Lou­vers: evo­lu­ción a la co­mo­di­dad

Es­te ti­po de per­sia­nas pue­den lle­gar a so­lu­cio­nar la in­te­gra­ción de va­rios as­pec­tos co­mo la som­bra, la tem­pe­ra­tu­ra in­te­rior, la es­té­ti­ca vs. fun­cio­na­li­dad y eco­no­mía.

Construir Panamá - - ELEMENTOS - Por: Arq. Arely Mar­ga­ri­ta Me­ling, es­pe­cia­li­za­da en te­mas de Lou­vers y obra gris de San Diego CA, USA.

Los sis­te­mas a ba­se de lou­vers son un con­jun­to de ba­rras o per­sia­nas que ge­ne­ral­men­te se lo­ca­li­zan pa­ra­le­los y equi­dis­tan­tes, ca­da ba­rra tie­ne for­ma de ca­na­le­ta, por lo que son idea­les pa­ra ais­lar la llu­via, así co­mo a re­gu­lar el flu­jo de luz, ven­ti­la­ción, so­ni­do, etc. Un fac­tor su­ma­men­te im­por­tan­te es que nos da pri­va­ci­dad de es­pec­ta­do­res ha­cia el in­te­rior de los es­pa­cios.

Hay va­rios ti­pos de es­truc­tu­ras pa­ra es­te sis­te­ma, abor­da­ré tres de ellos, sien­do es­tos los más ge­ne­ra­les que se uti­li­zan en las cons­truc­cio­nes y di­se­ños. El pri­me­ro son los fi­jos, los cua­les co­mo su nom­bre lo di­ce tie­ne las ba­rras es­tá­ti­cas, no hay ma­ne­ra de abrir o ce­rrar­las, de mo­do que no se pue­den ma­ni­pu­lar pa­ra re­gu­lar el flu­jo de los agen­tes. El se­gun­do son los mó­vi­les ma­nua­les, re­co­men­da­dos pa­ra lu­ga­res de fá­cil ac­ce­so pa­ra lo­grar con­tro­lar­los. El ter­ce­ro y úl­ti­mo es el mó­vil mo­to­ri­za­do, muy con­ve­nien­te en ca­si to­dos los pro­yec­tos, ya que se pue­de ma­ni­pu­lar con un apa­ga­dor de pa­red o con­trol re­mo­to, sien­do es­te la op­ción de ma­yor avan­ce tec­no­ló­gi­co pa­ra edi­fi­cios de al­tu­ra, de di­fí­cil ac­ce­so, o en su ca­so de ma­yor con­ve­nien­cia y co­mo­di­dad pa­ra el usua­rio.

Ma­te­ria­les

Uno de los ma­te­ria­les más co­mu­nes pa­ra su fa­bri­ca­ción es el alu­mi­nio anodi­za­do, al ser és­te un ma­te­rial du­ra­de­ro, con una re­la­ción de du­re­za y li­ge­re­za muy con­ve­nien­te, re­sis­ten­te a la abra­sión y que no se de­te­rio­ra con la luz so­lar; ade­más, se le pue­den apli­car va­rias tex­tu­ras y es­to lo con­vier­te tam­bién en un pro­duc­to de­co­ra­ti­vo, ge­ne­ral­men­te se uti­li­za pin­tu­ra, ya que per­mi­te imi­tar mu­chí­si­mos aca­ba­dos co­mo ma­de­ra, efec­to an­ti­guo o vin­ta­ge y mu­chos más.

Otra for­ma en que po­de­mos encontrar a los lou­vers es en ace­ro gal­va­ni­za­do y ace­ro inoxi­da­ble pre­fa­bri­ca­dos en ca­li­bres 16, 18 y 20, sien­do es­tos los más co­mu­nes. Asi­mis­mo, otro fa­vo­ri­to por los usua­rios es la ma­de­ra, co­mún­men­te uti­li­za­dos pa­ra ca­sa ha­bi­ta­ción en ven­ta­nas, puer­tas y en la ma­yo­ría de los ca­sos son de ti­po fi­jo.

Ele­men­to de di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co

Es­tos sis­te­mas tam­bién se pue­den uti­li­zar en el di­se­ño de las fa­cJa­das de una edi­fi­ca­ción. Per­mi­ten te­ner una va­rie­dad muy en­ri­que­ce­do­ra de ma­te­ria­les, tex­tu­ras y for­mas que los ar­qui­tec­tos y di­se­ña­do­res no de­jan es­ca­par.

No so­la­men­te los po­de­mos encontrar en pa­re­des co­mo ce­lo­sías, sino tam­bién co­mo per­go­la­dos muy so­fis­ti­ca­dos ya que al ce­rrar­se por com­ple­to se tie­ne un área com­ple­ta­men­te te­cha­da. Es­to ha si­do ten­den­cia en los úl­ti­mos años y ca­da vez es más co­mún, ha­blan­do de ca­sa de ha­bi­ta­ción, los usua­rios pre­fie­ren ins­ta­lar lou­vers en sus pa­tios, te­rra­zas, bal­co­nes de­bi­do a la di­ver­sa co­mo­di­dad que les brin­da y los di­fe­ren­tes es­pa­cios que se pue­den pro­vo­car; así que lec­to­res, co­le­gas ar­qui­tec­tos y di­se­ña­do­res, tam­bién con­tem­plen es­tos sis­te­mas co­mo una po­si­ble op­ción pa­ra los clien­tes.

Ha­blan­do tam­bién de di­se­ño, nos ayu­dan a es­con­der áreas que no que­re­mos mos­trar a sim­ple vis­ta, por ejem­plo áreas de ba­su­ra, de ma­qui­na­rias, es­ca­le­ras e in­clu­so ins­ta­la­cio­nes apa­ren­tes.

Los lou­vers jue­gan un pa­pel muy im­por­tan­te en el di­se­ño de in­te­rio­res al re­gu­lar los agen­tes co­mo la ilu­mi­na­ción na­tu­ral, ya que se pue­de ju­gar con las tex­tu­ras en las pa­re­des y crear efec­tos a cier­tas ho­ras del día. In­clu­si­ve (en al­gu­nos fa­bri­can­tes) es po­si­ble abrir por com­ple­to las ba­rras al pun­to que se vea co­mo una ven­ta­na sin nin­gu­na ba­rre­ra vi­sual del in­te­rior al ex­te­rior crean­do es­pa­cios más abier­tos y am­plios.

Den­tro de sus ven­ta­jas se en­cuen­tra que re­quie­re po­co man­te­ni­mien­to, es un sis­te­ma muy sen­ci­llo y rá­pi­do de en­sam­blar e ins­ta­lar, si el di­se­ño así lo per­mi­te, pue­de lle­gar a te­ner un gran pro­ta­go­nis­mo en las fa­cha­das, son ele­men­tos de edi­fi­ca­ción sus­ten­ta­ble y su es­truc­tu­ra que­da­rá ocul­ta.

Sin em­bar­go, pa­ra un óp­ti­mo desem­pe­ño hay cier­tas re­gu­la­cio­nes a las que se tie­ne que ape­gar al mo­men­to de su fa­bri­ca­ción, por lo que el di­se­ño se ve com­pro­me­ti­do has­ta cier­to pun­to si no se ad­quie­ren es­tos sis­te­mas con al­gún fa­bri­can­te con al­tos es­tán­da­res de pro­duc­ción, se pue­den te­ner gra­ves pro­ble­mas de fun­cio­na­li­dad.

Gra­cias a la ten­den­cia del cre­ci­mien­to ver­ti­cal de nues­tras ciu­da­des los lou­vers se han convertido en una ex­ce­len­te so­lu­ción en cues­tión de ven­ti­la­ción e ilu­mi­na­ción na­tu­ral. Ca­be men­cio­nar que tie­nen un ca­rác­ter con­tem­po­rá­neo de di­se­ño.

Ca­da vez, es más co­mún ver lou­vers en edi­fi­cios y ca­sas ha­bi­ta­ción, al ser és­te un ele­men­to que nos ayu­da en el aho­rro sus­ten­ta­ble de una edi­fi­ca­ción de ma­ne­ra pa­si­va, no ne­ce­si­ta con­su­mir ener­gía eléc­tri­ca con­ti­nua­men­te (so­lo los mó­vi­les mo­to­ri­za­dos ne­ce­si­tan ener­gía eléc­tri­ca), por ejem­plo, al pro­te­ger­nos del sol tam­bién nos es­tá crean­do un mi­cro­cli­ma en el in­te­rior, ais­lan­do el ca­lor, lo que aho­rra en los sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción.

Por men­cio­nar al­gu­nos ca­sos de éxi­to, se pue­den encontrar en la ciu­dad de Gua­te­ma­la el Edi­fi­cio CJi­ller ubi­ca­do en el ae­ro­puer­to, el Edi­fi­cio Tró­pi­cas, la re­mo­de­la­ción del Sky Bus­si­ness Cen­ter en Pa­na­má, Ofi­bo­de­gas San­ta 4osa en Cos­ta 4ica, en­tre otros.

Con el pa­so de los años, es­tos sis­te­mas se han convertido en una ex­ce­len­te op­ción pa­ra nues­tros pro­yec­tos, ya que po­de­mos crear vas­tos am­bien­tes di­fe­ren­tes, con­cep­tos, ju­gar con es­pa­cios, crear ce­lo­sías, mu­ros cor­ti­nas, puer­tas, ven­ta­nas, de­bi­do a su ins­ta­la­ción tan ver­sá­til.

Re­quie­ren po­co man­te­ni­mien­to, es un sis­te­ma muy sen­ci­llo y rá­pi­do de en­sam­blar e ins­ta­lar, si el di­se­ño así lo per­mi­te, pue­de lle­gar a te­ner un gran pro­ta­go­nis­mo en las fa­cha­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.