¿Pue­den pre­ve­nir­se los de­sas­tres?

Hoy es el Día In­ter­na­cio­nal para la Re­duc­ción de los De­sas­tres, una fe­cha para re­fle­xio­nar

Metro (Nicaragua) - - NEWS - DMITRY BELYAEV

El mun­do ha su­fri­do en los úl­ti­mos tiem­pos va­rios de­sas­tres na­tu­ra­les. Los hu­ra­ca­nes Har­vey, Ir­ma, Ma­ría, Jo­sé, Ka­tia, la tor­men­ta tro­pi­cal Lee, dos te­rre­mo­tos en Mé­xi­co, etc. La se­rie de even­tos fue­ron ca­tas­tró­fi­cos y alar­man­tes, por la ma­si­vi­dad que han al­can­za­do. Y mien­tras se ha di­cho que es­to es­tá su­ce­dien­do, en el ca­so de los hu­ra­ca­nes, du­ran­te su tem­po­ra­da ha­bi­tual, los ex­per­tos creen que el cam­bio cli­má­ti­co cau­sa­do por el hom­bre pue­de es­tar de­trás de la in­ten­si­fi­ca­ción de la fuer­za de los de­sas­tres na­tu­ra­les.

Mu­chos de los pe­li­gros que con­lle­van los de­sas­tres ya son co­no­ci­dos. La cla­ve, por lo tan­to, es­tá en las co­mu­ni­da­des. Son ellas las que de­ben desa­rro­llar las pre­ven­cio­nes ade­cua­das. Por ejem­plo, cuan­do se de­ci­de cons­truir un edi­fi­cio en cier­ta lo­ca­ción, siem­pre con­si­de­rar el po­ten­cial ries­go de su­frir una inun­da­ción o un te­rre­mo­to. En las áreas cos­te­ras vul­ne­ra­bles a tsu­na­mis o a ma­re­ja­das, se de­be­ría pre­fe­rir no cons­truir.

“Las con­se­cuen­cias de los de­sas­tres na­tu­ra­les son cau­sa­dos por la in­ter­fa­ce de dos fac­to­res: un pe­li­gro na­tu­ral en in­ter­ac­ción con una co­mu­ni­dad ex­pues­ta”, ex­pli­ca a Me­tro Mu­ra­lee Thum­ma­ru­kudy, je­fe de Re­duc­ción de Ries­gos por De­sas­tres del Pro­gra­ma Am­bien­tal de Na­cio­nes Uni­das. “Un te­rre­mo­to que su­ce­de en un área no po­bla­da no cau­sa nin­gún desas­tre. Los de­sas­tres son mag­ni­fi­ca­dos por la vul­ne­ra­bi­li­dad de la po­bla­ción asen­ta­da. Un te­rre­mo­to en un país en el que la ca­li­dad de los edi­fi­cios no es ade­cua­da, cau­sa­rá más da­ño que en un lu­gar don­de los edi­fi­cios es­tán di­se­ña­dos para re­sis­tir te­rre­mo­tos. La gen­te po­bre su­fre a me­nu­do más en los de­sas­tres na­tu­ra­les por­que son vul­ne­ra­bles eco­nó­mi­ca­men­te. Vi­ven en áreas inun­da­bles y no pue­den to­mar ac­cio­nes pre­ven­ti­vas o eva­si­vas”.

Las tec­no­lo­gías y la or­ga­ni­za­ción co­mu­ni­ta­ria ha es­ta­do ayu­dan­do a re­du­cir el ries­go de los de­sas­tres. El en­ten­di­mien­to de los te­rre­mo­tos ha ayu­da­do a los in­ge­nie­ros a desa­rro­llar cons­truc­cio­nes más re­sis­ten­tes a los te­rre­mo­tos. Las imá­ge­nes sa­te­li­ta­les han ayu­da­do a los go­bier­nos a crear te­rre­nos sen­si­bles me­dian­te la pla­ni­fi­ca­ción, y el po­der compu­tacio­nal ha ayu­da­do a ha­cer me­jor se­gui­mien­to al cli­ma. De to­das for­mas, el cam­bio más dra­má­ti­co de los úl­ti­mos tiem­pos lo ha pro­vo­ca­do la apa­ri­ción de las re­des so­cia­les.

“Las re­des so­cia­les ayu­dan a las co­mu­ni­da­des a or­ga­ni­zar­se rá­pi­do, más ba­ra­to y de for­ma efec­ti­va para res­pon­der a de­sas­tres. Los análisis de da­tos, y es­pe­cial­men­te las se­ña­les te­le­co­mu­ni­ca­cio­na­les y los tuits per­mi­ten a los go­bier­nos mo­ni­to­rear la evo­lu­ción de las crisis y to­mar ac­cio­nes más ade­cua­das en res­pues­ta”, aña­de Thum­ma­ru­kudy.

Ca­da año de­ce­nas de po­ten­cia­les hu­ra­ca­nes se for­man en el océano, pe­ro so­lo unos po­cos cre­cen has­ta con­ver­tir­se en ver­da­de­ros hu­ra­ca­nes. Y muy po­cos de ellos lle­gan a lo­ca­li­da­des don­de ha­bi­tan per­so­nas. Lo mis­mo pa­sa en el ca­so de los te­rre­mo­tos. Ca­da año ocu­rren cien­tos de ellos, pe­ro so­lo unos po­cos son tan fuer­tes co­mo para pro­vo­car da­ños. Así que, co­mo creen los ex­per­tos, los pe­li­gros de la na­tu­ra­le­za se­gui­rán ace­chan­do, pe­ro no hay for­ma de pre­de­cir­los. La geo­in­ge­nie­ría —las mo­di­fi­ca­cio­nes ar­ti­fi­cia­les de los sis­te­mas cli­má­ti­cos de la Tie­rra— po­dría ser una he­rra­mien­ta para pre­ve­nir. Pe­ro es­to po­dría sig­ni­fi­car otros pro­ble­mas.

“La geo­in­ge­nie­ría es una apro­xi­ma­ción po­si­ble, pe­ro tie­ne un ries­go ma­yor si es que es apli­ca­da a la at­mós­fe­ra. Ade­más, es ca­si im­po­si­ble sa­ber cuá­les po­drían ser las otras con­se­cuen­cias de su apli­ca­ción”, di­ce Step­hen Sparks, ex­per­to en pro­ce­sos geo­ló­gi­cos de la Uni­ver­si­dad de Bris­tol, Reino Uni­do. “Las inun­da­cio­nes pue­den ser con­tro­la­das con de­fen­sas in­ge­nie­ri­les, y pue­den ser cons­trui­dos más edi­fi­cios pro­te­gi­dos y pre­pa­ra­dos”.

Hay acuer­do ge­ne­ral de que más di­ne­ro de­be­ría ser in­ver­ti­do en la pre­pa­ra­ción, pe­ro en la prác­ti­ca, se gas­ta más en res­pon­der a una emer­gen­cia y en la re­cu­pe­ra­ción del im­pac­to. In­clu­so se hi­zo un acuer­do in­ter­na­cio­nal en Hya­go, Ja­pón, para que un país afec­ta­do por un desas­tre na­tu­ral in­vier­ta el 10 por cien­to de la ayu­da re­ci­bi­da en pre­ven­ción.

“Pe­ro eso nun­ca se ha he­cho”, di­ce Sparks.

Y con­clu­ye: “Las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za siem­pre es­ta­rán ahí. La pre­ven­ción y la pre­pa­ra­ción son las me­jo­res for­mas de sal­var vi­das y de re­du­cir el im­pac­to de esos pe­li­gros. Los de­sas­tres pue­den ser pre­ve­ni­dos o re­du­ci­dos en es­ca­la po­nien­do más re­cur­sos en la pre­pa­ra­ción. Por­que por su­pues­to que ha­brá más te­rre­mo­tos, más erup­cio­nes vol­cá­ni­cas, alu­vio­nes, inun­da­cio­nes y hu­ra­ca­nes”.

|ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.