Pa­trick Di­llon

CA­SA PARA UNA VIO­LI­NIS­TA

Domus en Español Panamá - - Proyectos - Tex­to Pa­trick Di­llon Fotos Fer­nan­do Al­da

“El di­se­ño de la ca­sa per­mi­te dis­fru­tar de una sen­sa­ción de li­ber­tad en ca­da es­qui­na. Ade­más, hay una muy lin­da acús­ti­ca, lo que me mo­ti­va no so­la­men­te a que­rer to­car mi vio­lín sino que me ins­pi­ra, jun­to a to­dos los so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za, a com­po­ner me­lo­días y rit­mos or­gá­ni­cos y si­nuo­sos”

- Gra­cie­la “Che­lín” Nú­ñez

Ha­bía co­no­ci­do a los clien­tes- él un em­pre­sa­rio exitoso y ella la vio­li­nis­ta clásica más re­nom­bra­da de Pa­na­má- des­de ha­ce va­rios años, he via­ja­do jun­to con ellos una y otra vez du­ran­te me­ses por la cos­ta sur del Pa­cí­fi­co, en la Pe­nín­su­la de Azue­ro, en bus­ca de un si­tio en don­de se cons­tru­yen una re­si­den­cia que les da­ría la opor­tu­ni­dad de mu­dar­se de­fi­ni­ti­va­men­te des­de la ciu­dad al cam­po. Así que cuan­do fi­nal­men­te des­cu­brie­ron el si­tio en la cima de un ce­rro con vis­ta al océano, a me­dio ki­ló­me­tro ha­cia el sur, el pro­gra­ma de la ca­sa ya ha­bía si­do bas­tan­te con­ver­sa­do y acor­da­do. De­ci­di­mos que la ca­sa de­bía com­po­ner­se de una gran área co­mún, abier­ta y fle­xi­ble que in­clui­ría una sa­la de es­tar y de co­mer, un es­tu­dio en un en­tre­sue­lo, una co­ci­na abier­ta, te­rra­zas ex­te­rio­res y una gran pla­ta­for­ma de ma­de­ra, en adi­ción a la re­cá­ma­ra prin­ci­pal, un es­tu­dio de mú­si­ca/cuar­to de in­vi­ta­dos, el de­pó­si­to y el ga­ra­je. Des­de el pri­mer día, pa­ra­dos en la cima del ce­rro, emo­cio­na­dos vien­do ba­lle­nas jo­ro­ba­das sal­tan­do a es­ca­sos me­tros de la cos­ta, acor­da­mos que la ca­sa de­bía abrir­se ha­cia el sur, al es­pec­tácu­lo que cam­bia en ca­da ins­tan­te, mien­tras que ha­cia el nor­te de­bía ce­rrar­se ha­cia un es­pa­cio más pro­te­gi­do fren­te al ca­mino de ac­ce­so y el pa­tio de en­tra­da. De es­ta ma­ne­ra idea­mos una planta en for­ma de “L”, don­de las áreas co­mu­nes es­tán or­ga­ni­za­das en el ala que se ex­tien­de del es­te al oes­te y se orien­ta ha­cia el océano al sur y el pa­tio de en­tra­da al nor­te. En la se­gun­da ala, que se ex­tien­de del nor­te al sur y se orien­ta ha­cia el es­te y oes­te, se ubi­can el es­tu­dio de mú­si­ca/cuar­to de in­vi­ta­dos, el de­pó­si­to y el ga­ra­je. To­dos es­tos es­pa­cios es­tán dis­tri­bui­dos en un so­lo ni­vel ele­va­do en­ci­ma del te­rreno on­du­lan­te, lo que re­quie­re una lo­sa de con­cre­to en­ci­ma de un re­lleno en una par­te de la ca­sa y un pi­so de ma­de­ra ele­va­do don­de la ca­sa es­tá con­si­de­ra­ble­men­te más al­ta que el ni­vel na­tu­ral del te­rreno. El área cen­tral co­mún com­pues­to de la en­tra­da prin­ci­pal, sa­la de es­tar y es­tu­dio/en­tre­sue­lo, sur­ge en­ci­ma del te­cho de la ca­sa en la for­ma de un cu­bo de 8x8x8m.

Las fa­cha­das han si­do desa­rro­lla­das en res­pues­ta a sus orien­ta­cio­nes par­ti­cu­la­res: ha­cia el sur y el es­te se des­com­po­nen, con puer­tas co­rre­di­zas de vi­drio, te­rra­zas abier­tas y pla­ta­for­mas de ma­de­ra se­gún la na­tu­ra­le­za del pai­sa­je, mien­tras que ha­cia el nor­te y oes­te se ge­ne­ran aber­tu­ras mí­ni­mas en los mu­ros in­ter­nos de blo­ques de ce­men­to para per­mi­tir vis­tas si­gi­lo­sas ha­cia el pa­tio de en­tra­da. Es­tas fa­cha­das es­tán re­cu­bier­tas con ta­blas fi­jas de ma­de­ra re­ci­cla­da de pino ama­ri­llo de 2”x 6” pues­tas en­ci­ma de los mu­ros de blo­ques. En la fa­cha­da oes­te, orien­ta­da ha­cia el pa­tio de en­tra­da, es­ta es­truc­tu­ra de ta­blas se trans­for­ma en una pan­ta­lla al co­rre­dor que con­du­ce des­de el ga­ra­je ha­cia la co­ci­na. La par­te al­ta del cu­bo de 8x8x8m es­tá re­cu­bier­ta en tres cos­ta­dos de pa­ne­les de po­li­car­bo­na­to y en el cuar­to de vi­drio para pro­veer vis­tas des­de el en­tre­sue­lo ha­cia el océano.

La es­truc­tu­ra de la ca­sa con­sis­te en fun­da­cio­nes com­pues­tas de pe­des­ta­les, vi­gas sís­mi­cas y lo­sa de con­cre­to que so­por­tan una red de co­lum­nas tu­bu­la­res de ace­ro de 6”x 6” y vi­gas WF 8 x15 que apo­yan vi­gue­tas de ace­ro gal­va­ni­za­das, y una cu­bier­ta de ace­ro gal­va­ni­za­do on­du­la­do. El fon­do de la cu­bier­ta es­tá re­ves­ti­do de pa­ne­les de ye­so o ma­de­ra com­pri­mi­da en par­te de la ca­sa, mien­tras que, en el ga­ra­je y de­pó­si­to la es­truc­tu­ra que­da a la vis­ta. Las pa­re­des in­te­rio­res es­tán cons­trui­das prin­ci­pal­men­te con ma­de­ra de pino ama­ri­llo ama­chim­bra­do re­ci­cla­do o blo­ques de con­cre­to re­pe­lla­dos. Las puer­tas co­rre­di­zas de vi­drio han si­do fa­bri­ca­das con ta­blas re­ci­cla­das de pino ama­ri­llo de 2” x 6” e in­ter­ca­la­das con pa­ne­les de ma­lla de mos­qui­to.

Un año des­pués de ha­ber­se ins­ta­la­do en su ca­sa, los clien­tes ofre­cie­ron las si­guien­tes re­fle­xio­nes: “la pri­me­ra vez que fui­mos al lo­te con Pa­trick, des­pués de años de bús­que­da y se­ma­nas de ha­ber­lo com­pra­do (de es­to ha­ce po­co más de tres años) abri­mos un pe­que­ño sen­de­ro a ma­che­te en­tre la hier­ba para lle­gar al plano fren­te al mar. “Es­ta­mos en la sa­la”, me di­jo Pa­trick, “po­de­mos ha­cer un deck que vue­le so­bre la caí­da del te­rreno, el vien­to vie­ne des­de el mar en in­vierno y des­de el nor­te en los me­ses de ve­rano, de ma­ne­ra que siem­pre va a co­rrer la bri­sa”. Es­ta­ba cla­ro en lo que que­ría: es­pa­cios ge­ne­ro­sos, una co­ci­na gran­de y abier­ta para com­par­tir, la re­cá­ma­ra prin­ci­pal y un es­tu­dio para Che­lín, que to­ca el vio­lín, que se trans­for­ma­ra en cuar­to de vi­si­tas da­da la oca­sión y un al­ti­llo con­ce­bi­do ori­gi­nal­men­te co­mo ofi­ci­na o ta­ller, o una sa­la de es­tar con gran­des al­moha­do­nes de co­lo­res, don­de echar­se a leer, es­cu­char mú­si­ca y des­pa­ta­rrar­se a vo­lun­tad. Fal­ta­ba to­da­vía lo más im­por­tan­te, la dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios te­nien­do en cuen­ta lo irre­gu­lar del te­rreno, que ha­bía­mos de­ci­di­do res­pe­tar, y mien­tras con­ver­sá­ba­mos se tor­nó tan ob­vio que a la se­ma­na ya te­nía­mos el pri­mer bo­ce­to, que fui­mos com­ple­tan­do a me­di­da que avan­za­ba la obra.

Ace­ro, ce­men­to pu­li­do, vi­drios y ma­de­ra re­uti­li­za­da (pino de Ore­gón) de lo que fue­ron las ca­sas de las ba­ses mi­li­ta­res en la an­ti­gua zo­na del Ca­nal de Pa­na­má, cons­trui­das en la dé­ca­da del 40, co­mo úni­cos ma­te­ria­les de cons­truc­ción, le con­fie­ren a la ca­sa al­ma y vi­da, aco­plán­do­se de ma­ne­ra ab­so­lu­ta al en­torno tro­pi­cal.

La ca­sa aho­ra, al igual que el te­rreno an­tes, tam­bién nos ha­bla, nos in­vi­ta a re­fle­xio­nar, a pen­sar y sen­tir. Nos trans­mi­te emo­cio­nes, ilu­mi­nán­do­nos con la luz que re­fle­ja el sol se­gún la ho­ra del día, trans­for­mán­do­se en un san­tua­rio abier­to al bos­que y el mar, co­nec­tán­do­nos con nues­tro pro­pio ser y con la na­tu­ra­le­za y el eco­sis­te­ma del que so­mos par­te. Avis­tar ba­lle­nas jo­ro­ba­das ju­gan­do con sus ba­lle­na­tos, des­per­tar con los au­lli­dos de los mo­nos y el can­to de los pá­ja­ros, ver bri­ga­das de li­bé­lu­las so­bre­vo­lan­do el deck sur, ga­vi­la­nes co­que­tean­do so­bre los flam­bo­ya­nes, flo­res de plá­tano y fru­tas de la pa­sión, el arroz es­pi­gan­do, los ár­bo­les fru­ta­les cre­cien­do con exu­be­ran­cia, oír el su­su­rro de las que­bra­das has­ta trans­for­mar­se en car­ca­ja­das cuan­do arre­cian las llu­vias son par­te de nues­tra reali­dad co­ti­dia­na, nues­tra “sin­fo­nía tro­pi­cal” Dany Sua­ya.

Y de par­te de la vio­li­nis­ta Gra­cie­la “Che­lín” Nu­ñez: “la pri­me­ra vez que vi los al­re­de­do­res del te­rreno me lla­mó po­de­ro­sa­men­te la aten­ción ha­bía mu­chos ár­bo­les de dis­tin­tas for­mas y ta­ma­ños, ¡una ga­ma de ver­des real­men­te im­pre­sio­nan­te! Al ca­mi­nar ha­cia el si­tio don­de em­pe­za­rían a cons­truir y ver des­de ahí el mar, en ese mo­men­to que­dé mu­da; el mar en to­da su ex­ten­sión, con to­da su fortaleza, be­lle­za y so­ni­dos hi­zo que en­tra­ra pa­cí­fi­ca­men­te en co­mu­nión con la na­tu­ra­le­za. Esa mis­ma sen­sa­ción de paz se si­gue sin­tien­do ca­da vez que en­tra­mos a nues­tra ca­sa ma­ra­vi­llo­sa, ya que se sien­te que se­gui­mos sien­do par­te de la na­tu­ra­le­za que nos ro­dea; sien­to que soy mar, sien­to que soy el co­ro­tú gi­gan­te, sien­to que soy bri­sa li­bre y fres­ca, sien­to que soy tie­rra fér­til”.

Pá­gi­na an­te­rior: vis­ta des­de el pa­tio de en­tra­da a la ca­sa ha­cia la en­tra­da prin­ci­pal, en don­de se apre­cia el vo­lu­men cen­tral de la ca­sa. Es­tas fa­cha­das es­tán en su ma­yo­ría ce­rra­das y re­ves­ti­das de ma­de­ra de pino ama­ri­llo del sur re­ci­cla­das. En es­ta pá­gi­na aba­jo: vis­ta des­de el “deck” ha­cia la ca­sa de atar­de­cer, en don­de se apre­cia la trans­pa­ren­cia de las fa­cha­das que dan ha­cia el océano. El “deck” y la ban­ca in­te­gra­da es­tán cons­trui­do de ma­de­ra de pino ama­ri­llo re­ci­cla­do, al igual que to­dos los re­ves­ti­mien­tos y mar­cos de la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.