TA­TIA­NA ULIANTZEFF Nos pre­sen­ta su úl­ti­ma co­lec­ción

«Ca­da pie­za es úni­ca, ca­rac­te­ri­za­da por sus caí­das li­bres y sus cor­tes rec­tos, el ob­je­ti­vo prin­ci­pal es re­sal­tar la ele­gan­cia y lo fe­me­nino»

Hola Panama - - News - Tex­to: ELI­ZA­BETH CAN­TÚ MA­CÍAS Fo­to­gra­fía: RI­CAR­DO CANINO Pro­duc­ción: AKILES MA­CHU­CA CASTRELLÓN - ADS IMA­GES / @ ADS_IMAGES Ves­tua­rio: TA­TIA­NA ULIANTZEFF Ma­keup/Ta­tia­na: JU­LIO CE­SAR AL­VA­RA­DO Jo­yas/Ta­tia­na: CA­RO­LI­NA KARDONSKI

«Me en­can­ta to­do lo que ha­go, sin em­bar­go los tra­jes de no­via, pa­ra la bo­da por lo ci­vil y pa­ra la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa, me apa­sio­nan por el sig­ni­fi­ca­do que tie­nen pa­ra cum­plir el sue­ño de to­da una vi­da»

LA MA­GIA Y EL EN­CAN­TO del Cas­co An­ti­guo de la ciu­dad de Pa­na­má fue­ron el ám­bi­to per­fec­to pa­ra que la di­se­ña­do­ra Ta­tia­na Uliantzeff die­ra a co­no­cer su más re­cien­te co­lec­ción. Ca­da rin­cón se lle­nó de en­can­to, bri­llo y gla­mour, con las 18 pie­zas de una no­ve­dad en­can­ta­do­ra pa­ra el buen ves­tir de la mu­jer mo­der­na. Ta­tia­na, que na­ció en San­tia­go de Chi­le y es­tá ra­di­ca­da en Pa­na­má, cuen­ta con orí­ge­nes pa­ter­nos ru­sos. Una mez­cla per­fec­ta pa­ra su ins­pi­ra­ción. Tu­vo una vas­ta for­ma­ción edu­ca­ti­va y cul­tu­ral des­de su ni­ñez, la que dio rien­da suel­ta a su ima­gi­na­ción y crea­ti­vi­dad; las que hoy tras­la­da a ca­da pie­za mo­de­la­da de bor­da­dos a mano y en­ca­jes que se unen pa­ra for­mar un her­mo­so con­jun­to de cor­tes y en­ta­lles que ha­cen des­ta­car la fi­gu­ra de la mu­jer que vis­te ele­gan­te­men­te en ca­da oca­sión. En una no­che má­gi­ca, la di­se­ña­do­ra pre­sen­tó al pú­bli­co pa­na­me­ño su nue­va co­lec­ción, en la cual bri­lló con sus muy ex­qui­si­tos mo­de­los. —¿Có­mo lle­gas al mun­do del di­se­ño?

—Al des­cu­brir mi pa­sión por la cos­tu­ra, in­cur­sio­né en el di­se­ño de mo­das vis­tién­do­me a mí mis­ma con una se­rie de mo­de­los que me ayu­da­ron a de­fi­nir un es­ti­lo per­so­nal. La es­pon­ta­nei­dad y la can­ti­dad de de­ta­lles que co­lo­qué en ca­da una de las pie­zas le die­ron a la ro­pa que lucía, una par­ti­cu­la­ri­dad sin igual que pron­to dio re­sul­ta­dos an­te quie­nes, po­co a po­co, me so­li­ci­ta­ron una pren­da ex­clu­si­va. —¿Qué di­se­ños son tus fa­vo­ri­tos? —Me en­can­ta to­do lo que ha­go, sin em­bar­go los tra­jes de no­via, pa­ra la bo­da por lo ci­vil y pa­ra la

ce­re­mo­nia re­li­gio­sa, me apa­sio­nan por el sig­ni­fi­ca­do que tie­nen pa­ra cum­plir el sue­ño de to­da una vi­da. —Una de tus pa­sio­nes es via­jar. ¿Có­mo te ins­pi­ras en los via­jes? —En ellos me en­con­tré con las tra­di­cio­nes an­ces­tra­les que, con ale­gría y vir­tud, crean ar­tes ma­jes­tuo­sas con sus ma­nos, pues con mi­les de pun­ta­das lo­gran pie­zas úni­cas y fas­ci­nan­tes. Fue co­mo fun­dí mi crea­ti­vi­dad, con ideas, in­fluen­cias y an­he­los. Así es co­mo na­ció Ta­tia­na Uliantzeff, en una fu­sión de dos mun­dos, el mío y el de ese ar­te al que me de­bo. —¿Có­mo des­cri­bes es­ta co­lec­ción Prêt-à-por­ter? —Ca­da pie­za es úni­ca, ca­rac­te­ri­za­da por sus caí­das li­bres y sus cor­tes rec­tos, don­de la es­tra­te­gia del di­se­ño tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de po­ten­ciar lo me­jor de ca­da cuer­po, por­que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal es re­sal­tar la ele­gan­cia, lo fe­me­nino y sen­sual de ca­da mu­jer. —¿Qué sen­tis­te du­ran­te es­ta es­pe­ra­da pa­sa­re­la en el Cas­co An­ti­guo? —Fue un pri­vi­le­gio mos­trar mi ar­te en un lu­gar cu­ya his­to­ria se re­mon­ta a los fi­na­les del 1600 pe­ro lue­go fue des­trui­do por tres in­cen­dios. En el que ca­da re­cons­truc­ción apor­tó un es­ti­lo úni­co pa­ra ge­ne­rar un ba­rrio ecléc­ti­co con el cual me sien­to to­tal­men­te iden­ti­fi­ca­da. Esa no­che fue tan es­pe­cial co­mo ese lu­gar, en un am­bien­te ex­qui­si­to, pre­cio­sa­men­te ador­na­do, co­pa­do de gen­te dis­fru­tan­do y re­ci­bien­do las pro­pues­tas tan­to de mi ar­te co­mo del de otros di­se­ña­do­res. —¿Con qué te ins­pi­ras­te?

—De­fi­ni­ti­va­men­te, con pa­sión y en­can­to, por­que eso es lo que sig­ni­fi­ca el Cas­co An­ti­guo pa­ra la ciu­dad de Pa­na­má. Ima­gi­né co­mo fue en su épo­ca de es­plen­dor, con mu­je­res es­pec­ta­cu­la­res ca­mi­na­do por sus ca­lles lu­cien­do sus me­jo­res tra­jes, cuan­do ves­tir­se con ele­gan­cia y gla­mour era real­men­te una tra­ve­sía, des­de con­se­guir las te­las (In­dia, Chi­na, Eu­ro­pa), has­ta los ac­ce­so­rios (jo­yas reales des­de los rin­co­nes más le­ja­nos del mun­do). No exis­tía “la imi­ta­ción”. —¿Qué in­clu­ye es­ta co­lec­ción?

—Son 18 pie­zas ver­sá­ti­les las cua­les, al com­ple­men­tar­se, con­for­man 30 out­fit dis­tin­tos. Es­tá ba­sa­da en una pro­pues­ta de al­ter­na­ti­vas de out­fits que com­ple­tan un look

fas­hion pa­ra cual­quier even­to que ame­ri­te un mí­ni­mo de ele­gan­cia. —¿Cuál es la ten­den­cia de es­ta co­lec­ción? —Muy mía. Mar­ca to­tal­men­te mi iden­ti­dad y la de to­das las co­lec­cio­nes que he crea­do. Mi prin­ci­pal ob­je­ti­vo es con­se­guir que ca­da mu­jer se vea es­plen­di­da y ad­mi­ra­da. —¿A quié­nes es­tá di­ri­gi­da?

—A las mu­je­res que quie­ran re­sal­tar por su ele­gan­cia, fe­mi­nei­dad y so­fis­ti­ca­ción; con pren­das que las

«El gla­mour de los fi­nes del 1600, que se ve re­fle­ja­do en el Cas­co An­ti­guo con su esen­cia ecléc­ti­ca, don­de en­con­tra­mos edi­fi­ca­cio­nes neo­clá­si­cas, afro­an­ti­lla­nas y pe­que­ñas mues­tras de art dé­co»

ha­gan sen­tir­se se­gu­ras, có­mo­das y, ¿por qué no?… es­pec­ta­cu­la­res. —¿Có­mo des­cri­bes a la mu­jer que te ins­pi­ró es­ta co­lec­ción? —Me ins­pi­ré en mi esen­cia, to­man­do de la ex­pe­rien­cia mis pro­pias ne­ce­si­da­des, apren­dien­do no a mi­rar… sino a ver a la mu­jer en to­dos sus as­pec­tos, pa­ra lue­go po­ten­ciar lo esen­cial de ella, ese no sé qué que nos ha­ce úni­cas y sua­vi­zan­do lo que no nos fa­vo­re­ce tan­to, pa­ra sa­car el me­jor pro­ve­cho de ca­da una. —¿Cuál es la esen­cia de es­ta co­lec­ción? —El gla­mour de los fi­nes del 1600, que se ve re­fle­ja­do en el Cas­co An­ti­guo con su esen­cia ecléc­ti­ca, don­de en­con­tra­mos edi­fi­ca­cio­nes neo­clá­si­cas, afro­an­ti­lla­nas y pe­que­ñas mues­tras de art dé­co. —¿Cuá­les son los ma­te­ria­les de es­ta co­lec­ción? —Los ma­te­ria­les son un sue­ño pa­ra cual­quier mu­jer: se­da, chi­fo­nes, cre­pes ma­rro­quís de se­da, al­gu­nos sa­ti­na­dos pa­ra re­sal­tar­los más aún y ma­llas de al­go­dón con bor­da­dos de en­ca­je fran­cés en com­pli­ci­dad con la or­gan­za con in­crus­ta­cio­nes de rhi­nes­to­nes y tam­bién gui­pu­res con ca­la­dos sen­sua­les y, sin que­dar­se atrás, los cris­ta­les Swa­rovs­ki.

—¿Qué pro­yec­tos tie­nes ac­tual­men­te?

—Es­toy ins­pi­ra­da por el vue­lo de las li­bé­lu­las, la es­te­la de su vue­lo es el desafío de mi pró­xi­ma co­lec­ción. —¿Có­mo te sien­tes al ser abue­la? —Nun­ca ima­gi­né lo frá­gil y ple­na que me po­día sen­tir en es­te es­ta­do. Es un sen­ti­mien­to nue­vo por­que te enamo­ras otra vez con to­da tu al­ma. ¡Wow! Es amar y re­nun­ciar en el mis­mo ins­tan­te. Aho­ra en­tien­do por­que pa­ra ser abue­la hay que ha­ber si­do ma­dre an­tes. —Siem­pre has va­lo­ra­do el apo­yo de tu fa­mi­lia, uno de tus prin­ci­pa­les pi­la­res. —Fue fun­da­men­tal el apo­yo de mi fa­mi­lia, in­clu­so cuan­do he te­ni­do que es­tar au­sen­te en al­gu­nos mo­men­tos, que con mu­cha ge­ne­ro­si­dad me dio el alien­to pa­ra se­guir ade­lan­te y cum­plir mis sue­ños. Tam­bién de­bo men­cio­nar, por su de­di­ca­ción, a mi equi­po de tra­ba­jo en el Ate­llier.

«Los ma­te­ria­les son un sue­ño pa­ra cual­quier mu­jer: se­da, chi­fo­nes, cre­pes ma­rro­quís de se­da, al­gu­nos sa­ti­na­dos pa­ra re­sal­tar­los más aún y ma­llas de al­go­dón con bor­da­dos de en­ca­je

fran­cés»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.