CUL­TU­RA

Metro (Nicaragua) - - ESPECTÁCULOS -

ha­cer­la por ti mis­mo, es muy con­fu­sa.

¿Qué men­sa­je les gus­ta­ría que se lle­ven los ni­ños con es­ta pe­lí­cu­la?

Creo que la be­lle­za de es­ta pe­lí­cu­la es que hay mu­chos men­sa­jes, es­pe­cial­men­te es­ta se­gun­da vez.

Es co­mo un cru­ci­gra­ma en don­de cual­quier co­sa que to­men de ella, ten­drá un sig­ni­fi­ca­do im­por­tan­te pa­ra ellos.

Exac­to, es lo que ca­da uno to­me de ella. Lo que ne­ce­si­tes que sea es­ta pe­lí­cu­la pa­ra ti, lo en­con­tra­rás. Ca­da per­so­na­je tie­ne una his­to­ria y con ella un men­sa­je, no im­por­ta en cuál de ellos te fi­jes. Y eso es lo bri­llan­te de­trás de to­da la his­to­ria que hay be­lle­za en to­das las his­to­rias así co­mo la hay en to­dos los chi­cos y nun­ca de­be­mos te­ner mie­do de ser au­tén­ti­cos.

Ade­más del men­sa­je de amar­te y acep­tar­te, que por cier­to, creo que aho­ra lle­ga­mos al ex­tre­mo de ob­se­sio­nar­nos con amar­nos y acep­tar­nos y to­do el tiempo nos re­pe­ti­mos, sé tú mis­mo, y nos ob­se­sio­na por­que es al­go que no he­mos al­can­za­do y que por más que lo alen­te­mos tam­bién lu­cha­mos con ello por­que de­ci­mos que te ames, que con­fíes en ti, to­do el tiempo re­pe­ti­mos el mis­mo men­sa­je. Y, vol­vien­do a “Des­cen­dien­tes”, hay vi­lla­nos en los vi­lla­nos, la gen­te que se opo­ne a los vi­lla­nos y sí, el men­sa­je es amar­te a ti mis­mo, pe­ro tam­bién po­ner­te en el lu­gar de las per­so­nas a las que no en­tien­des y amar­los y acep­tar­los por igual.

Y al fi­nal dar­te cuen­ta de que no hay vi­lla­nos…

¡Exac­ta­men­te!

Otra par­te de la cinta es la re­la­ción con los pa­pás, que no es muy bue­na… Us­te­des que es­tán muy en con­tac­to con sus fans y sa­ben y entienden de sus lu­chas dia­rias, ¿qué con­se­jo le da­rían a los pa­pás de es­tos chi­cos?

Ten­go una gran pa­sión por la sa­lud men­tal en la in­fan­cia. Creo que se pa­sa por al­to y aho­ra mis­mo es­toy le­yen­do un li­bro que se cen­tra en el trau­ma y ha­bla de có­mo el tra­ma pue­de ser al­go que pue­de ser evi­den­te­men­te un trau­ma y lue­go las otras que pa­ra cual­quier adul­to po­dría ser un mo­men­to de me­nor im­por­tan­cia; pe­ro lue­go cuan­do eres adul­to y re­gre­sas a ese ins­tan­te en el que al­guien te di­jo al­go en el mo­men­to in­di­ca­do, lle­gas a dar­te cuen­ta de que eso se que­dó en tu men­te pa­ra siem­pre y te mar­có la

¿Cuál fue la ma­yor lec­ción que se lle­va­ron de Kenny Or­te­ga?

Des­pués de que co­mo di­rec­tor, tie­ne el ma­te­rial que quie­re, siem­pre ha­ce una to­ma ex­tra que es pa­ra uno. Y ahí es don­de pue­des ha­cer lo que quie­ras, sin se­guir las ins­truc­cio­nes, y a eso él le lla­ma ‘la to­ma má­gi­ca’ y por lo ge­ne­ral siem­pre es la me­jor to­ma, lo cual nos en­se­ña que la ma­gia de ac­tuar es­tá en reali­dad en no­so­tros y en en­tre­gar lo que tie­nes y con­fiar en ti mis­mo.

La in­can­sa­ble bús­que­da de la per­fec­ción. Lo ad­mi­ro por mu­chas ra­zo­nes, pe­ro creo que tie­ne tan­ta pa­sión por to­do lo que ha­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.