Mo­les­ta

Crítica - - Opinión - Por Mil­cía­des Or­tiz • Ca­te­drá­ti­co

Ho­ras des­pués de ser pu­bli­ca­do mi ar­tícu­lo re­cor­dan­do los 33 años de la muer­te del mé­di­co gue­rri­lle­ro Hu­go Spa­da­fo­ra, de­ci­dí pre­gun­tar a al­gu­nas per­so­nas so­bre es­te már­tir de la pa­tria. Va­rios de unos 40 años no te­nían idea de quién fue. Otros de me­nos de 30 años tam­po­co. No es la pri­me­ra vez que com­prue­bo el des­co­no­ci­mien­to que tie­ne un sec­tor del pue­blo, so­bre lo ocu­rri­do du­ran­te los 21 años de dic­ta­du­ra mi­li­tar. ¿A quién echar­le la cul­pa? ¿A la fal­ta de re­fe­ren­cias de es­te la­men­ta­ble pe­rio­do pa­na­me­ño en tex­tos es­co­la­res? Al­gu­nos pro­fe­so­res de His­to­ria no se re­fie­ren a la dic­ta­du­ra por te­mor a bus­car­se pro­ble­mas. Re­cuer­den que mu­chos de los que par­ti­ci­pa­ron en ella si­guen ac­ti­vos en la po­lí­ti­ca, eco­no­mía y vi­da so­cial. Pe­ro a los que nos opu­si­mos a los des­ma­nes de los mi­li­ta­res y sus de­fen­so­res ci­vi­les nos due­le es­ta reali­dad. Por eso du­ran­te años en mis es­cri­tos he se­ña­la­do que “es­tá prohi­bi­do ol­vi­dar”.

To­da­vía no en­cuen­tran los res­tos y las se­pul­tu­ras de do­ce­nas de víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra. Des­de ha­ce años he cap­ta­do de­cep­ción en lu­cha­do­res por la de­mo­cra­cia. Al­gu­nos se han mar­gi­na­do de las pro­tes­tas que se dan en de­mo­cra­cia. Otros pre­fie­ren no opi­nar so­bre el mo­men­to ac­tual por­que creen que de po­co val­drá. Al ver a fi­gu­ras ci­vi­les y mi­li­ta­res dic­ta­to­ria­les dan­do su opi­nión “de­mo­crá­ti­ca” so­bre lo que su­ce­de aho­ra, ten­drán que su­frir al re­cor­dar lo que ex­pu­sie­ron com­ba­tien­do la dic­ta­du­ra.

Cu­rio­so es que cier­tos de­fen­so­res de la dic­ta­du­ra aho­ra vi­ven me­jor que an­tes. Na­die les re­cla­ma el di­ne­ro mal ha­bi­do. No hay in­ves­ti­ga­cio­nes por los crí­me­nes co­me­ti­dos, tor­tu­ras, vio­la­cio­nes, co­rrup­ción y otros abu­sos que so­me­tie­ron al pue­blo pa­na­me­ño. ¿Al­guien me pue­de de­cir cuántos mi­llo­nes les qui­ta­ron a los man­da­ma­ses dic­ta­to­ria­les? Ha­ce po­co pa­sé por don­de es­ta­ba una de las ca­sas del úl­ti­mo dic­ta­dor. El go­bierno an­te­rior la de­rri­bó y se di­jo que se ha­ría un mu­seo de las atro­ci­da­des de la dic­ta­du­ra. Ya no se ha­bla de eso y ni si­quie­ra es­tá afue­ra la lis­ta de los muer­tos y des­apa­re­ci­dos. Can­sa de­cir que los pue­blos que ol­vi­dan su his­to­ria es­tán con­de­na­dos a re­pe­tir­la. A va­rios no nos gus­ta que mi­li­ta­res es­tén en im­por­tan­tes car­gos del Go­bierno, dis­fru­tan­do de al­tos sa­la­rios. Re­cor­da­mos la fra­se que “nin­gún ti­gre se vuel­ve ve­ge­ta­riano”. (Cui­da­do, pues).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.