REI­NA ISA­BEL II

La his­tó­ri­ca vi­da de una mo­nar­ca ex­cep­cio­nal

Hola Panama - - Contenido - Tex­to: DINO STARCEVIC Fo­to­gra­fías: GETTY IMAGES/ MARIO TESTINO / ART PARTNER LICENSING / GTRES

CO­NO­CE­MOS LA APASIONANTE HIS­TO­RIA DE UNA MU­JER ÚNI­CA QUE HA DE­DI­CA­DO AL­MA, VI­DA Y CO­RA­ZÓN AL SER­VI­CIO DE SU NA­CIÓN

CA­SI 400 AÑOS de di­fe­ren­cia se­pa­ran a dos prin­ce­sas lla­ma­das Isa­bel, que se vol­vie­ron rei­nas por cul­pa de dos re­yes enamo­ra­dos en ex­ce­so.

La pri­me­ra lle­gó al trono de In­gla­te­rra al fi­nal de una es­te­la de amor y san­gre pro­vo­ca­da por su pa­dre, En­ri­que VIII, con un ba­lan­ce de ocho es­po­sas y dos hi­jos co­ro­na­dos y muer­tos. En 1558, al fi­nal de una lar­ga cri­sis, la prin­ce­sa se con­vir­tió en Rei­na con el nom­bre de Isa­bel I. La se­gun­da hi­zo lo pro­pio en 1952, co­mo re­sul­ta­do fi­nal del enamo­ra­mien­to de su tío, Eduar­do VIII, por una di­vor­cia­da es­ta­dou­ni­den­se de cues­tio­na­ble repu­tación, y que desem­bo­có en una ab­di­ca­ción más po­lí­ti­ca que romántica. Es­ta prin­ce­sa se con­vir­tió en Rei­na con el nom­bre de Isa­bel II. Y aun­que nin­gu­na de las dos Isa­bel es­ta­ba des­ti­na­da ori­gi­nal­men­te a go­ber­nar, se con­vir­tie­ron en for­mi­da­bles rei­nas pa­ra In­gla­te­rra. Mu­je­res que han he­cho his­to­ria por al­go más que so­la­men­te es­tar allí. Es­ta es la his­to­ria de Li­li­bet, la se­gun­da de ellas.

DE LI­LI­BET A LA REI­NA

Na­ci­da el 21 de abril de 1926, du­ran­te los pri­me­ros diez años de su vi­da la ac­tual so­be­ra­na no era otra co­sa más que la le­ja­na he­re­de­ra al trono de In­gla­te­rra, una de las dos hi­jas de los Du­ques de York, Al­ber­to e Isa­bel. Re­fi­rién­do­se a sus pe­que­ñas, el Du­que so­lía de­cir “Li­li­bet es mi or­gu­llo, Mar­ga­ret es mi ale­gría”; Li­li­bet era el apo­do fa­mi­liar de la fu­tu­ra rei­na, que ella mis­ma creó por­que de ni­ña no po­día pro­nun­ciar su pro­pio nom­bre, Eli­za­beth. La muer­te de su abue­lo, el Rey Jor­ge V, ini­ció la cri­sis que lle­va­ría even­tual­men­te a Li­li­bet al trono de su país. El he­re­de­ro, Eduar­do, Prín­ci­pe de Ga­les, es­ta­ba le­jos de ser la per­so­na apro­pia­da pa­ra go­ber­nar en un mo­men­to crí­ti­co (Eu­ro­pa es­ta­ba a pun­to de en­trar en la II Gue­rra Mun­dial e In­gla­te­rra en­fren­ta­ba el as­cen­so inevi­ta­ble del na­zis­mo); co­no­ci­do por su cons­tan­te in­cli­na­ción por mu­je­res ca­sa­das ma­yo­res que él, Eduar­do cau­só una cri­sis cons­ti­tu­cio­nal a unos cuan­tos me­ses de ini­ciar su rei­na­do, al pro­po­ner­le ma­tri­mo­nio a la dos

Du­ran­te los pri­me­ros diez años de su vi­da la ac­tual so­be­ra­na no era otra co­sa más que la le­ja­na he­re­de­ra al trono de In­gla­te­rra, una de las dos hi­jas de los Du­ques

de York, Al­ber­to e Isa­bel.

ve­ces di­vor­cia­da so­cia­li­té es­ta­dou­ni­den­se Wa­llis Sim­pson.

El Primer Mi­nis­tro Stan­ley Bald­win y las prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas y re­li­gio­sas del Reino Uni­do ce­rra­ron fi­las con­tra la de­ci­sión del Rey –que ni si­quie­ra ha­bía si­do co­ro­na­do-, e in­ca­paz de re­nun­ciar a su re­la­ción con Sim­pson, Eduar­do VIII ab­di­có a la Co­ro­na, en fa­vor de su her­mano me­nor, el Du­que de York, ape­nas 325 días des­pués de su­bir al trono. La ab­di­ca­ción de Eduar­do VIII co­lo­có no so­lo al Du­que –que as­cen­dió al trono co­mo Jor­ge VI en 1936- sino a su pe­que­ña hi­ja Li­li­bet en el ojo del hu­ra­cán. Se cuen­ta que cuan­do su pa­dre se con­vir­tió en Rey, Mar­ga­ri­ta pre­gun­tó a su her­ma­na si eso sig­ni­fi­ca­ba que se­ría la pró­xi­ma rei­na; an­te la res­pues­ta afir­ma­ti­va de Isa­bel su her­ma­na ex­cla­mó “po­bre de tí”.

El la­men­to de Mar­ga­ri­ta, sin em­bar­go, no pa­re­ce ha­ber si­do más que eso.

Jor­ge VI fa­lle­ció en 1952, con­vir­tien­do a Isa­bel Ale­jan­dra Ma­ría en Isa­bel II, mo­nar­ca del Reino Uni­do, ca­be­za de la Igle­sia de In­gla­te­rra, so­be­ra­na de los 16 reinos par­te de la Man­co­mu­ni­dad de Na­cio­nes (Com­mon­wealth) y prin­ci­pal fi­gu­ra po­lí­ti­ca de los 53 paí­ses miem­bros de la mis­ma. Du­ran­te las más de seis dé­ca­das en que ha si­do rei­na, su pa­pel po­lí­ti­co abar­ca des­de fun­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les cla­ves en el Reino Uni­do has­ta ser fo­co de la uni­dad na­cio­nal y re­pre­sen­tan­te de su na­ción an­te el mun­do. Isa­bel II ha sa­bi­do no so­lo es­tar a la al­tu­ra de su ta­rea, sino so­bre­pa­sar­la en de­di­ca­ción. La de­vo­ción de la so­be­ra­na por el tra­ba­jo y por su car­go se de­be en bue­na par­te a la fé­rrea edu­ca­ción y per­so­na­li­dad de su ma­dre, Isa­bel. La Rei­na Ma­dre trans­mi­tió a su hi­ja un sen­ti­do del de­ber úni­co, que cu­rio­sa­men­te no fun­cio­nó con la Prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta, la dís­co­la de la fa­mi­lia. Des­pués de la muer­te de Jor­ge VI, la Rei­na Ma­dre vi­vió me­dio si­glo co­mo viu­da, siem­pre al la­do de su hi­ja; se di­ce que Isa­bel II ha­bla­ba dia­ria­men­te con ella, y am­bas com­par­tían su pro­fun­do amor por las ca­rre­ras de ca­ba­llos.

La muer­te de la Rei­na Ma­dre, en 2002 –a los 101 años, que po­dría ex­pli­car tam­bién la lon­ge­vi­dad de su hi­ja- fue uno de los mo­men­tos más do­lo­ro­sos pa­ra Isa­bel II. El otro bas­tión emo­cio­nal de la so­be­ra­na bri­tá­ni­ca es, sin du­da, Fe­li­pe de Edim­bur­go, el lon­ge­vo con­sor­te de 95 años que la ha acom­pa­ña­do du­ran­te ca­si sie­te dé­ca­das.

Se di­ce que el su­yo fue amor a pri­me­ra vis­ta. Se vie­ron por pri­me­ra vez cuan­do

Sin di­ne­ro y sin reino, va­rios de los con­se­je­ros del Rey Jor­ge veían con ma­los ojos al prín­ci­pe grie­go, y la pro­pia Rei­na Ma­dre se opu­so ini­cial­men­te a la re­la­ción. El amor de Isa­bel y la per­sis­ten­cia y ca­ba­lle­ro­si­dad de Fe­li­pe ter­mi­na­ron por

im­po­ner­se.

ella te­nía 8 años, en 1934, y lo re­en­con­tró en 1937, a los 11; se enamo­ró de él a la ter­ce­ra reunión, en el Brit­ta­nia Ro­yal Na­val Co­lle­ge, cuan­do te­nía 13. Ese año co­men­za­ron una re­la­ción epis­to­lar que lle­gó al al­tar el 20 de no­viem­bre de 1947. Hi­jo de los prín­ci­pes An­drés de Gre­cia y Ali­cia de Bat­ten­berg, Fe­li­pe es pri­mo le­jano de Isa­bel –nue­va­men­te, igual que lo fue­ron Vic­to­ria y su es­po­so, el Prín­ci­pe Al­ber­to de Sa­jo­nia-, y su re­la­ción no es­tu­vo li­bre de crí­ti­cas.

Sin di­ne­ro y sin reino, va­rios de los con­se­je­ros del Rey Jor­ge veían con ma­los ojos al prín­ci­pe grie­go, y la pro­pia Rei­na Ma­dre se opu­so ini­cial­men­te a la re­la­ción. El amor de Isa­bel y la per­sis­ten­cia y ca­ba­lle­ro­si­da de Fe­li­pe ter­mi­na­ron por im­po­ner­se.

El ma­tri­mo­nio con Fe­li­pe dio fru­tos en los cua­tro hi­jos que ase­gu­ra­ron la su­ce­sión de los Wind­sor: Car­los, Prín­ci­pe de Ga­les, na­ci­do en 1948; Ana, Prin­ce­sa Real, ve­ni­da al mun­do en 1950; el Prín­ci­pe An­drés, Du­que de York, na­ci­do en 1960; y el Prín­ci­pe Eduar­do, Con­de de Wes­sex, na­ci­do en 1964.

MU­JER DE RÉCORDS Y PAR­TI­CU­LA­RI­DA­DES

Du­ran­te seis dé­ca­das, va­rias ge­ne­ra­cio­nes no han te­ni­do otro re­fe­ren­te más que Isa­bel II en el car­go de Rei­na de In­gla­te­rra. Ha si­do una vi­da mar­ca­da por la po­lí­ti­ca, y sem­bra­da de he­chos cu­rio­sos.

Su primer via­je en el sub­te­rrá­neo de Lon­dres fue en 1939, con su ni­ñe­ra y su her­ma­na Mar­ga­ri­ta. Du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial, la prin­ce­sa sir­vió co­mo me­cá­ni­ca y cho­fer pa­ra el Wo­men’s Au­xi­liary

Tras la co­ro­na­ción, la rei­na se di­ri­gió de in­me­dia­to al Pa­la­cio de Buc­king­ham pa­ra sa­lu­dar jun­to a su es­po­so, el prín­ci­pe Fe­li­pe a la gran mul­ti­tud que se con­cen­tra­ba a las afue­ras de la

residencia.

El dos de ju­nio de 1953 se co­ro­nó en la Aba­día de West­mins­ter, a Isa­bel co­mo so­be­ra­na del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co. Un ele­gan­te y mul­ti­tu­di­na­rio even­to que reunió a la más res­pe­ta­da no­ble­za del país y de Eu­ro­pa. Su as­cen­so al trono fue el pri­me­ro trans­mi­ti­do pú­bli­ca­men­te por te­le­vi­sión, a so­li­ci­tud mis­ma de la jo­ven so­be­ra­na y pe­se a la opo­si­ción de Wins­ton Chur­chill. La BBC cu­brió la co­ro­na­ción, que fue ade­más fue el primer even­to de re­le­van­cia en ser trans­mi­ti­do

in­ter­na­cio­nal­men­te por te­le­vi­sión.

Te­rri­to­rial Ser­vi­ce, en 1945, co­mo la Se­gun­da Su­bal­ter­na Eli­za­beth Ale­xan­dra Mary Wind­sor.

Su as­cen­so al trono fue el pri­me­ro trans­mi­ti­do pú­bli­ca­men­te por te­le­vi­sión, a so­li­ci­tud mis­ma de la jo­ven so­be­ra­na y pe­se a la opo­si­ción de Wins­ton Chur­chill. La BBC cu­brió la co­ro­na­ción, que fue ade­más fue el primer even­to de re­le­van­cia en ser trans­mi­ti­do in­ter­na­cio­nal­men­te por te­le­vi­sión.

Je­fa de Es­ta­do en 16 paí­ses, es una de las dos úni­cas mo­nar­cas que han ce­le­bra­do un Ju­bi­leo de Dia­man­te, se­sen­ta años en el trono, en 2012 (la otra fue la Rei­na Vic­to­ria, en 1897), y en se­tiem­bre de 2015 se con­vir­tió en la so­be­ra­na rei­nan­te con más años en el trono de In­gla­te­rra, des­tro­nan­do –li­te­ral­men­te- a la mis­ma Vic­to­ria.

Pa­ra co­ro­nar su bri­llan­te vi­da pú­bli­ca, Isa­bel se con­vir­tió es­te año en una de las so­be­ra­nas más lon­ge­vas, al ce­le­brar su cum­plea­ños nú­me­ro no­ven­ta en abril. Des­de 1952, ha asis­ti­do a más de 100 ban­que­tes de Es­ta­do y se di­ce en que es­tos 64 años so­la­men­te ha fal­ta­do a tres ac­ti­vi­da­des ofi­cia­les. Ha re­ci­bi­do más de 3,5 mi­llo­nes de car­tas y pos­ta­les de sus súb­di­tos, mu­chas de las cua­les per­so­nal­men­te es­co­ge, lee y even­tual­men­te con­tes­ta; y ha aten­di­do a 1,1 mi­llo­nes de per­so­nas en al­gu­na de las fies­tas que or­ga­ni­za en los jar­di­nes de pa­la­cio. Su co­lec­ción de co­ro­nas y tia­ras in­clu­ye 10 pie­zas, y nue­ve han si­do los tro­nos de­di­ca­dos a la so­be­ra­na.

Du­ran­te su rei­na­do ha tra­ba­ja­do con 12 Pri­me­ros Mi­nis­tros, des­de Wins­ton Chur­chill, con seis Ar­zo­bis­pos de Can­ter­bury, y vi­si­tó a 11 pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos.

La la­bor be­né­fi­ca de Isa­bel II es ex­ten­sa. En la ac­tua­li­dad man­tie­ne el pa­tro­naz­go so­bre 600 cau­sas de be­ne­fi­cen­cia, 400 de

Isa­bel con­ti­núa a la ca­be­za de la Man­co­mu­ni­dad de Na­cio­nes, que con­tem­pla a paí­ses co­mo Nue­va Ze­lan­da, Aus­tra­lia, Ca­na­dá, Ja­mai­ca y Bar­ba­dos.

ellas asu­mi­das des­de que subió al trono en 1952.

Su amor por los ca­ba­llos es so­la­men­te su­pe­ra­do por su pa­sión por los pe­rros, es­pe­cí­fi­ca­men­te de la ra­za Pem­bro­ke Welsh Cor­gi. Re­ci­bió el pri­me­ro de ellos – Su­san- a los 18 años, y des­de en­ton­ces y has­ta ha­ce po­co siem­pre man­tu­vo con­si­go a cua­tro de ellos. Monty, Lin­net, Holly y Willow son el úl­ti­mo cuar­te­to que la Rei­na ten­drá: la so­be­ra­na co­mu­ni­có el año pa­sa­do su de­ci­sión de no vol­ver a te­ner una nue­va ca­ma­da, pa­ra no de­jar­los so­los tras su muer­te. Holly y Willow, ac­tual­men­te de 13 años, se­rán los úl­ti­mos cor­gis rea­les en Buc­king­ham.

Pe­se a ser re­pre­sen­tan­te de su na­ción, Isa­bel II no uti­li­za pa­sa­por­te. Da­do que los do­cu­men­tos ofi­cia­les bri­tá­ni­cos son emi­ti­dos en nom­bre de la Rei­na, re­sul­ta­ría pa­ra­dó­ji­co que ten­ga uno ex­ten­di­do por ella mis­ma; la Rei­na so­la­men­te ne­ce­si­ta de­cir a las au­to­ri­da­des que es la Rei­na. Aun­que la tec­no­lo­gía no le es aje­na (se le man­tie­ne un ca­nal en You­tu­be, una pá­gi­na en Fa­ce­book y cuen­ta en Twit­ter), se di­ce que em­pe­zó a uti­li­zar te­lé­fono ce­lu­lar pa­ra en­viar men­sa­jes de tex­to a sus nie­tos.

Y, por su­pues­to, ha es­ta­do siem­pre pre­sen­te la po­lé­mi­ca por su enor­me for­tu­na, ca­si tan co­no­ci­do co­mo el fa­mo­so bol­so ne­gro que la acom­pa­ña. Con­si­de­ra­da por mu­cho tiem­po co­mo la mu­jer más ri­ca del planeta, la Rei­na po­see una for­tu­na es­ti­ma­da en cer­ca de $500 mi­llo­nes, y una co­lec­ción de pro­pie­da­des his­tó­ri­cas y ar­te in­va­lua­ble.

Pa­ra­dó­ji­co pa­ra una mu­jer que, se­gún se di­ce, per­so­nal­men­te no uti­li­za di­ne­ro.

DEL ANNUS HORRIBILIS AL RESURGIMIENTO

Isa­bel I fue la ca­be­za del na­ci­mien­to del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co, Vic­to­ria pre­si­dió su mo­men­to de ma­yor glo­ria, e Isa­bel II tu­vo a su car­go ver su de­ca­den­cia. Sí y no. De­fi­ni­ti­va­men­te, des­pués de la II Gue­rra Mun­dial y con el cam­bio de los ejes de po­der glo­ba­les, el an­ti­guo Im­pe­rio Bri­tá­ni­co co­men­zó su eta­pa de trans­for­ma­ción. La in­de­pen­den­cia de sus úl­ti­mas co­lo­nias y la Gue­rra Fría diez­ma­ron el po­der glo­bal de In­gla­te­rra, pe­ro ba­jo el rei­na­do de Isa­bel II co­men­zó y se con­so­li­dó la si­guien­te eta­pa de po­der, la Man­co­mu­ni­dad de Na­cio­nes, o Com­mon­wealth.

La Man­co­mu­ni­dad es una or­ga­ni­za­ción com­pues­ta por 35 paí­ses so­be­ra­nos, ca­si to­dos ellos con la­zos his­tó­ri­cos con el Reino Uni­do, y cu­yo ob­je­ti­vo es la

Su Majestad tam­bién en­ca­be­za la No­bi­lí­si­ma Or­den de la Ja­rre­te­ra, la or­den de ca­ba­lle­ría más im­por­tan­te del Reino Uni­do, fun­da­da en 1348 por Eduar­do III. El mo­nar­ca y el prín­ci­pe de Ga­les son miem­bros per­ma­nen­tes, jun­to a

otras 24 per­so­nas.

coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca; es el he­re­de­ro his­tó­ri­co del an­ti­guo Im­pe­rio, e Isa­bel II es su ca­be­za. Se­gún los prin­ci­pios de la Man­co­mu­ni­dad, ella es el sím­bo­lo de la li­bre aso­cia­ción de sus miem­bros. El Com­mon­wealth jus­ti­fi­có el pa­pel po­lí­ti­co de la Co­ro­na du­ran­te los años de la Gue­rra Fría, pe­ro ha­cia la dé­ca­da de 1970 las crí­ti­cas co­men­za­ron a ele­var­se. Ese año, el Primer Mi­nis­tro de Ca­na­dá, Pie­rre Tru­deau –pa­dre del ac­tual Primer Mi­nis­tro- lle­gó a de­cir que “la Co­ro­na te­nía po­co sen­ti­do”. A par­tir de en­ton­ces, una ola de de­ca­den­cia y crí­ti­cas co­men­za­ron a azo­tar no so­lo a la Fa­mi­lia Real sino al sen­ti­do mis­mo de la Mo­nar­quía.

Las co­sas se pu­sie­ron más se­rias en la dé­ca­da si­guien­te. Co­mo si fue­ra una se­ñal de lo que ve­nía, du­ran­te la ce­re­mo­nia Troo­ping the Co­lour de 1981, un jo­ven de 17 años dis­pa­ró seis ve­ces con­tra la Rei­na mien­tras ella mon­ta­ba su ca­ba­llo, Bur­me­se. Las ba­las, por for­tu­na, eran de hu­le, e Isa­bel no re­sul­tó he­ri­da. Fal­ta­ban seis se­ma­nas pa­ra la lla­ma­da Bo­da Real.

Du­ran­te esos años, la vi­da pri­va­da de la Fa­mi­lia Real se con­vir­tió en ob­je­to de in­te­rés y sen­sa­cio­na­lis­to de los ta­bloi­des, al pun­to que el edi­tor de The Ob­ser­ver los ca­li­fi­có de “te­le­no­ve­la en la que el lí­mi­te en­tre reali­dad y fic­ción se ha per­di­do”. La con­duc­ta po­co aplau­di­ble de la her­ma­na de la Rei­na, una se­rie de es­cán­da­los me­no­res, y la re­la­ción inacep­ta­ble pa­ra la Ca­sa Real del Prín­ci­pe de Ga­les con Ca­mi­lla Par­ke­rBow­les, mar­ca­ron de cri­sis los años de ma­du­rez de Isa­bel II.

La res­pues­ta fue el pom­po­so y, a la pos­tre fa­lli­do, ma­tri­mo­nio del he­re­de­ro bri­tá­ni­co con Dia­na Spen­cer, miem­bro de la no­ble­za me­nor. La Co­ro­na apos­tó e in­vir­tió en crear un cuen­to de ha­das que re­vi­ta­li­za­ra la ima­gen real, ade­más de pro­du­cir los he­re­de­reos ne­ce­sa­rios pa­ra ase­gu­rar la con­ti­nua­ción de la mo­nar­quía en un mo­men­to de pro­fun­da cri­sis.

Por des­gra­cia pa­ra Isa­bel II, las co­sas no sa­lie­ron co­mo se es­pe­ra­ban. La Prin­ce­sa Dia­na –lue­go bau­ti­za­da po­lí­ti­ca­men­te y por los me­dios co­mo la Prin­ce­sa del Pue­blo- re­sul­tó im­po­si­ble de con­tro­lar, Car­los se ne­gó a ter­mi­nar su romance con Par­ker-Bow­les, y pe­se al na­ci­mien­to de William y Harry pa­ra ase­gu­rar la su­ce­sión, el ini­cio de los 90 tra­jo la peor cri­sis del rei­na­do de Isa­bel.

Aun­que con­me­mo­ra­ba su 40 aniver­sa­rio en el trono, la pro­pia Rei­na bau­ti­zó 1992 co­mo su “Annus Horribilis”: el Prín­ci­pe An­drés se di­vor­ció de su es­po­sa; la Prin­ce­sa Ana lo hi­zo de su ma­ri­do, Mark Phi­llips; ma­ni­fes­tan­tes le arro­ja­ron hue­vos du­ran­te una vi­si­ta de Es­ta­do a Ale­ma­nia, y en no­viem­bre su ama­do cas­ti­llo de Wind­sor su­frió se­ve­ros da­ños por un in­cen­dio de gran­des

Des­de 1952, ha asis­ti­do a más de 100 ban­que­tes de Es­ta­do y se di­ce en que es­tos 64 años so­la­men­te ha fal­ta­do a tres ac­ti­vi­da­des ofi­cia­les.

pro­por­cio­nes.

La ce­re­za del pas­tel la pu­so el trián­gu­lo de amo­res y odios en­tre Car­los, su es­po­sa Dia­na y su aman­te Ca­mi­lla, que desem­bo­có en el di­vor­cio de los Prín­ci­pes de Ga­les en 1996 y el trá­gi­co ac­ci­den­te que aca­bó con la vi­da de la prin­ce­sa al año si­guien­te, en Pa­rís.

La lle­ga­da del Ju­bi­leo de Oro de Isa­bel II, en 2002, sig­ni­fi­có pa­ra ella otro du­ro gol­pe: con dos me­ses de di­fe­ren­cia, su her­ma­na Mar­ga­ri­ta y la Rei­na Ma­dre fa­lle­cie­ron, de­jan­do a Isa­bel, li­te­ral­men­te, huér­fa­na de su fa­mi­lia ori­gi­na­ria.

LA DO­RA­DA ANCIANIDAD

Pe­se al os­cu­ro pa­no­ra­ma de esos años, Isa­bel II lo­gró re­to­mar las rien­das de su fa­mi­lia y po­ner fin a las ma­yo­res cri­sis, lo que le per­mi­tió dar nue­va vi­da a la Co­ro­na de ca­ra a su gran mo­men­to por ve­nir, el Ju­bi­leo de Dia­man­te.

Tras la muer­te de Dia­na, Isa­bel II asu­mió de ma­ne­ra evi­den­te re­sol­ver la cri­sis fa­mi­liar: los nie­tos rea­les fue­ron pues­tos al cui­da­do di­rec­to de su pa­dre y abue­la, los otros miem­bros de la Fa­mi­lia Real es­ta­bi­li­za­ron su si­tua­ción, y el Prín­ci­pe de Ga­les re­ci­bió el per­mi­so real pa­ra ca­sar­se e in­cor­po­rar a la Co­ro­na al amor de su vi­da, Ca­mi­lla, aho­ra Du­que­sa de Corn­wall. Des­de en­ton­ces, un ai­re de re­no­va­ción lle­gó a la Ca­sa de Wind­sor, prin­ci­pal­men­te con el ma­tri­mo­nio de William con Cat­he­ri­ne Midd­le­ton, y su con­so­li­da­ción co­mo fa­mi­lia.

El fu­tu­ro es un te­ma de cor­to al­can­ce cuan­do se re­fie­re a una per­so­na de 90 años, pe­ro de gran re­le­van­cia cuan­do se tra­ta de un ícono na­cio­nal co­mo la Rei­na. ¿Qué fu­tu­ro le es­pe­ra a Isa­bel II? La so­be­ra­na ha de­ja­do en­tre­ver du­ran­te mu­chos años que su sen­ti­do del de­ber la

ha­ría per­ma­ne­cer en el car­go has­ta su muer­te, co­mo ha si­do en la ma­yor par­te de quie­nes la han an­te­ce­di­do. Sin em­bar­go, re­cien­te­men­te ha abier­to la puer­ta a un fu­tu­ro dis­tin­to.

La pren­sa re­ve­ló no ha­ce mu­cho la idea de Isa­bel II de re­ti­rar­se a Es­co­cia y dis­mi­nuir sen­si­ble­men­te sus fun­cio­nes, una vez que fa­llez­ca su ma­ri­do, el Du­que de Edim­bur­go –ac­tual­men­te de 95 años-; eso po­dría in­ter­pre­tar­se aca­so co­mo la in­ten­ción de la Rei­na de ab­di­car en fa­vor de su su­ce­sor, y es­pe­rar su pro­pia muer­te en paz, po­si­ble­men­te en Bal­mo­ral.

Lo im­pen­sa­ble, la ab­di­ca­ción –un fan­tas­ma de ma­la fa­ma en In­gla­te­rra des­pués del he­cho que jus­ta­men­te lle­vó a Isa­bel a la Co­ro­na, la re­nun­cia de Eduar­do VIII­po­dría ya no ser tan des­ca­be­lla­da, con los an­te­ce­den­tes del Rey Juan Car­los I, en Es­pa­ña, la Rei­na Beatriz, en Ho­lan­da y el Pa­pa Be­ne­dic­to XVI.

Isa­bel po­dría se­guir, otra vez, los pa­sos de la Rei­na Vic­to­ria, quien a la muer­te de su ma­ri­do el Prín­ci­pe Al­ber­to, se re­ti­ró du­ran­te lar­go tiem­po a las mon­ta­ñas es­co­ce­sas a ma­du­rar el due­lo por su pér­di­da. La his­to­ria, de nue­vo, jun­ta­ría los ca­mi­nos de am­bas rei­nas. En cuan­to a la su­ce­sión, la muer­te o ab­di­ca­ción de Isa­bel II plan­tea­ría dos es­ce­na­rios po­si­bles. El pri­me­ro, la vía na­tu­ral en cues­tio­nes rea­les, lle­va­ría al Prín­ci­pe de Ga­les, Car­los, a asu­mir la Co­ro­na ca­si sep­tua­ge­na­rio. Aun­que Car­los se en­cuen­tra aho­ra po­si­ble­men­te en su me­jor mo­men­to de ma­du­rez pa­ra asu­mir la po­si­ción, con­ven­dría pen­sar en el cos­to po­lí­ti­co pa­ra el país de con­tar con un Rey ave­jen­ta­do y con un his­to­rial de lar­ga es­pe­ra y po­co bri­llo.

La otra es la apues­ta por una re­no­va­ción de la Co­ro­na, que en me­ses re­cien­tes se ha vis­to ca­da vez más con la par­ti­ci­pa­ción pú­bli­ca de los miem­bros más jó­ve­nes de la Fa­mi­lia Real: el pa­so de la Co­ro­na di­rec­ta­men­te de Isa­bel II a su nie­to William, Du­que de Cam­brid­ge, me­dian­te la ab­di­ca­ción tam­bién de Car­los a su de­re­cho a rei­nar.

En su no­na­gé­si­mo cum­plea­ños, Isa­bel II pa­re­ce fi­nal­men­te go­ber­nar en cal­ma el más im­por­tan­te de sus reinos: el de los su­yos.

Pe­se al os­cu­ro pa­no­ra­ma de ha­ce dos dé­ca­das, Isa­bel II lo­gró re­to­mar las rien­das de su fa­mi­lia y po­ner fin a las ma­yo­res cri­sis, lo que le per­mi­tió dar nue­va vi­da a la Co­ro­na de ca­ra a su gran mo­men­to por ve­nir, el

Ju­bi­leo de Dia­man­te.

(SI­GUE)

Un año des­pués de su co­ro­na­ción, la rei­na dio a luz a su primer hi­jo, el prín­ci­pe Car­los, el 14 de no­viem­bre de 1948. Con el na­ci­mien­to, In­gla­te­rra es­ta­lló en jú­bi­lo al ga­ran­ti­zar­se un he­re­de­ro pa­ra la co­ro­na.

(SI­GUE)

Isa­bel y Fe­li­pe tu­vie­ron cua­tro hi­jos, el prín­ci­pe Car­los, la prin­ce­sa Ana, el prín­ci­pe An­drés y el prín­ci­pe Eduar­do. Ba­jo es­tas lí­neas, la mo­nar­ca po­sa jun­to a los dos ma­yo­res en su residencia.

(SI­GUE)

So­bre es­tas lí­neas, una fo­to­gra­fía pa­ra la his­to­ria, la rei­na jun­to a tres ge­ne­ra­cio­nes de he­re­de­ros. Mario Testino cap­tu­ró el mo­men­to du­ran­te el po­sa­do ofi­cial con mo­ti­vo del bau­ti­zo de la prin­ce­sa Char­lot­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.