CA­MI­LA CA­BE­LLO TRIUN­FA EN LOS EMA’S

Kel­sey Hen­son ha­bló con Me­tro so­bre su vi­da con Ha­fó­rór Jú­líus Björns­son, quien es me­dio me­tro más al­to que ella.

Metro (Nicaragua) - - PORTADA - STA­NIS­LAV KUPTSOV Me­tro world News

Ser Gre­gor Cle­ga­ne es un ca­ba­lle­ro ex­tre­ma­da­men­te le­tal y muy te­mi­do por su ten­den­cia a la vio­len­cia ex­tre­ma. Sin em­bar­go, en la vi­da real, “La Mon­ta­ña” es un hom­bre gen­til de Is­lan­dia lla­ma­do Ha­fþór Jú­líus Björns­son. Re­cien­te­men­te, el hom­bre más fuer­te del mun­do ce­le­bró su bo­da con la en­can­ta­do­ra Kel­sey Hen­son, sien­do me­dio me­tro más al­to que ella. Me­tro con­ver­só con la ex­ca­ma­re­ra pa­ra sa­ber más so­bre su vi­da.

¿Có­mo se co­no­cie­ron?

–En ese mo­men­to es­ta­ba tra­ba­jan­do en ofi­ci­na a tiem­po com­ple­to y de me­dio tiem­po en un res­tau­ran­te. Ha­fþór es­ta­ba en la ciu­dad pa­ra un pe­que­ño es­pec­tácu­lo de hom­bres fuer­tes pa­ra ayu­dar a re­cau­dar di­ne­ro pa­ra las per­so­nas que ha­bían per­di­do sus ho­ga­res en un gran in­cen­dio que arra­só la ciu­dad don­de vi­vía,

Fort Mc­mu­rray. Le pe­dí una fo­to y me di­jo que era her­mo­sa. Lo re­cuer­do co­mo si fue­ra ayer. ¿Cuál fue tu primera im­pre­sión so­bre Ha­fþór? –Sa­bía quién era, el de

Jue­go de Tro­nos. Soy una gran fan, leí to­das las no­ve­las an­tes de que la se­rie sa­lie­ra en te­le­vi­sión. ¡Mi pri­mer pen­sa­mien­to fue que él era enor­me! Y que era gua­po y te­nía una ca­ra muy ami­ga­ble.

¿Có­mo cam­bió tu vi­da des­pués de esa reunión?

–Mi vi­da aho­ra es­tá tan ocu­pa­da co­mo an­tes pe­ro de di­fe­ren­te ma­ne­ra. So­lía te­ner dos tra­ba­jos y una vi­da so­cial los fi­nes de se­ma­na. Aho­ra ayu­do a Ha­fþór con sus ne­go­cios, re­des so­cia­les, etc. ¿Te mo­les­ta la di­fe­ren­cia en al­tu­ra y pe­so? –No, en ab­so­lu­to. Es un gi­gan­te tierno.

¿Hu­bo mo­men­tos di­ver­ti­dos re­la­cio­na­dos con es­to?

–He­mos te­ni­do al­gu­nos in­ci­den­tes rom­pien­do co­sas. Ha ro­to al­gu­nas si­llas y re­po­se­ras de pla­ya. Una vez pu­se to­do mi cuer­po en una pier­na de sus pan­ta­lo­nes va­que­ros, so­lo pa­ra ver si real­men­te te­nía el ta­ma­ño de su pier­na. [*ri­sas*]. En reali­dad, tra­ba­ja­mos bas­tan­te bien por­que pue­do al­can­zar co­sas con­for­ta­ble­men­te ba­jas, mien­tras que él pue­de al­can­zar co­sas que no pue­do.

¿Cuán­do te dis­te cuen­ta de que es­ta­bas enamo­ra­da?

–La primera vez que sen­tí una co­ne­xión con él fue cuan­do fui­mos a Es­pa­ña jun­tos un mes y me­dio des­pués de la reunión. Ha­bla­mos de mu­chas co­sas y me di cuen­ta de que te­nía­mos va­lo­res muy si­mi­la­res. Los dos es­tá­ba­mos muy abier­tos el uno con el otro. Des­pués de ese via­je creo que me di cuen­ta de que mis sen­ti­mien­tos por él eran muy pro­fun­dos. ¡Lo ex­tra­ñé mu­cho des­pués de ese via­je!

¿Qué pien­sas de su per­so­na­je en GOT?

–Por su­pues­to, es un vi­llano, por lo que es di­fí­cil que le gus­te su per­so­na­je, ¡pe­ro lo in­ter­pre­ta muy bien! Su ver­da­de­ra per­so­na­li­dad es exac­ta­men­te lo opues­to a Gre­gor Cle­ga­ne.

¿Qué es lo que más te sor­pren­dió de Ha­fþór?

–¡Su na­tu­ra­le­za gen­til! Es muy dul­ce, es­pe­cial­men­te con los ni­ños.

¿Re­unir­se con Ha­fþór se ha con­ver­ti­do en un cuen­to de ha­das pa­ra ti?

–Sí. A ve­ces no pue­do creer cuán­to ha cam­bia­do mi vi­da.

Cuén­ta­nos so­bre la bo­da. ¿Cuál fue la par­te más me­mo­ra­ble?

–Ca­mi­nar por el pa­si­llo con mi pa­dre ha­cia Ha­fþór fue de­fi­ni­ti­va­men­te lo más me­mo­ra­ble. Nun­ca ol­vi­da­ré mis sen­ti­mien­tos y có­mo me es­ta­ba mi­ran­do.

|CONTRIBUTED

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.