Ju­bi­la­cio­nes

Crítica - - OPINIÓN -

En Pa­na­má pareciera exis­tir una agen­da de te­mas, con los cua­les se en­tre­tie­ne a los ciu­da­da­nos y se des­vía la aten­ción de ver­da­de­ros y acu­cian­tes pro­ble­mas, que pue­den ha­cer cri­sis en cual­quier mo­men­to.

Uno de esos pro­ble­mas es el de las ju­bi­la­cio­nes de la Ca­ja de Se­gu­ro So­cial (CSS), del que ha­ce un par de años atrás se vie­ne di­cien­do que co­rren pe­li­gro, por la cri­sis del Pro­gra­ma de Ve­jez, In­va­li­dez y Muer­te de la CSS.

Lo tris­te del ca­so es que nin­gún go­bierno se ha atre­vi­do a ha­blar abier­ta­men­te del pro­ble­ma de las ju­bi­la­cio­nes y se lo de­ja al si­guien­te, y es­te al si­guien­te, y así, in­ter­mi­na­ble­men­te, has­ta que re­vien­te el pro­ble­ma con con­se­cuen­cias ne­fas­tas pa­ra to­dos.

Lo cier­to es que mien­tras tan­to, nues­tros ju­bi­la­dos y pen­sio­na­dos se es­tán "co­mien­do un ca­ble", co­mo de­ci­mos en buen pa­na­me­ño, con in­gre­sos de ham­bre que no al­can­zan pa­ra na­da, mien­tras al­tos di­rec­ti­vos de la CSS co­bran ju­go­sos sa­la­rios y con esos fon­dos se man­tie­ne una pa­qui­dér­mi­ca e in­efi­cien­te bu­ro­cra­cia.

Lue­go de que el pro­pio di­rec­tor de la Ca­ja, Alfredo Mar­tiz, de­nun­cia­ra un su­pues­to frau­de de $300 mi­llo­nes, las alar­mas de­ben per­ma­ne­cer en­cen­di­das por par­te de la ciu­da­da­nía, pa­ra que se in­ves­ti­gue es­ta de­nun­cia y que la mis­ma no sea uti­li­za­da co­mo ex­cu­sa pa­ra mo­di­fi­car, en sen­ti­do ne­ga­ti­vo pa­ra los ac­tua­les y fu­tu­ros be­ne­fi­cia­rios, los pro­gra­mas que a ese efec­to tie­ne la ins­ti­tu­ción.

Cual­quier even­tual au­men­to de edad y/o cuo­tas de ju­bi­la­ción de­be ser mo­ti­vo de un de­ba­te na­cio­nal, ya que es­te es un pro­ble­ma que nos com­pe­te a to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.