Ma­la pra­xis

Crítica - - Opinión - Por Ro­ber­to Mo­re­los Co­rreo elec­tró­ni­co: ro­ber­to_­mo­re­los@yahoo.com

El pa­sa­do mes de oc­tu­bre del 2017, la Co­mi­sión de Tra­ba­jo, Sa­lud y De­sa­rro­llo So­cial de la Asam­blea Na­cio­nal de Dipu­tados prohi­jó en pri­mer de­ba­te, el pro­yec­to de ley, el cual pre­ten­de hu­ma­ni­zar la sa­lud

en Pa­na­má.

Han trans­cu­rri­do 11 me­ses y dos pre­si­den­tes de la Co­mi­sión de Sa­lud, y el pro­yec­to es­tá es­tan­ca­do, se­rá que los gre­mia­lis­tas de la sa­lud se opo­nen a su apro­ba­ción.

En aras de una ne­ce­sa­ria do­cen­cia a nues­tros lec­to­res, te­ne­mos que ex­pli­car que la ma­la pra­xis en ge­ne­ral es la res­pon­sa­bi­li­dad pro­fe­sio­nal por los ac­tos rea­li­za­dos con ne­gli­gen­cia.

Cuan­do ha­bla­mos de ma­la pra­xis mé­di­ca, que­re­mos re­fe­rir­nos a in­di­car la ma­la ges­tión ya sea por ac­ción u omi­sión en la pres­crip­ción de me­di­ca­ción o en una ma­ni­pu­la­ción en el cuer­po en el pa­cien­te (en una ope­ra­ción, el cual oca­sio­na un da­ño a su in­te­gri­dad fí­si­ca y mo­ral, el cual es re­sar­ci­ble por la vía del de­re­cho.

Pa­ra que se con­fi­gu­re la ma­la pra­xis me­di­ca tie­ne que ha­ber un ne­xo cau­sal en­tre el da­ño pro­du­ci­do y la ac­ción u omi­sión del pro­fe­sio­nal mé­di­co, ba­sa­do en la ne­gli­gen­cia, im­pe­ri­cia o inob­ser­van­cia de los re­gla­men­tos.

Co­mo se sa­be, la obli­ga­ción del mé­di­co es de me­dios, no de re­sul­ta­do, en el sen­ti­do de que no pue­de ni de­be ga­ran­ti­zar el re­sul­ta­do cu­ra­ti­vo de un tra­ta­mien­to, pe­ro lo que sí es inex­cu­sa­ble e in­cu­rre en res­pon­sa­bi­li­dad es cuan­do en su tra­ta­mien­to se ad­vier­ten si­tua­cio­nes que pro­vo­can los re­sul­ta­dos da­ño­sos y que pu­die­ran ha­ber­se evi­ta­do, si el pro­fe­sio­nal hu­bie­se uti­li­za­do su “buen sa­ber y en­ten­der­se”.

Es un he­cho que la ma­la pra­xis oca­sio­na muer­tes, su­fri­mien­tos y mu­ti­la­ción, y es­tos ca­sos mu­chas ve­ces que­dan im­pu­nes por­que las víc­ti­mas y fa­mi­lia­res caen en un omi­no­so si­len­cio, pro­duc­to del des­co­no­ci­mien­to del te­ma.

Por ello, de­be le­gis­lar­se en torno al te­ma, por su ca­rác­ter es­pe­cia­lí­si­mo, to­da vez que la fron­te­ra en­tre un tra­ta­mien­to fa­lli­do y uno ne­gli­gen­te es muy su­til y tra­tán­do­se de una vi­da hu­ma­na, a los fa­mi­lia­res de un pa­cien­te no le de­be que­dar du­da al­gu­na que el fa­cul­ta­ti­vo hi­zo to­do lo que pu­do, se­gún su ex­per­ti­cia, ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to, pa­ra sal­var esa vi­da y que si no lo lo­gró, fue­ron por cir­cuns­tan­cias aje­nas a su vo­lun­tad.

Esa cer­te­za de sen­si­bi­li­dad, en­tre­ga y hu­ma­ni­za­ción en el tra­ta­mien­to mé­di­co no le de­vol­ve­rá la vi­da al pa­cien­te, pe­ro al me­nos ser­vi­rá de con­sue­lo pa­ra sa­ber que la au­to­ri­dad sa­ni­ta­ria mos­tró in­te­rés y de­li­ca­de­za en el tra­ta­mien­to.

El an­te­pro­yec­to ti­tu­la­do Hu­ma­ni­za­ción de los Ser­vi­cios se­ña­la la res­pon­sa­bi­li­dad que ten­drán que afron­tar los res­pon­sa­bles de la sa­lud por cau­sa co­mo no con­tar con per­so­nal ade­cua­do pa­ra su aten­ción, no te­ner de­bi­da hi­gie­ne de los am­bien­tes y equi­pos ins­tru­men­ta­les mé­di­cos, ti­pi­fi­car co­mo de­li­to el cau­sar la muer­te y le­sio­nes por ma­la pra­xis en la sa­lud, es­ta­ble­cer au­di­to­rías mé­di­cas ex­ter­nas, obli­gan­do al Es­ta­do a ca­pa­ci­tar a los fis­ca­les y jue­ces pa­ra que pue­dan dar la de­bi­da aten­ción a po­si­bles res­pon­sa­bi­li­da­des ci­vi­les o pe­na­les de­ri­va­das de los ma­los ser­vi­cios de sa­lud.

Or­de­nar la crea­ción de me­ca­nis­mos de con­ci­lia­ción y ar­bi­tra­je es­pe­cia­li­za­dos en con­tro­ver­sia re­la­ti­va a la pres­ta­ción de los ser­vi­cios de sa­lud a fin de pro­veer a las par­tes una al­ter­na­ti­va.

Adop­tar el 30 de abril co­mo Día Na­cio­nal de la Pre­ven­ción y Edu­ca­ción con­tra la Ma­la Pra­xis. Es­ta­re­mos pen­dien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.