Mi­li­ta­ri­zan hos­pi­tal por Mar­ti­ne­lli

Crítica - - NACIONAL - Yor­len­ne Morales y Jorge Luis Ba­rría

El ex­man­da­ta­rio Ricardo Mar­ti­ne­lli –quien an­te­no­che pre­sen­tó una pre­sión ar­te­rial de 230/90 con ries­go de un even­to ce­re­bro­vas­cu­lar- ayer era mo­vi­li­za­do en ca­mi­lla por las sa­las del hos­pi­tal San­to To­más por una es­cua­dra de po­li­cías in­clu­yen­do an­ti­mo­ti­nes.

Los mi­li­ta­res em­pu­ja­ban y gol­pea­ban a los pe­rio­dis­tas que in­ten­ta­ban al­gu­na fra­se de Mar­ti­ne­lli, que ape­nas pu­do ex­cla­mar: "¡me quie­ren ma­tar, es­toy se­cues­tra­do!". Al­gu­nos pre­sen­tes en el no­so­co­mio le gri­ta­ban a los uni­for­ma­dos: "¡de­jen al hom­bre, co­ño!"

A los fa­mi­lia­res y abogados no se les permitió vi­si­tar a Mar­ti­ne­lli, hecho que fue de­nun­cia­do por el abo­ga­do Sid­ney Sit­tón en una de­mo­ra­da au­dien­cia con­vo­ca­da por el ma­gis­tra­do de ga­ran­tías Jerónimo Me­jía, con el fin de in­te­rro­gar al mé­di­co de El Re­na­cer, Leonardo La­bra­dor. Es­te explicó en de­ta­lle la cri­sis hi­per­ten­si­va del ex­pre­si­den­te.

La­bra­dor de­ta­lló que Mar­ti­ne­lli en su primera eva­lua­ción –a las 8:45 a.m.tras lle­gar a Panamá, re­gis­tra­ba una pre­sión de 125/68. Lue­go a las 10:15 a.m. en El Re­na­cer se le dis­pa­ró a 200/115, lo que preo­cu­pó al ga­leno, por­que ade­más pre­sen­ta­ba en­ro­je­ci­mien­to del ros­tro y se le dio un me­di­ca­men­to. A las 11:30 a.m. hubo otra toma de pre­sión con re­sul­ta­do 200/117, se le vol­vió a me­di­car, pero se lla­ma­ron es­pe­cia­lis­tas por­que pre­sen­ta­ba rui­dos car­dia­cos.

Los car­dió­lo­gos Jai­ro Gon­zá­lez, je­fe de ser­vi­cio de car­dio­lo­gía de la CSS, Enrique Mén­dez y Gloria O'Neill De Gra­cia, hi­cie­ron la re­vi­sión y en­tre una y otro che­queo, la pre­sión era de 200/105, 2005/110 y 220/110. Los cua­tro mé­di­cos re­co­men­da­ron –an­tes de la au­dien­cia- su in­gre­so al hos­pi­tal.

El doc­tor La­bra­dor re­la­tó que a las 9:05 p.m. tras re­gre­sar de la au­dien­cia se ha­ce una nue­va eva­lua­ción y Mar­ti­ne­lli pre­sen­ta­ba una pre­sión ar­te­rial de 230/150 y tras me­di­ca­men­tos 200/110 y pre­sen­ta­ba ma­reos y do­lo­res de ca­be­za, lo que representaba una cri­sis de emer­gen­cia por hi­per­ten­sión.

Los abogados in­ten­ta­ron ale­gar que la ne­ga­ti­va del ex­man­da­ta­rio de to­mar en una oca­sión un me­di­ca­men­to su­ge­ri­do por La­bra­dor, fue una ac­ción pre­me­di­ta­da de Mar­ti­ne­lli, pero el doc­tor La­bra­dor des­ta­có que la si­tua­ción del ex­man­da­ta­rio lo hacía sus­cep­ti­ble de un de­rra­me.

Las ad­ver­ten­cias de los es­pe­cia­lis­tas y los cues­tio­na­mien­tos que se dieron por las opi­nio­nes del en la au­dien­cia dl lunes del Dr. Gabriel Fra­go, pro­vo­có pro­tes­tas de otros ga­le­nos.

El Dr. Julio San­do­val ex­cla­mó de­jen que “RMB se de­fien­da, hagan que la jus­ti­cia pre­va­lez­ca, ac­túen en De­re­cho, con­dé­nen­lo si es cul­pa­ble y la Pa­tria se los agra­de­ce, pero no re­buz­nen. Ex­per­tos en De­re­cho cues­tio­nan­do y en­ca­jo­nan­do pre­gun­tas im­po­si­bles de con­tes­tar? Ud cree que él se pue­de morir aho­ra? Qué es eso Jerónimo Me­jía”.

El doc­tor Xa­vier Sáez-llo­rens explicó que to­man­do el pul­so se pue­de detectar arrit­mia y una arrit­mia se­ve­ra no con­tro­la­da, pue­de cau­sar muer­te sú­bi­ta. "Los odios y ven­gan­zas nu­blan el ra­cio­ci­nio de hasta mé­di­cos...las opi­nio­nes de abogados, pe­rio­dis­tas y tui­te­ros no mé­di­cos ca­re­cen de va­lor en temas es­tric­ta­men­te téc­ni­cos...al Dr Fra­go lo han lin­cha­do in­jus­ta­men­te, que cir­co de país te­ne­mos”, aña­dió.

Mar­ti­ne­lli per­ma­ne­ce re­clui­do en la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos del no­so­co­mio y se le co­lo­có en la mis­ma ca­ma que uti­li­zó el ex­ge­ne­ral Ma­nuel An­to­nio No­rie­ga, cuan­do es­tu­vo en ese no­so­co­mio.

Ayer más de 10 uni­da­des po­li­cia­les es­col­ta­ron al ex­pre­si­den­te Ricardo Mar­ti­ne­lli, sólo pa­ra pa­sar de la sa­la de dón­de se en­cuen­tra re­clui­do hasta el área de ra­dio­lo­gía, don­de se le rea­li­za­ron va­rios exá­me­nes so­li­ci­ta­dos por los mé­di­cos.

Pa­sa­do me­dio día, del hos­pi­tal sa­lió Mar­ta de Mar­ti­ne­lli y Ma­rio Mar­ti­ne­lli, mo­les­tos por­que no se les dio ac­ce­so al cuar­to de la sa­la de in­ten­si­vo, por lo que se re­ti­ra­ron de­nun­cian­do abu­so.

Al pa­sar el ra­to dos vehícu­los de la Uni­dad de Fuer­zas Especiales, llegaron a la sa­la de ur­gen­cias del no­so­co­mio, re­ple­tos en uni­for­ma­dos fuer­te­men­te ar­ma­dos y di­ri­gién­do­se hasta la sa­la del se­ñor Mar­ti­ne­lli.

Una ba­te­ría de pe­rio­dis­tas se apos­tó a las afue­ras del hos­pi­tal al ob­ser­var a los po­li­cías en es­pe­ra de que sa­ca­ran al ex­man­da­ta­rio, pero pa­ra sor­pre­sa, esas uni­da­des so ha­bían llegado pa­ra im­pe­dir la co­ber­tu­ra de los medios por el ca­so que se le si­gue al ex­pre­si­den­te.

"Me tie­nen se­cues­tra­do"; " me han vio­la­do to­dos mis de­re­chos"; "no me de­jan ni mo­ver la mano", era lo que gri­ta­ba Ricardo Mar­ti­ne­lli cuan­do era tras­la­da­do en la ca­mi­lla den­tro del re­cin­to hos­pi­ta­la­rio, con ca­si to­dos los po­li­cías lo ro­dea­ron pa­ra que no di­je­ra, ni hi­cie­ra al­gún ges­to a los medios de comunicación.

En me­dio del tras­la­do to­dos los co­mu­ni­ca­do­res que bus­ca­ban el mejor án­gu­lo pa­ra fo­to­gra­fiar y fil­mar a Ricardo Mar­ti­ne­lli, los agen­tes de UFE en com­pa­ñía del Sub­di­rec­tor de la Po­li­cía, Ja­cin­to Gó­mez, agre­die­ron a va­rios pe­rio­dis­tas pro­pi­nán­do­le fuer­tes golpes.

La si­tua­ción del hos­pi­tal mi­li­ta­ri­za­do fue de­nun­cia­da an­te el ma­gis­tra­do Jerónimo Me­jía, quien envió una no­ta a la di­rec­ción del hos­pi­tal. La ins­ti­tu­ción a su vez acla­ró que ellos no ha­bían or­de­na­do ese des­plie­gue de uni­for­ma­dos.

Me­jía también se pre­sen­tó ano­che a la sa­la don­de es­tá Mar­ti­ne­lli pa­ra co­no­cer su es­ta­do de sa­lud y pa­ra que fue­ra eva­lua­dos por tres ga­le­nos del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal, los cua­les de­ben pre­sen­tar hoy un in­for­me. La ex­pri­me­ra da­ma Mar­ta de Mar­ti­ne­lli se can­só de es­pe­rar ho­ras pa­ra ver a su es­po­so y se re­ti­ró. Solo el abo­ga­do Ro­nier Or­tiz pu­do hablar con el ex­pre­si­den­te y es­tar pre­sen­te en la eva­lua­ción mé­di­ca.

Tras la di­li­gen­cia que duró cer­ca de una ho­ra, a par­tir de hoy se au­to­ri­za­rá a los abogados pa­ra que pue­dan in­gre­sar sin problemas al hos­pi­tal y con­ver­sar con Mar­ti­ne­lli, quien por aho­ra per­ma­ne­ce­rá en el San­to To­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.