MA­RÍA VERÓNICA ESTÉVEZ Y HELMUT DE PUY EN­TRA­MOS A SU RO­MÁN­TI­CA BO­DA EN EL CLUB UNIÓN

«Dis­fru­té mu­cho la planeación de la bo­da, los ocho me­ses pa­sa­ron vo­lan­do, dis­fru­té ca­da reunión y ca­da de­ta­lle jun­to al Gru­po Pom­pa y mi ma­má. Con­ta­ba las ho­ras pa­ra ele­gir de­ta­lles de la bo­da»

Hola Panama - - News - Tex­to: ELI­ZA­BETH CAN­TÚ MA­CÍAS Fo­to­gra­fía: RUBÉN PARRA De­co­ra­ción y plan­ning: CAR­LOS MAS­TE­LLA­RI-GRU­PO POM­PA

SE CO­NO­CIE­RON en una fies­ta de un ami­go en co­mún y, en una ame­na char­la ma­ti­za­da con ri­sas, am­bos, sin sa­ber­lo aún, se fle­cha­ron. Al her­mo­so no­viaz­go le si­guió la bo­da ci­vil el 28 de enero en la Te­rra­za del res­tau­ran­te Ma­ko­to. El en­la­ce ecle­siás­ti­co de la jo­ven pa­re­ja lo reali­zó el Re­ven­do Pa­dre Ja­vier Bár­ce­nas, quien es ca­si par­te de la fa­mi­lia de la no­via, en la Pa­rro­quia San Fran­cis­co de Asís de la Ca­le­ta el vier­nes 7 de abril, una fe­cha que se­rá inol­vi­da­ble pa­ra am­bos. Pos­te­rior­men­te, jun­to a fa­mi­lia­res y ami­gos, dis­fru­ta­ron a más no po­der la re­cep­ción rea­li­za­da en el sa­lón Las Per­las del Club Unión. —¿Có­mo fue el no­viaz­go? —Em­pe­za­mos a sa­lir en No­viem­bre del 2014. Tu­vi­mos una quí­mi­ca in­me­dia­ta, des­de el pri­mer día hi­ci­mos “click” y nos lle­va­mos sú­per bien. Apren­di­mos que “la pa­re­ja per­fec­ta no es la que nun­ca tie­ne pro­ble­mas, sino la que sa­be su­pe­rar los obs­tácu­los y se­guir siem­pre jun­tos”. Es­tu­vi­mos de no­vios dos años y me­dio. —Ma­ría Verónica, ¿có­mo fue la pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio? ¿La es­pe­ra­bas? —No, no la es­pe­ra­ba. Es­tá­ba­mos de via­je en Gre­cia con unos ami­gos y lue­go de 10 días fui­mos a Pa­rís. Lo úni­co que me pa­re­cía ra­ro era que Helmut tran­ca­ba la ma­le­ta y se fi­ja­ba ca­da cin­co mi­nu­tos si te­nía el can­da­do. Des­pués de 15 días de ver­lo tran­can­do la ma­le­ta, me di­jo que ma­ta­ba por su­bir­se a un glo­bo ae­ros­tá­ti­co. El úl­ti­mo día del via­je, ha­bía pla­nea­do pe­dir­me la mano en un glo­bo. El 16 de Agos­to del 2016, me­dia ho­ra des­pués de es­tar en el ai­re, me sor­pren­dió, yo creía que es­ta­ba so­ñan­do. —Helmut, ¿có­mo ideas­te una pe­di­da de mano tan es­pe­cial? ¿Quié­nes te ayu­da­ron? —Siem­pre pen­sé que el pe­di­do de mano a Ma­ría Verónica de­bía ser un mo­men­to úni­co y, ade­más, siem­pre ha­bía que­ri­do un ri­de en glo­bo ae­ros­tá­ti­co, ya que an­te­rior­men­te lo ha­bía in­ten­ta­do sin éxi­to. Siem­pre ha­bía al­gún in­con­ve­nien­te que im­pe­día que se lle­ga­ra a rea­li­zar. Así que ese día to­do se dio y me ayu­dó mu­cho el que Ve­ro no lo ima­gi­na­ra. —¿En cuán­to tiem­po pla­nea­ron la bo­da? —Fue­ron ocho me­ses y cuan­do lle­gó abril 2017 sen­tí que el tiem­po se me pa­só vo­lan­do. No po­día creer que ya ha­bía lle­ga­do el día. —La es­co­gen­cia del vestido de no­via es real­men­te un mo­men­to muy es­pe­cial. ¿Có­mo fue pa­ra ti? —Lue­go de pro­bar­me diez tra­jes de no­via en va­rios lu­ga­res en Pa­na­má, lle­gué a Gau­di No­vias. Me mos­tra­ron va­rios, pe­ro yo se­guía sin en­con­trar lo que bus­ca­ba.

«Es­tu­vo to­do pre­cio­so, fi­na­men­te de­co­ra­do, con flo­res blan­cas que ador­na­ron ca­da es­pa­cio»

Cuan­do ya me iba, es­cu­ché la voz de Guadalupe, la pro­pie­ta­ria, que me di­jo “no te va­yas, yo ten­go al­go pa­ra ti”, pe­ro ya es­ta­ba can­sa­da y le di­je “no te preo­cu­pes, re­gre­so otro día”. Ella in­sis­tió y, de­fi­ni­ti­va­men­te, ese fue el tra­je con el que di­je: “¡és­te es!”. Era de la di­se­ña­do­ra es­pa­ño­la Pa­tri­cia Aven­da­ño y jun­to a ella y Guadalupe le cam­bié al­gu­nos de­ta­lles al ori­gi­nal, pe­ro la ver­dad es que ca­da vez que iba a ver los cam­bios me gus­ta­ba más y más. Me acom­pa­ña­ron mi ma­má y mi her­ma­na. —Helmut ¿có­mo fue la es­co­gen­cia de tu ves­ti­men­ta? —Fue mu­cho más sen­ci­lla que la de mi es­po­sa. La man­dé a ha­cer con Er­me­ne­gil­do Zeg­na. —¿Cuál fue el mo­men­to más emo­cio­nan­te de la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa? —Cuan­do iba a la Igle­sia, en el au­to jun­to a mi pa­dre, es­ta­ba ner­vio­sa, pe­ro una vez que ba­jé mi pa­pá me em­pe­zó a hablar, ca­mi­nan­do ha­cia la en­tra­da, fue al­go sú­per emo­cio­nan­te, más cuan­do vi a Helmut es­pe­rán­do­me en el al­tar, ¡ca­si mue­ro!. —¿Por qué es­co­gie­ron esta Pa­rro­quia? —Ele­gi­mos la Pa­rro­quia San Fran­cis­co de Asís de la Ca­le­ta por­que nues­tras sa­li­das, por lo ge­ne­ral, eran al Cas­co Vie­jo y pa­sá­ba­mos por ella cuan­do íba­mos a ce­nar. Siem­pre me pa­re­ció be­lla. Des­de el mo­men­to que em­pe­za­mos a pla­near nues­tra bo­da, fue la pri­me­ra que nos vino a la men­te pa­ra ce­le­brar nues­tra unión an­te Dios. —¿Cuál es el con­cep­to que eli­gie­ron pa­ra la de­co­ra­ción de la bo­da? —Es­tu­vo to­do pre­cio­so, fi­na­men­te de­co­ra­do, con flo­res blan­cas que ador­na­ron ca­da es­pa­cio. —¿Có­mo fue la de­co­ra­ción de la re­cep­ción? —Siem­pre di­je que el día que me ca­sa­ra que­ría una bo­da blan­ca. Ha­bía vis­to mi­les de fo­tos de de­co­ra­cio­nes en bo­das y, de to­do, lo pri­me­ro que le di­je a mi de­co­ra­dor, Car­li­tos Mas­te­lla­ri, fue eso. Le agre­ga­mos de­ta­lles en blush por­que era el co­lor de mis Da­mas y en do­ra­do; real­men­te lo de­jé to­do en ma­nos de Car­los, pues sa­bía que iba a ha­cer al­go es­pec­ta­cu­lar, co­mo to­do lo que ha­ce. —¿Cuál fue el mo­men­to más emo­cio­nan­te du­ran­te la re­cep­ción?

—Bai­lar la can­ción de no­vios “Ca­mi­nar de Tu Mano”, de Río Ro­ma y Fon­se­ca, con to­dos nuestros se­res que­ri­dos al­re­de­dor. La de­co­ra­ción que nos hi­zo Gru­po Pom­pa fue fa­bu­lo­sa. —¿Có­mo de­fi­nen es­te gran día?

—La ver­dad es que fue más de lo que siem­pre so­ñé. Cuan­do en­tra­mos al sa­lón Las Per­las del Club Unión que­dé eri­za­da al ver el es­pec­tácu­lo en que lo ha­bían con­ver­ti­do, fue al­go má­gi­co, sim­ple­men­te per­fec­to. —¿Qué pla­nea­ron pa­ra la ho­ra lo­ca? —¡Que­dó fue­ra de se­rie! Los Ra­ba­nes, sacamos len­tes, som­bre­ros, pi­tos, etc… —Ma­ría Verónica, ¿Qué fue lo que más dis­fru­tas­te de to­do el pro­ce­so? —Dis­fru­té mu­cho la planeación de la bo­da, los ocho me­ses pa­sa­ron vo­lan­do, dis­fru­té ca­da reunión y ca­da de­ta­lle jun­to al Gru­po Pom­pa y mi ma­má. Con­ta­ba las ho­ras pa­ra ele­gir de­ta­lles de la bo­da, fue­ron los me­jo­res ocho me­ses de mi vi­da y gra­cias a mi

sú­per equi­po y a mi pa­pá pu­de te­ner la bo­da de mis sue­ños. —¿Quié­nes con­for­ma­ron el equi­po de pro­fe­sio­na­les que les ayu­da­ron en es­te gran día? —Gru­po POM­PA, Car­los Mas­te­lla­ri y de Wed­ding Planner, Car­li­na Te­rrien­tes. —Unir­se en ma­tri­mo­nio es una de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­te de sus vi­das. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­te pa­so pa­ra us­te­des? —Sabemos ha­cia dón­de que­re­mos ir, pa­ra tra­ba­jar jun­tos y ha­cer reali­dad nuestros sue­ños. —¿Qué de­ta­lles del otro los enamo­ra­ron?

—Ma­ría Verónica: Lo que me enamo­ró de Helmut es lo de­ta­llis­ta y con­sen­ti­dor que es con­mi­go, tam­bién que es di­ver­ti­do e in­te­li­gen­te.

—Helmut: Su dul­zu­ra y su ter­nu­ra. Su pa­cien­cia e in­te­li­gen­cia pa­ra ma­ne­jar cier­tas si­tua­cio­nes. Su apo­yo y, so­bre to­do, la per­so­na que soy jun­to a ella, de­fi­ni­ti­va­men­te sa­ca lo me­jor de mí. —¿Qué les gus­ta ha­cer cuan­do

«Pien­so que la sin­ce­ri­dad y la trans­pa­ren­cia son las que ali­men­tan la con­fian­za y esta es la cla­ve de la for­ta­le­za de nues­tro amor ca­da día»

es­tán jun­tos? —¡Co­mer! Pe­ro co­mo to­do en la vi­da se tra­ta de un ba­lan­ce, tam­bién nos ejer­ci­ta­mos jun­tos. —¿Có­mo for­ta­le­cen su amor ca­da día? —Pien­so que la sin­ce­ri­dad y la trans­pa­ren­cia son las que ali­men­tan la con­fian­za y esta es la cla­ve de la for­ta­le­za de nues­tro amor ca­da día. —¿Qué va­lo­res com­par­ten?

—Res­pe­to y ho­nes­ti­dad. —¿Dón­de fue la lu­na de miel?, ¿Qué fue lo que más les gus­tó de es­te via­je tan es­pe­cial pa­ra am­bos? —Helmut: Nos es­ca­pa­mos a Su­dá­fri­ca y Mal­di­vas. De Mal­di­vas, que lo co­no­cía a tra­vés de dis­tin­tas re­des so­cia­les y en do­cu­men­ta­les, su­pe que el día en que me ca­sa­ra era el lu­gar don­de iba lle­var a mi es­po­sa. Co­mo era via­je muy lar­go, ne­ce­si­ta­ba unir­lo con al­go pa­ra apro­ve­char­lo al má­xi­mo y nin­guno de los dos ha­bía ido al con­ti­nen­te

afri­cano, por lo que de­ci­di­mos agre­gar Su­dá­fri­ca. —¿Qué aven­tu­ra re­cuer­dan de es­te via­je?

—Ma­ría Verónica: Me­ter­nos en una jau­la con ti­bu­ro­nes blancos en Su­dá­fri­ca, a dos ho­ras de Ca­pe Town. So­lo con ver en in­ter­net las fo­tos de la gen­te que ha­bía ido ju­ré que no me atre­ve­ría a me­ter­me, pe­ro Helmut me con­ven­ció y fue sú­per co­ol, se sien­te una adre­na­li­na in­creí­ble. —¿Qué les in­cul­ca­rán a sus hi­jos en un fu­tu­ro? —Qui­sié­ra­mos em­pe­zar des­pués del pri­mer año. Cuan­do ten­ga­mos nuestros hi­jos, que­re­mos que sean fe­li­ces y que se sien­tan or­gu­llo­sos de lo que son, agra­de­ci­dos y to­le­ran­tes.

Al her­mo­so no­viaz­go le si­guió la bo­da ci­vil el 28 de enero en la Te­rra­za del res­tau­ran­te Ma­ko­to. El en­la­ce ecle­siás­ti­co de la jo­ven pa­re­ja lo reali­zó el Re­ven­do Pa­dre Ja­vier Bár­ce­nas, quien es ca­si par­te de la fa­mi­lia de la no­via, en la Pa­rro­quia San Fran­cis­co de Asís de la Ca­le­ta.

Se co­no­cie­ron en una fies­ta de un ami­go en co­mún y, en una ame­na char­la ma­ti­za­da con ri­sas, am­bos, sin sa­ber­lo aún, se fle­cha­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.