La Rei­na que im­po­ne su pro­pio es­ti­lo

Hola Panama - - Ci­ne­gra­ma - Fo­to­gra­fías: GETTY IMA­GES

DIS­CRE­TA, ELE­GAN­TE Y A FULL CO­LOR, UN BRE­VE RE­PA­SO POR EL GUAR­DA­RRO­PA REAL DE SU MA­JES­TAD, LA REI­NA

Le lla­man en mu­chas oca­sio­nes, la rei­na del Ar­coi­ris, por la va­rie­dad de co­lo­res de sus atuen­dos. Des­de ha­ce más de 50 años, la mo­nar­ca ha man­te­ni­do un es­ti­lo so­brio, don­de im­pe­ran los con­jun­tos a dos pie­zas y abri­gos, que sue­le acom­pa­ñar con som­bre­ros y bro­ches. Án­ge­la Kelly es su di­se­ña­do­ra ofi­cial, aun­que tam­bién la

con­si­de­ra una ami­ga cer­ca­na.

La so­be­ra­na tie­ne pre­fe­ren­cia por los ta­co­nes de cin­co cen­tí­me­tros, así co­mo los bol­sos de mano con asas lar­gas y no sue­le cam­biar de opi­nión a la ho­ra de de­ci­dir los mo­de­los. «La Rei­na tie­ne un co­no­ci­mien­to fan­tás­ti­co de la mo­da y es muy cons­cien­te de lo que le sien­ta bien y de lo que es apro­pia­do pa­ra ca­da

oca­sión», ase­gu­ra Án­ge­la Kelly.

DU­RAN­TE SUS MÁS de 63 años de rei­na­do, Isa­bel II ha sa­bi­do con­so­li­dar su pro­pio es­ti­lo. Es­co­tes po­co pro­nun­cia­dos, ves­ti­dos con un lar­go a la ro­di­lla y abri­gos de bo­to­na­du­ra son par­te de las pre­fe­ren­cias de la mo­nar­ca, que com­bi­na a jue­go con ele­gan­tes som­bre­ros, bro­ches y car­te­ras.

La rei­na po­see pren­das que abar­can to­da la ga­ma cro­má­ti­ca. Su in­men­sa pa­sión por los co­lo­res se re­fle­ja en ca­da ac­to o vi­si­ta ofi­cial que rea­li­za. En su via­je a Ir­lan­da en 2011, la so­be­ra­na lu­ció un con­jun­to ver­de,

sim­bó­li­co pa­ra esa na­ción.

Del mis­mo mo­do, ca­da vez que eli­ge un tono pa­ra vi­si­tar al­gu­na de las re­gio­nes de su país, evi­ta re­pe­tir­lo du­ran­te va­rios me­ses. Así lo ase­gu­ró su di­se­ña­do­ra de ca­be­ce­ra, Án­ge­la Kelly, en su li­bro, “Vis­tien­do a la rei­na: el guar­da­rro­pa real”. Cuan­do Su Ma­jes­tad sa­be que va a en­con­trar­se con adul­tos ma­yo­res, co­mo en hos­pi­ta­les, uti­li­za pren­das en to­nos bri­llan­tes pa­ra que las per­so­nas con pro­ble­mas de vi­sión pue­dan iden­ti­fi­car­la sin pro­ble­ma. Cuan­do asis­te a co­le­gios,

siem­pre lle­va som­bre­ros con ador­nos lla­ma­ti­vos co­mo flo­res gran­des o plu­mas.

Y va­ya que es fan de los som­bre­ros. Se­gún in­for­ma­ción de la Ca­sa Real, su co­lec­ción as­cien­de a más de 5 mil. Los hay de to­do ti­po, co­lo­res y te­las. Eso sí, tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les, nun­ca ocul­tan su ros­tro, con ala in­ter­me­dia pa­ra que no ro­ce con los abri­gos y con una al­tu­ra acor­de pa­ra no com­pli­car su sa­li­da de los vehícu­los.

Pa­ra no opa­car su look, la rei­na uti­li­za con fre­cuen­cia los pa­ra­guas trans­pa­ren­tes, con el fin de que to­dos los asis­ten­tes pue­dan mi­rar su ros­tro. En los ban­que­tes ofi­cia­les, la so­be­ra­na cam­bia los som­bre­ros por las tia­ras. El blan­co es su co­lor pre­di­lec­to pa­ra las ce­nas im­por­tan­tes.

Un de­ta­lle que nun­ca fal­ta son sus bro­ches. La rei­na los tie­ne de to­do ti­po, de dia­man­tes, za­fi­ros, ru­bíes, gran­des y pe­que­ños. Pe­que­ños ac­ce­so­rios que apor­tan un ai­re de ele­gan­cia y dis­cre­ción al atuen­do de Su Ma­jes­tad.

En cuan­to al cazado, po­co ha va­ria­do en su más de me­dio si­glo de rei­na­do. De co­lor ne­gro, con pe­que­ños ador­nos y ta­cón de cin­co cen­tí­me­tros. Es de­cir, el mis­mo mo­de­lo siem­pre, a ex­cep­ción de las oca­sio­nes es­pe­cia­les.

La his­to­ria se re­pi­te con los bol­sos. Es­truc­tu­ra­dos y ne­gros. El ta­ma­ño no sue­le ser de gran ta­ma­ño por la can­ti­dad de ho­ras que los uti­li­za. Su fir­ma fa­vo­ri­ta es Lau­ner.

Las jo­yas de la Co­ro­na son una co­lec­ción his­tó­ri­ca, pro­pie­dad per­so­nal del mo­nar­ca de los reinos de la Man­co­mu­ni­dad de Na­cio­nes, en la ac­tua­li­dad Isa­bel II. La ma­yo­ría de sus pie­zas han lle­ga­do a sus ma­nos co­mo

ob­se­quios du­ran­te even­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos.

Ca­da año se di­se­ñan pa­ra la rei­na cua­tro co­lec­cio­nes de mo­da, una pa­ra ca­da es­ta­ción.

Pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar su im­pre­sio­nan­te jo­ye­ro real co­mo par­te de su look. La rei­na de In­gla­te­rra es pro­pie­ta­ria de una co­lec­ción in­va­lua­ble de jo­yas que abar­ca des­de tia­ras, pen­dien­tes, gar­gan­ti­llas, sor­ti­jas y co­lla­res. Pie­zas his­tó­ri­cas que fue­ron pro­pie­dad de sus an­te­pa­sa­das co­mo su abue­la, la rei­na Ma­ría y su bi­sa­bue­la, la rei­na Vic­to­ria.

Uno de sus ar­tícu­los más fa­mo­sos es el bro­che Wi­lliam­son, que in­cor­po­ra un mag­ní­fi­co dia­man­te ro­sa des­cu­bier­to en Tan­za­nia por el ca­na­dien­se JT Wi­lliam­son. La rei­na sue­le pres­tar sus jo­yas a las mu­je­res de la fa­mi­lia.

Sin du­da, una mo­nar­ca que ha sa­bi­do im­po­ner su pro­pio es­ti­lo y sus pro­pias re­glas.

A sus 90 años, nun­ca se le ha vis­to una fa­lla de ves­tua­rio. Co­lo­ri­do pe­ro nun­ca os­ten­to­so o lla­ma­ti­vo en ex­ce­so, su es­ti­lo ha per­du­ra­do du­ran­te va­rias dé­ca­das y se ha con­ver­ti­do en uno de sus se­llos más

im­por­tan­tes.

Otro de los com­ple­men­tos in­dis­pen­sa­bles de la Rei­na son los som­bre­ros, ya sean con flo­res, pá­ja­ros o plu­mas, siem­pre lo­gra com­bi­nar­los con sus tra­di­cio­na­les con­jun­tos.

Una de las jo­yas más des­ta­ca­das de la Rei­na es un bro­che con un gran za­fi­ro rec­tan­gu­lar ro­dea­do de do­ce dia­man­tes. Arri­ba, Isa­bel lu­ce la ma­jes­tuo­sa Co­ro­na del Es­ta­do Im­pe­rial, con­fec­cio­na­da en

1838.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.