JO­SÉ GE­RAR­DO GON­ZÁ­LEZ

Hola Panama - - Cóctel De Noticias - Tex­to: RE­DAC­CIÓN HO­LA Fo­to­gra­fía: MA­NUE­LA MUÑOZ

AN­TES DE PAR­TIR pa­ra sus me­re­ci­das va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res en Eu­ro­pa pla­ti­có con ¡HO­LA! acer­ca de su com­pro­mi­so con la ni­ñez mi­gran­te y sus pla­nes de gi­ra en América.

Álvaro To­rres se alis­ta­ba pa­ra una pre­sen­ta­ción en un Fes­ti­val en Cos­ta Ri­ca, y aten­dió a la pren­sa sub­ra­yan­do más su mi­sión de bue­na vo­lun­tad que su re­per­to­rio noc­turno. Así el can­tau­tor sal­va­do­re­ño, ri­sue­ño y ama­ble, nos re­cor­dó el por qué de su con­tac­to con los me­dios, más allá de la mú­si­ca.

—Si­gue sien­do una fi­gu­ra que aso­cia­mos con va­lo­res y paz, y ya por su con­di­ción de es­tre­lla, can­tau­tor de ver­da­de­ros clá­si­cos de la mú­si­ca la­ti­na, le bus­can pa­ra mi­sio­nes co­mo és­ta.

—Yo creo que la hu­mil­dad es un pri­vi­le­gio, pue­de te­ner­se o no. He te­ni­do educación de la vi­da, de la ca­lle. He es­ca­la­do muy al­to, lo cual me enor­gu­lle­ce pe­ro no me lo creo. El men­sa­je de la cam­pa­ña es “No pon­gas en ries­go sus vi­das”. El go­bierno sal­va­do­re­ño lo ha nom­bra­do co­mo Em­ba­ja­dor de Bue­na Vo­lun­tad pa­ra ni­ñez mi­gran­te.

Es un ho­nor, es una mi­sión es­pe­cial por los ni­ños mi­gran­tes no acom­pa­ña­dos, por las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes fu­gán­do­se de los paí­ses, con las di­fi­cul­ta­des que en­fren­tan, la mis­ma muer­te, pér­di­da de ór­ga­nos. Mu­chos pa­dres pre­fie­ren pro­bar suer­te y que se va­yan so­los los ni­ños, an­tes de que las pan­di­llas los re­clu­ten.

Yo co­mo in­mi­gran­te es­toy en­tre la es­pa­da y la pa­red, por­que mi mi­sión es que no se va­yan, por­que es­tá en jue­go la vi­da mis­ma. Y es di­fí­cil dar es­te men­sa­je a los pa­dres que aho­rran pa­ra pa­gar­le a al­guien que no co­no­cen y po­nen en sus ma­nos a sus pe­que­ños.

Eso que­re­mos evi­tar, pe­ro sé que mi­grar es un de­re­cho.Son ni­ños, ni­ñas, ado­les­cen­tes, de to­das eda­des.

—Es­ta es una mi­sión que no le ha­rá ven­der un dis­co más o pe­gar una can­ción más, pe­ro co­mo pa­dre, co­mo hu­mano, le de­be lle­nar mu­chí­si­mo.

—Sí, soy pa­dre de tres hi­jos. El desen­la­ce de tan­tos de es­tos ni­ños es ca­si el mis­mo: se han vis­to his­to­rias tan tris­tes de gen­te que con tan­ta ilu­sión em­pren­die­ron el via­je pa­ra al fi­nal que­dar en peo­res con­di­cio­nes de có­mo sa­lie­ron de ca­sa. Es tris­te. Y eso no me su­ma co­mo can­tan­te, pe­ro co­mo per­so­na me lle­na de paz pa­ra se­guir com­po­nien­do can­cio­nes de amor.

Es la prue­ba pa­ra equi­li­brar­se en las cir­cuns­tan­cias que nos po­ne la vi­da. Siem­pre he que­ri­do que mis can­cio­nes sir­van co­mo ali­cien­te pa­ra quien me es­cu­che. Pa­ra con­so­lar, pa­ra agra­dar, pa­ra la amis­tad: he es­cri­to pa­ra to­dos los sen­ti­mien­tos.

—¿Qué pla­nea es­te 2016 pa­ra el pú­bli­co la­tino?

—Hay mu­chos pro­yec­tos con es­ta gi­ra que es­ta­mos ar­man­do, pa­ra vol­ver a Cen­troa­mé­ri­ca y Su­ra­mé­ri­ca don­de los se­gui­do­res por re­des so­cia­les me si­guen so­li­ci­tan­do pre­sen­ta­cio­nes. En eso es­ta­mos tra­ba­jan­do, en vol­ver a dar con­cier­tos, con­cier­tos de sa­la, no fes­ti­va­les.

Cuan­do es­tas lí­neas se im­pri­man, Álvaro ya es­ta­rá de pa­seo por el vie­jo con­ti­nen­te, y ya sa­be­mos en qué se pon­drá a tra­ba­jar a su re­gre­so.

El eterno ro­mán­ti­co de Cen­troa­mé­ri­ca con­ti­núa su mi­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.