GA­BRIEL BARLETTA Ha­ce ba­lan­ce de su vi­da

«La fa­mi­lia es lo más im­por­tan­te. Te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de man­te­ner­nos siem­pre jun­tos, de in­cul­car los me­jo­res va­lo­res mo­ra­les a nues­tros hi­jos y ha­cer de to­dos bue­nos ciu­da­da­nos» «Mi es­po­sa es mi pi­lar. Ser ma­dre y es­po­sa es si­nó­ni­mo de mu­chas co­sas

Hola Panama - - News - Tex­to: ELI­ZA­BETH CAN­TÚ MA­CÍAS Fo­to­gra­fía: RI­CAR­DO CANINO Pro­duc­ción: AKILES MA­CHU­CA CASTRELLÓN - ADS IMA­GES / @ADS_ IMA­GES Ma­keup & Hai­rSty­ling: CAR­LOS SIL­VA Ves­tua­rio de da­ma: DOL­CE & GAB­BA­NA TUTU Ves­tua­rio de ni­ños: ZARA KIDS BRUMMELL TUXEDOS Cal­za­do de

«De­di­co tiem­po de ca­li­dad a mis hi­jos. No me gus­ta re­ga­ñar­los ca­da diez mi­nu­tos, pe­ro es­to no quie­re de­cir que no sea­mos exi­gen­tes con las res­pon­sa­bi­li­da­des que tie­nen con la fa­mi­lia, sus es­tu­dios y su co­mu­ni­dad»

EL HOM­BRE de­trás del CEO de Star Hol­ding es fa­mi­liar, ami­go y aman­te de su pro­fe­sión. Su tra­yec­to­ria y ex­pe­rien­cia la­bo­ral lo ha­cen due­ño de un cri­te­rio au­daz y crea­ti­vo, que lo ha lle­va­do a con­ver­tir­se en uno de los lí­de­res de la in­dus­tria de la pu­bli­ci­dad y la co­mu­ni­ca­ción en Pa­na­má. Na­ció en el seno de una fa­mi­lia que ha he­cho his­to­ria en el país en es­tos te­mas y aun­que sus es­tu­dios se orien­ta­ron ha­cia la ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas, no pu­do es­ca­par del apa­sio­nan­te mun­do de la crea­ti­vi­dad. Así fue co­mo lue­go de fi­na­li­zar su maes­tría y con al­gu­nos años de ex­pe­rien­cia en el mer­ca­do lo­cal se unió, en el año 2003, a Star Hol­ding, el gru­po de pu­bli­ci­dad y co­mu­ni­ca­cio­nes más gran­de de Pa­na­má, pa­ra em­pe­zar su ca­rre­ra den­tro de la in­dus­tria.

Pa­ra Barletta es­ta área es un re­to por su al­to ni­vel de res­pon­sa­bi­li­dad, ya que su tra­ba­jo prin­ci­pal es crear mar­cas que per­du­ren en el tiem­po, ha­cer­las cre­cer y pro­te­ger­las. Si bien el tra­ba­jo ocu­pa gran par­te de su tiem­po y es­fuer­zos, su fa­mi­lia es el pun­to cen­tral de su vi­da. Ga­briel com­par­tió jun­to a su es­po­sa, Ca­ro­li­na; y sus hi­jos, los as­pec­tos fa­mi­lia­res y per­so­na­les de su vi­da, así co­mo su gran tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal. —¿Qué va­lor le das a la fa­mi­lia y a quié­nes la con­for­man? —La fa­mi­lia es lo más im­por­tan­te. Te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de man­te­ner­nos siem­pre jun­tos, de in­cul­car los me­jo­res va­lo­res mo­ra­les a nues­tros hi­jos y ha­cer de to­dos bue­nos ciu­da­da­nos. Tan­to por el la­do de los Barletta co­mo del de los Vir­zi, am­bos con as­cen­den­cia ita­lia­na, con­ta­mos con una unión fa­mi­liar im­por­tan­tí­si­ma. Nos que­da tras­pa­sar­le a nues­tros hi­jos ese le­ga­do de amor, com­pren­sión y uni­dad que he­mos he­re­da­do de nues­tros pa­dres y abue­los. —¿Có­mo eres con tu fa­mi­lia? ¿Es­tric­to o más bien fle­xi­ble? —De to­do un po­co. De­di­co tiem­po de ca­li­dad a mis hi­jos. No me gus­ta re­ga­ñar­los ca­da diez mi­nu­tos, pe­ro es­to no quie­re de­cir que no sea­mos exi­gen­tes con las res­pon­sa­bi­li­da­des que tie­nen con la fa­mi­lia, sus es­tu­dios y su co­mu­ni­dad. Pro­cu­ra­mos que ca­da tiem­po que pa­sa­mos jun­tos sea me­mo­ra­ble, crear re­cuer­dos y anéc­do­tas que per­du­ren en el tiem­po pe­ro, so­bre to­do, les per­mi­ti­mos ser ni­ños y ser ellos mis­mos. —¿Qué ac­ti­vi­da­des rea­li­zan con to­da la fa­mi­lia? —Ce­na­mos to­dos los miér­co­les con mis pa­pás, mis her­ma­nos y los nie­tos. Tra­ba­jo con mi pa­dre y mis her­ma­nos, así que a ellos los fre­cuen­to mu­cho más. —¿Có­mo com­par­tes con tu fa­mi­lia? ¿Qué les gus­ta ha­cer jun­tos? —Al ser cua­tro hom­bres en la ca­sa, to­do gi­ra al­re­de­dor de los de­por­tes. A los ni­ños les en­can­ta el soc­cer y el fút­bol ame­ri­cano, por lo que ju­ga­mos bas­tan­te. A mí me gus­ta el golf, así que tam­bién los lle­vo con­mi­go pa­ra com­par­tir más tiem­po con ellos. A Ca­ro­li­na le ha to­ca­do apren­der al­go de to­dos los de­por­tes, in­clu­so to­ma cla­ses de golf. —¿Có­mo ce­le­bra­rán el día del pa­dre? ¿Qué ha­cen usual­men­te? —Mi sue­gro vi­ve en San­tia­go y mi pa­dre es mi ve­cino. Es ca­si una tra­di­ción que ten­ga­mos un al­muer­zo en la pla­ya con mi sue­gro y ce­nar en la ca­sa de mi pa­pá. —¿Có­mo com­par­ten los fi­nes de se­ma­na en fa­mi­lia? —Tra­ta­mos de co­no­cer el in­te­rior del país. Por vi­vir en un apar­ta­men­to, los fi­nes de se­ma­na nos gus­ta sa­lir de la ciu­dad pa­ra cam­biar la ru­ti­na y ale­jar­nos de la co­nec­ti­vi­dad y la sa­tu­ra­ción de men­sa­jes. Lo que más les gus­ta a los ni­ños es ir a la pla­ya. —¿Qué pasatiempos tie­nes? —Mi prin­ci­pal hob­bie es es­tar con mis hi­jos, pe­ro cuan­do me que­da tiem­po jue­go al golf. —¿Qué va­lo­res les in­cul­cas a tus hi­jos? —Que sean res­pon­sa­bles, se res­pe­ten y se quie­ran en­tre her­ma­nos. Les ha­ce­mos sa­ber la im­por­tan­cia de la fa­mi­lia y va­lo­rar lo que te­ne­mos, que ha si­do con­se-

gui­do con tra­ba­jo y per­se­ve­ran­cia. Que en­tien­dan que el mun­do que les ro­dea no se­rá el mis­mo cuan­do sean adul­tos, por lo que de­ben de pre­pa­rar­se pa­ra ello, pa­ra ser per­so­nas que con­tri­bu­yen a la so­cie­dad y apor­ten pa­ra que nues­tra co­mu­ni­dad sea me­jor en el fu­tu­ro. La to­le­ran­cia y el res­pe­to al pró­ji­mo son va­lo­res que de­ben ser cultivados. —¿Qué desafío tie­nes hoy co­mo pa­dre? —Tra­to de dar­les un buen ejem­plo y mu­cho ca­ri­ño. Las re­des so­cia­les y la co­nec­ti­vi­dad que se vi­ve en el mun­do plan­tean un re­to, pe­ro siem­pre tra­ta­mos de te­ner con ellos abier­tos los ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción que nos per­mi­tan es­tar aten­tos a lo que vi­ve ca­da uno y guiar­los cuan­do lo ne­ce­si­tan. —¿Qué le­ga­do le desea­rías de­jar a tus hi­jos? —Quie­ro que sean una fa­mi­lia uni­da. Jun­tos siem­pre va­le­mos más. En la me­mo­ria de las per­so­nas que­da­rán nues­tras bue­nas o ma­las ac­cio­nes, nues­tros éxi­tos y nues­tros fra­ca­sos, no cuán­to tu­vi­mos. Quie­ro que apren­dan a ser per­so­nas que de­jan hue­llas blan­cas e in­de­le­bles a su pa­so. —¿Quie­res que si­gan tus pa­sos en el mun­do de la pu­bli­ci­dad o qué les acon­se­ja­rías? —Qui­sie­ra que ha­gan lo que les apa­sio­ne. Star Hol­ding tie­ne más de 40 años y es­pe­ro que con­ti­núe por mu­chos más. Si les in­tere­sa­se es­te ne­go­cio, las puer­tas es­ta­rán abier­tas. El mun­do va a ser muy di­fe­ren­te cuan­do les to­que a ellos en­trar a la fuer­za la­bo­ral. —¿Quié­nes con­for­man los pi­la­res de tu vi­da? —Uno es mi es­po­sa. Ser ma­dre y es­po­sa es si­nó­ni­mo de mu­chas co­sas: con­se­je­ra, guía es­pi­ri­tual, ami­ga y ad­mi­nis­tra­do­ra, en­tre otras; son res­pon­sa­bi­li­da­des enor­mes y al fi­nal ella es quien po­ne a an­dar to­do en la ca­sa y en nues­tra vi­da per­so­nal. Otro pi­lar es mi pa­pá, que siem­pre ha si­do un guía en el que me he apo­ya­do pa­ra to­do y quien me ha da­do la con­fian­za de con­ti­nuar el le­ga­do del nom­bre Barletta en el mun­do de la pu­bli­ci­dad. Mi ma­má, que ha ju­ga­do un pa­pel muy im­por­tan­te en mi vi­da, se­gui­rá sien­do la pie­dra an­gu­lar de nues­tra fa­mi­lia. Los pa­dres de Ca­ro­li­na nos han acom­pa­ña­do du­ran­te to­dos es­tos años con sus sa­bios con­se­jos y su in­con­di­cio­nal apo­yo . Por úl­ti­mo, siem­pre he te­ni­do un apo­yo ex­tra­or­di­na­rio de mis her­ma­nos, cu­ña­dos, pri­mos y tíos. —¿Có­mo fue­ron las más re­cien­tes va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res? —Muy di­ver­ti­das y es­pe­cia­les. Una vez al año via­ja­mos a es­quiar en la nie­ve con to­da la fa­mi­lia. Lle­ga­mos a ser más de 30 per­so­nas. Úl­ti­ma­men­te co­men­cé a lle­var a los ni­ños a ver de­por­tes en vi­vo, des­de la Ma­rea Ro­ja en el Rom­mel, has­ta los jue­gos de fút­bol ame­ri­cano, baloncesto y hoc­key en Es­ta­dos Uni­dos.

«Tra­ta­mos de co­no­cer el in­te­rior del país. Por vi­vir en un apar­ta­men­to, los fi­nes de se­ma­na nos gus­ta sa­lir de la ciu­dad pa­ra cam­biar la ru­ti­na y ale­jar­nos de la co­nec­ti­vi­dad y la sa­tu­ra­ción de men­sa­jes. Lo que más les gus­ta a los ni­ños es ir a la

pla­ya»

—¿Qué ex­pe­rien­cias te ha de­ja­do tu ca­rre­ra? —Es­ta es una in­dus­tria muy bo­ni­ta, en la que uno tie­ne la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con clien­tes de mu­chas áreas, con gen­te de to­dos los ni­ve­les. El tra­ba­jo que ha­ce­mos in­ci­de di­rec­ta­men­te en la eco­no­mía de nues­tro país, por eso es im­por­tan­te ha­cer­lo res­pon­sa­ble­men­te. Re­cuer­do que en una oca­sión un me­dio de co­mu­ni­ca­ción le ven­dió a un clien­te nues­tro una pau­ta pu­bli­ci­ta­ria en un pro­gra­ma en Vier­nes San­to re­la­cio­na­do a la muer­te y re­su­rrec­ción de Je­su­cris­to. El clien­te pro­mo­cio­na­ba el con­su­mo de li­cor y la fies­ta. Aun­que la Ley Se­ca solo prohí­be la ven­ta del li­cor y no la pu­bli­ci­dad, la ima­gen de la mar­ca po­dría ha­ber si­do afec­ta­da por no to­mar en cuen­ta lo so­lem­ne de es­ta ce­le­bra­ción, por lo que tu­ve que opo­ner­me. Nin­gún te­le­vi­den­te, lue­go de ver a Je­sús cru­ci­fi­ca­do, iba a es­tar in­tere­sa­do en un co­mer­cial re­la­cio­na­do con la fies­ta y el con­su­mo de li­cor. —¿Cuá­les con­si­de­ras que han si­do tus lo­gros a ni­vel pro­fe­sio­nal? —Cuan­do en­tré al gru­po te­nía­mos 8 em­pre­sas ope­ra­ti­vas con apro­xi­ma­da­men­te 200 co­la­bo­ra­do­res. Hoy te­ne­mos 13 em­pre­sas y más de 400 co­la­bo­ra­do­res. En es­te pla­zo he­mos com­pra­do 4 com­pa­ñías y em­pren­di­do des­de ce­ro otras 3. Con­ta­mos con los úni­cos Leo­nes de Can­nes y Ef­fies en Pa­na­má. He­mos for­ma­do un equi­po de lu­jo que apo­ya in­con­di­cio­nal­men­te el cum­pli­mien­to de nues­tra mi­sión. —¿Qué es lo más di­fí­cil de ser

«Ce­na­mos to­dos los miér­co­les con mis pa­pás, mis her­ma­nos y los nie­tos. Tra­ba­jo con mi pa­dre y mis her­ma­nos, así que a ellos los fre­cuen­to

mu­cho más»

lí­der en tu in­dus­tria? —Lo más com­pli­ca­do es man­te­ner­te arri­ba con los mis­mos es­tán­da­res de ca­li­dad y efi­cien­cia que han po­si­cio­na­do a Star Hol­ding co­mo el prin­ci­pal re­fe­ren­te en la re­gión. Me to­ca vi­vir en una cons­tan­te in­no­va­ción pa­ra se­guir brin­dan­do el me­jor ser­vi­cio po­si­ble, con el me­jor ta­len­to. —¿Qué ti­po de gas­tro­no­mía pre­fie­res, cuál es tu pla­ti­llo fa­vo­ri­to y con qué ti­po de be­bi­da la acom­pa­ñas? —Fre­cuen­to mu­chos res­tau­ran­tes en Pa­na­má, pe­ro cuan­do quie­ro ir por lo se­gu­ro, no hay na­da co­mo un buen steak en BBQ, con una bue­na bo­te­lla de vino. —¿Có­mo dis­fru­tas una ve­la­da en­tre ami­gos? —De di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Des­de al­muer­zos y ce­nas en res­tau­ran­tes, has­ta bar­ba­coas con cer­ve­zas y tragos en al­gu­na de nues­tras ca­sas. —¿A quié­nes con­si­de­ras tus ami­gos? —La ver­dad es que ten­go muy bue­nos ami­gos. Al­gu­nos lo son des­de in­fan­cia y otros más re­cien­tes. Pe­ro no im­por­ta el tiem­po que ten­ga de co­no­cer­lo, una vez es­tás en la lis­ta de “ami­gos” tie­nes una im­por­tan­cia muy es­pe­cial en mi vi­da. —¿Qué ti­po de li­te­ra­tu­ra pre­fie­res? ¿Qué li­bro es­tás le­yen­do hoy? —Leo bas­tan­te so­bre pu­bli­ci­dad y so­bre ne­go­cios en ge­ne­ral. Ac­tual­men­te es­toy le­yen­do un li­bro que es­cri­bió un ami­go, en Es­ta­dos Uni­dos, lla­ma­do “Crean­do tu pro­pia suer­te”. Sos­tie­ne que en la vi­da no exis­ten las coin­ci­den­cias y ex­pli­ca có­mo de­bes apro­ve­char cual­quier acon­te­ci­mien­to ines­pe­ra­do que te su­ce­da. —¿Qué se­rie de tv o pro­gra­ma pre­fie­res? —Ac­tual­men­te es­toy tra­tan­do de ter­mi­nar el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de Hou­se of Cards y em­pe­zan­do con otra se­rie que se lla­ma Bi­llions. Ten­go que con­fe­sar que soy una de las po­cas per­so­nas que no vio Ga­me of Th­ro­nes, a ve­ces me da pe­na de­cir­lo pe­ro es la reali­dad. A es­tas al­tu­ras no la voy a ver tam­po­co.

«La ver­dad es que ten­go muy bue­nos ami­gos. Al­gu­nos lo son des­de in­fan­cia y otros más re­cien­tes. Pe­ro no im­por­ta el tiem­po que ten­ga de co­no­cer­lo, una vez es­tás en la lis­ta de “ami­gos” tie­nes una im­por­tan­cia muy es­pe­cial en mi vi­da.»

Si bien el tra­ba­jo ocu­pa gran par­te de su tiem­po y es­fuer­zos, su fa­mi­lia es el pun­to cen­tral de su vi­da. Ga­briel com­par­tió jun­to a su es­po­sa, Ca­ro­li­na;y sus hi­jos, los as­pec­tos fa­mi­lia­res y per­so­na­les de su vi­da, así co­mo su gran tra­yec­to­ria

pro­fe­sio­nal.

Na­ció en el seno de una fa­mi­lia que ha he­cho his­to­ria en el país en es­tos te­mas y aun­que sus es­tu­dios se orien­ta­ron ha­cia la ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas, no pu­do es­ca­par del apa­sio­nan­te mun­do de la crea­ti­vi­dad. Así fue co­mo lue­go de fi­na­li­zar su maes­tría y con al­gu­nos años de ex­pe­rien­cia en el mer­ca­do lo­cal se unió, en el año 2003, a Star Hol­ding, el gru­po de pu­bli­ci­dad y co­mu­ni­ca­cio­nes más gran­de de Pa­na­má,pa­ra em­pe­zar su ca­rre­ra

den­tro de la in­dus­tria.

So­bre es­tas lí­neas Ga­briel jun­to al amor de su vi­da, Ca­ro­li­na, quien se ha con­ver­ti­do en una im­por­tan­te con­se­je­ra en su vi­da. Am­bos dis­fru­tan de sus mo­men­tos jun­tos, los via­jes y por su­pues­to, su fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.