LOS GRA­VES PE­LI­GROS DEL MA­QUI­LLA­JE FAL­SO

LABIAL DE KYLIE JEN­NER DE LOS MÁS PIRATEADOS.

Metro (Nicaragua) - - PORTADA -

Si se ve de­ma­sia­do bueno pa­ra ser cier­to, es que pro­ba­ble­men­te no lo sea. Y eso sí que se apli­ca en el ma­qui­lla­je. So­bre to­do, cuan­do el au­ge de mar­cas co­mo Benefit, los la­bia­les de Kylie Jen­ner, Mac, Kat Von D y Jef­free Star, en­tre otras, han lle­ga­do a ci­men­tar­se gra­cias a las re­des sociales y a los fa­mo­sos que las re­pre­sen­tan. Son fa­mo­sos los ar­tis­tas que han sur­gi­do des­de la web, co­mo Lau­ra Sán­chez o Se­bas­tien MUA, en­tre otros. Y por su­pues­to, que exis­tan blogs co­mo Tem­pta­lia, —el orácu­lo web más po­pu­lar en cuan­to a re­co­men­da­cio­nes— o tan so­lo el hast­hag #ma­keup en Ins­ta­gram, que da más de cien millones de re­sul­ta­dos en es­ta red so­cial, es prue­ba de que aho­ra es más fá­cil ac­ce­der a las ten­den­cias y a los pro­duc­tos. De ahí que, un ne­go­cio co­mo la pi­ra­te­ría si­ga sien­do lu­cra­ti­vo y que a pesar de tan­tos es­fuer­zos por par­te de los go­bier­nos y de or­ga­ni­za­cio­nes de co­mer­cio.

Y si es­tán fe­li­ces por ad­qui­rir en un mer­ca­do de las pul­gas o en in­ter­net el úl­ti­mo labial de Kylie a un pre­cio más ba­jo que el ori­gi­nal (29 dó­la­res), es­te es fal­so. Lo mis­mo pa­sa, por ejem­plo, con un labial de Mac, cu­yo pre­cio es de 16 dó­la­res. ¿En qué pue­de ra­di­car la di­fe­ren­cia si has­ta en el empaque se ven igua­les? So­la­men­te en que los com­po­nen­tes que hay en ca­da pro­duc­to pue­den ma­tar­los. Es­to no es un bol­so Guc­ci fal­so que se echan en el bra­zo. Es­to es al­go que se apli­can en su cuer­po y tie­ne com­po­nen­tes co­mo el ar­sé­ni­co, el mer­cu­rio, he­ces hu­ma­nas y ori­nes de ra­ta, en­tre otros.

To­dos, ha­lla­dos en los test que el FBI hi­zo en 2014, al en­con­trar en Es­ta­dos Uni­dos to­ne­la­das de ma­qui­lla­je fal­si­fi­ca­do de Mac. Pe­ro en otros paí­ses tam­bién han to­ma­do me­di­das: en el Reino Uni­do, el año pa­sa­do, se lan­zó una aler­ta si­mi­lar al des­cu­brir 4.700 to­ne­la­das de ma­qui­lla­je fal­so de la misma mar­ca. Las au­to­ri­da­des ita­lia­nas, por su par­te, lan­za­ron en la web un do­cu­men­to don­de ex­po­nen to­dos los pe­li­gros a los que se en­fren­ta el con­su­mi­dor al ser usua­rio fre­cuen­te de es­tos pro­duc­tos. In­fec­cio­nes en los ojos, der­ma­ti­tis, ac­né, ec­ce­ma, daño en los ór­ga­nos in­ter­nos. Esas son al­gu­nas de las con­se­cuen­cias que trae el he­cho de ex­po­ner­se a es­tos pro­duc­tos, que, se­gún los registros fo­to­grá­fi­cos, se pro­du­cen en con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias pau­pé­rri­mas y mu­chas ve­ces con sus­tan­cias car­ci­nó­ge­nas que no han sido apro­ba­das por las au­to­ri­da­des de ca­da país. Y que por su­pues­to, tam­bién afec­tan su eco­no­mía, co­mo en Es­ta­dos Uni­dos. El FBI re­por­tó que es­ta mo­da­li­dad de co­mer­cio ha­cía per­der 188 millones anua­les a la in­dus­tria ame­ri­ca­na de be­lle­za y que tam­bién fi­nan­cia­ba a gru­pos cri­mi­na­les.

En in­ter­net na­die res­pon­de

Aho­ra bien, aun­que va­rias mar­cas de pres­ti­gio son alia­das de las au­to­ri­da­des pa­ra pa­rar car­ga­men­tos y pá­gi­nas co­mo Ama­zon o ebay re­cha­cen a ven­de­do­res de es­tos pro­duc­tos, in­ter­net si­gue un te­rreno vir­gen pa­ra la mer­ca­de­ría pi­ra­ta y hay muy po­ca re­gu­la­ción a ni­vel ge­ne­ral. De he­cho, en Chi­na, ho­gar mun­dial de la fal­si­fi­ca­ción, (el 90% de las ré­pli­cas a ni­vel pla­ne­ta­rio se ha­ce ahí, se­gún la Coa­li­ción In­ter­na- cio­nal de An­ti­fal­si­fi­ca­ción), las au­to­ri­da­des en 2014 re­ci­bie­ron 77.800 que­jas so­bre ór­de­nes don­de el pro­duc­to no era igual al que la fo­to ofre­cía. Un 357% más que en 2013. Eso, sin con­tar las pá­gi­nas web de “scam­mers” don­de el clien­te pi­de un pro­duc­to en apa­rien­cia de mar­ca o una ré­pli­ca atrac­ti­va y ter­mi­na con un pro­duc­to to­tal­men­te in­fe­rior a lo pro­me­ti­do o mu­chas ve­ces sin na­da o con al­go dis­tin­to a lo que se ha pe­di­do. Y na­die res­pon­de.

¿Qué ha­cer an­te es­tos ca­sos? Mi­rar muy bien de dón­de sa­len los pro­duc­tos y a quién le com­pran. Y so­bre to­do, re­cor­dar que si es ba­ra­to y ori­gi­nal­men­te es muy ca­ro, al­go su­cio es­tá de­trás de su nue­vo labial de “mar­ca”. LUZ LAN­CHE­ROS Me­tro World News

Los la­bia­les y som­bras de la me­nor de las Kar­das­hian son, por aho­ra, el pro­duc­to más fal­si­fi­ca­do. |REX

El ma­qui­lla­je fal­so tie­ne sus­tan­cias que in­clu­so pue­den ser mor­ta­les. |GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.