Si­mios de Ruan­da atraen al can­tan­te ni­ca Her­nan­do Zú­ñi­ga

Tu­ris­mo. El ar­tis­ta se con­si­de­ra afor­tu­na­do de ha­ber re­ser­va­do su per­mi­so pa­ra vi­si­tar el Par­que Na­cio­nal de los Vol­ca­nes

Metro (Nicaragua) - - ESPECTÁCULOS - STEPHANIE AGLIETTI / AFP

En los con­fi­nes de la fron­do­sa sel­va del no­roes­te de Ruan­da, don­de los vol­ca­nes jue­gan al es­con­di­te con la nie­bla, el en­cuen­tro en­tre el can­tan­te ni­ca­ra­güen­se Her­nal­do Zú­ñi­ga con los go­ri­las fue “ca­si es­pi­ri­tual”.

Los gran­des si­mios ame­na­za­dos de ex­tin­ción son el úni­co mo­ti­vo que em­pu­jó a Zú­ñi­ga y su fa­mi­lia a ha­cer es­ca­la en el país de las Mil Co­li­nas an­tes de con­ti­nuar sus va­ca­cio­nes en Ke­nia y Su­dá­fri­ca. In­te­rrum­pió bre­ve­men­te su com­pra en una tien­da de sou­ve­nirs pa­ra con­ver­sar con la AFP.

Pe­ro las au­to­ri­da­des ruan­de­sas no quie­ren con­ten­tar­se con su prin­ci­pal atrac­ción tu­rís­ti­ca: quie­ren di­ver­si­fi­car la ofer­ta con­cen­trán­do­se en el sec­tor de al­ta ga­ma del mer­ca­do, lo que que­dó en evi­den­cia al du­pli­car a par­tir de ma­yo el pre­cio de la vi­si­ta a los pri­ma­tes, que al­can­za aho­ra a los 1.500 dó­la­res (1.300 eu­ros).

“Se tra­ta de una ac­ti­vi­dad que de­be ser li­mi­ta­da a un pe­que­ño nú­me­ro” de vi­si­tan­tes, jus­ti­fi­ca Cla­re Aka­man­zi, di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Ofi­ci­na de Desa­rro­llo ruan­de­sa. “Nues­tro tu­ris­mo se ba­sa esen­cial­men­te en nues­tros re­cur­sos na­tu­ra­les y no ju­ga­mos con la pre­ser­va­ción” del me­dioam­bien­te, aña­de.

El tu­ris­mo de lu­jo pro­du­ce gran­des már­ge­nes de ga­nan­cia y un im­pac­to re­du­ci­do so­bre la na­tu­ra­le­za, y ha sido pues­to en práctica con éxi­to en par­ti­cu­lar en Bot­sua­na y Bu­tán.

En cuan­to a Zú­ñi­ga, se con­si­de­ra afor­tu­na­do de ha­ber re­ser­va­do su per­mi­so pa­ra vi­si­tar el Par­que Na­cio­nal de los Vol­ca­nes an­tes del au­men­to de las ta­ri­fas, que a su pa­re­cer “se­rá un se­rio freno pa­ra mu­cha gen­te”. La ob­ser­va­ción de los go­ri­las se con­ver­ti­rá “en pa­tri­mo­nio de una éli­te”, se la­men­ta.

Úl­ti­mo santuario en el mun­do de go­ri­las

El ma­ci­zo de los Vi­run­ga, en los con­fi­nes de Ruan­da, Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go (RDC) y Ugan­da, es el úl­ti­mo santuario en el mun­do de go­ri­las, cu­yo nú­me­ro ha au­men­ta­do pro­gre­si­va­men­te en los úl­ti­mos años gra­cias a los es­fuer­zos de con­ser­va­ción de la es­pe­cie, que al­can­za ac­tual­men­te a unos 900 in­di­vi­duos.

Los per­mi­sos pa­ra vi­si­tar a los go­ri­las son mu­cho más ba­ra­tos en la RDC (400 dó­la­res) y en Ugan­da (600 dó­la­res), pe­ro las au­to­ri­da­des ruan­de­sas des­ta­can las ven­ta­jas del país.

Des­de el ge­no­ci­dio de 1994, en el que per­die­ron la vida 800.000 per­so­nas, Ruan­da des­ta­ca y es ala­ba­da por su es­ta­bi­li­dad y pro­gre­sos eco­nó­mi­cos, a pesar del ré­gi­men de mano de hie­rro im­pues­to por el pre­si­den­te Paul Ka­ga­me. “Es un país lim­pio, or­ga­ni­za­do y se­gu­ro, que lu­cha sin cuar­tel con­tra la co­rrup­ción. Po­ne­mos to­do en obra pa­ra crear una bue­na ex­pe­rien­cia”, de­ta­lla Aka­man­zi.

Pe­ro, el desafío de la com­pe­ten­cia, sin em­bar­go, no es el ma­yor que en­fren­ta Ruan­da: se tra­ta tam­bién de con­ven­cer a los tu­ris­tas de que­dar­se más de cua­tro días, que es su me­dia en el país, el tiem­po de un ‘trek’ por las mon­ta­ñas al que a ve­ces se aña­de una vi­si­ta al Me­mo­rial del Ge­no­ci­dio, en Ki­ga­li.

“Que­re­mos man­te­ner la al­ta­ga­ma co­mo un pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra el tu­ris­mo, pe­ro tam­bién brin­dar otras ofer­tas”, ex­pli­ca Aka­man­zi, pre­ci­san­do que el tu­ris­mo ya re­pre­sen­ta la más im­por­tan­te fuente de di­vi­sas pa­ra el país (400 millones de dó­la­res de in­gre­sos en 2016).

Ruan­da cuen­ta, por ejem­plo, con desa­rro­llar el tu­ris­mo cul­tu­ral y tam­bién el de­por­ti­vo, pa­ra lo que se apo­ya en par­ti­cu­lar en el re­nom­bre en au­men­to de su Vuel­ta ci­clis­ta anual.

El país as­pi­ra ade­más en con­ver­tir­se en un des­tino pa­ra sa­fa­ris, y re­cien­te­men­te re­in­tro­du­jo leo­nes y ri­no­ce­ron­tes en el Par­que Na­cio­nal de Aka­ge­ra (es­te), con el ob­je­ti­vo de do­tar­se del “Big Fi­ve” (león, ri­no­ce­ron­te, ele­fan­te, bú­fa­lo y leo­par­do).

¿Pér­di­da de be­ne­fi­cios?

Al pie del Par­que Na­cio­nal de los Vol­ca­nes, los ho­te­les de ga­ma me­dia se in­quie­tan por el au­men­to del pre­cio de vi­si­ta a los go­ri­las, aun­que es­ti­man que aún es muy pron­to pa­ra eva­luar el im­pac­to de es­ta me­di­da.

“Co­rre­mos ries­go de per­der in­gre­sos sus­tan­cia­les pa­ra la in­dus­tria y el Go­bierno”, se ha­bía alar­ma­do la Aso­cia­ción ruan­de­sa de ope­ra­do­res de tu­ris­mo, se­ña­lan­do que jus­to an­tes del au­men­to de la ta­ri­fa no se ha­bían ven­di­do to­dos los per­mi­sos en tem­po­ra­da ba­ja.

El tu­ro­pe­ra­dor Aloys Ka­man­zi sub­ra­ya que el rit­mo de las re­ser­va­cio­nes ba­jó de rit­mo des­de ma­yo, pe­ro se man­tie­ne con­fia­do. “La gen­te que viene a ver a los go­ri­las aquí son ju­bi­la­dos que dis­fru­tan del di­ne­ro aho­rra­do du­ran­te años”, ana­li­za, pre­ci­san­do que mu­chos vuel­ven va­rias ve­ces.

Her­nal­do Zú­ñi­ga pien­sa que Ruan­da de­be “ha­cer más pa­ra me­jo­rar su tu­ris­mo”, y par­ti­cu­lar­men­te cam­biar la ima­gen del país, siem­pre aso­cia­da al ge­no­ci­dio de 1994. Sin em­bar­go, di­ce, “una vez que lle­gas aquí, es in­creí­ble, la gen­te es ex­cep­cio­nal, el país mag­ní­fi­co (...). Me gus­ta­ría que­dar­me por más tiem­po”.

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.