ANÁ­LI­SIS

Metro (Nicaragua) - - ESTILO -

LI­NA TO­RO MUA, em­ba­ja­do­ra de mar­ca, Pai Pai, Sweet­pea & Fay, ex­per­ta en ma­qui­lla­je y edi­to­ra de be­lle­za en Fas­hion Ra­di­cals.

¿Có­mo iden­ti­fi­car el ma­qui­lla­je pi­ra­ta en el res­to de los em­pa­ques de los pro­duc­tos?

– Las va­ria­bles se dan se­gún el pro­duc­to. Mien­tras hay co­pias

que se ven ca­si idén­ti­cas, hay otras que se de­la­tan más. Por ejem­plo, los la­bia­les fal­sos de Do­se of Colors son más com­pli­ca­dos de di­fe­ren­ciar, por­que lo que los de­la­ta es­tá al abrir­los y mu­chas ve­ces al ha­cer una com­pra en una tien­da de Ins­ta­gram no pue­des sa­ber có­mo se ven aden­tro y ex­ter­na­men­te son muy pa­re­ci­dos. Por eso, lo ideal es sim­ple­men­te no arries­gar­se y no com­prar en tien­das de Ins­ta­gram, Fa­ce­book o pá­gi­nas que no es­tén au­to­ri­za­das co­mo dis­tri­bui­do­res ofi­cia­les. Mu­cha gen­te pien­sa por ejem­plo que es se­gu­ro com­prar ma­qui­lla­je en si­tios co­mo Ama­zon o ebay, pe­ro es­to es fal­so, por­que de he­cho la ma­yor par­te de las co­pias chi­nas ter­mi­nan en es­tas pá­gi­nas. Lo que ha­cen al­gu­nas de es­tas tien­das pa­ra que la gen­te no sos­pe­che y vea ca­li­fi­ca­cio­nes po­si­ti­vas,

es que com­pran pro­duc­to ori­gi­nal y pi­ra­ta y lo mez­clan de mo­do que te pue­de to­car al­go fal­so o al­go ori­gi­nal al mo­men­to de ha­cer la com­pra.

Y así, por ca­da ma­la ca­li­fi­ca­ción en­cuen­tras una bue­na. De es­ta for­ma se sa­len fá­cil­men­te con la su­ya y na­die sos­pe­cha.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca que de­la­ta mu­cho los pro­duc­tos fal­sos es un aro­ma a quí­mi­co. En las som­bras par­ti­cu­lar­men­te es la for­ma más fá­cil de sa­ber si son fal­sas, si hue­len a al­go y se su­po­ne que no de­ben oler a na­da, es se­gu­ro que el pro­duc­to es fal­so.

¿Cuá­les son los pro­duc­tos de ma­qui­lla­je que más se fal­si­fi­can?

– Aho­ra, por ten­den­cia, di­ría que en primer lu­gar los la­bia­les lí­qui­dos de aca­ba­do matte, so­bre to­do mar­cas

co­mo Kylie, Jef­free Star, Anas­ta­sia y Li­me­cri­me. En som­bras lo que más se fal­si­fi­ca por­que es lo que más se ven­de es la pa­le­ta de som­bras “Modern Re­nais­san­ce” de Anas­ta­sia, las pa­le­tas de Kylie y las som­bras de Urban Decay de la lí­nea NA­KED.

Pe­ro, por re­gla ge­ne­ral, se fal­si­fi­ca to­do pro­duc­to de ma­qui­lla­je que se vuel­ve “best se­ller”. Los chi­nos sa­ben que la me­jor for­ma de ha­cer co­pias ca­da vez más pa­re­ci­das es usar los re­cur­sos ori­gi­na­les de las fá­bri­cas au­to­ri­za­das, por­que por ejem­plo, cier­tas mar­cas co­mo Anas­ta­sia pro­du­cen cier­tos pro­duc­tos en Chi­na y lo que ha­cen los fal­si­fi­ca­do­res es in­fil­trar­se pa­ra ro­bar los ar­tes de los em­pa­ques y con­se­guir pro­duc­tos ori­gi­na­les que lue­go tra­tan de igua­lar en los la­bo­ra­to­rios.

Hay que te­ner cla­ro que no to­do los que se pro­du­ce en Chi­na es ma­lo o es fal­si­fi­ca­do. Co­mo ex­pli­co an­te­rior­men­te, hay fá­bri­cas au­tén­ti­cas de mar­cas re­co­no­ci­das que fun­cio­nan con to­dos los es­tán­da­res de sa­lu­bri­dad cum­plien­do con to­das las cer­ti­fi­ca­cio­nes de un pro­duc­to pa­ra ven­ta al pú­bli­co.

Tam­bién hay em­pa­ques ori­gi­na­les y pro­duc­to ori­gi­nal. ¿De dón­de vie­nen es­tos pro­duc­tos que lue­go se ven­den tan ba­ra­tos y cuál es su pe­li­gro?

– Pue­den ser des­de pro­duc­tos ro­ba­dos de las fá­bri­cas ofi­cia­les, co­mo pa­só es­te año con Jef­free Star, que se le me­tie­ron a la bo­de­ga y le ro­ba­ron una gran can­ti­dad de mer­can­cía que sin du­da fue a pa­rar al mer­ca­do ne­gro; co­mo pue­de ser pro­duc­tos sa­ca­dos de una ba­su­re­ra de tien­das co­mo Sep­ho­ra o Ul­ta ba­jo una mo­da­li­dad que se lla­ma “Ma­keup Dum­ps­ter Di­ving” en la que la gen­te sa­ca pro­duc­tos de la basura que han sido bo­ta­dos o por­que es­tán ven­ci­dos o tie­nen al­gún im­per­fec­to. Mu­cha gen­te in­clu­so ven­de sus ca­jas de ha­llaz­gos y la gen­te las com­pra sin sa­ber su ori­gen ver­da­de­ro.

Sea cual sea la for­ma en que se fil­tran es­tos pro­duc­tos ori­gi­na­les con sus ca­jas ori­gi­na­les a pre­cios tan ba­jos, es cla­rí­si­mo que no son se­gu­ros ni mu­cho me­nos re­co­men­da­bles por­que su ori­gen pro­vie­ne de al­gún ti­po de cri­men: sea un ro­bo li­te­ral o una far­sa co­mer­cial co­mo la que cons­ti­tu­ye sa­car un pro­duc­to de una basura y que le­gal­men­te ya no es­tá en con­di­cio­nes de ven­der­se pa­ra lue­go co­mer­cia­li­zar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.