NI­CO­LA SCHÖN

En­tra­mos a su fan­tás­ti­ca re­si­den­cia en Mia­mi

Hola Panama - - News - Rea­li­za­ción y tex­to: NANA’ BOTTAZZI Foto ca­sa: GIOR­GIO BARONI Foto po­sa­das: BEP­PE BUTTINONI

«Bay Point e In­dian Creek (ho­gar de Ju­lio Igle­sias) son los úni­cos si­tios de Mia­mi que tie­nen su pro­pia po­li­cía, don­de na­die pue­de en­trar, sal­vo los re­si­den­tes y sus in­vi­ta­dos, y don­de los ca­na­les son tam­bién pro­pie­dad pri­va­da»

EL ape­lli­do de Ni­co­la, Schön, es de ori­gen vie­nés y muy co­no­ci­do en el mun­do, es­pe­cial­men­te en el de la mo­da, ya que su abue­la era la fa­mo­sa di­se­ña­do­ra y es­ti­lis­ta Mila Schön, in­ven­to­ra del «dou­ble fa­ce», así co­mo de las lí­neas lim­pias y ele­gan­tes, cuan­do la mo­da hi­zo su des­pe­gue ha­cia los mer­ca­dos de to­do el mun­do en los años ochen­ta. Ni­co­la tie­ne cua­ren­ta y cua­tro años y di­vi­de la ma­yor par­te del tiem­po en­tre sus mag­ní­fi­cas re­si­den­cias fa­mi­lia­res de Mon­te­car­lo, Ma­lin­di, Saint-Tro­pez, Mi­lán y Mia­mi. Tie­ne ami­gos por to­do el mun­do y es un via­je­ro in­can­sa­ble, des­de los de­sier­tos has­ta el Hi­ma­la­ya; des­de Áfri­ca has­ta Su­da­mé­ri­ca. Ha cre­ci­do en un am­bien­te lu­jo­so y tie­ne mu­cho gus­to. Un per­fec­to «gentle­man». Ni­co­la nos re­ci­be en su ca­sa de Mia­mi, un má­gi­co oa­sis de paz que se re­fle­ja en el la­go de Bay Point, la ex­clu­si­va zo­na blindada don­de se le­van­tan las ca­sas más lu­jo­sas y ele­gan­tes de Mia­mi. Jun­to a él, Kiera Cha­plin, su pa­re­ja, una mu­jer

de gran be­lle­za y nie­ta de un per­so­na­je fa­mo­sí­si­mo: Char­lie Cha­plin. Kiera ha si­do ac­triz y mo­de­lo, ha apa­re­ci­do en las gran­des re­vis­tas de mo­da; pro­ta­go­ni­za­do im­por­tan­tes cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias; po­sa­do pa­ra el co­no­ci­do ca­len­da­rio Pi­re­lli y tam­bién pa­ra la cá­ma­ra de gran­des fi­gu­ras de la fo­to­gra­fia co­mo We­ber o Ma­rio Tes­tino, y su nom­bre ha fi­gu­ra­do en las lis­tas de las mu­je­res más se­xis del mun­do. Su fa­ce­ta so­li­da­ria la ha lle­va­do a or­ga­ni­zar even­tos be­né­fi­cos que han me­re­ci­do un pre­mio de la Unes­co. La his­to­ria de amor de nues­tros pro­ta­go­nis­tas co­mien­za pre­ci­sa­men­te aquí, en es­ta ca­sa. Un idi­lio romántico

en un lu­gar pa­ra­di­sía­co. –Ni­co­la, há­bla­nos de tu fa­mo­sa abue­la.

–Soy su nie­to ma­yor. Cuan­do mis pa­dres se se­pa­ra­ron, yo me que­dé y cre­cí con mi abue­la. Des­de los die­ci­séis has­ta los vein­ti­sie­te años vi­ví con ella en su ca­sa de vía Bor­go­nuo­vo, en Mi­lán. Era co­mo mi ma­dre y mi pa­dre a la vez. Mi pa­dre, Gior­gio, tu­vo otros tres hi­jos. –Una mu­jer de ca­rác­ter fuer­te.

–Y con mu­cho gus­to y mu­cha cla­se. Au­to­ri­ta­ria, je­fa de fa­mi­lia, ho­nes­ta, muy es­tric­ta y con mu­chos prin­ci­pios. Mi abue­la me ha trans­mi­ti­do la edu­ca­ción, los va­lo­res, el res­pe­to ha­cia el pró­ji­mo y el tra­ba­jo. Era una tra­ba­ja­do­ra in­can­sa­ble. Con ella he da­do la vuel­ta al mun­do. La acom­pa­ña­ba a to­dos los even­tos, des­fi­les y pre­mios que re­ci­bía. Pa­sá­ba­mos dos me­ses al año en Ja­pón. –¿Has he­re­da­do su sen­ti­do es­té­ti­co?

–Sí. Soy muy exi­gen­te. Lo desa­rro­llé es­tan­do al la­do de mi abue­la y vien­do lo que ha­cía, pe­ro tam­bién con mi ma­dre, que per­te­ne­ce a una im­por­tan­te fa­mi­lia de Mi­lán; con mi pa­dre, co­lec­cio­nis­ta de co­ches de épo­ca, co­rre­dor y cam­peón au­to­mo­vi­lís­ti­co; con mis abue­los, co­lec­cio­nis­tas de ar­te an­ti­guo; es­tan­do siem­pre en con­tac­to con el mun­do del lu­jo, tan­to en el

cam­po de la mo­da co­mo en las bo­de­gas que te­ne­mos en Pia­mon­te, y, fi­nal­men­te, co­no­cien­do a im­por­tan­tes ar­qui­tec­tos co­mo Mon­giar­dino y Pe­re­go, que eran ami­gos de mi abue­la. Un mun­do don­de so­bre­sa­lía la ele­gan­cia. –Y tú, ¿có­mo ini­cias­te tu ca­mino?

–Aun­que es­tu­dié De­re­cho, pre­fe­rí tra­ba­jar. Pri­me­ro con mi abue­la y lue­go con mi pa­dre, que te­nía con­ce­sio­na­rios Ma­se­ra­ti y Fe­rra­ri por to­do el nor­te de Ita­lia. He pro­ba­do las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les de la fa­mi­lia. Des­pués, de­ci­dí de­di­car­me al sec­tor in­mo­bi­lia­rio en Es­ta­dos Uni­dos, Mó­na­co e Ita­lia. Mi abue­lo ma­terno era un fa­mo­so cons­truc­tor. Me en­con­tré con una se­rie de pro­pie­da­des fa­mi­lia­res que mi ma­dre, al vi­vir en el ex­tran­je­ro, no po­día ad­mi­nis­trar, y de­ci­dí en­car­gar­me de ello. Sien­to pa­sión por el la­dri­llo. Se trans­mi­te de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción y hay que con­ser­var­lo. Es­ta ca­sa, la sex­ta que cons­tru­yo en Mia­mi, es la que más me ha cau­ti­va­do y apa­sio­na­do. Aquí se res­pi­ra un cli­ma de paz, de re­lax y de se­gu­ri­dad. –Es co­mo es­tar en una ca­ja fuer­te.

–Bay Point, jun­to con In­dian Creek, es la úni­ca zo­na blindada de Mia­mi don­de na­die pue­de en­trar, sal­vo los re­si­den­tes y sus in­vi­ta­dos; don­de no­so­tros so­mos los due­ños de las ca­lles, del la­go y de los ca­na­les que nos lle­van has­ta la bahía y al mar. El

la­go es­tá co­nec­ta­do con la bahía me­dian­te dos ca­na­les. Los lo­tes de te­rreno son muy ex­ten­sos, así que la pri­va­ci­dad es to­tal. Te­ne­mos nues­tra pro­pia po­li­cía vein­ti­cua­tro ho­ras al día.

–En Mia­mi tie­nes, ade­más, uno de los res­tau­ran­tes más fa­mo­sos de la ciu­dad.

-–Sí. Tam­bién me atrae el sec­tor de la hos­te­le­ría, la pa­sión por el vino y por la bue­na co­mi­da. Por di­ver­sión abrí ha­ce años es­te res­tau­ran­te ita­liano lla­ma­do Quat­tro Gas­tro­no­mia Ita­lia­na, que hoy es co­no­ci­dí­si­mo en Mia­mi. Te­ne­mos otro en Ciu­dad de Mé­xi­co, que abri­mos ha­ce cin­co años, y pron­to inau­gu­ra­re­mos en Can­cún.

–Kiera, ¿qué re­cuer­dos guar­das de tu abue­lo pa­terno?

–Aun­que no lle­gué a co­no­cer­lo, siem­pre le he con­si­de­ra­do mi án­gel de la guar­da. Ob­via­men­te, he es­tu­dia­do to­dos los as­pec­tos de su tra­ba­jo y sien­to gran ad­mi­ra­ción por él. Me gus­ta­ba que fue­ra un ciu­da­dano del mun­do y un hu­ma­nis­ta. Te­nía un gran co­ra­zón y era co­mo un ni­ño al que le gus­ta­ba di­ver­tir­se. Mi pa­dre se pa­re­cía mu­cho a él. Tam­bién era muy te­naz y apa­sio­na­do por su tra­ba­jo. Un gran pro­fe­sio­nal. To­dos los años, en el Lin­coln Cen­ter de Nue­va York, se en­tre­gan los Cha­plin Awards, que se ce­le­bra­ron por pri­me­ra vez ha­ce cua­ren­ta y cua­tro años, cuan­do mi abue­lo ga­nó un Os­car. Yo par­ti­ci­po en la or­ga­ni­za­ción y en la ga­la.

–¿Lle­vas la in­ter­pre­ta­ción en la san­gre?

–Me di­vier­to cuan­do ac­túo, pe­ro no me sien­to ac­triz. Pre­fie­ro di­ri­gir. Por­que cuan­do ac­túas de­pen­des de los de­más y no pue­des ha­cer lo que quie­res. Pre­fie­ro tra­ba­jar co­mo pro­duc­to­ra. He pro­du­ci­do ví­deos mu­si­ca­les y do­cu­men­ta­les. Ten­go una em­pre­sa de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción en Los Án­ge­les. Creo que pa­ra una mu­jer es mu­cho más in­tere­san­te tra­ba­jar y ser ad­mi­ra­da por su tra­ba­jo.

«He que­ri­do re­pro­du­cir en es­ta ca­sa la ar­qui­tec­tu­ra crio­lla con sus tí­pi­cas cons­truc­cio­nes blan­cas que tan­to me gus­tan. To­do se ha com­pra­do en Ita­lia, se ha en­via­do en con­te­ne­do­res y lo han mon­ta­do pro­fe­sio­na­les ita­lia­nos»

Ni­co­la Schön po­sa con Kiera Cha­plin en el em­bar­ca­de­ro de su ca­sa de Bay Point, la ex­clu­si­va is­la que ve­mos en la otra pá­gi­na, a la iz­quier­da. Al la­do, en­tra­da prin­ci­pal con el Bentley des­ca­po­ta­ble de nues­tro an­fi­trión en la puer­ta. «Es­ta ca­sa, la sex­ta que cons­tru­yo en Mia­mi, es la que más me ha cau­ti­va­do y apa­sio­na­do. Aquí se res­pi­ra un cli­ma de paz, de re­lax y de se­gu­ri­dad», ex­pli­ca Ni­co­la

Una exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción ro­dea la ca­sa que, co­mo ve­mos en es­tas imá­ge­nes, tie­ne un gran por­che di­vi­di­do en va­rios am­bien­tes so­bre el ca­nal que bor­dea la is­la, que se en­cuen­tra en la par­te con­ti­nen­tal de la bahía de Viz­ca­ya, fren­te a Mia­mi Beach. Mu­chas de es­tas man­sio­nes, co­mo la de Ni­co­la (iz­quier­da, arri­ba jun­to a su lan­cha), tie­nen pis­ci­na y em­bar­ca­de­ro que da al

ca­nal in­te­rior o a la mis­ma bahía

«Pre­fie­ro tra­ba­jar de­trás del es­ce­na­rio, co­mo pro­duc­to­ra –ex­pli­ca Kiera–, he pro­du­ci­do ví­deos mu­si­ca­les y tam­bién do­cu­men­ta­les. Ten­go una em­pre­sa de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción en Los Án­ge­les». Y aña­de: «Creo que pa­ra una mu­jer es mu­cho más in­tere­san­te ser ad­mi­ra­da por su tra­ba­jo». En la otra pá­gi­na, al­gu­nos de los dor­mi­to­rios de la ca­sa, de­co­ra­da al es­ti­lo co­lo­nial

En es­ta pá­gi­na, dis­tin­tas zo­nas de es­tar. En el co­ra­zón de Bahía Viz­ca­ya tam­bién se en­cuen­tra Star Is­land, una is­la ar­ti­fi­cial don­de vi­ven o han vi­vi­do es­tre­llas co­mo Glo­ria Es­te­fan, Matt Da­mon, Don John­son, Ma­don­na, Sta­llo­ne o Will Smith. Ni­co­la (a la de­re­cha, de nue­vo con Kiera) tie­ne cua­ren­ta y cua­tro años y pa­sa la ma­yor par­te del tiem­po en­tre sus mag­ní­fi­cas re­si­den­cias de Mon­te­car­lo, Ma­lin­di (cos­ta de

Ke­nia), Saint-Tro­pez, Mi­lán y Mia­mi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.