Lo de­ja­ron co­mo co­la­de­ra

El cuer­po que­dó con al­re­de­dor de 80 ori­fi­cios de ba­las

Crítica - - SUCESOS - Car­los A. Ro­drí­guez

El cuer­po iner­te de un hom­bre de ge­ne­ra­les des­co­no­ci­das, con más de ochen­ta ori­fi­cios de ba­las, que­dó en el asien­to del con­duc­tor del vehícu­lo ti­po se­dán, en Las Cum­bres.

El vio­len­to su­ce­so de­jó per­ple­ja a las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les que se die­ron ci­ta a la úl­ti­ma es­ce­na de vio­len­cia ex­tre­ma que se vi­vió la no­che del do­min­go en el área nor­te de la ciu­dad de Pa­na­má.

El san­grien­to ata­que se re­por­tó a las 7:20 p.m. en la vía Tran­síst­mi­ca, a la al­tu­ra de la en­tra­da al “Co­rre­dor de Los Po­bres”, en el sec­tor Vi­lla Flo­ra, del co­rre­gi­mien­to Las Cum­bres.

Los re­si­den­tes es­cu­cha­ron una rá­fa­ga de dis­pa­ros que se ex­ten­dió por ca­si un mi­nu­to. Se ubi­có un au­to mar­ca Kía Río de co­lor gris, con pla­ca AX8001, es­ta­cio­na­do, de don­de sa­lió un hom­bre del asien­to del acom­pa­ñan­te, mal he­ri­do, de nom­bre Ra­fael King, de 34 años, con una he­ri­da de ba­la en el tó­rax y otra en el bra­zo de­re­cho, sien­do tras­la­da­do, pos­te­rior­men­te, al Hos­pi­tal San­to To­más por la Po­li­cía Na­cio­nal. El mis­mo ma­ni­fes­tó a los efec­ti­vos po­li­cia­les que fue

in­ter­cep­ta­do por un vehícu­lo mar­ca Nis­san Ver­sa, de co­lor blan­co, de don­de rea­li­za­ron las múl­ti­ples de­to­na­cio­nes.

Al si­tio se pre­sen­ta­ron los pe­ri­tos de Cri­mi­na­lís­ti­ca del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal y Cien­cias Fo­ren­ses (Imelcf), quie­nes que­da­ron im­pre­sio­na­dos, pri­me­ro, por la gran can­ti­dad de ori­fi­cios de ba­las del la­do del con­duc­tor del au­to y cas­qui­llos al­re­de­dor del mis­mo, los cua­les fue­ron con­ta­bi­li­za­dos dan­do co­mo re­sul­ta­do la can­ti­dad de 85, de ca­li­bre 9 mi­lí­me­tros. Se pre­su­me que los si­ca­rios uti­li­za­ron una su­bame­tra­lla­do­ra Mi­ni-UZI.

El le­van­ta­mien­to del cuer­po fue rá­pi­do, ya que el mé­di­co fo­ren­se de­ci­dió que el mis­mo fue­ra in­tro­du­ci­do den­tro de una bol­sa blan­ca y abor­da­do di­rec­ta­men­te al vehícu­lo fúnebre ha­cia la Mor­gue Ju­di­cial, con el fin de que, ofi­cial­men­te, por me­dio de la ne­crop­sia se rea­li­za­ra el con­teo de los ori­fi­cios de ba­las que tie­ne el ca­dá­ver.

La Sec­ción de Ho­mi­ci­dio/Fe­mi­ci­dio del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ar­ma pis­tas de es­te nue­vo ca­so. Pre­li­mi­nar­men­te, ve­ri­fi­can si el cri­men guar­da re­la­ción con el ho­mi­ci­dio re­gis­tra­do re­cien­te­men­te en el sec­tor Las Aca­cias, en Juan Díaz.

Ale­xan­der San­ta­ma­ría Crí­ti­ca

Fo­tos Es­ce­na del vio­len­to cri­men pro­ta­go­ni­za­do por si­ca­rios en Las Cum­bres, al nor­te de la ciu­dad ca­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.