Im­por­tan­cia de las vitaminas

El cuer­po ne­ce­si­ta vitaminas, sin im­por­tar la edad ni con­di­ción.

Crítica - - Show - Mar­le­ne Gon­zá­lez Mar­le­ne­li­neth • mgon­za­lez@epa­sa.com

Sa­bías que la can­ti­dad de vitaminas que de­bes con­su­mir de­pen­de de la eta­pa fi­sio­ló­gi­ca en la que es­tés (ni­ñez, ado­les­cen­cia, em­ba­ra­zo, lac­tan­cia, adul­tez, de­por­tis­tas o adul­tos ma­yo­res). Se­gún la nu­tri­cio­nis­ta Ana Cris­ti­na Gutiérrez, sin im­por­tar la edad o la con­di­ción en la que es­te­mos, de­be­mos in­cluir en la in­ges­ta dia­ria tan­to las li­po­so­lu­bles (vitaminas A, D, E y K) co­mo las hi­dro­so­lu­bles (las del com­ple­jo B y vi­ta­mi­na C).

Ya que las vitaminas apor­tan los nu­trien­tes que po­drían pre­ve­nir a fu­tu­ro la apa­ri­ción del al­gún pa­de­ci­mien­to, es im­por­tan­te de­ter­mi­nar si a tra­vés de los ali­men­tos se in­gie­re la can­ti­dad o va­rie­dad de vitaminas ne­ce­sa­rias, de lo con­tra­rio po­dría ob­te­ner­las a tra­vés de un mul­ti­vi­ta­mí­ni­co.

Gutiérrez ex­pli­ca que los mul­ti­vi­ta­mí­ni­cos son com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les que vie­nen a acom­pa­ñar una ali­men­ta­ción sa­na y que sa­tis­fa­cen las ne­ce­si­da­des de nu­trien­tes que el cuer­po re­quie­re pa­ra fun­cio­nar y que por al­gún mo­ti­vo no se in­gie­ren en la die­ta o bien ne­ce­si­ta en ma­yo­res can­ti­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.