­va del con­jun­to de la po­bla­ción.

Pe­ro, es­te es­tu­dio, di­ri­gi­do por el doc­tor Ha­gai Le­vi­ne, es­pe­cia­lis­ta en sa­lud me­dioam­bien­tal en Je­ru­sa­lén, evi­ta es­tas com­pli­ca­cio­nes re­co­no­cien­do a va­rios co­men­ta­ris­tas: des­car­tó los es­tu­dios en que los par­ti­ci­pan­tes ha­bían si­do se­lec­cio­na­dos a cau­sa de sus pro­ble­mas de fer­ti­li­dad y so­lo con­si­de­ró los que uti­li­za­ron la téc­ni­ca del he­mo­ci­tó­me­tro, más pre­ci­sa que las otras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.