Cró­ni­ca de un em­ba­ra­zo anun­cia­do…

Día a día - - FA­MA -

Ad­mi­to que has­ta an­tes del cu­le­brón amo­ro­so de la se­ma­na pa­sa­da, al úni­co Po­lo-Po­lo fa­mo­so que yo co­no­cía era al co­me­dian­te me­xi­cano Leo­pol­do Ro­ber­to García Pe­láez Be­ní­tez, por­que el otro, lo úni­co que creo tie­ne de fa­ma es ser el de los cal­zon­ci­llos Johnny Cot­ton. De re­pen­te, el show Tu Ma­ña­na de Te­le­me­tro or­ga­ni­zó un su­pues­to baby sho­wer a una ex­par­ti­ci­pan­te de Ca­lle7 y eso se con­vir­tió, pla­nea­do o no, en una es­pe­cie de Lau­ra Bo­zo o Ca­so Ce­rra­do don­de se ven­ti­ló una pa­ter­ni­dad, que se su­po­ne es un te­ma pri­va­do de dos y so­lo fal­tó que gri­ta­ran ¡que pa­se el des­gra­cia­do! Mi­nu­tos des­pués, TVN, la pan­ta­lla don­de el se­ñor en men­ción par­ti­ci­pa en uno de sus pro­gra­mas, reac­cio­na y pro­mo­cio­na en re­des so­cia­les que en su ga­me show­ves­per­tino se co­no­ce­rían las pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes de él pos­re­ve­la­ción de Tu Ma­ña­na. El se­ñor ha­bla tres mi­nu­tos, no di­ce na­da y otro show de esa pan­ta­lla, Suel­ta El Wi­chi, pro­mo­cio­na que se­rá en ese es­pa­cio don­de el se­ñor ha­ble. Med­com no se que­da con esa y en el no­ti­cia­rio es­te­lar, que se su­po­ne es un es­pa­cio de in­for­ma­ción, un es­pa­cio se­rio y el más im­por­tan­te de su pro­gra­ma­ción, la re­ve­la­ción de la ma­má de la im­pli­ca­da es con­te­ni­do no­ti­cio­so… pe­ro co­mo eso no era su­fi­cien­te, en su ca­nal her­mano Oye, el show La Mor­di­da se to­ma el te­ma y lle­va co­mo co­men­ta­ris­ta in­vi­ta­do a un ex­re­por­te­ro de su com­pe­ti­dor di­rec­to de TVN y se ti­ran un pro­gra­ma de ca­si una ho­ra so­bre el ca­so. To­da­vía lle­gó el lu­nes y TVN ha­ce un re­cuen­to del te­ma, en su ex show de chis­mes aho­ra de en­tre­te­ni­mien­to.

¡Qué show más pa­té­ti­co el de to­dos! De­be­rían to­dos es­tar des­nu­dos de ro­di­llas, ba­jo el in­cle­men­te sol, cas­ti­ga­dos en la en­tra­da de ca­da ca­nal por que­rer ven­der­les a las au­dien­cias co­mo in­for­ma­ción o en­tre­te­ni­mien­to al­go que no lo es, pe­ro más por usar un he­cho pri­va­do co­mo la co­mi­di­lla de los que con­su­men es­te ti­po de in­for­ma­ción sin im­por­tar­les las fa­mi­lias y mu­cho me­nos los ni­ños in­vo­lu­cra­dos. De­be­rían es­tar de ro­di­llas des­nu­dos pa­ra que se­pan y sien­tan lo que es ven­ti­lar la in­ti­mi­dad de los de­más en te­le­vi­sión na­cio­nal. Par­ta­mos de una pre­mi­sa. Nin­gún ta­len­to de te­le­vi­sión, bueno o ma­lo, con ar­te o sin él, tie­ne la obli­ga­ción de ex­pli­car su vi­da pri­va­da a na­die y me­nos en te­le­vi­sión na­cio­nal. Nin­gún show de te­le­vi­sión y mu­cho me­nos de en­tre­te­ni­mien­to pue­de ni de­be ven­ti­lar la vi­da pri­va­da de un ta­len­to por­que ellos sean fi­gu­ras que sa­len a cua­dro. ¿O es que los abo­ga­dos de esos ca­na­les no sa­ben que se es­tán co­me­tien­do de­li­tos y es­tán abrién­do­les la puer­ta a de­man­das?

En es­te show, por­que

NOS PUE­DEN GUS­TAR O NO LOS IN­VO­LU­CRA­DOS, PE­RO ELLOS SE ME­RE­CEN RES­PE­TO A SU IN­TI­MI­DAD. SI SE ACOS­TA­RON O NO, SI SE VEÍAN A ES­CON­DI­DAS O NO, SI QUE­MA­RON O NO, ESO ES PRO­BLE­MA DE ELLOS, DE NA­DIE MÁS.

es­te ca­so fue un show, se vio­la­ron mon­to­nes de co­sas, pe­ro lo más de­li­ca­do fue la dig­ni­dad de un ser hu­mano. La dig­ni­dad de una da­ma, la dig­ni­dad de un ca­ba­lle­ro y la de ni­ños, ya na­ci­dos y por na­cer. Si es­to no les pa­re­ce a los eje­cu­ti­vos de las te­le­vi­so­ras de­li­ca­do, de­ni­gran­te y abo­mi­na­ble, ya to­ca­mos fon­do.

Nos pue­den gus­tar o no los in­vo­lu­cra­dos, pe­ro ellos se me­re­cen res­pe­to a su in­ti­mi­dad. Si se acos­ta­ron o no, si se veían a es­con­di­das o no, si que­ma­ron o no, eso es pro­ble­ma de ellos, de na­die más.

So­lo pre­gún­te­se, ¿có­mo se sen­ti­rá la hi­ja de la in­vo­lu­cra­da, que por cier­to y por suer­te es una me­nor de edad, cuan­do la otra par­te ha­bla de exá­me­nes de ADN pa­ra com­pro­bar pa­ter­ni­dad en te­le­vi­sión na­cio­nal? ¿En buen pa­na­me­ño, có­mo se tra­du­ce eso? ¿Eso es res­pe­tar la dig­ni­dad de una da­ma?

¿Có­mo se sen­ti­rá la hi­ja del in­vo­lu­cra­do, que por cier­to y por suer­te es una me­nor de edad, cuan­do de la otra par­te se ha­bla de pa­ter­ni­dad irres­pon­sa­ble en te­le­vi­sión na­cio­nal?

¿Han pen­sa­do en esas ni­ñas cuan­do crez­can y las tec­no­lo­gías es­tén más avan­za­das y vean eso? Cuan­do va­yan al co­le­gio en tiem­pos en que el bull­ying cre­ce. ¿Han pen­sa­do los me­dios en los in­vo­lu­cra­dos co­mo se­res hu­ma­nos, co­mo hi­jos, co­mo her­ma­nos, co­mo pa­re­jas? ¿Esas son las te­le­vi­so­ras so­cial­men­te res­pon­sa­bles?

Es­to por don­de lo mi­ren fue una ba­zo­fia te­le­vi­si­va. Pun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.