Cla­ves pa­ra re­du­cir la hue­lla de car­bono en las obras

Se de­ben de crear do­cu­men­tos de con­tra­to que exi­jan a los sub­con­tra­tis­tas apli­car prác­ti­cas sos­te­ni­bles co­mo re­duc­ción de re­si­duos, con­su­mos de ener­gía y agua.

Construir Panamá - - GESTIÓN - Por: Ca­ro­li­na Be­na­vi­des | ca­ro­li­na.be­na­vi­des@gru­po­cer­ca.com Co­la­bo­ró: Johan Be­rro­cal, Luis Aré­va­lo y Ka­ri­na Ce­di­llos.

Un 19,7% de las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono (CO2) en el mun­do son ori­gi­na­das por la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra y la cons­truc­ción, se­gún da­tos del Ban­co Mun­dial. En Amé­ri­ca La­ti­na, la ci­fra equi­va­le a un 18,5%, una de las re­gio­nes don­de la ma­nu­fac­tu­ra y la cons­truc­ción ge­ne­ran más emi­sio­nes de CO2, des­pués de Asia.

Se­gún ex­pli­có la MSCE, Ing. Ana Gret­tel Lean­dro, in­ves­ti­ga­do­ra del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes en Vi­vien­da y Cons­truc- ción del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Cos­ta Ri­ca (TEC) los im­pac­tos ne­ga­ti­vos de la cons­truc­ción se pue­den ma­ni­fes­tar en las eta­pas de eje­cu­ción, ope­ra­ción, man­te­ni­mien­to y al fi­nal de la vi­da útil.

“Du­ran­te la fa­se de eje­cu­ción, de­jan hue­lla en el am­bien­te des­de la lim­pie­za y ni­ve­la­ción del te­rreno pues pue­den des­truir­se áreas bos­co­sas y afec­tar flo­ra y fau­na del lu­gar. Los mo­vi­mien­tos de tie­rra pue­den con­ta­mi­nar man­tos acuí­fe­ros y aguas su­per­fi­cia­les por de­rra­me de com­bus­ti­bles de los equipos em­plea­dos en el mo­vi­mien­to de tie­rra”, ase­gu­ró Lean­dro.

Tam­bién agre­gó, que en pro­yec­tos de gran en­ver­ga­du­ra, el mo­vi­mien­to de ma­qui­na­ria pe­sa­da pue­de pro­vo­car con­ta­mi­na­ción del ai­re por pol­vo y dió­xi­do de car­bono (CO2), así co­mo con­ta­mi­na­ción por rui­do.

Los pro­ce­sos cons­truc­ti­vos ade­más pue­den cau­sar con­ta­mi­na­ción de agua, sue­lo y la ge­ne­ra­ción de gran can­ti­dad de re­si­duos pe­li­gro­sos y no pe­li­gro­sos, lo cual re­quie­re de una ges­tión ade­cua­da.

Otro de los as­pec­tos que in­flu­yen en el me­dioam­bien­te du­ran­te el desa­rro­llo de una obra, es que en la eje­cu­ción se uti­li­zan re­cur­sos na­tu­ra­les que son uti­li­za­dos co­mo ma­te­ria pri­ma pa­ra pro­du­cir pro­duc­tos de al­to con­su­mo en la cons­truc­ción y ma­te­ria­les pé­treos, que se ob­tie­nen de fuen­tes que no cuen­tan con un ade­cua­do plan de ex­trac­ción o los res­pec­ti­vos per­mi­sos pa­ra tal fin.

Du­ran­te la eta­pa de ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to el ma­yor im­pac­to ne­ga­ti­vo que se pro­du­ce es el con­su­mo de ener­gía es­pe­cial­men­te en ilu­mi­na­ción y en al­gu­nos ca­sos, da­da la au­sen­cia de un di­se­ño bio­cli­má­ti­co, el fun­cio­na­mien­to de equipos de ai­re acon­di­cio­na­do que mu­chas ve­ces uti­li­zan re­fri­ge­ran­tes no ami­ga­bles con el am­bien­te.

Al fi­nal de la vi­da Țtil de la obra un im­pac­to ne­ga­ti­vo es la ge­ne­ra­ción de re­si­duos y es­com­bros que en mu­chos ca­sos no se re­ci­clan ni re­cu­pe­ran y ter­mi­nan en bo­ta­de­ros clan­des­ti­nos.

En es­ta lí­nea, el Arq. Ra­món Pen­do­nes, vi­ce­pre­si­den­te de la fir­ma OPB Ar­qui­tec­tos, in­di­có que uno de los te­mas que se le de­be brin­dar la aten­ción ade­cua­da es a los desechos, don­de se de­be cuan­ti­fi­car, eva­luar y en­viar a si­tios de re­ci­cla­je. Adi­cio­nal­men­te, en el con­trol de ero­sión se de­be pro­te­ger to­do lo que es ta­lu­des, po­si­bles en­la­ves y cual­quier ele­men­to de tie­rra o sue­lo que lle­gue a un cuer­po de agua o que se ex­tien­da.

Pa­sos a se­guir pa­ra re­du­cir los im­pac­tos

Se­gȚn co­men­tó la Ing. Lean­dro, pe­se a que son po­cas las em­pre­sas que se preo­cu­pan por re­du­cir los im­pac­tos de la cons­truc­ción, es ne­ce­sa­rio se­guir cier­tos pun­tos pa­ra po­der lo­grar­lo de una ma­ne­ra más efi­cien­te.

En pri­mer lu­gar, hay que se­lec­cio­nar ma­te­ria­les que sean fá­ci­les de mo­du­lar pa­ra dis­mi­nuir la ge­ne­ra­ción de re­si­duos por cor­tes. Tam­bién crear do­cu­men­tos de con­tra­to que exi­jan a los sub­con­tra­tis­tas apli­car prác­ti­cas sos­te­ni­bles co­mo re­duc­ción de re­si­duos, y de con­su­mos de ener­gía y agua.

Por otra par­te, es im­por­tan­te es­ta­ble­cer ca­pa­ci­ta­cio­nes pa­ra los co­la­bo­ra­do­res en as­pec­tos am­bien­ta­les, de re­si­duos, de se­gu­ri­dad y ca­li­dad, así co­mo po­lí­ti­cas y con­tro­les am­bien­ta­les en obra.

Se re­co­mien­da rea­li­zar to­dos los tra­ba­jos apli­can­do ca­li­dad, las R de la ba­su­ra (re­du­cir, re­ci­clar, re­uti­li­zar y re­cha­zar), po­lí­ti­cas de or­den y aseo en los pro­ce­sos y mi­ni­mi­zar el con­su­mo de agua uti­li­zan­do -de ser po­si­ble- agua de llu­via pa­ra pro­ce­sos en don­de no se ne­ce­si­te es­te lí­qui­do po­ta­bi­li­za­do, así co­mo po­ner ar­te­fac­tos de con­trol de re­duc­ción de agua pa­ra los pro­ce­sos.

Me­dir la hue­lla de car­bono de un pro­yec­to

La Ing. Ana 3ui­rós, presidenta del Con­se­jo de Cons­truc­ción 8er­de de Cos­ta 4ica (GBC C4) y la Ing. Ca­ro­li­na Cas­can­te ge­ren­te de Ex­ce­len­cia Ope­ra­cio­nal de Edi­fi­car, in­di­ca­ron que el GBC C4 pro­mul­ga que to­da hue­lla de car­bono de­be ser va­lo­ra­da siem­pre a tra­vés de un aná­li­sis de ci­clo de vi­da y es­to sig­ni­fi­ca, que sea por me­dio de un en­fo­que cien­tí­fi­co, de sis­te­ma y mul­ti-im­pac­to.

“Se de­be de de­cla­rar el al­can­ce de tal va­lo­ra­ción, el cual pue­de ser, usan­do la jer­ga del sec­tor, por ejem­plo “de la cu­na a la puer­ta”, o “puer­ta a puer­ta” o de “la cu­na a la tum­ba”, co­men­ta­ron las in­ge­nie­ras.

El al­can­ce más am­plio es aquel que con­si­de­ra to­do el ci­clo de vi­da de la cons­truc­ción, es de­cir, de “la cu­na a la tum­ba”, lo que co­rres­pon­de a va­lo­rar las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro (GEI), con­ver­ti­das

Du­ran­te la eta­pa de ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to, el ma­yor im­pac­to ne­ga­ti­vo que se pro­du­ce es el con­su­mo de ener­gía es­pe­cial­men­te en ilu­mi­na­ción y ai­re acon­di­cio­na­do.

a to­ne­la­das equi­va­len­tes de car­bono, des­de la ex­trac­ción de las ma­te­rias pri­mas, pa­san­do por el pro­ce­sa­do, fa­bri­ca­ción y dis­tri­bu­ción de los ma­te­ria­les a uti­li­zar, la cons­truc­ción pro­pia del in­mue­ble, has­ta la eta­pa de uso u ope­ra­ción de ese in­mue­ble y su vi­da útil.

“In­ter­na­men­te en la obra, lo que se acos­tum­bra es cal­cu­lar un apro­xi­ma­do de lo que po­dría ser la hue­lla de car­bono del pro­ce­so de cons­truc­ción, cuan­ti­fi­can­do cier­tas emi­sio­nes di­rec­tas e in­di­rec­tas que se pro­du­cen du­ran­te ese pro­ce­so”, men­cio­na­ron las ex­per­tas.

Otras emi­sio­nes in­di­rec­tas que se cuan­ti­fi­can co­rres­pon­den a con­su­mo de com­bus­ti­bles por los via­jes de tra­ba­jo con me­dios ex­ter­nos, el trans­por­te de ma­te­rias pri­mas, de com­bus­ti­bles y de pro­duc­tos rea­li­za­dos por ter­ce­ros o la uti­li­za­ción de pro­duc­tos o ser­vi­cios ofre­ci­dos por otros en­tes que no for­man par­te de la com­pa­ñía. To­do se res­pal­da con re­gis­tros que so­li­ci­ta la em­pre­sa cons­truc­to­ra pa­ra efec­tos del cálcu­lo.

Ac­tual­men­te, exis­ten apli­ca­cio­nes pa­ra me­dir la hue­lla de car­bono ta­les co­mo cal­cu­la­do­ras y otras he­rra­mien­tas que es­tán dis­po­ni­bles en In­ter­net y es po­si­ble uti­li­zar­las a tra­vés de te­lé­fo­nos, compu­tado­ras o ta­ble­tas.

Sin em­bar­go, otra op­ción plan­tea­da por la Ing. Lean­dro es exi­gir a los pro­vee­do­res de bie­nes y ser­vi­cios, me­dian­te los do­cu­men­tos del con­tra­to, ac­cio­nes que mi­ti­guen la hue­lla de car­bono, ta­les co­mo: el uso de ma­te­ria­les con ba­ja hue­lla de car­bono, re­ci­cla­je y re­uti­li­za­ción de re­si­duos, ca­pa­ci­ta­cio­nes a los co­la­bo­ra­do­res en ma­te­ria am­bien­tal, po­lí­ti­cas am­bien­ta­les in­ter­nas y uso de equipos que no con­ta­mi­nen.

Una de las com­pa­ñías que apli­có sus pro­pias ac­cio­nes es Cues­ta­mo­ras Ur­ba­nis­mo, que im­ple­men­tó su pro­pio mé­to­do en la cons­truc­ción en uno de sus pro­yec­tos con el fin de mi­ti­gar el im­pac­to de es­ta en el en­torno.

Se­gún ex­pli­có, Javier del Cam­po, di­rec­tor co­mer­cial de Cues­ta­mo­ras Ur­ba­nis­mo, en la em­pre­sa iden­ti­fi­ca­ron que en Cos­ta Ri­ca no exis­te la nor­ma­ti­va ni la cer­ti­fi­ca­ción por un en­te es­pe­cia­li­za­do en car­bono neu­tra­li­dad en la cons­truc­ción de un edi­fi­cio, por lo que en la com­pa­ñía rea­li­za­ron un aná­li­sis e in­ves­ti­ga­cio­nes ba­sa­das en experiencias in­ter­na­cio­na­les, in­clu­yen­do ín­di­ces y me­to­do­lo­gías que se usan en los pro­ce­sos cons­truc­ti­vos y las hue­llas de car­bono.

“Es de nues­tro má­xi­mo in­te­rés vo­lun­ta­rio que el pro­ce­so cons­truc­ti­vo de Oxí­geno Hu­man Play­ground com­pen­se su im­pac­to de la hue­lla am­bien­tal que pue­da pro­du­cir en los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Es­ta­mos en pleno di­se­ño de esa me­to­do­lo­gía”, ex­pli­có Javier del Cam­po.

Ade­más, agre­gó que el objetivo es que la hue­lla de ga­ses efec­tos in­ver­na­de­ros que pue­da ge­ne­rar la cons­truc­ción sea com­pen­sa­da y es­to sir­va, de al­gu­na ma­ne­ra, co­mo una re­fe­ren­cia pa­ra otros desa­rro­lla­do­res, en Cos­ta Ri­ca y la re­gión, pa­ra que reali­cen las mis­mas ac­cio­nes.

%enefi­cio de mi­ti­gar los im­pac­tos

Lau­ra Cruz, ge­ren­te de sos­te­ni­bi­li­dad de Gar­nier & Gar­nier De­sa­rro­llos In­mo­bi­lia­rios y Mau­ri­cio Ar­gue­das, so­cio de Eco I Eco Con­sul­to­res Am­bien­ta­les, in­di­ca­ron que los beneficios pue­den va­riar, de­pen­dien­do de la im­ple­men­ta­ción de bue­nas prác­ti­cas.

“Es­tos van des­de pro­ce­sos cons­truc­ti­vos y edi­fi­ca­cio­nes más efi­cien­tes, Jas­ta una me­nor in­ci­den­cia de ac­ci­den­tes la­bo­ra­les y, por en­de, una re­duc­ción en las in­ca­pa­ci­da­des”, ex­pli­ca­ron Cruz y Ar­gue­das.

Ade­más, men­cio­na­ron que se ge­ne­ra una bue­na re­la­ción con la co­mu­ni­dad ve­ci­na del pro­yec­to, en­tre otros. Tam­bién, al tra­ba­jar de es­ta for­ma se pue­den ob­te­ner cer­ti­fi­ca­cio­nes que sig­ni­fi­ca­rán una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va en re­la­ción con otras com­pa­ñías del sec­tor.

No obs­tan­te, la cons­truc­ción ver­de trae con­si­go cier­tas in­cer-

ti­dum­bres den­tro de la in­dus­tria, en ma­yor me­di­da por el te­ma de cos­tos pues se con­si­de­ra que im­ple­men­tar prác­ti­cas sos­te­ni­bles encarece los pro­yec­tos.

Efec­ti­va­men­te, los ex­per­tos coin­ci­den en que en el cor­to pla­zo y en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, sí hay cos­tos adi­cio­na­les pa­ra el desa­rro­lla­dor, sin em­bar­go, pos­te­rior­men­te, es­to se ve re­tri­bui­do en pro­ce­sos cons­truc­ti­vos más efi­cien­tes, me­no­res cos­tos ope­ra­ti­vos y po­si­cio­na­mien­to en el mer­ca­do.

En ca­sos es­pe­cí­fi­cos, es ne­ce­sa­rio in­ver­tir en me­di­cio­nes y prue­bas pa­ra ve­ri­fi­car ni­ve­les per­mi­si­bles, las cua­les se rea­li­zan pa­ra mos­trar cum­pli­mien­to con la le­gis­la­ción pe­ro tam­bién co­mo par­te de la ges­tión efi­caz de pre­ven­ción, con­trol de ries­go y pa­ra com­pro­bar la efec­ti­vi­dad de las me­di­das de mi­ti­ga­ción im­ple­men­ta­das.

“Se ha­bla de in­ver­sión más que de cos­to pues, el tér­mino de in­ver­sión con­lle­va lo co­rres­pon­dien­te a “re­torno”, es de­cir, a lo­grar ma­xi­mi­zar los beneficios que se lo­gran con la in­ver­sión. En es­te sen­ti­do, la in­ver­sión en la im­ple­men­ta­ción de las me­di­das de mi­ti­ga­ción apor­ta beneficios”, agre­ga­ron las re­pre­sen­tan­tes del GBC-CR y de Edi­fi­car.

Es­tas ra­zo­nes lle­van a Ken­neth Pin­cay, ase­sor téc­ni­co de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo Téc­ni­co de la Cá­ma­ra Cos­ta­rri­cen­se de la Cons­truc­ción (CCC), y el Ing. En­ri­que Ba­tres, di­rec­tor de la co­mi­sión de sos­te­ni­bi­li­dad de la Cá­ma­ra Gua­te­mal­te­ca de la Cons­truc­ción (CGC), a con­fir­mar que el be­ne­fi­cio más grande es eco­nó­mi­co, pues las bue­nas prác­ti­cas en el ma­ne­jo de ma­te­ria­les en un pro­yec­to lo­gra re­du­cir cos­tos de man­te­ni­mien­to y con­su­mo a lar­go pla­zo.

Exis­te una in­ver­sión aso­cia­da a mi­ti­ga­ción de im­pac­tos am­bien­ta­les de­bi­do que se de­ben des­ti­nar re­cur­sos pa­ra po­der lle­var a ca­bo las bue­nas prác­ti­cas am­bien­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.