JUDY AMA­DO DE MÉN­DEZ LA WED­DING PLANNER MÁS CO­NO­CI­DA DE PA­NA­MÁ CE­LE­BRA CON ¡HO­LA! SUS 25 AÑOS DE CA­RRE­RA

«Días di­fí­ci­les, cir­cuns­tan­cias com­ple­jas, emo­cio­nes a flor de piel; en fin, so­mos a ve­ces con­se­je­ros, abo­ga­dos, me­dia­do­res, psi­có­lo­gos, ade­más de rea­li­zar el pla­nea­mien­to»

Hola Panama - - News - Tex­to: ELI­ZA­BETH CAN­TÚ Flo­res: CUCHI DE LA GUAR­DIA Y CRIS­TI­NA BERGUIDO Per­so­nal Sty­list: RO­BER­TO BONNER Lo­ca­tion: AME­RI­CAN TRA­DE HO­TEL, CAS­CO AN­TI­GUO Fo­tó­gra­fo: FRANZ PAVAN Fo­tos archivo: RUBEN PARRA

SE DI­CE que las opor­tu­ni­da­des en la vi­da lle­gan en el pre­ci­so mo­men­to y es allí cuan­do hay que to­mar­las sin te­mor; así le su­ce­dió a Judy Ama­do de Mén­dez. En 1992 cuan­do Pa­na­má se re­cu­pe­ra­ba de la in­va­sión y se ac­ti­va­ban los even­tos so­cia­les, se ca­sa­ba su cu­ña­da y ella le pi­de que le or­ga­ni­ce su bo­da. Así, ini­cia esta aven­tu­ra co­mo event planner in­de­pen­dien­te en la cual, por más de un cuar­to de si­glo, ha si­do or­ga­ni­za­do­ra de even­tos in­creí­bles y bo­das en Pa­na­má, así co­mo en des­ti­nos in­ter­na­cio­na­les. Si bien, has­ta ese mo­men­to, su ex­pe­rien­cia es­ta­ba más li­ga­da a los ser­vi­cios de ho­te­le­ría, tan­to ban­que­tes y even­tos, co­mo ope­ra­cio­nes en re­co­no­ci­dos ho­te­les Hil­ton y Ma­rriot, esta re­cien­te pe­ti­ción fue el im­pul­so jus­to que ne­ce­si­tó pa­ra crear su pro­pia em­pre­sa de pla­ni­fi­ca­ción de even­tos.

Han trans­cu­rri­do 25 años des­de en­ton­ces y, du­ran­te es­te tiem­po, la em­pren­de­do­ra se ha con­so­li­da­do en Pa­na­má por su ma­ne­ra de tra­ba­jar en un área que no es fá­cil: la pla­ni­fi­ca­ción de even­tos y las bo­das que re­quie­ren de mu­cha aten­ción a los de­ta­lles, con un es­tric­to sen­ti­do de la or­ga­ni­za­ción.

Nos in­vi­tó a acom­pa­ñar­la du­ran­te la su­per­vi­sión de una de las bo­das que rea­li­za y, mien­tras guia­ba a su equi­po y afi­na­ba los úl­ti­mos de­ta­lles, co­men­ta­ba que la pla­ni­fi­ca­ción ade­cua­da pa­ra un even­to no so­la­men­te re­quie­re cui­dar ca­da de­ta­lle, sino tam­bién del apor­te crea­ti­vo, el ma­ne­jo de la lo­gís­ti­ca y las ne­ce­si­da­des de to­dos los pro­vee­do­res, así co­mo una pre­pa­ra­ción y an-

ti­ci­pa­ción pre­via mi­nu­to a mi­nu­to del desa­rro­llo del even­to pre­vien­do cual­quier fac­tor de ries­go. La pun­tua­li­dad y el cum­pli­mien­to de lo ofre­ci­do al clien­te es vi­tal. Es­to es lo que ga­ran­ti­za que los no­vios, fa­mi­lia­res e in­vi­ta­dos se sien­tan aco­gi­dos e iden­ti­fi­ca­dos y que ca­da ce­le­bra­ción se con­vier­ta en una ex­pe­rien­cia me­mo­ra­ble. —¿Có­mo y cuán­do ini­cias­te en tu ca­rre­ra co­mo or­ga­ni­za­do­ra de even­tos, en es­pe­cial co­mo wee­ding planner? —Ha­ce 25 años, ofi­cial­men­te mon­té mi ser­vi­cio de planner in­de­pen­dien­te, lue­go de ha­ber te­ni­do la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar en el área de even­tos de dos ho­te­les de ca­de­nas in­ter­na­cio­na­les por 12 años. A mis 61 años, he pa­sa­do 37 años par­ti­ci­pan­do de ce­le­bra­cio­nes de to­do ti­po. Ver­da­de­ra­men­te un pri­vi­le­gio. —¿Qué es lo pri­me­ro que di­ces cuan­do una no­via se acer­ca pa­ra que le or­ga­ni­ce una bo­da? —Lo más im­por­tan­te es que pue­da con­fiar en su “wed­ding planner» y en los pro­vee­do­res que se eli­jan. De­pen­de­rá de sus co­no­ci­mien­tos pa­ra to­do lo que de­ci­da y, so­bre to­do, ve­la­rá 100% por tus in­tere­ses. Un Wed­ding Planner pro­fe­sio­nal es­ta­rá siem­pre en la es­qui­na del clien­te. Por es­to, es vi­tal que no ten­ga in­tere­ses per­so­na­les en otros ser­vi­cios pa­ra, así, man­te­ner la ob­je­ti­vi­dad en sus re­co­men­da­cio­nes que va­rían pa­ra ca­da no­via y bo­da. Por úl­ti­mo, pe­ro no me­nos im­por­tan­te, una no­via de­be de en­fo­car­se en lo que le gus­ta y sue­ña, no en lo que hi­zo la an­te­rior o la que vie­ne des­pués. Su bo­da de­be es­tar he­cha a su me­di­da y gus­to; no de­be im­pe­rar ni la mo­da, ni el gus­to de nin­gún es­ti­lo o de­co­ra­dor, so­lo el de ella. —¿Qué ex­pe­rien­cia re­cuer­das con ca­ri­ño co­mo wed­ding planner? —¡Tan­tas! Me cues­ta men­cio­nar una so­la. Sin em­bar­go, aún hoy, me emo­ciono mu­chí­si­mo ca­da vez que veo una de mis no­vias, ves­ti­da con sus flo­res en mano, ini­ciar ese ca­mino ha­cia su no­vio. Ver la ca­ra del no­vio y de ella no tie­ne pre­cio. Es un mo­men­to irre­pe­ti­ble e in­com­pa­ra­ble. —¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti ser event planner? —¿Cuál es el tiem­po per­fec­to pa­ra or­ga­ni­zar una bo­da y el ré­cord en que la has organizado? —El tiem­po per­fec­to son 6 me­ses y mi ré­cord han si­do 5 se­ma­nas. Sin em­bar­go, des­ta­co que si es en ve­rano, o tem­po­ra­das muy po­pu­la­res, de­bes de re­ser­var a los pro-

«Me emo­ciono mu­chí­si­mo, aún hoy, ca­da vez que veo a una de mis no­vias, ves­ti­da y con sus flo­res en mano, ini­ciar el ca­mino ha­cia su no­vio. Ver la ca­ra del no­vio y la de ella no tie­ne pre­cio. Son mo­men­tos muy her­mo­sos»

vee­do­res fa­vo­ri­tos 1 año an­tes, lue­go po­nes “pau­sa” y con­ti­nuas con de­ta­lles 6 me­ses an­tes. Aho­ra bien, el tiem­po per­fec­to es el de ca­da quien. Pri­me­ro, vie­ne la pe­di­da y, lue­go, nos ajus­ta­mos a las op­cio­nes. —Tam­bién hay mo­men­tos no tan fá­ci­les de ma­ne­jar du­ran­te la pla­ni­fi­ca­ción. —Así es, hay días di­fí­ci­les, cir­cuns­tan­cias com­ple­jas, emo­cio­nes a flor de piel; en fin, so­mos a ve­ces con­se­je­ros, abo­ga­dos, me­dia­do­res, psi­có­lo­gos, ar­qui­tec­tos, in­ge­nie­ros, chefs, mé­di­cos, apar­te de lle­var el pla­nea­mien­to. Hay re­tos fa­mi­lia­res que se han pre­sen­ta­do, así co­mo cir­cuns­tan­cias cli­ma­to­ló­gi­cas o, sim­ple­men­te, fue­ra de con­trol. El en­can­to con­sis­te en sa­car lo me­jor de lo peor. Eso es un ver­da­de­ro ar­te. —¿Cuál es el per­fil de una wed­ding planner pa­ra que sea exi­to­sa? —Ser na­tu­ral­men­te or­ga­ni­za­da y de­di­ca­da, es al­go con lo que se de­be de na­cer. Los días de se­ma­na son de planeación y or­ga­ni­za­ción, mien­tras el fin de se­ma­na es de eje­cu­ción, por lo tan­to es im­pres­cin­di­ble en­ten­der y acep­tar que, en lo que a bo­das se re­fie­re, tu dis­po­ni­bi­li­dad es 24/7. No hay fi­nes de se­ma­na y las emo­cio­nes in­vo­lu­cra­das exigen que pue­das res­pon­der con ra­pi­dez. Hay que co­no­cer las ten­den­cias y te­ner la ha­bi­li­dad de “apa­gar fue­gos”. —Ha­blan­do de ser “apa­ga fue­gos”, ¿qué sig­ni­fi­ca es­to? —Apa­gar fue­gos re­quie­re de un sen­ti­do co­mún muy desa­rro­lla­do. Se con­vier­te en al­go na­tu­ral so­la­men­te con la ex­pe­rien­cia. Pa­ra ha­cer­lo, es in­dis­pen­sa­ble te­ner un tem­ple de ace­ro. Cuan­do es­tás em­pe­zan­do pro­fe­sio­na­lemn­te, vas a ir acu­mu­lan­do ex­pe­rien­cia y he­rra­mien­tas que te per­mi­ten con más fa­ci­li­dad re­sol­ver en un ins­tan­te. Mien­tras no ten­gas años de ex­pe­rien­cia, de­bes de ha­cer uso de una gran ca­pa­ci­dad de mi­rar con lu­ces lar­gas, an­ti­ci­par y pre­gun­tar­te siem­pre al mi­rar tu se­cuen­cia mi­nu­to a mi­nu­to: “¿qué pue­de con­ver­tir­se en un ries­go o que pue­de pa­sar?”. Pre­pa­rar po­si­bles es­ce­na­rios y re­sol­ver­los en tu men­te de­be de ser un ejer­ci­cio con­ti­nuo. Esta es la ca­rac­te­rís­ti­ca que te dis­tin­gui­ra de un ex­ce­len­te pro­fe­sio­nal de uno me­dio­cre, por­que fue­gos ha­brá siem­pre. —¿En qué te­mas pun­tua­les de la or­ga­ni­za­ción se de­be te­ner “plan b” pa­ra una bo­da? —Me he vuel­to una “cla­ri­vi­den­te” y ten­go una sen­sa­ción de cuan­do al­go pue­de sa­lir mal, con an­ti­ci­pa­ción. Ya sa­bes lo que es la ley de Murphy, por lo tan­to, si al­go pue­de sa­lir mal, sal­drá mal. En­ton­ces, ¡Plan B pa­ra to­do! En cuan­to a es­ti­mar la can­ti­dad de per­so­nas que lle­ga­rán, de­ta­lle que en nues­tra ciu­dad es di­fí­cil, me he vuel­to una más­ter. Ten­go tan­tos años que lle­vo es­ta­dís­ti­cas de to­do lo que he he­cho, can­ti­dad de asis­ten­tes, in­vi­ta-

«Es una pro­fe­sión que exi­ge, co­mo cual­quier otra, años de es­tu­dios, un apren­di­za­je con­ti­nuo y, en mi ca­so, un mí­ni­mo de 300 ho­ras de tra­ba­jo di­rec­to en ca­da even­to» Judy nos in­vi­tó a acom­pa­ñar­la du­ran­te la su­per­vi­sión de una de las tan­tas bo­das que rea­li­za. Mien­tras guia­ba a su equi­po y afi­na­ba los úl­ti­mos de­ta­lles, co­men­ta­ba que la pla­ni­fi­ca­ción ade­cua­da de un even­to re­quie­re, ade­más de cui­dar ca­da de­ta­lle, el apor­te crea­ti­vo pa­ra que los no­vios, fa­mi­lia­res e in­vi­ta­dos se sien­tan aco­gi­dos, iden­ti­fi­ca­dos y ha­gan de ca­da ce­le­bra­ción un ac­to me­mo­ra­ble.

dos del ex­tan­je­ro, cos­tos, so­bran­tes, fal­tan­tes; en fin, de to­do y eso me en­se­ña siem­pre có­mo pre­ve­nir mu­chas co­sas. Real­men­te, lle­vo es­ta­dís­ti­cas de to­do des­de mis ini­cios. Uno de los mo­men­tos más emo­cio­nan­tes pa­ra to­da no­via es la elec­ción de su vestido pa­ra el gran día. —¿Qué re­co­men­da­cio­nes les brin­das a tus no­vias? —Des­pués de te­ner tu wed­ding planner, la fe­cha, el si­tio, el pre­su­pues­to es­ti­ma­do y los pro­vee­do­res prin­ci­pa­les re­ser­va­dos, re­co­mien­do po­ner un al­to y bus­car vestido. Es im­por­tan­te que ha­gas ci­ta en los si­tios de ves­ti­dos de bo­da. Asis­te con tu ma­dre y una per­so­na más de tu con­fian­za. No lle­ves ma­qui­lla­je, re­co­ge el ca­be­llo y lle­va una idea cla­ra del pre­su­pues­to. Lo más im­por­tan­te es que va­yas con men­te abier­ta y que te prue­bes de to­do; te sor­pren­de­rás de lo que te pue­de gus­tar un vestido de no­via que no ha­bías ima­gi­na­do. Cuan­do lo en­cuen­tres, lo sa­brás, por­que ten­drás una son­ri­sa en el ros­tro to­tal­men­te nue­va que ja­más has vis­to an­tes. El vestido y co­mo te veas ese dia es lo más im­por­tan­te. A tra­vés de esos ojos ve­rás to­do lo de­más. —No po­de­mos de­jar por fue­ra las ten­den­cias. ¿Cuá­les son las pre­fe­ren­cias pa­ra es­te 2017? —Pien­so en ta­ble­ros de ins­pi­ra­ción en vez de ten­den­cias. La mo­da en co­lo­res va­ría, por ejem­plo, aho­ra mis­mo es­ta­mos en blush y azu­les. El do­ra­do siem­pre ha es­ta­do y, de­pen­dien­do de la cul­tu­ra de ca­da quien, se usa con más su­ti­le­za o con más fuer­za. Sin em­bar­go, una bo­da blan­ca con ver­de siem­pre es­ta­rá en mo­da. Pe­ro, la “ten­den­cia” que no cam­bia ni pa­sa de mo­da es la que tu so­ñas­te. Una bo­da ya es un te­ma, no hay que re­bus­car­se uno en es­pe­ci­fi­co. Si eres clá­si­ca, así de­be de ser tu bo­da y ese se­rá el es­ti­lo, asi­mis­mo, si eres ro­mán­ti­ca o mo­der­na, si amas el ro­sa o el ver­de, o si, sim­ple­men­te, eres mu­jer de co­lo­res fuer­tes. La ten­den­cia in­dis­cu­ti­ble es la que lle­va tu se­llo con ele­gan­cia y sin ex­ce­sos que res­ten el pro­ta­go­nis­mo de la no­via.

Co­mo ex­per­ta wed­ding planner con­cen­tra sus ener­gías en ca­da una de las ce­le­bra­cio­nes que or­ga­ni­za, pa­ra que un ex­qui­si­to di­se­ño re­fle­je su vas­ta ex­pe­rien­cia, per­so­na­li­dad, ca­ris­ma, ele­gan­cia y cor­dia­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.