Pro­yec­tan do­cu­men­tal co­lom­biano “Car­ta a una som­bra”

Ba­sa­do en el li­bro de Héc­tor Abad Fa­cio­lin­ce. El do­cu­men­tal ha ga­na­do pre­mios en di­ver­sos fes­ti­va­les

Metro (Nicaragua) - - ESPECTÁCULOS - LETZIRA SE­VI­LLA BO­LA­ÑOS

El mé­di­co co­lom­biano Héc­tor Abad Gó­mez, gra­dua­do con ho­no­res en Es­ta­dos Uni­dos, al­zó su voz en la con­vul­sa Co­lom­bia de los años 80 y em­pe­zó a or­ga­ni­zar las mar­chas del si­len­cio pa­ra lla­mar la aten­ción so­bre los nu­me­ro­sos des­apa­re­ci­dos, asi­mis­mo, cla­ma­ba pa­ra que hu­bie­ra me­jo­ra en los ser­vi­cios de sa­lud de la gen­te más po­bre de An­tio­quia y pa­ra que esa misma gen­te be­bie­ra agua po­ta­ble en sus ca­sa.

To­dos esos re­cla­mos jus­tos lo pu­sie­ron en la mi­ra y lo lle­va­ron a ser til­da­do de co­mu­nis­ta, un pe­ca­do pa­ra esa so­cie­dad co­lom­bia­na, que ter­mi­nó en su ase­si­na­to en agos­to de 1987.

Ha­ce diez años, su hi­jo, Héc­tor Abad Fa­cio­lin­ce pu­bli­có el li­bro “El ol­vi­do que se­re­mos”, tras dar­se cuen­ta de que la his­to­ria de la vida y muer­te de su padre ten­dría que con­tar­la él.

“De mi padre apren­dí a ha­cer al­go que los ase­si­nos no sa­ben ha­cer, a po­ner en pa­la­bras la ver­dad pa­ra que es­ta hie­ra más”, ase­gu­ra Abad Fa­cio­lin­ce en el th­ri­ller del do­cu­men­tal “Car­ta a una som­bra”, ba­sa­do en su li­bro y rea­li­za­do por su hi­ja Da­nie­la Abad, la nie­ta que el doc­tor Abad Gó­mez sa­le car­gan­do en la que se­ría una de sus úl­ti­mas fo­to­gra­fías.

Aun­que 30 años des­pués del ase­si­na­to no se tie­ne nom­bre pre­ci­so de quién se atre­vió a po­ner­se fren­te al mé­di­co cuan­do se dis­po­nía a en­trar al fu­ne­ral de uno de sus com­pa­ñe­ros de lu­cha y le des­car­gó el car­tu­cho que le qui­tó la vida, el do­cu­men­tal que se pre­sen­ta­rá es­ta no­che en Ni­ca­ra­gua, en el Cen­tro Cul­tu­ral Pa­blo An­to­nio Cua­dra, ha pues­to en el ren­glón nue­va­men­te la ola de crí­me­nes que azo­tó Co­lom­bia y que si­guen sin re­sol­ver.

¿De qué tra­ta?

El do­cu­men­tal ha ga­na­do pre­mios en di­ver­sos fes­ti­va­les, en Co­lom­bia se ex­hi­bió tam­bién a ni­vel de las di­ver­sas sa­las de ci­ne y se­gún sus rea­li­za­do­res ha te­ni­do muy bue­na aco­gi­da.

Da­nie­la Abad ha di­cho en di­ver­sas en­tre­vis­tas que pa­ra ella el li­bro de su padre y el mis­mo do­cu­men­tal ha sido una cla­se in­ten­si­va de his­to­ria, por­que ella no te­nía muy cla­ro por­qué lo ha­bían ase­si­na­do. “Sa­bía que fue­ron los pa­ra­mi­li­ta­res, pe­ro nun­ca ha­bía en­ten­di­do lo que pa­sa­ba en la uni­ver­si­dad, en las ca­lles, en la so­cie­dad co­lom­bia­na. Creo que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes —e in­clu­so la mía, que es ma­yor— no com­pren­den tan­to ese mo­men­to por­que no lo vi­vi­mos de gran­des”, se­ña­la.

En el tra­ba­jo fíl­mi­co no se ha­ce re­fe­ren­cia a quién dis­pa­ró con­tra el doc­tor Abad, al res­pec­to, Mi­guel Salazar, co­di­rec­tor del do­cu­men­tal, di­jo a un me­dio co­lom­biano: “Apa­re­ció alias ‘Don Ber­na’, un ti­po que fue si­ca­rio de Pa­blo Es­co­bar y je­fe de pa­ra­mi­li­ta­res, quien de­cla­ró ha­ce dos años que al pa­re­cer fue el mis­mo Car­los Castaño, je­fe de las Au­to­de­fen­sas Uni­das de Co­lom­bia, quien lo ma­tó con su pro­pia mano. Pe­ro no­so­tros adre­de no qui­si­mos sa­car a los vic­ti­ma­rios en la pe­lí­cu­la. Que­ría­mos si­len­ciar­los por­que en nues­tro país se le ha da­do mu­cha voz a los ma­los, a los ase­si­nos, a los ma­fio­sos. Hay una te­le­no­ve­la so­bre Car­los Castaño, el ma­yor ase­sino de la his­to­ria de Co­lom­bia, que me pa­re­ce in­dig­nan­te”.

El afi­che pro­mo­cio­nal del do­cu­men­tal mues­tra al doc­tor Abad Gó­mez sos­te­nien­do unas ro­sas, fo­to­gra­fía que Da­nie­la Abad afir­ma que eli­gió cuan­do es­ta­ba vien­do mi­les de fotos y una tía le di­jo que esa le gus­ta­ba mu­cho por­que le pa­re­cía que em­pu­ña­ba las ro­sas con mu­cha fuer­za. “Yo me que­dé con eso, con la idea de que las ro­sas eran su ar­ma. El amor a la be­lle­za, a la vida y a los hi­jos era la for­ma en que él ha­cia po­lí­ti­ca, y la pe­lí­cu­la in­ten­ta ha­cer lo mis­mo des­de esos va­lo­res tan sim­ples”, se­ña­la.

El do­cu­men­tal mues­tra có­mo un hi­jo re­cuer­da a su padre y to­dos los mo­men­tos que le fue­ron arre­ba­ta­dos por una ba­la.

CORTESÍAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.