LAS ÚL­TI­MAS DE NI­NA CA­NI­LLA

Día a día - - EL MURO -

Adi­vi­na, adi­vi­na­dor... ¿Quién es el pez gor­do? Y quién se­rá el pe­rio­dis­ta que di­ce La Llo­ro­na que an­da aho­ra en un X-5... Gra­cias a los 5 mi­llo­nes que se ga­nó ar­man­do ar­tí cu­los pa­ra el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad y que des­pués sal­drían co­mo re­dac­ción en un pe­rio­di­co ofi­cia­lis­ta... ¡San­to Cris­to! Era ver­dad lo del te­rreno de Ama­dor Ey, ha­blan­do de los pe­rió­di­cos... Qué me tie­nen que de­cir de la bom­ba que sol­tó La Es­tre­lla so­bre la ho­ja de ru­ta de las re­la­cio­nes con Chi­na. Ajá, re­sul­ta que era cier­to eso del te­rreno en Ama­dor.. Y aho­ra usar a Pa­na­ma de ton­tos úti­les pa­ra que le abran espacio en los paí­ses ára­bes y Su­dá­fri­ca... ¿En­ton­ces, quién mien­te aho­ra? ’La ma­la’ quie­re sus ma­me­yes

Ups, co­mo así que “la ma­la” quie­re que la nom­bren de di­rec­to­ra en el Ca­nal. Y por lo vis­to, otro que es­tá re­tan­do allí es Eche­le­cuen­to, que di­cen que lo quie­ren re­gre­sar al Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da aho­ra que la fies­ta ter­mi­na. ¡Su’s ala­ba’o! ¡Ay, Flor Miz­ra­chi!, la la­van­de­ri­ta que re­cu­ló Así co­mo lo lee, el pa­pe­lón de las fies­tas pa­trias sin lu­gar a du­das fue el de la la­van­de­ri­ta Flor Miz­ras­hi, quien tu­vo que meterse el ra­bo en­tre las piernas... Ella que tan­to le gus­ta in­sul­tar sin ra­zón, me­tién­do­se con Mon­se­ñor Ulloa, com­pa­rán­do­lo con un gay em­po­lle­ra­do. ¿Y, en­ton­ces ma­mi­ta?, a pe­dir per­dón, por­que te pa­sas­te de la ra­ya. Aquí una pre­gun­ta in­có­mo­da Se­ño­res, los 10 mil pa­los de re­com­pen­sa del su­pues­to ase­sino de Jor­ge Nash, ¿se los van a dar a la ma­má del que es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do, que fue el que lo en­tre­gó?

Ri­co, ri­co...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.