RACHEL AROSEMENA

De su má­gi­ca bo­da To­dos los de­ta­lles

Hola Panama - - Contenido - Pe­rio­dis­ta: ELI­ZA­BETH CANTÚ MACÍAS Fo­to­gra­fía:RU­BÉN PARRA

“L

A DIS­TAN­CIA se su­pera cuan­do se sa­be que de­trás de la pan­ta­lla, el te­lé­fono o en es­te ca­so, las re­des so­cia­les, es­tá una per­so­na que me­re­ce la pe­na es­pe­rar”. Es­te di­cho es que el que apli­ca pa­ra Rachel Arosemena Ro­sas y Ri­car­do Pellerano Na­dal (Ricky), una pa­na­me­ña y un do­mi­ni­cano que se co­no­cie­ron en Washington, D.C. du­ran­te un cur­so de ve­rano de le­yes, ya que am­bos son abo­ga­dos.

De es­te primer en­cuen­tro, re­sul­tó un no­viaz­go de cer­ca de seis años, un sin­nú­me­ro de vi­si­tas mu­tuas a sus res­pec­ti­vos paí­ses y unas ga­nas in­men­sas de fi­nal­men­te es­tar jun­tos, en un mis­mo país, y ca­sa­dos con to­das las de la ley.

Y es que tam­bién se di­ce que no hay ma­yor prue­ba de amor que el que cre­ce a la dis­tan­cia, ya que se po­ne a prue­ba la va­len­tía, fi­de­li­dad, con­fian­za y so­bre to­do, el amor por esa per­so­na, y pre­ci­sa­men­te son es­tos ad­je­ti­vos los que de­fi­nen la re­la­ción en­tre Rachel y Ricky.

Rachel re­cuer­da que la pri­me­ra vez que Ricky la vino a visitar en Pa­na­má, en sep­tiem­bre de 2010, al des­pe­dir­se en el ae­ro­puer­to, le di­jo: “Ten­go que de­cir­te que en ti en­con­tré a la mu­jer de mi vi­da, y hoy te di­go que me voy a ca­sar con­ti­go, no sé dón­de ni cuán­do, pe­ro me voy a ca­sar con­ti­go”.

Y así, ce­le­bra­ron su pro­pio cuen­to de ha­das, co­mo ellos mis­mos lo des­cri­ben, el pa­sa­do sá­ba­do 5 de mar­zo de 2016 en la Igle­sia San Fran­cis­co de la Ca­le­ta, pa­ra lue­go dis­fru­tar de una no­che má­gi­ca, en el Ho­tel Trump. Ricky ex­pli­ca que eli­gie­ron es­ta fe­cha pa­ra la bo­da ya que 61 años atrás, el 5 de mar­zo de 1955, los abue­los ma­ter­nos de Rachel se ca­sa­ron. “El sue­ño de Rachel era que su abue­la -su com­pa­ñe­ra in­se­pa­ra­ble- fue­se su ma­dri­na de bo­das, ya que tam­bién era su ma­dri­na de bau­tis­mo, pe­ro Dios la lla­mó an­tes y no pu­do ser así”. Sin em­bar­go, la fe­cha si­gue sien­do muy es­pe­cial por­que los abue­los de Rachel tu­vie­ron un ma­tri­mo­nio ejem­plar.

—¿Có­mo te pro­pu­sie­ron ma­tri­mo­nio?

—Rachel: ¡Fue uno de los días más emo­cio­nan­tes de mi vi­da! Me pre­pa­ró una sor­pre­sa, con mu­chí­si­mas flo­res y lue­go sa­có una ca­ji­ta, se arro­di­lló, y des­pués de de­cir­me mu­chas co­sas lin­das, me pi­dió que fue­ra la per­so­na que es­tu­vie­se con él pa­ra el res­to de su vi­da!

—Ricky, ¿có­mo pre­pa­ras­te su pe­di­da de mano?

«No co­noz­co un ser hu­mano con un co­ra­zón más gran­de que el de Ricky. Pa­ra él to­do es dar, dar y dar»

—La pe­di­da de mano fue du­ran­te un via­je a Or­lan­do, pa­ra la gra­dua­ción de su her­mano, en el 2015. En ese mo­men­to, ya ha­bía ha­bla­do con su pa­pá, su mamá e in­clu­si­ve su her­mano, pa­ra no ro­bar­le pro­ta­go­nis­mo a su pro­pia gra­dua­ción. A to­dos les gus­tó la idea, por­que es­ta­ría la fa­mi­lia completa pa­ra ce­le­brar.

—¿Qué con­cep­to es­co­gie­ron pa­ra la de­co­ra­ción?

—Es­co­gi­mos un con­cep­to ele­gan­te, con flo­res prin­ci­pal­men­te blan­cas y nu­de, con una ilu­mi­na­ción te­nue y romántica. To­do fue pen­sa­do pa­ra que se des­ta­ca­ran los de­ta­lles.

—¿Qué cua­li­da­des los enamo­ró el uno del otro?

Rachel: De Ricky me enamo­ró su ca­ba­lle­ro­si­dad y no­ble­za, ¡ade­más que es gua­pí­si­mo! Siem­pre tie­ne te­ma de con­ver­sa­ción y es muy es­pon­tá­neo y di­ver­ti­do.

Ricky: De Rachel me enamo­ró su in­te­li­gen­cia y hu­mil­dad. Cuan­do la co­no­cí, po­día ha­blar con ella por ho­ras y ho­ras de te­mas que nos in­tere­sa­ban a am­bos. Tam­bién ha­blá­ba­mos so­bre nues­tros fu­tu­ros, sin sa­ber que lue­go de ca­si 6 años, el fu­tu­ro se­ría es­tar jun­tos.

—¿Có­mo es­co­gis­te tu ves­ti­do de bo­das?

—Rachel: ¡Me fui so­li­ta a bus­car­lo! Fue al­go na­tu­ral, así que hi­ce mi ci­ta y fui. Sim­ple­men­te que­ría en­con­trar el ves­ti­do per­fec­to y en el que Ricky me vie­ra her­mo­sa. Lue­go de pro­bar­me va­rios ves­ti­dos, la de­pen­dien­ta me tra­jo uno to­tal­men­te opues­to a lo que yo bus­ca­ba, me que­dó a la per­fec­ción y de in­me­dia­to su­pe que ese era mi ves­ti­do.

—¿Có­mo fue­ron los preparativos pa­ra el gran día?

—Rachel: Fue­ron me­ses sú­per di­ver­ti­dos, des­de el pla­nea­mien­to has­ta la or­ga­ni­za­ción de las ac­ti­vi­da­des de los cer­ca de 180 ex­tran­je­ros que vi­nie­ron a la bo­da. Jun­tos hi­ci­mos la pá­gi­na web y Ricky ela­bo­ró el ar­te del Sa­ve the Da­te y de los dis­tin­tos stic­kers y ac­ce­so­rios pa­ra la bo­da.

—¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra am­bos unir sus vi­das en ma­tri­mo­nio?

—Rachel: Es el com­pro­mi­so de es­tar jun­tos pa­ra siem­pre y el ini­cio de nues­tra nue­va fa­mi­lia, que em­pie­za con no­so­tros dos.

—Ricky: Sig­ni­fi­ca ha­ber al­can­za­do a una me­ta que nos pro­pu­si­mos ha­ce más de cin­co años. Al ha­ber te­ni­do una re­la­ción a dis­tan­cia, pa­ra no­so­tros es un gran pa­so el po­der vi­vir jun­tos y em­pe­zar nues­tro pro­pio ho­gar.

—¿Cuál es la im­por­tan­cia de la fa­mi­lia pa­ra am­bos?

—La fa­mi­lia es lo más im­por­tan­te pa­ra am­bos, ya que pro­ve­ni­mos de fa­mi­lias muy uni­das y am­bien­tes muy ale­gres y ho­ga­re­ños.

—¿Qué les in­cul­ca­rán a sus hi­jos en un fu­tu­ro?

—So­bre to­do el amor, la hu­mil­dad y el va­lor de las co­sas. Que sean des­pren­di­dos de las co­sas ma­te­ria­les y que va­lo­ren lo que es real­men­te im­por­tan­te en la vi­da.

—¿Quié­nes con­for­ma­ron el equi­po de pro­fe­sio­na­les?

—Rachel: Mi mamá, Ma­ri­se­la R. de Arosemena, pro­pie­ta­ria de Su Gran Even­to, y mi per­so­na, con ayu­da de Ricky, nos en­car­ga­mos de to­do. El día de la bo­da, Ye­rilly Do­mín­guez, quien es la asis­ten­te de mi mamá, coor­di­nó to­dos los de­ta­lles jun­to al equi­po de Su Gran Even­to.

Pa­ra la ce­re­mo­nia, la de­co­ra­ción e ilu­mi­na­ción, la rea­li­za­ron Car­me­lo Es­pi­no­sa y An­to­nio Rodríguez, de Struen­dos, mien­tras que Pa­tri­cia Vlieg fue la ele­gi­da pa­ra la ani­ma­ción mu­si­cal en la igle­sia. En la re­cep­ción, la de­co­ra­ción del sa­lón, es­tu­vo a car­go de Clau­dia Khou­da­ri, de MYNT. Las ar­pas y vio­li­nes, pa­ra am­bien­tar la bien­ve­ni­da de los in­vi­ta­dos, fue­ron de Harp Fu­sion. La fo­to­gra­fía es­tu­vo a car­go de Ru­bén Parra, el vi­deo fue de Uto­pia Films / Kai­to Vo­loj y la mú­si­ca de la Or­ques­ta Ca­fé. El DJ fue True­nos y Re­lám­pa­gos y Los Ra­ba­nes es­tu­vie­ron co­mo ar­tis­tas in­vi­ta­dos. La me­sa de los pos­tres es­tu­vo a car­go de De­li­cias Bet­za­bé y el dul­ce de bo­das, de Coo­king Smi­les by Ja­que­li­ne Faa­rup. Las fo­tos de la pre-bo­da, las hi­zo Ale­jan­dro Nú­ñez Fro­me­ta, y las in­vi­ta­cio­nes fue­ron de Uni­grá­fi­ca, am­bos en San­to Do­min­go.

—¿Dón­de fue la lu­na de miel?

—Plea­nea­mos un via­je por el Sur. Pa­sar por Pe­rú, Ar­gen­ti­na, Chi­le y Uru­guay, y co­mo am­bos so­mos aman­tes de la co­mi­da y los vi­nos, es­te via­je es per­fec­to pa­ra co­no­cer y de­gus­tar bien.

Ori­gi­nal­men­te em­pe­za­mos con so­lo ir a Ar­gen­ti­na y/o Chi­le, pe­ro fui­mos agre­gan­do lu­ga­res, ex­pli­ca­ron los es­po­sos.

—¿En que lu­gar pien­san re­si­dir?

—De­ci­di­mos ra­di­car­nos en San­to Do­min­go, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, ex­pli­can. “No fue fá­cil pe­ro va­lió to­do el es­fuer­zo y sa­cri­fi­cio de es­tar se­pa­ra­dos por más de 5 años”, afir­man los re­cién ca­sa­dos, mien­tras se­llan su amor con un be­so.

«La fa­mi­lia es lo más im­por­tan­te pa­ra am­bos, ya que pro­ve­ni­mos de fa­mi­lias muy uni­das y am­bien­tes muy

ale­gres y ho­ga­re­ños»

La pa­re­ja ce­le­bró su pro­pio cuen­to de ha­das, co­mo ellos mis­mos lo des­cri­ben, el pa­sa­do sá­ba­do 5 de mar­zo de 2016 en la Igle­sia San Fran­cis­co de la Ca­le­ta, pa­ra lue­go dis­fru­tar de una no­che má­gi­ca, en el Ho­tel Trump.

Rachel: «Que­ría en­con­trar el ves­ti­do per­fec­to y en el que Ricky me vie­ra her­mo­sa. Lue­go de pro­bar­me va­rios ves­ti­dos, la de­pen­dien­ta me tra­jo uno to­tal­men­te opues­to a lo que yo bus­ca­ba, y me que­dó a la per­fec­ción, de in­me­dia­to su­pe que ese era mi

ves­ti­do»

Ricky: «Sig­ni­fi­ca ha­ber al­can­za­do a una me­ta que nos pro­pu­si­mos ha­ce más de cin­co años. Al ha­ber te­ni­do una re­la­ción a dis­tan­cia, pa­ra no­so­tros es un gran pa­so el po­der vi­vir jun­tos y em­pe­zar nues­tro pro­pio

ho­gar»

“You’re the ins­pi­ra­tion”, de Chica­go, fue la can­ción es­co­gi­da por am­bos pa­ra el primer bai­le co­mo es­po­sos. “La le­tra es tan pre­ci­sa pa­ra no­so­tros y nos sen­ti­mos muy iden­ti­fi­ca­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.