LA RO­MÁN­TI­CA BO­DA DE PIP­PA MIDD­LE­TON Y JA­MES MATT­HEWS EN LA CAM­PI­ÑA IN­GLE­SA

Un acon­te­ci­mien­to ca­si real con dos fu­tu­ros re­yes, dos prín­ci­pes, dos prin­ce­sas y una «lady» Los prín­ci­pes Geor­ge y Char­lot­te fue­ron los otros gran­des pro­ta­go­nis­tas co­mo pa­je y da­ma de su que­ri­da tía

Hola Panama - - News -

YLLEGÓ el turno de Pip­pa. De da­ma de ho­nor del si­glo a no­via de In­gla­te­rra. Seis años des­pués de su apa­ri­ción es­te­lar en la bo­da de los du­ques de Cam­brid­ge —su ima­gen, lle­van­do la co­la del vestido de no­via de su her­ma­na, dio la vuel­ta al mun­do—, to­das las mi­ra­das han vuel­to a re­caer so­bre ella. Esta vez, la bo­da del año es la su­ya… Un acon­te­ci­mien­to ca­si real, que des­per­tó una enor­me ex­pec­ta­ti­va al con­tar con la asis­ten­cia de dos fu­tu­ros re­yes, Gui­ller­mo y Ka­te; dos prín­ci­pes, Geor­ge y Harry; dos prin­ce­sas, Char­lot­te y Eu­ge­nie; y una «lady», Ella Wind­sor, en­tre otros gran­des re­pre­sen­tan­tes de la no­ble­za y de la aris­to­cra­cia de las fi­nan­zas.

Más allá del tí­tu­lo con el que fue co­ro­na­da, sú­per Pip­pa tie­ne al­go que en­can­di­la y que in­vi­ta a que­rer sa­ber más. Lo he­mos com­pro­ba­do a me­di­da que nos íba­mos acer­can­do a la fe­cha del 20 de ma­yo. Y lo he­mos vuel­to a com­pro­bar el mis­mo sá­ba­do, cuan­do las cá­ma­ras di­ri­gie­ron sus fo­cos ha­cia la igle­sia me­die­val de En­gle­field es­pe­ran­do el gran mo­men­to.

CON­VEN­CI­DO DE QUE PIP­PA SE­RÍA SU MU­JER

A la an­ti­gua usan­za, el no­vio, Ja­mes Matt­hews, lle­gó trein­ta mi­nu­tos an­tes de la ho­ra pre­vis­ta —11.30, ho­ra es­pa­ño­la— a las puer­tas de San Mar­cos. Con ele­gan­te cha­qué, cha­le­co azul y cor­ba­ta gra­na­te con to­pos, el em­pre­sa­rio y fi­nan­cie­ro era la vi­va ima­gen de la fe­li­ci­dad. Lo ha­bía con­se­gui­do. Des­pués de que sus ca­mi­nos se se­pa­ran en 2012, el des­tino ha­bía vuel­to a unir­los en 2015… Y él es­ta­ba ahí es­pe­rán­do­la, con­ven­ci­do de que Pip­pa se­ría su mu­jer.

Or­gu­llo­so, fe­liz y di­cha­ra­che­ro, el no­vio fue re­ci­bien­do a los in­vi­ta­dos jun­to a su her­mano de vein­ti­sie­te años, Spen­cer: su «best man», su mano de­re­cha, la per­so­na que es­tu­vo a su la­do en su gran día ayu­dán­do­le a ves­tir­se, a or­ga­ni­zar su des­pe­di­da de sol­te­ro, y el que, por su­pues­to, se ocu­pó de los ani­llos y dio el dis­cur­so de los brin­dis.

LAS DOS MA­DRES SE DISPU­TAN LA CO­RO­NA DE LA ELE­GAN­CIA

Lle­ga­ron en­ton­ces sus padres, Ja­ne, de se­sen­ta y nue­ve, na­ci­da en Zim­bab­we, —se dio por he­cho que re­ta­ría a Ca­ro­le Midd­le­ton por la co­ro­na de la ele­gan­cia co­mo así fue— y Da­vid Matt­hews… Y, a con­ti­nua­ción, hi­zo su apa­ri­ción la ma­dre de la no­via, que era to­do fe­li­ci­dad.

Co­mo en la bo­da de Ka­te, Ca­ro­le lle­gó al tem­plo del bra­zo de su hi­jo, Ja­mes Midd­le­ton, vis­tien­do un tra­je ro­sa pas­tel a jue­go con su pa­me­la, de Cat­he­ri­ne Wal­ker, la fir­ma pre­fe­ri­da de la prin­ce­sa Dia­na y, tam­bién, una de las fa­vo­ri­tas de su hi­ja, la du­que­sa de Cam­brid­ge.

En el in­ter­cam­bio de sa­lu­dos llama la aten­ción el ca­ri­ño­so abra­zo que Ja­mes Midd­le­ton da a su no­via, Don­na Air, la actriz, pre­sen­ta­do­ra y edi­to­ra de mo­da con la que man­tie­ne una re­la­ción sen­ti­men­tal muy dis­cre­ta des­de 2013.

UN NUE­VO COM­PRO­MI­SO

Ines­pe­ra­da­men­te, aun­que se sa­bía que asis­ti­ría a la bo­da a pe­sar de no es­tar com­pro­me­ti­dos, Don­na —sie­te años ma­yor que Ja­mes y ma­dre de una ni­ña— asu­me un pa­pel ca­si ofi­cial en la bo­da de la que es­ta­ría lla­ma­da a ser su cu­ña­da, pro­mo­vien­do la idea de que los Midd­le­ton pron­to ce­le­bra­rán otra bo­da. La ter­ce­ra y úl­ti­ma, ya que Ja­mes es el úni­co que que­da por ca­sar.

Don­na Air vis­te de Emi­lia Wicks­tead, una de las di­se­ña­do­ras fa­vo­ri­tas de Ka­te, y es una más a las puer­tas de la igle­sia del si­glo XII. El tem­plo al que pun­tual­men­te lle­ga la no­via jun­to a su pa­dre y pa­drino, Michael Midd­le­ton, en un co­che ver­de des­ca­po­ta­ble de épo­ca, fe­cha­do en 1951.

La ra­dian­te Pip­pa com­par­te un mo­men­to ín­ti­mo con su pa­dre, Michael, que le en­tre­ga el ra­mo y des­pués avan­za de su bra­zo ha­cia la igle­sia.

EL VESTIDO QUE SE­RÁ

CO­PIA­DO MI­LES DE VE­CES

Vis­te un di­se­ño fir­ma­do por Gi­les Dea­con, que sin du­da se­rá co­pia­do por mi­les de no­vias en to­do el mun­do. Un vestido de en­ca­je de gui­pur sal­pi­ca­do con per­li­tas y de ins­pi­ra­ción ro­mán­ti­ca: es­co­te co­ra­zón a la es­pal­da, cue­llo al­to, man­gas cas­qui­llo, cuer­po ajus­ta­do y fal­da de gran vue­lo con un lar­go de co­la acor­de al acon­te­ci­mien­to. El tra­je, ar­te­sa­nal, es­tá rea­li­za­do en en­ca­je de se­da de al­go­dón bor­da­do so­bre or­gan­za con de­ta­lles de per­las y lle­va una enagua de ca­pas en tul, pa­ra dar más mo­vi­mien­to a la fal­da de­jan­do ver a su pa­so los zapatos. Com­ple­men­to, en sa­tén mar­fil con per­las, al igual que to­do el con­jun­to nupcial, que fir­ma Ma­no­lo Blah­nik,

Es una no­via ro­mán­ti­ca y ve­la­da — co­mo lo fue su her­ma­na Ka­te en 2011— en tul con una de­gra­da­ción de per­las bor­da­das y con dia­de­ma flo­ral. Po­día ha­ber­se co­ro­na­do con una tia­ra de dia­man­tes, pe­ro ha ele­gi­do una sen­ci­lla (con fi­li­gra­na de he­le­cho) rea­li­za­da a mano por Ro­bin­son Pel­hamy.

El jo­ye­ro que fir­ma tam­bién las alian­zas de la bo­da y los pen­dien­tes con lá­gri­ma de dia­man­te que es­tre­nó en la bo­da de Ka­te y que ha vuel­to a ele­gir pa­ra su bo­da.

Sen­ci­llas pie­zas a las que en su gran día une, su es­pec­ta­cu­lar ani­llo de com­pro­mi­so con dia­man­te de cua­tro qui­la­tes, y un bro­che pa­ra su­je­tar el ve­lo de tul. Las nu­bes que ame­na­za­ban llu­via han de­ja­do pa­so a unos tí­mi­dos ra­yos de sol. Pip­pa lle­ga jus­to a tiem­po, an­tes de que la tor­men­ta se desate so­bre la cam­pi­ña. «Pip­pa, Pip­pa, Pip­pa» se es­cu­cha… y la no­via se gi­ra son­rien­te y mi­ran­do a cá­ma­ra. Es el mo­men­to per­fec­to pa­ra una fo­to per­fec­ta. En su mano, el dis­cre­to ra­mo de la no­via, rea­li­za­do por La­ven­der Green en blan­co y ver­de con to­ques en ro­sa: peo­nías, as­til­be, free­sia, ar­ve­ji­lla, flor de ce­ra y «Al­che­mi­lla mo­llis» a jue­go con la de­co­ra­ción de la igle­sia.

KA­TE, LA GUAR­DIA­NA

Ines­pe­ra­da­men­te, Ka­te la es­pe­ra en la puer­ta. Más her­ma­na que fu­tu­ra rei­na, ha de­ja­do al prín­ci­pe Gui­ller­mo con Harry pa­ra acom­pa­ñar­la, ayu­dar­la con su vestido y cui­dar de los ocho ni­ños del cor­te­jo, y muy es­pe­cial­men­te de sus hi­jos, el prín­ci­pe Geor­ge y Char­lot­te. La du­que­sa de Cam­bri­ge, lla­ma­da a ser rei­na, no ac­túa co­mo da­ma de su her­ma­na, pe­ro quie­re re­ci­bir­la a la en­tra­da con una enor­me son­ri­sa y, tam­bién es­tar a su la­do ayu­dán­do­la con su vestido de no­via y con su ve­lo, ade­más de ocu­par­se, co­mo una guar­dia­na real del cor­te­jo de ocho ni­ños

Ka­te los guía ha­cia el al­tar, po­ne or­den y pi­de si­len­cio («Ssh») con el de­do en los la­bios… In­clu­so los cuen­ta pa­ra que no se le es­ca­pe nin­guno. La du­que­sa de Cam­brid­ge quien, días an­tes, di­jo es­tar emo­cio­na­da con la bo­da, pe­ro preo­cu­pa­da por có­mo se com­por­ta­rían sus hi­jos, nos re­ga­la en­tra­ña­bles mo­men­tos jun­to a los pe­que­ños, que asis­ten a Pip­pa con el pa­pel muy en­sa­ya­do y ves­ti­dos con mo­da es­pa­ño­la de Pe­pa & Co. Ocho con­jun­tos que se hi­cie­ron en Es­pa­ña, aun­que con te­ji­do in­glés.

OTRO «PRÍN­CI­PE» EN EL AL­TAR

Ja­mes Matt­hews, el nue­vo prín­ci­pe de las Midd­le­ton, la es­pe­ra en el al­tar. Es un hom­bre al fren­te de una gran em­pre­sa fi­nan­cie­ra, con «jet», man­sión en Lon­dres, con cas­ti­llo se­ño­rial en Es­co­cia —en una tie­rra de cua­tro mil hec­tá­reas— ade­más de ho­te­les y otras pro­pie­da­des.

Des­pués de nue­ve me­ses de com­pro­mi­so, la pa­re­ja se ca­sa. Y es la su­ya una ce­re­mo­nia en la que se fun­de lo pri­va­do con lo pú­bli­co y que, co­mo es­ta­ba pre­vis­to arran­ca en la igle­sia de St. Mark (si­glo XIII), pa­rro­quia de re­fe­ren­cia de los Midd­le­ton. Un tem­plo re­la­ti­va­men­te pe­que­ño, com­pa­ra­do con la Aba­día de West­mins­ter, don­de con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio los du­ques de Cam­brid­ge, pe­ro per­fec­ta pa­ra con­se­guir la in­ti­mi­dad que Pip­pa y Ja­mes bus­can pa­ra su gran día.

JA­MES LE QUI­TA EL VE­LO A PIP­PA

Se­ten­ta de los in­vi­ta­dos, ocu­pan la na­ve cen­tral y los otros trein­ta si­guen la ce­re­mo-

nia des­de la sa­cris­tía, don­de se dis­pu­so una pan­ta­lla y un al­ta­voz. Des­de el pe­que­ño re­duc­to, tam­bién pue­den ver có­mo Ja­mes le qui­ta el ve­lo a Pip­pa, an­tes de pro­nun­ciar sus vo­tos.

Tras cua­ren­ta y cin­co mi­nu­tos de ce­re­mo­nia, los re­cién ca­sa­dos aban­do­nan el tem­plo pre­ce­di­dos por su cor­te­jo de pa­jes y da­mas. Los no­vios se be­san y los ni­ños, aje­nos, rie­gan el sue­lo con los pé­ta­los que lle­van en sus ces­tas.

PRI­ME­RA RE­CEP­CIÓN EN LA MAN­SIÓN ISABELINA DE EN­GLE­FIELD

Mi­nu­tos des­pués, to­dos se en­ca­mi­nan ha­cia la Ca­sa En­gle­field, pro­pie­dad de Ri­chard Ben­yon —miem­bro del par­la­men­to de la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes— quien, muy ami­go de la fa­mi­lia, les ha ofre­ci­do su «reino» co­mo mar­co de apo­yo pa­ra el gran día: su jar­dín y su ca­sa, don­de se han ro­da­do fa­mo­sas se­ries de TV —en­tre ellas, «Quie­ro ca­sar­me con Harry»—; y pe­lí­cu­las, co­mo «El dis­cur­so del rey», gran triun­fa­do­ra de los Os­car 2011.

Se abren pa­ra ellos los gran­des sa­lo­nes y se dis­po­ne una re­cep­ción acor­de con la bo­da: un cóc­tel de bien­ve­ni­da y un al­muer­zo li­ge­ro que fi­na­li­za con los dis­cur­sos del brin­dis y la tra­di­cio­nal tar­ta nupcial.

Dos ho­ras des­pués, a pri­me­ra ho­ra de la tar­de, los re­cién ca­sa­dos —en una ima­gen que nos re­cor­dó la par­ti­da tam­bién en co­che de los du­ques de Cam­brid­ge tras su bo­da—, aban­do­na­ban

En­gle­field, en su Ja­guar po­nien­do rum­bo ha­cia el ter­cer es­ce­na­rio. EL PA­LA­CIO DE CRIS­TAL DE PIP­PA Y JA­MES

Los no­vios te­nían a su al­can­ce, una is­la, un cas­ti­llo… Pe­ro op­ta­ron por el ho­gar de los Midd­le­ton pa­ra ce­le­brar su pri­me­ra gran fies­ta de ca­sa­dos: The Ma­nor. La man­sión geor­gia­na que Ca­ro­le y Michael com­pra­ron en 2012, en el pin­to­res­co pue­blo de Buc­kle­bury, don­de cre­cie­ron los her­ma­nos.

Sin du­da, el mar­co per­fec­to pa­ra una ce­na y un bai­le nupcial de en­sue­ño en­tre bos­ques y campo y con un enor­me jar­dín en el que Pip­pa man­dó eri­gir un pa­la­cio de cris­tal. Una car­pa gi­gan­te, traí­da des­de Bél­gi­ca, en la que se dis­pu­sie­ron de­ce­nas de ce­re­zos en flor y una sen­sa­cio­nal pues­ta en es­ce­na pa­ra dis­fru­te de las fa­mi­lias y de los tres­cien­tos cin­cuen­ta in­vi­ta­dos que se unie­ron a las ce­le­bra­cio­nes a las sie­te de la tar­de. Y es que to­do es po­si­ble en el reino de los Midd­le­ton.

El prín­ci­pe Geor­ge, co­mo el res­to de pa­jes, ves­tía ca­mi­sa pli­sa­da de se­da do­ble con el cue­llo de Pe­ter Pan en beis, pan­ta­lo­nes bom­ba­chos en se­da de Vien­ne ver­de pá­li­do y «fa­jín», a jue­go. Al igual que las ni­ñas, lle­va­ban me­dias opa­cas co­lor mar­fil y zapatos de piel en beis. El vestido de su her­ma­na Char­lot­te (en la otra pá­gi­na) y de las de­más da­mi­tas lle­va­ba enagua y era de se­da mar­fil con vo­lan­te en el cue­llo, fa­ja ro­sa, de­ta­lles bor­da­dos a mano y un pa­nel

de en­ca­je an­ti­guo en el cor­pi­ño.

Ka­te arre­gla a su her­ma­na el ve­lo de Step­hen Jo­nes, en tul con una de­gra­da­ción de per­las bor­da­das. So­bre es­te, Pip­pa lle­va­ba una tia­ra flo­ral de Ro­bin­son Pel­ham, que tam­bién fir­ma­ba sus pen­dien­tes —al­go vie­jo—, que es­tre­nó en la bo­da de Ka­te

(SI­GUE)

Arri­ba, los re­cién ca­sa­dos sa­lien­do de En­gle­field rum­bo a Hou­se Ma­nor, re­si­den­cia de los Midd­le­ton, don­de ce­le­bra­ron su pri­mer bai­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.