MARLENE MASEDA

La ve­ne­zo­la­na ra­di­ca­da en Pa­na­má po­sa en ex­clu­si­va pa­ra ¡HO­LA!

Hola Panama - - Contenido - Pe­rio­dis­ta: ELI­ZA­BETH CANTÚ MACÍAS Pro­duc­ción: NAPOLEÓN DE BER­NARD Es­ti­lis­ta: SILKA MU­ÑOZ Fo­to­gra­fías: FRANZ PAVÁN Ves­tua­rio: THE LINK ARETES DE DIA­MAN­TES DE CLAU­DIA H Ac­ce­so­rios de Zi­tas Pa­na­má Lo­ca­ción: RES­TAU­RAN­TE CABANA/ HO­TEL HILTON PA­NA­MÁ

UNA VI­DA EN PA­NA­MÁ, SU FA­MI­LIA Y LOS RE­CUER­DOS MÁS EMO­TI­VOS DE SU CA­RRE­RA AR­TÍS­TI­CA

PA­NA­MÁ CON­TI­NÚA sien­do uno de los des­ti­nos fa­vo­ri­tos pa­ra que re­co­no­ci­dos ar­tis­tas, ac­to­res y ac­tri­ces mi­ren ha­cia es­te te­rru­ño ya sea pa­ra ve­ra­near o es­ta­ble­cer­se de for­ma per­ma­nen­te. Tal es el ca­so de Marlene Maseda, la ac­triz ve­ne­zo­la­na, quien lle­va seis años vi­vien­do jun­to a su fa­mi­lia en es­ta tie­rra ca­na­le­ra, que le ha brin­da­do li­ber­tad y se­gu­ri­dad pa­ra edu­car a sus cua­tros hi­jos.

Marlene ha lo­gra­do desen­vol­ver­se co­mo ma­dre, com­pa­ñe­ra y pro­fe­sio­nal, dan­do lo me­jor de sí en ca­da fa­ce­ta. Con di­ver­sos pro­yec­tos en mar­cha, y una agen­da que no se de­tie­ne, com­par­tió con ¡HO­LA!

so­bre su vi­da, ca­rre­ra y pla­nes ac­tua­les.

—¿Quié­nes con­for­man los pi­la­res fun­da­men­ta­les en tu vi­da?

—Mis hi­jos son mi mo­tor de vi­da, mi pa­re­ja, mi com­ple­men­to y mi ma­dre es mi apo­yo. Mis her­ma­nos son con­se­je­ros y mis ami­gos son la fa­mi­lia es­co­gi­da pa­ra tran­si­tar la vi­da lo más fe­liz po­si­ble.

—Co­mo fa­mi­lia, ¿qué les gus­ta ha­cer jun­tos?

—Nos gus­ta co­mer jun­tos, ha­cer reunio­nes fa­mi­lia­res y via­jar jun­tos cuan­do se pue­de. Tam­bién com­par­ti­mos con nues­tra pe­rri­ta bea­gle lla­ma­da Luz.

—Co­mo ma­dre, ¿qué men­sa­je le da­rías a la ju­ven­tud? —Los in­vi­to a ser agra­de­ci­dos por ca­da día que pa­sa, que sean per­se­ve­ran­tes y que vi­van con la ver­dad. Que man­ten­gan la pre­sen­cia de dios por so­bre to­das las co­sas pa­ra que jun­tos po­da­mos cons­truir un mun­do me­jor. —¿Qué ha­ces usual­men­te los fi­nes de se­ma­na?

—-Dis­fru­to de mi fa­mi­lia, leo y me gus­ta ha­cer reunio­nes en mi ca­sa, con mis amis­ta­des más ín­ti­mas.

—-¿Có­mo te sien­tes vi­vien­do en es­te país?

—-Me sien­to fe­liz y completa. Quie­ro dar lo me­jor de mí a Pa­na­má pa­ra re­tri­buir lo que el país me ha da­do. Aquí en­con­tré una re­la­ción ín­ti­ma con dios y des­cu­brí que sin Él a nues­tro la­do, es­ta­mos per­di­dos.

—¿Qué te gus­ta de Pa­na­má?

—Me en­can­ta su gen­te, la co­mi­da me fas­ci­na y el cli­ma es per­fec­to pa­ra mí, ya que no me gus­ta el ai­re acon­di­cio­na­do, ni el frio.

—¿Có­mo fue la adap­ta­ción de tus hi­jos a Pa­na­má? —Des­de un ini­cio mis hi­jos se sin­tie­ron muy có­mo­dos y agra­de­ci­dos. Mi hi­jo me­nor, Ale­jan­dro, lle­gó a es­te país a los 2 años y ya tie­ne 8, te pue­do de­cir que se sien­te co­mo pa­na­me­ño y eso me lle­na de or­gu­llo. Mis hi­jos Ch­ris­tian y San­tia­go, que tam­bién han vi­vi­do aquí du­ran­te 6 años, lle­ga­ron ado­les­cen­tes, y aquí han es­tu­dia­do y han cre­ci­do crean­do víncu­los afec­ti­vos muy gran­des con sus ami­gos pa­na­me­ños. Co­mo es­tu­dian en el ex­te­rior, cuan­do vie­nen de va­ca­cio­nes, me di­cen “Mamá, por fin es­ta­mos en ca­sa”. Mi hi­jo ma­yor, Car­los Ja­vier, vi­vía en Den­ver, Co­lo­ra­do y un día vino a vi­si­tar­me y de­ci­dió que­dar­se en Pa­na­má y es­ta­ble­cer­se, aho­ra es­tá fe­liz aquí desa­rro­llán­do­se co­mo pro­fe­sio­nal al la­do de su no­via pa­na­me­ña Any, quien ya for­ma par­te de nues­tra fa­mi­lia.

—¿Có­mo re­par­tes tu tiem­po co­mo ma­dre, pro­fe­sio­nal, en­tre tus otras obli­ga­cio­nes?

—Tra­to de man­te­ner un equi­li­brio pa­ra aten­der lo me­jor po­si­ble a to­das mis res­pon­sa­bi­li­da­des.

—¿Eres bue­na co­ci­ne­ra?

—Me gus­ta co­ci­nar, aun­que pa­ra ser fran­ca, no lo prac­ti­co. Soy muy len­ta co­ci­nan­do y co­mo ca­si to­do me gus­ta ha­cer­lo rá­pi­do, me de­ses­pe­ro co­ci­nan­do. Pa­ra mí es una ma­ra­vi­lla y una gran vir­tud que los hom­bres co­ci­nen, pre­fie­ro que mi pa­re­ja a ve­ces co­ci­ne en ca­sa, mi hi­jo Car­los Ja­vier tie­ne ese ta­len­to que he­re­dó de mi mamá y tie­ne una ex­ce­len­te sa­zón, así que pa­ra co­ci­nar yo, si ellos lo ha­cen de ma­ra­vi­lla.

—¿Qué ex­tra­ñas de tu país?

—Mi fa­mi­lia, mis pri­mos, so­bri­nos y en es­pe­cial a mi her­mano Víctor.

—¿Qué lu­ga­res pre­fie­res pa­ra va­ca­cio­nar?

—Me gus­ta visitar gran­des ciu­da­des pa­ra nu­trir­me del ar­te y dis­fru­tar de la co­mi­da de ca­da país. Dis­fru­to ir a la pla­ya, aun­que me pro­te­jo mu­cho del sol, pre­fie­ro lu­ga­res cá­li­dos y via­jar en ve­rano.

—Cuan­do sa­cas al­gún tiem­po, ¿qué pa­sa­tiem­pos tie­nes?

—Me gus­ta ir al cine, su­bir el Ce­rro An­cón, ju­gar do­mi­nó y mo­no­po­lio con mis hi­jos, me di­vier­to mu­cho.

—¿Có­mo es tu ve­la­da romántica pre­fe­ri­da? —Dis­fru­to mu­cho de una ce­na romántica con ve­las fren­te al mar, con bue­na mú­si­ca de fon­do.

—¿Qué te ha­ce fal­ta ha­cer o por co­no­cer? —Es­cri­bir un li­bro, ha­cer una pe­lí­cu­la ba­sa­da en he­chos rea­les, apren­der y desa­rro­llar la pa­cien­cia.

Marlene es po­see­do­ra de un es­ti­lo clá­si­co úni­co, que la de­fi­ne y dis­tin­gue en cual­quier oca­sión. Co­mo to­da mu­jer, no du­da en cui­dar­se mu­cho, y pre­fie­re ejer­ci­tar­se al ai­re li­bre. “Me en­can­ta rea­li­zar ca­mi­na­tas don­de apre­cie la na­tu­ra­le­za, prac­ti­co yo­ga, to­mo mu­cha agua, pro­cu­ro dor­mir tem­prano y so­bre to­do, me río mu­cho”, esos se­rían mis tips de be­lle­za. Cla­ro, aun­que a ve­ces me doy mis an­to­ji­tos con la co­mi­da es­pa­ño­la y pe­rua­na, que me en­can­tan.

—¿Qué ti­po de lec­tu­ra pre­fie­res?

—Me gus­ta leer de to­do un po­co, ac­tual­men­te leo un li­bro muy in­tere­san­te cu­yo au­tor es el es­ta­dou­ni­den­se Na­po­leon Hill.

—¿Qué te emo­cio­na y en­tris­te­ce?

—Me emo­cio­na la ver­dad, y me en­tris­te­ce la men­ti­ra y la mi­se­ria hu­ma­na.

—¿Qué sa­bes aho­ra que ha­ce 20 años te hu­bie­ra gus­ta­do co­no­cer?

—Que Dios tie­ne un pro­pó­si­to pa­ra mí. TIEM­POS DE NO­VE­LA

Siem­pre con la ac­tua­ción en su co­ra­zón, Marlene la re­cuer­da con gran ca­ri­ño, ya que fue un sue­ño he­cho reali­dad, que cum­plió un ci­clo en su vi­da. “Mi eta­pa co­mo ac­triz mar­có mi vi­da pa­ra bien, ya que tu­ve a mis cua­tro hi­jos en­tre no­ve­la y no­ve­la”.

—¿Cuá­les in­ter­pre­ta­cio­nes te han mar­ca­do co­mo ac­triz y te han pues­to en una pla­ta­for­ma in­ter­na­cio­nal?

—Mi pa­pel fa­vo­ri­to fue in­ter­pre­tar a Lui­sa­na en la no­ve­la Po­bre Ne­gro, era un amor prohi­bi­do y esas es­ce­nas las dis­fru­té mu­cho. Cris­tal fue mi pri­me­ra te­le­no­ve­la y me tra­jo mu­chas ben­di­cio­nes per­so­na­les y una gran pro­yec­ción pro­fe­sio­nal a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

Marlene es una mamá ex­tra­or­di­na­ria, aun­que sus hi­jos ma­yo­res re­si­den en los Es­ta­dos Uni­dos, man­tie­ne un víncu­lo fuer­te y ca­ri­ño­so con ellos. Los jó­ve­nes via­ja­ron des­de Mia­mi pa­ra es­ta

es­pec­ta­cu­lar se­sión fo­to­grá­fi­ca.

—-¿Qué opor­tu­ni­da­des te ha brin­da­do la ac­tua­ción?

—Me abrió las puer­tas y brin­dó pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal. Igual­men­te, me per­mi­tió desa­rro­llar­me y tra­ba­jar en el ex­te­rior. —¿Qué ex­tra­ñas de esa épo­ca?

—-Ex­tra­ño a mis ami­gos y la for­ma co­mo nos di­ver­tía­mos en los en­sa­yos, an­tes de em­pe­zar a gra­bar. A ve­ces re­cuer­do cuan­do mi hi­jo Car­los Ja­vier, el ma­yor, es­ta­ba pe­que­ño y le en­can­ta­ba co­rrer por los pa­si­llos del ca­nal RCTV. Tam­bién, echo de me­nos el no ha­cer die­ta.

—¿Qué con­se­jos le das a los jó­ve­nes ac­to­res y ac­tri­ces que es­tán ini­cian­do en es­te me­dio?

—-Pre­pa­rar­se aca­dé­mi­ca­men­te y so­bre to­do, es­pi­ri­tual­men­te pa­ra te­ner las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra en­fren­tar los re­tos que se nos pre­sen­tan en la vi­da. —¿En qué pro­yec­tos qué es­tás in­vo­lu­cra­da ac­tual­men­te?

— Me en­cuen­tro en un mo­men­to pro­fe­sio­nal muy am­bi­cio­so, ya que es­toy asu­mien­do va­rios desafíos. Re­cien­te­men­te re­ci­bí la pro­pues­ta de ser la ge­ren­te de CB24, un ca­nal de te­le­vi­sión. De igual for­ma soy la pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va y pre­sen­to un pro­gra­ma pa­ra di­cho ca­nal que se lla­ma “Joyas” pró­xi­mo a es­tre­nar­se. “Es­toy tra­ba­jan­do con un equi­po de mi con­fian­za en­fo­ca­do en los mis­mos ob­je­ti­vos, don­de que­re­mos brin­dar­le ca­li­dad y con­te­ni­do al te­le­vi­den­te que tan­to res­pe­to se me­re­ce”.

—-¿Có­mo ha in­fluen­cia­do tu ex­pe­rien­cia co­mo ac­triz en es­ta nue­va eta­pa co­mo pre­sen­ta­do­ra?

—La ex­pe­rien­cia co­mo ac­triz ha in­flui­do en to­do lo que ha­go. La ac­tua­ción me en­se­ño a co­nec­tar­me con mis emo­cio­nes, a ser dis­ci­pli­na­da y amar lo que ha­go. Real­men­te dis­fru­to ca­da fa­ce­ta, ya sea co­mo ac­triz o pre­sen­ta­do­ra. La ex­pe­rien­cia de la ac­tua­ción me ha sol­ta­do an­te las cá­ma­ras y eso ha si­do una in­fluen­cia po­si­ti­va y una gran ven­ta­ja co­mo pre­sen­ta­do­ra. La per­se­ve­ran­cia tam­bién me ha ayu­da­do a con­se­guir lo que quie­ro.

Marlene jun­to a sus cua­tro prín­ci­pes, Ch­ris­tian , San­tia­go, Car­los y el pe­que­ño Ale­jan­dro. Una se­sión fo­to­grá­fi­ca de

en­sue­ño pa­ra el re­cuer­do ¡HO­LA!

Marlene ha lo­gra­do desen­vol­ver­se La choerm­mo­sam­ya drar­deia, nt­ceoL­miz­paa­d­ñee­jór aquey ¡HO­LA! pro­fe­sio­nal, en­tra­ra dan­doen la lo in­ti­mi­dad­me­jor de de sí en su hog­card­paa­fraa­cec­toan.oC­coenr diev­tearls­leossd­pe­ros­yuecv­ti­doas coem­nom­ma­rach­dar,ey, uen­sa­paog­seand­ya quu­nea­noals­tea

ejed­ceut­tieiv­nae..

«Me sien­to fe­liz y completa. Quie­ro dar lo me­jor de mí a Pa­na­má pa­ra re­tri­buir lo que el país me ha da­do. Aquí en­con­tré una re­la­ción ín­ti­ma con Dios y des­cu­brí que sin Él a nues­tro la­do, es­ta­mos

per­di­dos»

«Des­de un ini­cio mis hi­jos se sin­tie­ron muy có­mo­dos y agra­de­ci­dos. Mi hi­jo me­nor, Ale­jan­dro, lle­gó a es­te país a los 2 años y ya tie­ne 8, te pue­do de­cir que se sien­te co­mo pa­na­me­ño y eso

me lle­na de or­gu­llo»

«En Pa­na­má he en­con­tra­do per­so­nas ma­ra­vi­llo­sas que me ha­cen sen­tir que es­toy en ca­sa», ase­gu­ra la gua­pa ac­triz ve­ne­zo­la­na que man­tie­ne va­rios pro­yec­tos en nues­tro país.

«Me gus­ta visitar gran­des ciu­da­des pa­ra nu­trir­me del ar­te y dis­fru­tar de la co­mi­da de ca­da país. Dis­fru­to ir a la pla­ya, aun­que me pro­te­jo mu­cho del sol, pre­fie­ro lu­ga­res cá­li­dos y via­jar

en ve­rano»

(SI­GUE)

«Me en­cuen­tro en un mo­men­to pro­fe­sio­nal muy am­bi­cio­so, ya que es­toy asu­mien­do va­rios desafíos. Re­cien­te­men­te re­ci­bí la pro­pues­ta de ser la ge­ren­te de

CB24, un ca­nal de te­le­vi­sión»

Be­lla, es­plen­do­ro­sa y ele­gan­te, así es la esen­cia de Marlene Maseda, una mu­jer de­ci­di­da y triun­fa­do­ra en el mun­do de la te­le­vi­sión.

«La ex­pe­rien­cia co­mo ac­triz ha in­flui­do en to­do lo que ha­go. La ac­tua­ción me en­se­ño a co­nec­tar­me con mis emo­cio­nes, a ser dis­ci­pli­na­da»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.