Ama­dor, la per­la pa­na­me­ña que dispu­tan EEUU y Chi­na

Crítica - - Alcierre -

La po­si­bi­li­dad de cons­truir la Em­ba­ja­da de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de Chi­na en el área de Ama­dor dis­pa­ró aler­tas en Was­hing­ton y el re­cha­zo en di­ver­sos sec­to­res en Pa­na­má, que ayer pro­mo­vie­ron una siem­bra de ban­de­ras en esa zo­na de es­par­ci­mien­to de los pa­na­me­ños.

Pa­ra EE.UU., el an­ti­guo Fuer­te Ama­dor tie­ne gran sig­ni­fi­ca­do. Fue se­de del Ejér­ci­to Sur des­de 1947 has­ta 1979, cuan­do fue tras­la­da­do a Fuer­te Clay­ton. El área se ter­mi­nó de cons­truir allá por 1912 y la cal­za­da se re­lle­nó con 2 mi­llo­nes 141 mil 536 yar­das cú­bi­cas de tie­rra ex­traí­da del Cor­te Cu­le­bra pa­ra lo­grar un com­ple­jo de 344 acres (1 mi­llón 391 mil 824 me­tros).

Su pro­pó­si­to –jun­to al en­ton­ces Fue­re Grant ubi­ca­do en Naos y Pe­ri­co- era pro­te­ger la en­tra­da sur del Ca­nal de Pa­na­má.

La Jun­ta de For­ti­fi­ca­ción del Ca­nal de Pa­na­má del Ejér­ci­to y la Marina Con­jun­ta re­co­men­dó ins­ta­lar en am­bas ba­ses los ar­ma­men­tos más po­ten­tes y efi­ca­ces que los ins­ta­la­dos en cual­quier otra lo­ca­li­dad en el mun­do. Unas 50 ba­te­rías de ar­ti­lle­ría fue­ron ubi­ca­das. En 1948 se mo­der­ni­zó la de­fen­sa pa­ra con­ver­tir­lo co­mo un si­tio pa­ra mi­si­les HAWK.

En 1936 se di­se­ñó el cam­po de golf de 18 ho­yos y en 1932 el tea­tro, en es­ta úl­ti­ma ins­ta­la­ción y en un área ad­ya­cen­te de 4 hec­tá­reas (40 mil me­tros) pro­pu­so el man­da­ta­rio Juan Car­los Va­re­la ubi­car la Em­ba­ja­da de Chi­na.

Par­te de Fuer­te Ama­dor y sus is­las fue­ron trans­fe­ri­das a Pa­na­má el 1 de oc­tu­bre de 1979. El res­to fue re­ver­ti­do por los nor­te­ame­ri­ca­nos 1 de oc­tu­bre de 1996, en cum­pli­mien­to de los Tra­ta­dos To­rri­jos Car­ter.

Ama­dor y su Cal­za­da fue­ron qui­zás la par­te más vi­si­ble de la re­cu­pe­ra­ción de la so­be­ra­nía pa­na­me­ña en la an­ti­gua Zo­na del Ca­nal. Fue uno de los pri­me­ros si­tios cer­ca­nos a la ca­pi­tal, don­de des­apa­re­cie­ron los le­tre­ros grin­gos de ¡No Tres­pas­sing!, y los pa­na­me­ños pu­die­ron dis­fru­tar de un área que le fue res­trin­gi­da por ca­si 7 dé­ca­das y cons­ti­tuía la 5.ª fron­te­ra.

Por eso, la pro­pues­ta de Va­re­la de otor­gar por 140 años 4 hec­tá­reas de te­rreno al al­qui­ler de $1.00 pa­ra ins­ta­lar la Em­ba­ja­da de la Chi­na Co­mu­nis­ta ge­ne­ró re­cha­zo y un sen­ti­mien­to na­cio­na­lis­ta que es­tu­vo por un tiem­po en re­po­so.

Si bien se ale­ga que ya no se le dis­pen­sa ex­tra­te­rri­to­ria­li­dad a las mi­sio­nes ex­tran­je­ras, sino que se ha­bla de in­vio­la­bi­li­dad e in­mu­ni­da­des, la ins­ta­la­ción de la Em­ba­ja­da de Pe­kín, en Ama­dor, nos re­tor­na­ría a épo­cas su­pe­ra­das del ¡No Tres­pas­sing!, pe­ro aho­ra en man­da­rín.

El pre­si­den­te Juan Car­los Va­re­la ha co­me­ti­do una se­rie de pi­fias en torno a la

se­lec­ción de Ama­dor pa­ra ubi­car esa em­ba­ja­da. De sa­li­da enojó al prin­ci­pal so­cio his­tó­ri­co de Pa­na­má: EE.UU., que le ha en­via­do to­da cla­se de men­sa­jes so­bre la im­pru­den­cia de ubi­car en la en­tra­da del Ca­nal la mi­sión de su prin­ci­pal ri­val comercial y en ma­te­ria de se­gu­ri­dad.

Al mis­mo tiem­po, Va­re­la se peleó con el prin­ci­pal par­ti­do de opo­si­ción: el PRD al cues­tio­nar que tie­nen en Ama­dor un te­rreno de 5 hec­tá­reas, don­de so­lo hay una tum­ba va­cía: la del ge­ne­ral Omar To­rri­jos.

Aho­ra has­ta los chi­nos es­tán mo­les­tos con el man­da­ta­rio por­que los hi­zo gas­tar di­ne­ro en es­tu­dios y es pro­ba­ble que el pro­yec­to en esa zo­na se des­car­te por el re­cha­zo po­pu­lar que se ha ge­ne­ra­do en Pa­na­má.

Has­ta el pro­pio pre­si­den­te del Cen­tro Cul­tu­ral Chino-Pa­na­me­ño, Fermín Chan, ad­vir­tió que Ama­dor no es lu­gar pa­ra nin­gu­na em­ba­ja­da.

Apar­te de eso, la Ley 21 del 2 de ju­lio de 1997, que aprue­ba el plan re­gio­nal pa­ra el de­sa­rro­llo de la re­gión in­ter­oceá­ni­ca, y el plan ge­ne­ral de uso, con­ser­va­ción y de­sa­rro­llo del área del Ca­nal, no con­tem­pla em­ba­ja­das en Ama­dor.

La Ca­sa Blan­ca, el Co­man­do Sur y el Se­na­do es­tán preo­cu­pa­dos por la pre­sen­cia Chi­na y lla­ma­ron a con­sul­tas a su en­car­ga­da de ne­go­cios en Pa­na­má, Ro­xan­ne Ca­bral, quien es­tá a car­go de la em­ba­ja­da en el Ist­mo.

Un he­cho muy sig­ni­fi­ca­ti­vo fue que el día en que la re­pre­sen­tan­te grin­ga fue lla­ma­da a con­sul­tas fue el 7 de sep­tiem­bre, fe­cha en que se cum­plía un nue­vo aniver­sa­rio de los tra­ta­dos ca­na­le­ros To­rri­jos-Car­ter fir­ma­dos en Was­hing­ton el 7 de sep­tiem­bre de 1977.

El je­fe del Co­man­do Sur, al­mi­ran­te Kurt W. Tidd, ad­vir­tió an­te el Se­na­do de EE.UU. el peligro de la cre­cien­te pre­sen­cia de Chi­na en el en­torno del Ca­nal de Pa­na­má.

Ya ca­si al fi­nal de la se­ma­na, la vo­ce­ra del De­par­ta­men­to de Es­ta­do, Heat­her Nauert, le man­dó un men­sa­je cla­ro a Va­re­la: “To­dos los paí­ses tie­nen el de­re­cho so­be­rano de desa­rro­llar­se ba­jo sus pro­pios tér­mi­nos”. No obs­tan­te, ad­vir­tió que esos tér­mi­nos de­ben ser “trans­pa­ren­tes y jus­tos”. Ya en esa mis­ma lí­nea se ha­bía que­ja­do el lo­cuaz exem­ba­ja­dor John Fee­ley.

El exem­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se ase­gu­ró que el Go­bierno pa­na­me­ño man­tu­vo en se­cre­to las ne­go­cia­cio­nes con Chi­na, y fue me­dian­te una lla­ma­da a Juan Car­los Va­re­la pa­ra dis­cu­tir el ca­so del ex­go­ber­nan­te Ri­car­do Mar­ti­ne­lli que el “pre­si­den­te de­jó es­ca­par la de­ci­sión”.

Fee­ley ase­gu­ró que “el Go­bierno de Va­re­la ha al­qui­la­do en si­len­cio a los chi­nos una enor­me par­ce­la de cons­truc­ción, en la fran­ja de tie­rra que se aden­tra en el océano en la desem­bo­ca­du­ra del Ca­nal, pa­ra uti­li­zar­la co­mo se­de de una nueva em­ba­ja­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.