TRUE­NOS Y RE­LÁM­PA­GOS, EL AL­MA DE LAS FIES­TAS

“Com­par­tir los re­cuer­dos y lle­var­nos en sus co­ra­zo­nes es lo más im­por­tan­te pa­ra no­so­tros”

Hola Panama - - 30 Minutes Con ... - Tex­to: ELI­ZA­BETH CAN­TÚ Fo­to­gra­fía: CAR­LOS CAS­TRO

CUM­PLIR 40 AÑOS mu­si­ca­li­zan­do las fies­tas es un hi­to. Co­mo se di­ría en buen pa­na­me­ño “No se fu­man en pi­pa”. Su tra­yec­to­ria y ex­pe­rien­cia es si­nó­ni­mo de éxi­to. Se han man­te­ni­do en el “Hit Pa­ra­de”, y han evo­lu­cio­na­do a tra­vés de cua­tro dé­ca­das, po­nien­do buen am­bien­te y a bai­lar has­ta al más tí­mi­do e in­tro­ver­ti­do. Tan so­lo men­cio­nar “True­nos y Re­lám­pa­gos” en Pa­na­má, es te­ner la se­gu­ri­dad de que la ani­ma­ción de des­de un bau­ti­zo has­ta la más exi­gen­te bo­da, se­rá de ca­li­dad al 100%. No po­día­mos per­der opor­tu­ni­dad de vi­vir en car­ne pro­pia co­mo esta em­pre­sa pa­na­me­ña ha so­bre­sa­li­do y les acom­pa­ña­mos a una de sus más re­cien­tes mega bo­das. Mien­tras rea­li­za­ban los ajus­tes fi­na­les, an­tes de ini­ciar el show, con­ver­sa­mos con Erick Chung, su ge­ren­te ge­ne­ral, quien re­cor­dó co­mo un pri­mo muy que­ri­do lle­gó a su ca­sa un 4 de agos­to de 1977, con dos am­pli­fi­ca­do­res a ce­le­brar su cum­plea­ños y le di­jo: “Hoy ini­cia­mos True­nos y Re­lám­pa­gos”. El res­to, es his­to­ria.

—¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do True­nos y Re­lám­pa­gos du­ran­te es­tos 40 años?

Pa­sa­mos de equi­pos análo­gos a di­gi­tal, de lu­ces de quar­zo a led, de mú­si­ca rock a reg­gae, de un so­lo due­ño a cua­tro, ya que aho­ra mis hi­jos for­man par­te de la em­pre­sa.

—¿Tie­nes un apro­xi­ma­do de co­mo en cuán­tas bo­das han par­ti­ci­pa­do?

—No lle­va­mos la cuen­ta, ac­tual­men­te ha­ce­mos cua­tro bo­das por fin de se­ma­na co­mo pro­me­dio, pe­ro tam­bién he­mos he­cho las fies­tas de ge­ne­ra­cio­nes de fa­mi­lias. He­mos to­ca­do en las bo­das de los pa­pás, fies­tas de quin­cea­ñe­ras y las fies­tas de los abue­los.

—¿Cuál con­si­de­ras que ha si­do la cla­ve del éxi­to?

—Sin du­da la pa­sión y en­tre­ga, es­co­ger a un per­so­nal que for­me par­te de esta fa­mi­lia, to­dos jun­tos por un clien­te fe­liz, con te­na­ci­dad y es­fuer­zo.

—¿Có­mo han re­vo­lu­cio­na­do el mer­ca­do de la mú­si­ca de las bo­das en Pa­na­má?

—Con la lle­ga­da de los wed­ding plan­ners to­do cam­bió. Ac­tual­men­te, exis­ten mu­chas per­so­nas que nos brin­dan el apo­yo pa­ra que la bo­da o even­to sea un éxi­to.

—¿Có­mo se pre­pa­ran pa­ra una bo­da?

—Ha­ce­mos una reunión con los clien­tes o con los wed­ding plan­ners, en don­de se es­ta­ble­cen pa­rá­me­tros y un or­ga­ni­gra­ma, lue­go nos reuni­mos con nues­tro per­so­nal, pa­sa­mos la in­for­ma­ción y ca­da uno or­ga­ni­za su par­te.

—¿Có­mo es el pri­mer acer­ca­mien­to con los no­vios? ¿Qué es lo que más te so­li­ci­tan?

—Ha­ce­mos los lis­ta­dos de mú­si­ca: En­tra­da de no­vios, can­ción de no­vios, vals, can­ción pa­ra arran­car la fies­ta, ho­ra lo­ca no po­día fal­tar. Tam­bién, ha­ce­mos un lis­ta­do de la mú­si­ca que no les gus­ta. To­dos los no­vios coin­ci­den “que sea inol­vi­da­ble”.

—Me ima­gino que tam­bién hay im­pre­vis­tos. ¿Cuál re­cuer­das y có­mo lo re­sol­vie­ron?

—Fue ha­ce unos años atrás, el elec­tri­cis­ta nos co­nec­tó a una fuen­te tri­fá­si­ca, cuan­do pren­di­mos to­do, se vo­ló. Lla­mé a mi téc­ni­co e ini­cia­mos una ca­de­na de tra­ba­jo. Cuan­do lle­gó el clien­te nos di­jo: ¿pue­den po­ner mú­si­ca? To­dos nos mi­ra­mos, pren­di­mos el equi­po y “pum” to­do en­cen­dió y la fies­ta fue un éxi­to, gra­cias a Dios. —¿Có­mo se han rein­ven­ta­do?

—Bus­can­do co­sas no­ve­do­sas, ex­clu­si­vas que mar­can la pau­ta a se­guir y a ve­ces la in­ven­ta­mos.

—¿Có­mo es el am­bien­te de tra­ba­jo? ¿Quié­nes con­for­man su equi­po de tra­ba­jo?

—El per­so­nal es co­mo la “fa­mi­lia”, pa­sa­mos tan­tas ho­ras jun­tos, com­par­ti­mos la pa­sión y en­tre­ga des­de el que ins­ta­la el equi­po has­ta el que dis­joc­kea.

—Co­mo nue­va ge­ne­ra­ción, ¿qué apren­die­ron del fun­da­dor?

—Apren­di­mos a te­ner dis­ci­pli­na y dar lo me­jor con pa­sión, co­mo si el even­to fue­ra pro­pio.

—¿Qué es lo más ex­tra­va­gan­te que han vis­to en al­gu­na bo­da?

—Fue al­go sú­per co­ol. Una vez se uti­li­zó una “grúa ca­nas­ta” don­de los no­vios se fue­ron ele­va­dos a gran al­tu­ra, mien­tras el no­vio le can­ta­ba a la no­via.

—¿Ha­cia dón­de se di­ri­gen los pró­xi­mos años?

Que True­nos y Re­lám­pa­gos si­ga con mis hi­jos, sien­do el al­ma de las fies­tas en Pa­na­má.

—¿Cuál es su ma­yor sa­tis­fac­ción lue­go de una bo­da?

Es­tar fe­liz por el tra­ba­jo rea­li­za­do y la fe­li­ci­dad de un clien­te y sus in­vi­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.