¡HO­LA!

So­cia­les

Hola Panama - - Contenido - Tex­to: ELI­ZA­BETH CANTÚ Fo­to­gra­fía: CAR­LOS CAS­TRO

Con Pa­na­má en su men­te y co­ra­zón

SI BIEN LLE­VA un tí­tu­lo no­bi­lia­rio, con­ce­di­do por par­te de su es­po­so, el Con­de Pas­cal Gam­bi­ra­sio d’As­seux, su sen­ci­llez y ca­li­dad hu­ma­na se re­fle­jan en ca­da ges­to y pa­la­bra, y es que la Con­de­sa Flor Ma­ría Mu­ñoz Gam­bi­ra­sio d’As­seux, si­gue sien­do la mis­ma per­so­na de siem­pre. Sien­te or­gu­llo de Pa­na­má, la tie­rra de su pa­dre, el ci­ru­jano Ro­lan­do Mu­ñoz Ce­rrud. Es una mu­jer em­pren­de­do­ra, vi­sio­na­ria, sen­si­ble y con un pro­fun­do amor y res­pe­to por la pa­tria que la for­mó y don­de de­jó arrai­ga­dos sus orí­ge­nes: Pa­na­má.

Su vas­ta ex­pe­rien­cia a ni­vel in­ter­na­cio­nal tan­to en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal co­mo en el plano fa­mi­liar, la han lle­va­do a desen­vol­ver­se en dis­tin­tos es­ce­na­rios en­tre ellos Amé­ri­ca, Eu­ro­pa y Áfri­ca.

Hoy día jun­to a su es­po­so y com­ple­men­to per­fec­to, vi­ven en Li­mo­ges, una ciu­dad tran­qui­la y a so­lo tres ho­ras de Pa­rís. ¡HO­LA! apro­ve­chó su es­tan­cia en Pa­na­má, y con­ver­só ame­na­men­te con ella, quien abrió su co­ra­zón y se co­nec­tó con su al­ma pa­na­me­ña. —¿Cuán­do y por qué de­ci­des ra­di­car­te en otro país? —En 1988 por mo­ti­vos de tra­ba­jo sa­lí de Pa­na­má y re­co­rrí va­rios paí­ses, en­tre ellos Pa­púa Nue­va Gui­nea, Etio­pía, Yi­bu­ti, Ye­men, en­tre otros. Son paí­ses que re­cuer­do con mu­cho ca­ri­ño, ya que pa­sé mu­chí­si­mos años en ellos. Lue­go es­tu­ve en Mar­ti­ni­ca, San Martín y Roma, Ita­lia y fi­nal­men­te a Francia.

—Vi­vien­do en Francia, ¿qué fue lo más di­fí­cil a lo que te tu­vis­te que adap­tar?

— Aun­que Pa­rís es una be­lla ciu­dad, es­ta­ba acos­tum­bra­da a cons­truc­cio­nes mo­der­nas y a la pre­sen­cia del sol a dia­rio, co­mo te­ne­mos en Pa­na­má, así que me cos­tó acos­tum­brar­me. Hoy día apre­cio mu­cho más esa ciu­dad, pe­ro pue­do vi­vir le­jos de ella. —¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti lle­var un tí­tu­lo no­bi­lia­rio? —Lle­var un tí­tu­lo no­bi­lia­rio tie­ne una cier­ta res­pon­sa­bi­li­dad. Per­so­nal­men­te no lo uti­li­zo, pe­ro en Eu­ro­pa sí es uti­li­za­do en cier­tas fies­tas o en even­tos. —¿Cuál es tu per­fu­me fa­vo­ri­to?

—Cloe, que es el que uso aho­ri­ta.

—¿Cuál es tu es­ti­lo al ves­tir?

—De­pen­de de la oca­sión, pe­ro pre­fie­ro ca­sual.

—¿Qué pa­sa­tiem­pos tie­nes?

—Me en­can­ta es­cu­char mú­si­ca, bai­lar y via­jar.

—¿Qué lu­ga­res te fal­tan por co­no­cer?

—Si bien he es­ta­do en mu­chos paí­ses, aún ten­go una lista de paí­ses pen­dien­tes, co­mo Po­lo­nia y Gre­cia. —¿Qué ha­ces los fi­nes de se­ma­na?

—Ge­ne­ral­men­te com­par­ti­mos en fa­mi­lia, jun­to a mis dos hi­jos Stép­ha­ne y Ro­bert.

—¿Qué ad­mi­ras de tu es­po­so?

—¡To­do!, es un hom­bre su­ma­men­te es­pe­cial. Me en­can­ta su pa­cien­cia, su di­na­mis­mo y el co­no­ci­mien­to que tie­ne so­bre di­ver­sos te­mas. Él ha pu­bli­ca­do li­bros so­bre la he­rál­di­ca, so­bre el sig­ni­fi­ca­do es­pi­ri­tual de es­cu­dos de ar­mas de fa­mi­lias, en­tre otros.

—Fi­nal­men­te, ¿qué re­cuer­do es­pe­cial tie­nes de Pa­na­má en Pa­rís?

—En una oca­sión en Pa­rís, pa­ra una ac­ti­vi­dad del Wo­men’s In­ter­na­cio­nal Club of Pa­ris, al cual per­te­nez­co, me ata­vié con el tra­je tí­pi­co pa­na­me­ño y sen­tí mu­cha nos­tal­gia al es­cu­char la mú­si­ca pa­na­me­ña de fon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.