«Me con­sien­to dán­do­me un tiem­po pa­ra dis­fru­tar la sen­ci­llez y so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za, es­pe­cial­men­te los fi­nes de se­ma­na»

Hola Panama - - Portada -

VA­LE­RIE ES UNA MU­JER mo­der­na, con me­tas cla­ras y un equi­li­brio men­tal, cor­po­ral y es­pi­ri­tual en­vi­dia­ble, don­de su fuer­za y ra­zón de vi­da son su fa­mi­lia, con­for­ma­da por su es­po­so, Jo­nat­han Nahem y sus hi­jas Va­len­ti­na Be­lla, Emily Ele­na, Ana­be­lla y Ste­ve. Due­ña de un es­ti­lo sen­ci­llo y des­com­pli­ca­do, los días de Va­le­rie son va­ria­dos, pe­ro una co­sa sí es cier­ta y es que no pa­sa por al­to a su fa­mi­lia, que man­tie­ne en el pri­mer lu­gar. Ca­da día lue­go de lle­nar­los de amor y de­ta­lles, de­di­ca sus ho­ras a sus com­pro­mi­sos pro­fe­sio­na­les y a su prác­ti­ca de yo­ga, una de las dis­ci­pli­nas con las que más se ha iden­ti­fi­ca­do.

Su in­tui­ción la ha lle­va­do a to­mar co­rrec­tas de­ci­sio­nes a tra­vés de su vi­da, pe­ro al mis­mo tiem­po sus sue­ños no han parado y es ella la ar­tí­fi­ce pa­ra que es­tos an­he­los se con­vier­tan en reali­dad.

Pre­ci­sa­men­te una de sus gran­des ilu­sio­nes se con­vir­tió en reali­dad ha­ce po­co, cuan­do jun­to a su so­cio Ian Pes­cod, abrió Trans­ce­den­ce Yo­ga Stu­dio and Bou­ti­que, un es­pa­cio que per­mi­te con­tri­buir a la fe­li­ci­dad de las de­más per­so­nas a tra­vés del yo­ga. En el es­tu­dio se prac­ti­ca es­ta dis­ci­pli­na mi­le­na­ria y se ofre­cen los muy co­ti­za­dos ju­gos ver­des con los que ha­ce sus de­tox.

—¿Có­mo re­par­tes tu tiem­po, en­tre ser ma­dre, es­po­sa y pro­fe­sio­nal?

—De­bo con­fe­sar que a pe­sar que amo mi tra­ba­jo y me lle­na de sa­tis­fac­ción po­der te­ner una es­ta­bi­li­dad có­mo­da y pro­pie­da­des que ad­mi­nis­trar, mi es­po­so, mis hi­jas y mi bie­nes­tar son prio­ri­dad. Un as­pec­to que me ha ayu­da­do mu­cho pa­ra or­ga­ni­zar mi tiem­po es te­ner ob­je­ti­vos y prio­ri­da­des cla­ros y sa­ber qué le ha­ce fe­liz a mi co­ra­zón y cuá­les son mis ne­ce­si­da­des. Lue­go de ahí, me gus­ta ana­li­zar y lle­gar a lo pro­fun­do de ca­da per­so­na o si­tua­ción y de­jar hue­llas.

—¿Có­mo in­fluen­cia­ron tus pa­dres tu ca­rre­ra pro­fe­sio­nal?

—Creo que Dios nos man­da ángeles que te cui­dan du­ran­te tu vi­da y mis pa­dres son eso pa­ra mí. Son el ejem­plo de or­den, per­sis­ten­cia, tra­ba­jo en pa­re­ja, res­pe­to mu­tuo, y educación a sus cua­tro hi­jos, que qui­sie­ra se­guir e im­ple­men­tar.

—¿Cuál ha si­do el me­jor con­se­jo que te die­ron tus pa­dres?

-Son mu­chas vo­ces las que es­cu­cho des­de que des­pier­to has­ta que duer­mo. Y aun­que no me lo di­je­ran, ya son par­te de mí, y pue­do ha­blar que de mis her­ma­nos tam­bién. Los con­se­jos, en cuan­to a los ne­go­cios, es in­ver­tir, a ser in­can­sa­ble con lo que desea­mos, a sa­ber que lo que aho­rras es lo que tie­nes, po­ca deu­da y lo más im­por­tan­te, que la ma­yo­ría de las ve­ces, me­nos es más. En cuan­to a fa­mi­lia, so­mos un nu­do, to­dos pa­ra uno y uno pa­ra to­dos. Esos son mis pa­pás.

—La fa­mi­lia es to­do pa­ra mí. Soy exi­gen­te y es­tric­ta con la educación de mis hi­jas y sus ac­ti­vi­da­des, pe­ro así mis­mo sa­ben que son due­ñas de mi co­ra­zón y que cuen­tan con­mi­go a la ho­ra que me ne­ce­si­ten. Sa­ben dón­de en­con­trar­me y se sien­ten li­bres de lle­gar a mi ofi­ci­na o al es­tu­dio de yo­ga en cual­quier mo­men­to del día.

—Buenos va­lo­res, amor que les co­bi­je su co­ra­zón por siem­pre, en­se­ñan­zas que le su­su­rren sus oí­dos, sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad y que apren­dan que la ver­da­de­ra fe­li­ci­dad la en­con­tra­rán buscando den­tro de sus co­ra­zo­nes, vi­vien­do sus pa­sio­nes y desa­rro­llán­do­las. Igual­men­te, que ha­gan en es­ta vi­da lo que les gus­ta, pe­ro que lo ha­gan bien de esa ma­ne­ra vi­vi­rán fe­li­ces y no sen­ti­rán que es­tán tra­ba­jan­do, más bien dis­fru­tan­do su es­ta­día en es­te mun­do ma­te­rial.

—¿Cuán­to va­lo­ras a tu fa­mi­lia? —¿Qué quie­res de­jar­les a tus hi­jos? SU MA­YOR TE­SO­RO

—Tus hi­jos to­man ju­gos ver­des. ¿Có­mo les en­se­ñas­te y co­mo lo­gras­te que les gus­ta­ran?

—Sí, ¡les en­can­ta!, fue sú­per fá­cil des­de un ini­cio y es que son de­li­cio­sos. Mi hi­ja Emily, des­de que na­ció a los 5 me­ses, ya se los to­ma­ba y Va­len­ti­na apren­dió rá­pi­da­men­te del ejem­plo.

—¿Qué ti­pos de go­lo­si­nas les per­mi­tes co­mer a tus hi­jos?

—Pre­fie­ro que no co­man go­lo­si­nas, pe­ro con el pa­pá con­sen­ti­dor que tie­nen, que no sa­be de­cir no, he­mos

NOS DES­CU­BRE SU LA­DO MÁS PER­SO­NAL Y SUS SE­CRE­TOS PA­RA LU­CIR BE­LLA Y RA­DIAN­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.