¿Hay una ora­ción con­tra la en­vi­dia y la mal­dad?

Día a día - - ENTRETENIMIENTO -

Dios y Señor mío, es­pí­ri­tu supremo. De ro­di­llas an­te ti, te su­pli­co for­mes a mi al­re­de­dor un po­de­ro­so es­cu­do pro­tec­tor con­tra la en­vi­dia, la mal­dad y la ven­gan­za de mis enemi­gos. Que na­da de lo que ha­gan me ha­ga da­ño. Sea que me tra­ba­jen, me ve­len, me re­cen, usen mis fo­to­gra­fías, ca­be­llos o pren­das. Le­van­ten me­sa de no­che o de día en lu­ga­res ne­gros o cementerio. Que sal­ga el mal y en­tre el bien, tal y co­mo en­tró Nues­tro Señor, tu hi­jo, en la ciu­dad san­ta de Je­ru­sa­lén. Has que to­da ener­gía ne­ga­ti­va lan­za­da en mi con­tra se rom­pa, se des­tru­ya. Que to­do ata­que con­tra mi vi­da, mi ho­gar o mi tra­ba­jo se cor­ten ni bien pro­nun­cio tu san­to nom­bre.

¡Oh Dios y Señor mío, es­pí­ri­tu supremo, or­de­na que to­do da­ño y mal de­seo en mi con­tra re­gre­se a su lu­gar de ori­gen. Dios mío per­dó­na­los por­que no sa­ben que al in­vo­car a es­pí­ri­tus ma­lig­nos pa­ra ha­cer­me da­ño se en­ca­de­nan al dia­blo y vi­ven ba­jo su do­mi­nio. Gra­cias Dios mío por dar­me la paz y tran­qui­li­dad que tan­to ne­ce­si­to pa­ra cui­dar a mi fa­mi­lia y dar­les la pros­pe­ri­dad que tan­to an­he­lo. Amén.

Im­por­tan­te: Ben­di­ce tu ca­sa con agua ben­di­ta de in­cien­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.