Cha­nia Kist, la co­lec­cio­nis­ta neer­lan­de­sa adic­ta a las za­pa­ti­llas

Sor­pren­den­te. Al­gu­nas per­so­nas pen­sa­ron que era an­ti­so­cial de­bi­do a su ob­se­sión con los za­pa­tos. Aho­ra, la mu­jer, de 26 años, de Áms­ter­dam es una de las más gran­des co­lec­cio­nis­tas de za­pa­ti­llas del mun­do.

Metro (Nicaragua) - - OMG! - JOHAN VAN BOVEN MWN en los Paí­ses Ba­jos

Fren­te al Zig­go Do­me, un gran es­ce­na­rio mu­si­cal en Áms­ter­dam, don­de Dra­ke ha­ría su con­cier­to de más de seis ho­ras, Cha­nia Kist es­ta­ba es­pe­ran­do. En una bol­sa te­nía un par de za­pa­ti­llas Air Jor­dan 12 con pun­ta de fiel­tro do­ra­da, so­lo con un ob­je­ti­vo: con­se­guir el au­tó­gra­fo en la edi­ción li­mi­ta­da, que el ra­pe­ro lan­zó en con­jun­to con Ni­ke.

“Que­ría mu­chí­si­mo el au­tó­gra­fo y pen­sa­ba: mi**da, so­lo voy a in­ten­tar­lo. Te­nía una en­tra­da gol­den, así que me las arre­glé pa­ra es­tar lo más cer­ca al es­ce­na­rio po­si­ble”, di­ce son­rien­do. “Gra­cias a un ami­go que ya ha­bía ido a ese con­cier­to, su­pe exac­ta­men­te por dón­de ca­mi­na­ría Dra­ke du­ran­te una can­ción en par­ti­cu­lar. Cuan­do es­tu­vo cer­ca, to­mé el za­pa­to y mi ami­go y un par de per­so­nas más em­pe­za­ron a apun­tar­me y a gri­tar ‘¡aquí, aquí, aquí!’”

El es­ce­na­rio es­ta­ba de­ma­sia­do le­jos, pe­ro con la ayu­da del má­na­ger del ra­pe­ro ella pu­do pa­sar­le la za­pa­ti­lla. “¡Wow! Es­tán bue­nas”, di­jo Dra­ke.

“Des­pués de que hi­zo el au­tó­gra­fo di­jo que yo de­be­ría mos­trar­las. Eso fue sim­ple­men­te lo­co, real­men­te un sue­ño hecho reali­dad”, re­cuer­da Kist.

La jo­ven de 26 años po­ne el za­pa­to blan­co con el ras­gu­ño do­ra­do en su enor­me ar­ma­rio de za­pa­tos y aga­rra el fiel­tro: “¡Lo tu­vo en la bo­ca! (risas) ¿Qué tan ge­nial es eso?” Me­tro co­no­ció a Cha­nia en su de­par­ta­men­to en Áms­ter­dam, en el que las cor­ti­nas es­tán siempre ce­rra­das. Y no es por­que ha­ya mu­cho sol, sino que es pa­ra pro­te­ger su co­lec­ción de za­pa­ti­llas, que es­tá com­pues­ta prin­ci­pal­men­te de Air Max, de in­fluen­cias ex­ter­nas.

“Por es­ta en­tre­vis­ta he ex­hi­bi­do mis za­pa­tos, pe­ro nor­mal­men­te es­tán en las ca­jas. Así es como pre­ven­go la de­co­lo­ra­ción, ya que las sue­las de los za­pa­tos sue­len po­ner­se po­ro­sas muy rá­pi­do”.

Cuan­do ha­bla de sus za­pa­ti­llas, la co­lec­cio­nis­ta pa­re­ce ha­blar del amor de su vi­da. Es ca­si como que los za­pa­tos fueran sus be­bés. Su adic­ción co­men­zó ha­ce diez años:

“Vi a un vie­jo com­pa­ñe­ro de cla­se ca­mi­nan­do con unas Air Max 1 Ani­mals. ¡Tam­bién las qui­se! Me pu­se in­me­dia­ta­men­te como lo­ca con los di­bu­jos y el ma­te­rial”.

Ella fro­ta so­bre el em­pei­ne del za­pa­to: “Mi­ra, es­te cer­do. ¿Quién es­co­ge la im­pre­sión de un cer­do en un za­pa­to? Ese mu­cha­cho me di­jo que era un par ex­clu­si­vo que ya no es­ta­ba a la ven­ta. Yo no le creía y en casa lo goo­gle di­rec­ta­men­te pa­ra Air Max Sa­fa­ri, por­que pa­ra en­ton­ces no sa­bía lo que los za­pa­tos tu­vie­ran nom­bre. Me me­tí a un fo­ro de za­pa­ti­llas lla­ma­do So­le­co­llec­tor y un mun­do com­ple­ta­men­te nue­vo se abrió pa­ra mí. Ha­bía gen­te bus­can­do las más diversas za­pa­ti­llas. ¡Fue ma­ra­vi­llo­so! Un año más tar­de en­con­tré las Ani­mals en Markt­plaats (un si­tio de pu­bli­ci­dad), no muy le­jos de don­de vi­vo”.

Y agre­ga: “Las usé pa­ra prac­ti­car de­por­tes. Y usa­ba ro­pa de­por­ti­va aun­que no es­tu­vie­ra ha­cien­do ejer­ci­cio. Fui a una es­cue­la pri­ma­ria con un mon­tón de bas­tar­dos pom­po­sos, así que real­men­te me vie­ron como una per­so­na an­ti­so­cial. Las ‘Air Max’ eran pa­ra la gen­te que es­ta­ba en la mú­si­ca hard­co­re ho­lan­de­sa, y de­fi­ni­ti­va­men­te no pa­ra las ni­ñas. Des­pués de eso fui a una es­cue­la se­cun­da­ria y co­men­cé a usar ‘All-stars’, pa­ra no des­ta­car mu­cho. Pe­ro en un mo­men­to me le­sio­né gra­ve­men­te ju­gan­do hoc­key y des­pués de la cirugía, mi fi­sio­te­ra­peu­ta me di­jo que usa­ra za­pa­tos de­por­ti­vos re­sis­ten­tes, así que pu­de usar mis ‘Air Max’ nue­va­men­te. Des­pués de eso nun­ca me de­tu­ve. En ra­ras oca­sio­nes uso Adi­das, Asics o Dia­do­ra, pe­ro ge­ne­ral­men­te uso Ni­ke Air Max 1 to­dos los días”.

La co­lec­ción de Kist con­sis­te aho­ra de más de 350 pa­res de Air Max y de más de 200 otras za­pa­ti­llas ex­clu­si­vas. Ade­más, fue con­si­de­ra­da por Ni­ke como una de las nue­ve “Mas­ters of Air” (maes­tras del ai­re).

“Aquí en casa ten­go más o me­nos cien pa­res, es­pe­cial­men­te de la lí­nea Jor­dan. Tra­ba­jo en Oquim, una tien­da de bás­quet­bol, y ten­go que usar za­pa­ti­llas especiales. No ten­go mu­cho di­ne­ro, pe­ro es mi se­gun­da casa. En la par­te de atrás de la tien­da te­ne­mos un mu­seo y real­men­te dis­fru­to con­tán­do­le his­to­rias a la gen­te de, por ejem­plo, mis pri­me­ras Jor­dan”.

Los otros 450 pa­res de za­pa­ti­llas es­tán es­par­ci­das por to­do el país. No so­lo por la fal­ta de es­pa­cio, sino que tam­bién por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad.

“Las tie­nen mis fa­mi­lia­res, un ami­go y des­de ha­ce un año y medio ten­go una bo­de­ga don­de es­tán las más ca­ras. ¿Y si hu­bie­se un in­cen­dio o al­guien in­ten­ta­se ro­bar­las? Esa es la ra­zón por las que las ten­go es­par­ci­das en di­fe­ren­tes lo­ca­li­da­des”.

Por su­pues­to, no es un hobby ba­ra­to, es­pe­cial­men­te cuan­do con­si­gues las edi­cio­nes ex­clu­si­vas como Kist. Y a ve­ces se vuel­ve una real ca­ce­ría, como pa­só con las Ni­ke Mad Back To The Fu­tu­re 2016.

“Fue­ron sor­tea­das el año pa­sa­do. Com­pré bi­lle­tes de ri­fa por 200 dó­la­res ¡y ga­né! Des­pués de mis exá­me­nes to­mé in­me­dia­ta­men­te un avión a los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra re­co­ger­las. Era como si hu­bie­se ga­na­do el pre­mio prin­ci­pal en Staats­lo­te­rij” (una lo­te­ría lo­cal en la que los par­ti­ci­pan­tes pue­den ga­nar mi­llo­nes.), di­jo. “Otros co­lec­cio­nis­tas de­ben ha­ber te­ni­do esa sen­sa­ción tam­bién. Es­ta­ban muy ce­lo­sos”.

Des­pués de pu­bli­car una fo­to de es­tos za­pa­tos en Ins­ta­gram (@shoe­ni­ca), la gen­te es­ta­ba ofre­cien­do mu­cho di­ne­ro por el par de la se­rie de las pe­lí­cu­las: “Al­gu­nos que­rían pa­gar US$45.000, lo que es una lo­cu­ra. Pe­ro yo las guar­do pa­ra mí, aun­que nun­ca las use”.

Por las Air Jor­dan 12 con el au­tó­gra­fo do­ra­do de Dra­ke, po­dría tam­bién con­se­guir una con­si­de­ra­ble su­ma de di­ne­ro. Pe­ro no hay for­ma de que ella vaya a ven­der las za­pa­ti­llas.

“El hecho de que las ha­ya fir­ma­do, ha­ce a las za­pa­ti­llas aún más especiales y ex­clu­si­vas. Te­ner un par úni­co como es­te es mu­cho más di­ver­ti­do que el di­ne­ro”, con­clu­ye Cha­nia.

|COR­TE­SÍA

|COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.