El Po­tre­ro de La Pin­ta­da, de lu­to

Crítica - - Opinión - Por Ju­lio Cé­sar Cai­ce­do Men­die­ta

Quién pen­sa­ría que en esas tar­des de ve­rano en don­de la luz del sol aplas­ta los recuerdos que se sus­pen­den por lar­go tiem­po en las to­rre­ci­tas de las igle­sias ocu­rrie­sen ve­lo­rios por aho­ga­dos el mis­mo día, pro­vo­ca­dos por que­bra­di­tas que ni pa­re­cen pe­li­gro­sas, que se em­bal­san en cual­quier pun­to de las mon­ta­ñas co­cle­sa­nas del nor­te, mu­chas ve­ces por ca­mi­nos im­pro­vi­sa­dos que na­die sa­be de dón­de vie­nen.

Bueno, una de esas via­je­ras lle­nas de aguas tur­bias con se­di­men­tos co­no­ci­das co­mo ca­be­zas de agua se des­li­zó por la que­bra­di­ta Ce­rro Pe­lao de Mar­ta, em­bal­se con ve­lo­ci­dad y vo­lu­men de agua su­fi­cien­tes pa­ra sor­pren­der al jo­ven evan­gé­li­co, de 27 años, Os­car Sán­chez y lle­vár­se­lo a la vi­da per­du­ra­ble jun­to a DS. Lue­go, acá más aba­jo y en el cen­tro del va­lle de pas­ti­za­les de El Po­tre­ro, la os­cu­ri­dad de la ma­dru­ga­da acom­pa­ña­da de las cre­ci­das que­bra­das la Mo­na y la Pi­ca­cha arras­tra­ron a dos ca­bal­ga­du­ras en la ma­dru­ga­da del 10 de sep­tiem­bre, des­de el co­no­ci­do pa­so mer­caer.

En uno de los ca­ba­llos que cru­za­ban via­ja­ba en an­cas el aho­ra fi­na­do “La­lo”, Jesús Eduar­do Men­do­za, de 67 años. El ca­dá­ver del an­ciano fue en­con­tra­do en el vi­llo­rrio de El Espino en el pa­tio tra­se­ro del arro­ce­ro “Ni­lo” Arro­cha De Frei­tas. Lo cu­rio­so de los co­men­ta­rios pos­te­rio­res es que tres no­ches an­tes de los fu­si­leos de ra­yos y re­lám­pa­gos no ce­só de can­tar el co­co­ri­to y cer­ca de la ca­sa del car­pin­te­ro Ed­win Jo­sé Men­do­za, por el ca­mino que va de El Espino has­ta el cen­tro de El Po­tre­ro, avis­ta­ron va­rias ve­ces al mis­mo chi­va­to en te­ne­bro­sas ca­rre­ras ha­cien­do em­bes­ti­das ha­cia el fon­do de la tie­rra.

Los tu­ris­tas que nos vi­si­tan en es­ta épo­ca llu­vio­sa del 2018, por fa­vor, no de­jen de ve­nir, pe­ro atien­dan los pro­nós­ti­cos del tiem­po, que úl­ti­ma­men­te es­tán acer­ta­dos. Por aho­ra no se me­tan en el río Ha­rino ni en el Va­do de Pie­dras Ama­ri­llas, me­jor es­ta­ció­nen­se en la ven­ta de cho­ri­zos de Pie­dras Blan­cas que en los ce­rros del fren­te con unos bue­nos bi­no­cu­la­res se ven a unos duen­de­ci­tos ju­gan­do “la pa­che­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.