“EL PAÍS QUE ME­RE­CE­MOS”

DI­VI­DE Y VEN­CE­RÁS

Crítica - - NACIONAL - Al fi­nal, to­dos per­te­ne­ce­mos a un so­lo par­ti­do: PA­NA­MÁ

Por Ric­car­do Fran­co­li­ni Arosemena

En es­ta opor­tu­ni­dad voy a re­fe­rir­me a un te­ma que ha le­van­ta­do mu­chas reac­cio­nes (en su ma­yo­ría ne­ga­ti­vas) en la so­cie­dad pa­na­me­ña, de par­te de múl­ti­ples sec­to­res que van des­de el aca­dé­mi­co has­ta el em­pre­sa­rial, sin­di­cal, pro­fe­sio­nal y de la po­bla­ción en ge­ne­ral, me re­fie­ro al lla­ma­do a con­sul­ta so­bre una asam­blea cons­ti­tu­yen­te por par­te del Go­bierno.

Sin ser abo­ga­do ni ex­per­to cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, so­lo con sen­ti­do co­mún vea­mos los me­ca­nis­mos le­ga­les que nos di­ce la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal pa­ra ha­cer cam­bios o re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les.

Ar­tícu­lo 313. La ini­cia­ti­va pa­ra pro­po­ner re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les co­rres­pon­de a la Asam­blea Na­cio­nal, al Con­se­jo de Ga­bi­ne­te o a la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. Di­chas re­for­mas de­be­rán ser apro­ba­das por uno de los si­guien­tes pro­ce­di­mien­tos.

Por un ac­to cons­ti­tu­cio­nal apro­ba­do en tres de­ba­tes por la ma­yo­ría de la Asam­blea Na­cio­nal den­tro de los pri­me­ros cin­co días de se­sio­nes or­di­na­rias si­guien­tes a la ins­ta­la­ción de la Asam­blea Na­cio­nal electa en las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, a efec­to de que en su pri­me­ra le­gis­la­tu­ra sea de­ba­ti­do y apro­ba­do sin mo­di­fi­ca­ción, en un so­lo de­ba­te por ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

Pa­re­cie­ra el más am­plio y jus­to, pe­ro lo ma­lo es que el se­gun­do go­bierno en su pri­mer pe­rio­do le­gis­la­ti­vo no pue­de ha­cer­le nin­gún cam­bio. So­lo apro­bar o des­apro­bar, se pres­ta pa­ra me­ter co­sas ma­las den­tro de un gru­po de mo­di­fi­ca­cio­nes di­ver­sas. Tam­po­co va a re­fe­rén­dum.

Por un ac­to cons­ti­tu­cio­nal apro­ba­do en tres de­ba­tes por la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de los miem­bros de la Asam­blea Na­cio­nal, en una le­gis­la­tu­ra, y apro­ba­do, igual­men­te, en tres de­ba­tes, por ma­yo­ría ab­so­lu­ta de la Asam­blea en la le­gis­la­tu­ra in­me­dia­ta­men­te si­guien­te. En es­ta se po­drá mo­di­fi­car el tex­to apro­ba­do en la le­gis­la­tu­ra an­te­rior. Es­te me­ca­nis­mo pa­re­ce me­nos con­sul­ti­vo por ser en un so­lo go­bierno; si los es, por­que se per­mi­ten las mo­di­fi­ca­cio­nes en am­bas asam­bleas, ade­más, lue­go ten­drá que so­me­ter­se a un re­fe­rén­dum na­cio­nal que lo aprue­be o no, es de­cir, la ver­da­de­ra vo­lun­tad del pue­blo.

A to­das lu­ces, tal co­mo lo de­jan plas­ma­dos re­co­no­ci­dos y con­no­ta­dos ju­ris­tas del país, así co­mo ex­per­tos en po­lí­ti­ca, es­te lla­ma­do he­cho por el pre­si­den­te Juan Car­los Va­re­la, du­ran­te la ce­re­mo­nia de convocatoria de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 5 de ma­yo de 2019, no es más que una cor­ti­na de hu­mo, una ben­ga­la pa­ra dis­traer al ciu­da­dano de los gran­des y gra­ves pro­ble­mas a los que nos en­fren­ta­mos hoy. Ar­tícu­lo 314. Po­drá apro­bar­se una nue­va Cons­ti­tu­ción a tra­vés de una asam­blea cons­ti­tu­yen­te pa­ra­le­la que po­drá ser con­vo­ca­da por:

ASAM­BLEA CONS­TI­TU­YEN­TE PA­RA­LE­LA

De­ci­sión del Ór­gano Eje­cu­ti­vo, ra­ti­fi­ca­da por la ma­yo­ría ab­so­lu­ta del Ór­gano Le­gis­la­ti­vo. Por el Ór­gano Le­gis­la­ti­vo con el vo­to fa­vo­ra­ble de dos ter­ce­ras par­tes de sus miem­bros (66%). Por ini­cia­ti­va ciu­da­da­na, la cual de­be­rá ser acom­pa­ña­da por la fir­ma de, por lo me­nos, el 20 por cien­to de los in­te­gran­tes del Re­gis­tro Elec­to­ral co­rres­pon­dien­te al 31 de di­ciem­bre del año an­te­rior a la so­li­ci­tud (apro­xi­ma­da­men­te 500 mil elec­to­res).

En to­dos es­tos ca­sos se re­quie­re re­fe­rén­dum pos­te­rior. El go­bierno ac­tual lo que quie­re es dis­traer la men­te de los pa­na­me­ños pa­ra evi­tar nos acor­de­mos de nues­tros pro­ble­mas bá­si­cos y dia­rios no re­suel­tos por ellos en cua­tro años. Se­guir en­re­dan­do y di­vi­dien­do la men­te de los pa­na­me­ños en es­te tiem­po de fies­ta elec­to­ral, ya sea en las pri­ma­rias de CD y PRD que son las pri­me­ras que se rea­li­za­rán (es­te co­me­ti­do ya lo es­tá lo­gran­do), y si lo­gra im­po­ner la es­co­gen­cia de los 60 cons­ti­tu­yen­tes pa­ra los pró­xi­mos co­mi­cios del otro año, ha­brá lo­gra­do di­vi­dir a los par­ti­dos po­lí­ti­cos con sus can­di­da­tos en ca­da uno de ellos pa­ra que lo pro­te­jan.

Creo que una asam­blea cons­ti­tu­yen­te pa­ra­le­la es ne­ce­sa­ria pa­ra el país por­que hay que do­tar a nues­tra Car­ta Mag­na de las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra pre­ser­var una ver­da­de­ra se­pa­ra­ción de los po­de­res del Es­ta­do, que tra­ba­jen ar­mó­ni­ca­men­te, pe­ro con una real in­de­pen­den­cia y no co­mo es­tá su­ce­dien­do hoy día, cuan­do el po­der Eje­cu­ti­vo man­tie­ne un to­tal con­trol de los de­más ór­ga­nos del Es­ta­do. Ele­gir a los nue­vos ma­gis­tra­dos de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, eli­mi­nar el clien­te­lis­mo po­lí­ti­co, y re­du­cir el po­der del sis­te­ma pre­si­den­cia­lis­ta que im­pe­ra en Pa­na­má se­rían unas de sus prin­ci­pa­les ta­reas.

Hay una gran ver­dad y es que si le con­sul­ta­mos a es­te pue­blo no­ble y tra­ba­ja­dor si desea una asam­blea cons­ti­tu­yen­te en la ac­tua­li­dad, po­si­ble­men­te re­ci­ba­mos re­cha­zos e in­sul­tos, por­que lo que más desea la ciu­da­da­nía hoy, no ma­ña­na, es en­con­trar pla­zas de em­pleos con sa­la­rios dig­nos que me­jo­ren su ca­li­dad de vi­da. Lo que desea la gen­te es que se le ga­ran­ti­ce una real y ver­da­de­ra se­gu­ri­dad, que no sal­ga con mie­do de su ca­sa ha­cia el tra­ba­jo y vi­ce­ver­sa, que no sea víc­ti­ma de asal­to en las ca­lles, en un au­to­bús o peor aún, una víc­ti­ma fa­tal en me­dio de una balacera en las ave­ni­das co­mo co­mún­men­te se vie­ne dan­do.

El pa­na­me­ño lo que quie­re es te­ner pla­ta en el bol­si­llo pa­ra can­ce­lar sus com­pro­mi­sos de agua, luz, te­lé­fono, ca­sa y po­der lle­var a sus hi­jos al me­nos un fin de se­ma­na de ca­da mes al ci­ne, a ce­nar en fa­mi­lia, un pa­seo al río, la pla­ya o aun­que so­lo sea al par­que. El pa­na­me­ño lo que quie­re es que cuan­do él se en­fer­me o al­gún miem­bro de su fa­mi­lia, pue­da en­con­trar en las farmacias de la CSS las me­di­ci­nas que le re­ce­tó el mé­di­co. El pa­na­me­ño no quie­re un em­bus­te­ro con 58 dó­la­res de aho­rro de la ca­nas­ta bá­si­ca de ali­men­tos, lo que desea es que ca­da vez que va­ya al su­per­mer­ca­do, el di­ne­ro de la quin­ce­na le al­can­ce pa­ra com­prar lo ne­ce­sa­rio has­ta es­pe­rar la pró­xi­ma quin­ce­na.

En sín­te­sis, lo que la ma­yo­ría de los pa­na­me­ños an­he­la­mos es te­ner una me­jor ca­li­dad de vi­da y te­ner un go­bierno que ve­le por esas ne­ce­si­da­des. Mi con­se­jo es de­jar es­te te­ma pa­ra ini­cio del pró­xi­mo go­bierno y que se con­vo­que a una cons­ti­tu­yen­te en el pri­mer año de go­bierno.

Es­ta­ría muy agra­de­ci­do de re­ci­bir sus co­men­ta­rios y su­ge­ren­cias a:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.