J BALVIN HA­BLA CON ME­TRO SO­BRE SU MÚ­SI­CA

El can­tan­te sa­be que el gé­ne­ro ur­bano pro­du­ce sen­ti­mien­tos de amor y odio.

Metro (Nicaragua) - - PORTADA - @ga­cos­ta13 GA­BRIE­LA ACOS­TA SIL­VA

Ha­blar con J Balvin no es na­da fá­cil. Sus via­jes co­mo par­te del “Ener­gía tour” y el nue­vo dis­co lo man­tie­nen ocu­pa­do gran par­te del día. En su vi­si­ta a Mé­xi­co, Me­tro lo en­con­tró jus­to con un po­co de tiem­po pa­ra com­par­tir al­gu­nas ideas so­bre su tra­ba­jo, el re­gue­tón y la ima­gen de los la­ti­nos a ni­vel glo­bal.

¿Có­mo te sien­tes en es­te mo­men­to de tu ca­rre­ra?

Es­toy muy bien, agra­de­ci­do con Dios, con la vi­da y con la gen­te, por­que po­dría ser otra per­so­na la que es­tu­vie­ra vi­vien­do es­to, pe­ro Dios me dio la opor­tu­ni­dad a mí.

Es­toy sú­per fe­liz de vol­ver a Mé­xi­co, la gen­te tie­ne una ener­gía muy bo­ni­ta y —ob­via­men­te— siem­pre te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de dar lo me­jor. Mi ob­je­ti­vo es que que­den con ga­nas de vol­ver­nos a ver.

Ex­per­tos de la mú­si­ca se­ña­la­ban que el re­gue­tón des­apa­re­ce­ría pron­to...

Yo he es­cu­cha­do eso des­de ha­ce unos 20 años, que el re­gue­tón se va a ol­vi­dar, pe­ro ¿sa­bes?, ca­da vez lo sien­to más fuer­te y las ge­ne­ra­cio­nes van sin­tien­do más las le­tras, ya que tie­nen más sen­ti­do, ma­yor pro­duc­ción en la lí­ri­ca y las mez­clas.

Ga­nar­se el res­pe­to en­tre la gen­te, ¿ha si­do fá­cil?

Me to­mó más de 10 años ga­nar­me el res­pe­to en la in­dus­tria, pe­ro gra­cias a Dios es­ta­mos tra­ba­jan­do a fa­vor de que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se sien­tan mo­ti­va­das por la mú­si­ca ur­ba­na.

¿Có­mo ma­ne­jas la fa­ma?

Creo que con tan­to tra­ba­jo en mi vi­da, no ten­go tiem­po de pen­sar en la fa­ma. To­da­vía no en­cuen­tro la res­pues­ta pa­ra tan­tas co­sas que trae­mos al mis­mo tiem­po, pe­ro veo un fu­tu­ro po­si­ti­vo.

¿Por qué el re­gue­tón ge­ne­ra tan­tas crí­ti­cas?

No lo sé, pe­ro siem­pre ge­ne­ra una se­rie de co­men­ta­rios a fa­vor y en con­tra. Cuan­do se ha­bla de es­te gé­ne­ro mu­si­cal pa­re­ce que no hay tér­mi­nos me­dios, sim­ple­men­te lo quie­ren o lo des­pre­cian.

¿Te mo­les­ta cuan­do di­cen que ha­ces mú­si­ca pe­ga­jo­sa?

La mú­si­ca se sien­te y te pro­vo­ca una se­rie de emo­cio­nes, si hay rit­mos pe­ga­jo­sos son par­te de la ex­pe­ri­men­ta­ción. Lo que ha­go es por­que lo sien­to, y si es pe­ga­jo­so es bueno, ¿o no?

¿Es­tás de acuer­do con lo di­cho por Nicky Jam, eso de que el re­gue­tón es el nue­vo pop?

Creo que de­be­mos res­pe­tar lo gé­ne­ros, ca­da uno tie­ne su lu­gar y mo­men­to. Las fu­sio­nes se han vuel­to par­te del acon­te­cer mu­si­cal, pe­ro sí creo que los gé­ne­ros tie­nen su pro­pio espacio.

La mú­si­ca te ha lle­va­do a otros te­rre­nos, co­mo ser em­ba­ja­dor de la mo­da. ¿Qué tan crea­ti­vo eres?

No lo sé, pe­ro mu­cho me cri­ti­ca­ron por es­tar pre­sen­te en un im­por­tan­te des­fi­le. A mí me pa­re­ció una bue­na idea, por­que te con­vier­tes en un re­fe­ren­te la­tino en el mundo.

Mi ma­yor lu­cha es qui­tar esos cli­chés de los la­ti­nos en las pe­lí­cu­las de los grin­gos; so­mos más que eso. Me gus­ta ha­cer co­sas que im­pac­ten y por eso ha­ré más co­sas en la mú­si­ca, el di­se­ño y el ar­te.

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.