Po­ma­da

Crítica - - OPINIÓN - Mil­cía­des Or­tiz

La se­ño­ra pen­só que ese per­so­na­je se creía la “di­vi­na po­ma­da” por­que de­cía que po­dría re­sol­ver to­dos los pro­ble­mas del país… ¡si lo ele­gían pre­si­den­te! Has­ta le di­jo a sus cua­tro com­pa­ñe­ros de me­sa que “aho­ra es mi mo­men­to”.

Ex­pli­có que, lue­go de años de no apa­re­cer­se en ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas, ha­bía es­ta­do tra­ba­jan­do en una ins­ti­tu­ción don­de apren­dió mu­cho de ad­mi­nis­tra­ción al es­ti­lo nor­te­ame­ri­cano. Des­cu­brió que eso era lo que ne­ce­si­ta­ba Pa­na­má pa­ra ser un país prós­pe­ro y desa­rro­lla­do.

Sus acom­pa­ñan­tes en la me­sa de un co­no­ci­do res­tau­ran­te eran de edad ma­du­ra y jó­ve­nes. El per­so­na­je ca­si no los de­ja­ba ha­blar, ya que te­nía mu­cho que de­cir so­bre sus pla­nes del fu­tu­ro go­bierno. Ha­bla­ba en voz al­ta y por eso la se­ño­ra po­día es­cu­char­lo. El asun­to era se­rio, se­gún pa­re­ce. Has­ta lle­gó a pre­gun­tar­les a sus com­pa­ñe­ros de me­sa cuán­to dinero iban a po­ner pa­ra su cam­pa­ña. In­for­mó que en unas se­ma­nas con­se­gui­ría cien mil fir­mas que res­pal­da­ran su can­di­da­tu­ra.

De­mos­tran­do sus co­no­ci­mien­tos po­lí­ti­cos, ca­li­fi­có al anun­cio de la cons­ti­tu­yen­te co­mo una “me­ti­da de pa­ta”. Sos­tu­vo que la cons­ti­tu­yen­te se ha­ce cuan­do se ha da­do una gue­rra, con­flic­tos en­tre el Go­bierno y el pue­blo, que lle­van a una rup­tu­ra del or­den en el país.

Si­guió el po­lí­ti­co dan­do su opi­nión so­bre di­ver­sos as­pec­tos que afec­tan a la Re­pú­bli­ca y ma­ni­fes­tó que es­to se arre­gla­ría con un go­bierno pa­re­ci­do al de los nor­te­ame­ri­ca­nos. La da­ma que ha­bía es­cu­cha­do por ca­sua­li­dad es­te pro­yec­to po­lí­ti­co de la nue­va “di­vi­na po­ma­da” pa­na­me­ña es­ta­ba asom­bra­da de que ese pro­gra­ma de go­bierno se con­ver­sa­ra en voz al­ta en un lu­gar pú­bli­co. Me­nos mal que por es­tar aten­to a mi de­li­cio­so desa­yuno, no pu­se aten­ción a esa con­ver­sa­ción… pe­ro me sir­vió pa­ra pre­gun­tar­me si la char­la vio­la­ba la “ve­da po­lí­ti­ca” del mo­men­to. Ho­ras des­pués re­vi­san­do las re­des so­cia­les, en­con­tra­mos de­ce­nas de ca­ras de po­lí­ti­cos pa­na­me­ños.

Era una en­cues­ta pa­ra co­no­cer cuál de ellos era más po­pu­lar en las pró­xi­mas elec­cio­nes. To­do es­to de­mues­tra que una “ve­da elec­to­ral” de mu­chos me­ses no se va a cum­plir en es­te país. So­cio­ló­gi­ca­men­te, a mu­chos pa­na­me­ños les gus­ta po­li­ti­quear. En lo eco­nó­mi­co, la po­lí­ti­ca sig­ni­fi­ca cir­cu­la­ción de dinero, lo que cae­ría muy bien en es­tos mo­men­tos de dis­mi­nu­ción de pla­ta en el país. (Oja­lá nun­ca un ase­sino en Pa­na­má con­fie­se sus crí­me­nes a cam­bio de que le den país por cár­cel).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.